Conversaciones con EE.UU es como arar en el mar


Por Arthur González.

Cuando analizamos el resultado del tercer encuentro de la Comisión Bilateral entre Estados Unidos y Cuba, celebrada el pasado 16.05.2016, nos hace pensar que se está arando en el mar, por más que se aseguren avances en una ambiciosa agenda para lograr, algún día, la normalización de relaciones entre ambos países.

Tercera ronda conversaciones EEUU y Cuba
Desde el 17.12.2014 hasta la fecha se han firmado nueve acuerdos de entendimiento respecto a temas no medulares en la confrontación contra Cuba.

Esos documentos versan sobre los vuelos directos, el restablecimiento del correo postal, la protección de áreas marinas, y se aspira a lograr otros en la cooperación de la salud, la agricultura, la meteorología, sismología, áreas terrestres y marítimas protegidas, aunque este último ya fue firmado.

Cuba muestra su buena voluntad para alcanzar esa normalización y busca allanar el camino mediante aspectos que pueden unir a ambos Gobiernos. Desde hace años sostiene encuentros respecto a temas migratorios, el tráfico humano y las drogas, a pesar de que son los Estados Unidos quien más se benefician de esa cooperación cubana.

De los nueve documentos firmados, excepto el restablecimiento de relaciones y la apertura de embajadas en ambas capitales, los demás esperan por decisiones burocráticas de Washington para funcionar, proceso que se dilata en demasía y en los que se enmascara la falta de voluntad política de los yanquis.

Sin embargo, los temas decisivos para que Cuba pueda tener un desarrollo normal se mantienen inalterables y Estados Unidos reitera que no moverá sus fichas para cambiar ese estatus impuesto para derrocar el proceso revolucionario que tanto odia.


Un ejemplo fehaciente es la permanencia de la prohibición del uso del dólar estadounidense para las transacciones de Cuba, a pesar del anuncio que hicieron días antes de la visita del Presidente Barack Obama a La Habana.

La Guerra Económica contra Cuba, tal y como la definen sus documentos desclasificados, no cesa y los objetivos que persigue son los mismo de cuando fueron diseñados por el Presidente J.F. Kennedy en 1962, los que expresan textualmente:

“…La acción política será apoyada por una Guerra Económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las Operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen…”

Ahí no se menciona la palabra “embargo” como pretenden venderle al mundo, y desde hace algunos años le hacen lo mismo a Venezuela.

A tal punto llega su obstinación por aumentar el resentimiento del pueblo cubano contra el sistema socialista, que Estados Unidos acabar de bloquear el envío de fondos en libras esterlinas desde el Reino Unido de la Gran Bretaña, para la compra de un simple piano de cola que sería regalado al conservatorio Amadeo Roldán, de La Habana, Cuba.

En el recién encuentro sostenido quedó claro que el Bloqueo y la Ley Helms-Burton, continúan con idénticos fines; la Ley de Ajuste cubano intocable, el financiamiento y estimulación a la subversión interna con el sueño de lograr revueltas populares al estilo de la Primavera Árabe o las Guarimbas venezolanas, se mantiene.

La ocupación del territorio de la Base Naval en Guantánamo no se admite incluir en la agenda, al igual que el tema de la radio y tv Martí.

Esas acciones criminales contra Cuba que son el centro de la problemática a la que está sometida la Revolución desde hace más de medio siglo, siguen sin ser resueltas, y lo peor es que mientras Estados Unidos decidió restablecer las relaciones diplomáticas como nueva táctica para desmontar el socialismo desde adentro, no varía sus viejos métodos, tratando de ganar tiempo con la aceptación de acuerdos que los beneficia más que a los cubanos.

La directora general de Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal Ferreiro, declaró que en la presente reunión con la delegación estadounidense se le presentó una lista de catorce afectaciones derivadas del Bloqueo económico comercial y financiero, que la Isla ha sufrido en los últimos seis meses, como fue el cese de servicios financieros, el cierre de cuentas bancarias en terceros países o el rechazo de transacciones financieras realizadas por Cuba en monedas diferentes al dólar.

En los últimos seis meses Washington impuso multas a tres empresas, una francesa y dos estadounidenses, por relacionarse con Cuba, lo que provoca un efecto disuasorio e intimidatorio que se tradujo en que entidades que prestaban servicios financieros a las embajadas cubanas en Namibia, Canadá, Turquía o Austria, decidieran suspender sus operaciones.

Como parte de su accionar subversivo, Estados Unidos solo autorizó relaciones más normales en la esfera de las telecomunicaciones, pues como afirmó el Senador Guerra Económica contra Cuba, durante un evento celebrado en 2012 por la Fundación Heritage de Estados Unidos y Googles Ideas:

“El sistema totalitario cubano podría derrumbarse, si todos los cubanos tuvieran libre acceso a Internet, pues Cuba seguiría la misma suerte de aquellos países que pasaron la Primavera Árabe”.

Esa misma pretensión fue recomendada en 1996 por la RAND Corporation, del Instituto de Investigaciones para la Defensa Nacional de Estados Unidos, cuando en un informe elevado al Departamento de Defensa, afirmaron:

“Ayudar la apertura en Cuba y forzar el surgimiento de una sociedad civil independiente, alentando el enlace de Cuba a Internet y utilizarlo para transmitir noticias y análisis balanceados, promover el uso de Internet por ONG cubanas, universidades y otros destinatarios”.

soga-ahorcado

Bloqueo contra Cuba

La contradicción de los resultados de estos encuentros está en que, mientras la soga permanece intacta apretándole el cuello al pueblo cubano para que acusen al socialismo de ser incapaz de solucionar sus penurias económicas, se califican los pasos dados hasta la fecha de “productivos”, mientras se espera que los documentos firmados puedan ejecutarse.

Al constatar el actual panorama político latinoamericano hay que reconocer lo visionario fue José Martí, cuando afirmó en 1895:

“…impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por la Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América…”

3 pensamientos en “Conversaciones con EE.UU es como arar en el mar

  1. ARRAR EN EL MAR ES PERDIDA DE TIEMPO , ANTES DE EMPEZAR NEGOCIACIONES TIENE QUE HABER DE ANTE MANO CONDICIONES A QUE SE VA A NEGOCIAR , DE LO CONTRARIO SEGUIREMOS ARRANDO EN EL MAR , CAMBIAR DE ESTRATAGIA ASI SE SABRA DE ANTE MANO A QUE VAMOS A LAS CONVERSACIONES , SI NO TIENE UN PROPOSITO COMO FIN DE BUENOS RESULTADOS DE LO CONTRARIO SEGUIREMOS ARRANDO EN EL MAR , SI QUEREMOS TENER RESULTADOS TENEMOS QUE CAMBIAR DE ESTRATEGIA DE LO CONTRARIO SEGUIREMOS ARRANDO EN EL MAR

    Me gusta

  2. Pingback: Colloqui con gli USA è come arare il mare | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s