¿Qué ha cambiado de la política de EE.UU. hacia Cuba?


Por Arthur González.

Por mucho que se insista en que se han dado pasos importantes en las relaciones entre EE.UU. y Cuba, cuando se hace un balance de costos y beneficios, resultan muy pocos aquellos que resultan sustantivos hacia un mejoramiento, porque realmente es la parte estadounidense la que no presenta la voluntad política de hacerlo, al seguir empantanada en su deseo de derrocar el sistema socialista, aunque experimentando otras fórmulas.relaciones usa cuba

Desde 1961 Cuba dio muestras palpables de su interés en resolver los asuntos que distanciaban a los dos países. Prueba de esa posición fue el encuentro sostenido los días 15 y 16 de agosto de 1961 en Montevideo, Uruguay, entre el Comandante Ernesto Che Guevara y Richard Goodwin, Asistente especial del presidente J.F. Kennedy, a solo cuatro meses de la agresión directa de Estados Unidos por la Bahía de Cochinos.

Un informe (ya desclasificado) de R. Goodwin al Presidente, deja constancia de que el Che le aseguró que Cuba aspiraba a un modus vivendi, no a un imposible entendimiento, y que el Gobierno revolucionario estaba dispuesto a pagar a través del comercio, por las propiedades estadounidenses expropiadas; que se podía llegar al acuerdo de no hacer ninguna alianza política con el Este y analizar las actividades de la Revolución cubana en otros países, pero que no se podía discutir ninguna fórmula que significara desistir de construir el tipo de sociedad que a la que Cuba aspiraba.

Durante una vista de Goodwin a La Habana en el año 2002, aseguró que él regresó con ese mensaje a Washington, “pero no hubo interés en emprender negociaciones con Cuba”. Sigue leyendo

Disidentes arrecian su campaña anticubana


Por Arthur González.

Bien se conoce que la mafia anticubana radicada en Miami ha encadenado la política exterior de Estados Unidos en el tema Cuba, y durante nueve administraciones lograron impedir un cambio en las relaciones de la potencia más poderosa del planeta, con una pequeña isla ubicada en el centro del Mar Caribe.

Eliminado el sistema socialista europeo, solo Cuba quedó en el hemisferio occidental con las ideas de construir una sociedad más justa y equitativa, donde los valores de los seres humanos están por encima del enriquecimiento de un puñado de personas, algo que los yanquis no soportan por el ejemplo que irradia para los que padecen de los males del capitalismo.

Desde que Estados Unidos reconociera en diciembre 2014, el fracaso de su política contra Cuba y la necesidad de cambiarla para lograr sus sueños de desmostar el socialismo, la mafia anticubana integrada por servidores del tirano Fulgencio Batista, inició su trabajo para impedir que las relaciones entre ambos países pudieran ser normales.berta y la mafia

La primera reacción fue la de presionar en el Congreso para impedir un levantamiento de la Guerra Económica, a la que ellos llaman eufemísticamente “Embargo”. La segunda consiste en preparar a la contrarrevolución interna, denominada como “disidencia”, para ejecutar actos provocativos que puedan ser manipulados mediáticamente y acusar a Cuba de “reprimirlos”.

Esa mafia terrorista que tiene un pasado tenebroso dentro de Estados Unidos, con su participación en la invasión a Cuba por Bahía de Cochinos, el asesinato del presidente J.F. Kennedy; la instalación de micrófonos en el llamado Caso Watergate; el asesinato de personalidades latinoamericanas como el ex canciller chileno, Orlando Letelier; el tráfico de drogas hacia Estados Unidos y la entrega de armas a la contrarrevolución nicaragüense; unido a los cientos de actos terroristas dentro y fuera de Estados Unidos, es la que se declara “defensora” de los derechos humanos. Sigue leyendo

Nuevo proyecto yanqui contra la juventud cubana


Por Arthur González.

La historia subversiva de Estados Unidos contra Cuba se repite, a pesar del actual cambio de estrategia para derrocar a la Revolución.

A mediados del pasado siglo XX, el ex director de la CIA Allen Dulles, afirmó:

“…Gracias a su diversificado sistema propagandístico, Estados Unidos debe imponerle su visión, estilo de vida e intereses particulares al resto del mundo…Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos y pervertiremos.”jovenes cubanos

En 1960 la CIA ejecutó la Operación Peter Pan, con el objetivo de sacar de Cuba a cientos de miles de niños para enajenarlos y hacerles creer que la Revolución cubana era lo peor para ellos.

