Lo que no le perdonan a Cuba


Por Arthur González.

Es conocido que desde antes del 1ro de enero de 1959, el gobierno de Estados Unidos no deseaba que Fidel Castro lograra el triunfo sobre el dictador Fulgencio Batista, lo que trató de impedirlo por todos los medios, algo recogido en el acta del Consejo Nacional de Seguridad celebrada en diciembre de 1958.
Al no poder impedir la victoria, a través de la CIA iniciaron una guerra abierta contra la Revolución, como fueron las acciones terroristas a su industria, los servicios, centros comerciales y hasta su flota mercante.

Paralelamente diseñaron numerosos planes para asesinar a Castro y otros líderes que pudieran sustituirlo, presiones diplomáticas para aislar a Cuba del resto del llamado “mundo libre”, campañas de prensa financiadas por la Agencia de Información de Estados Unidos, USIA, y la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos.

Todos esos planes fracasaron y medio siglo después, en el año 2014, el Consejo Nacional de Seguridad tomó la decisión de cambiar su política hacia la Isla, restableciéndose las relaciones diplomáticas como táctica para intentar desmontar el socialismo desde adentro, tal y como ejecutaron en el extinto campo socialista europeo.

Ninguna medida les ha dado los resultados añorados, a pesar de gastarse anualmente cientos de millones de dólares en inventar nuevas medidas de desestabilización.

Sigue leyendo

Anuncios