Con los que se quedaron en la Isla iniciaron una labor de desinformación con el fin de sumarlos a la contrarrevolución creada por ellos, sin obtener resultados.

Para lograrlo, la CIA diseñó una programación radial, iniciándola el 24 de mayo de 1971, cuyo propósito era “desarrollar el escepticismo y desaliento, especialmente entre la juventud cubana”, pero de una forma que estuviera controlada y no provocara una oposición activa con la consecuente represión, sino que poco a poco los jóvenes llegaran al convencimiento que la Revolución no satisfacía sus expectativas y debían intentar un cambio de régimen.
En apoyo a esas acciones, se fortalecían las acciones de guerra económica para que el Gobierno cubano no pudiera cubrir todas las necesidades del pueblo y acusarlo de ineficiente mediante las campañas mediáticas.

Nada ha variado y las más recientes propuestas de la Cámara de Representantes, el 13 de julio 2016 para reforzar las sanciones económicas, lo demuestran.

Hoy Estados Unidos diseña diversos programas direccionados sobre los actuales jóvenes cubanos, como el de formación de líderes comunitarios a través de becas en universidades norteamericanas, lanzado por primera vez en el 2009 desde su Sección de Intereses en La Habana.CIA NED USAID

Otros cursos similares van surgiendo para estudiar en la Universidad Internacional de la Florida y en otros centros, como las becas ofertadas desde abril del 2015 por la organización World Learning Inc., con sede en Washington, con su “Programa de Liderazgo de Verano” para jóvenes cubanos de 16 a 18 años, durante cuatro semanas en Estados Unidos.

Los fines están bien establecidos: Sigue leyendo

La hipocresía de Human Rights Watch


Por Arthur González.

Es mucho el dinero que se gastan los Estados Unidos para mantener la guerra mediática contra Cuba y, como cualquier producto de consumo, no dejan de publicar diariamente alguna noticia para mantener la matriz de opinión negativa hacia la Revolución socialista que tanto les molesta.

Una de las más recientes informaciones es la de que la organización financiada con fondos yanquis conocida como Human Righuman rights watchhts Watch, sin el menor pudor declaró “estár preocupada por las deportaciones de cubanos ejecutadas por Ecuador”, y como diría un buen cubano: “le zumba el mango”.

Cuba tiene que soportar que esa organización que nunca se pronuncia en contra de los Estados Unidos por los cientos de miles de deportaciones que ejecuta con familias latinas, separando a madres de hijos, incluso nacidos en ese país, que su Congreso no aprobó las medidas propuestas para detener esa violación de los derechos humanos, y ahora salga con el cuento de su preocupación por lo que legalmente hacen las autoridades ecuatorianas. Sigue leyendo

¿Hacia dónde van las relaciones entre EE.UU. y Cuba?


Por Arthur González.

banderas eeu y cubaDesde que se restablecieron las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, rotas por los primeros al no soportar que la isla tomara un rumbo diferente al trazado por ellos desde 1898, Cuba ha demostrado sus intenciones de hacer todo lo posible por lograr un clima de trasparencia y respeto mutuo, pero Washington demuestra todo lo contrario.

La diplomacia cubana da ejemplo de alto nivel profesional en cada encuentro sostenido con sus homólogos estadounidenses, al soportar la prepotencia imperial que mientras declara que desean empezar una nueva etapa olvidando el pasado, defienden todas las acciones subversivas que desde hace 58 años ejecutan para intentar derrocar el proceso revolucionario.

Al acercarse al 2do aniversario del restablecimiento de esas relaciones, el balance deja un sabor muy amargo para los cubanos, pues el arma principal de Estados Unidos para hacer fracasar a la Revolución se mantiene inalterable.
Nos referimos a la guerra económica, diseñada por el Grupo Ampliado del Consejo Nacional de Seguridad y aprobada por el presidente J.F. Kennedy, el 18 de enero de 1962, para “impedir la satisfacción de las necesidades del pueblo por parte del régimen comunista, apoyada por una guerra psicológica que hará que el resentimiento de la población contra el gobierno sea cada día mayor”.

Los demás aspectos de la política anticubana están en idéntica situación, como es la Ley de Ajuste Cubano para manipular subversivamente el tema migratorio; la Ley Helms-Burton; el apoyo financiero y material a la fabricada oposición interna que cada año recibe parte de los 20 millones aprobados por el presidente Barack Obama para la subversión; la Radio y TV Martí, y la Base Naval en el territorio de Guantánamo, tema que Estados Unidos se niega a tratar en las conversaciones. Sigue leyendo

“Disidencia” cubana más dividida que nunca


Por Arthur González.

El 15 de abril del 2009 a las 13:33 horas, el entonces jefe de la Sección de Intereses de Washington en Cuba, Jonathan Farrar, envió a su país un cable codificado con el ID 202438, publicado por WikiLeaks, donde expuso con claridad meridiana el papel de la mal llamada oposición cubana. Quizás haya sido uno de los diplomáticos con mayor visión de lo que esa “disidencia” representa y sus verdaderos objetivos.

Entre sus puntos de vista Farrar expuso:

“Muchos grupos de oposición son dominados por individuos con encumbrados egos que no trabajan bien en equipo por lo que pueden ser fácilmente manipulados por la seguridad cubana”.
“Sin un verdadero milagro entre los líderes de la oposición… no es probable que el movimiento disidente tradicional pueda reemplazar al gobierno cubano”.
“Vemos poca evidencia de que las organizaciones disidentes principales tengan mucho impacto en los cubanos de a pie”.
“Están más preocupados por tener mayores oportunidades para viajar libremente y vivir de manera confortable”.
“Es preciso que empiecen por lograr cierto grado de unidad de objetivos como oposición o al menos que dejen de gastar tanta energía en serrucharse el piso los unos a los otros”.
“Pese a sus afirmaciones de que representan a miles de cubanos, nosotros vemos muy pocas evidencias de ese apoyo”.

Nadie pudiera acusar al diplomático yanqui de ser pro Castrista por esos planteamientos, los que sin lugar a dudas son una fotografía de la realidad de esos grupúsculos, algo que con el de cursar de los años la vida le ha dado la razón.

A diario se escuchan declaraciones de los integrantes de esa fabricada y financiada “oposición”, en las que se disputan protagonismo y dinero para continuar viviendo del cuento y fomentar las campañas mediáticas contra Cuba.

jose daniel y marco rubio

José Daniel y Marco Rubio

En días pasados, el cabecilla de la más reciente organización contrarrevolucionaria creada por Estados Unidos, la llamada Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, nombrado José Daniel Ferrer García, declaraba desde Miami que su grupo se desligaba de la llamada “Mesa de la Unidad de Acción Democrática”, MUAD, debido a la falta de acciones provocativas que ejecutan en las calles cubanas, retirándole su apoyo al contrarrevolucionario Guillermo Fariñas, galardonado con el premio Sajarov que otorga el parlamento europeo en sus actividades anticubanas.

Entre sus acusaciones, Ferrer afirma que en las recientes elecciones de la MUAD se sobrecargó la presencia de personas que no tienen ningún activismo, mientras la UNPACU no tuvo un solo delegado en la directiva. Sigue leyendo

Una buena lección


Por Arthur González.

Evidentemente los Estados Unidos continúan cometiendo los mismos errores con Cuba, en su obstinada idea de ver caer a la Revolución socialista que tanto les molesta.

La más recienta pifia ha sido congreso EE.UUla aprobación por la Cámara de Representantes de nuevas sanciones que fortalecen la Guerra Económica, después que elementos de la mafia anticubana presionaron a dos representantes para que retiraran sendas enmiendas que iban en dirección de mejorar las relaciones entre ambos países.

Todo indica que al escuchar lo afirmado en la reciente reunión de la Asamblea Nacional de que la economía cubana atraviesa una nueva crisis, se ilusionaron con la vieja idea de que el sistema socialista está a punto de desmoronarse y, por tanto, es preferible darle un empujón para que caiga más rápido en manos de los inversionistas y comerciantes yanquis, como la deseada fruta madura que soñaron comerse desde el siglo XIX.

De nada valen los fracasos de su política anticubana durante más de 50 años, sus planes de terrorismo de estado, la creación de una contrarrevolución desunida y penetrada por la Seguridad cubana, su criminal Guerra Económica, y los intentos de asesinar al líder histórico Fidel Castro; como perro hueveros vuelven a caminar por el mismo sendero que los llevará al mismo fiasco. Sigue leyendo