Quien carezca de principios éticos y morales no podrá dirigir a los cubanos.


Por Arthur González

Esos que se apodan “disidentes” y luchan entre ellos por alcanzar posiciones, con la ilusión de dirigir a los cubanos en el futuro cercano, jamás podrán aspirar a lograr un liderazgo en Cuba.

Los diplomáticos yanquis en La Habana que tuvieron el especial “privilegio” de conocerlos, escucharlos y verlos actuar, informaron al Departamento de Estado y a la CIA que:

“…Sin un verdadero milagro entre los líderes de la oposición, no es probable que el movimiento disidente tradicional pueda reemplazar al gobierno cubano es improbable que desempeñen algún papel significativo en cualquier gobierno que asuma después de los Castro…vemos poca evidencia de que las organizaciones disidentes principales tengan mucho impacto en los cubanos de a pie… su impacto en la sociedad cubana es muy poco y no ofrecen una alternativa política al gobierno…más bien dirigen sus mayores esfuerzos a obtener recursos suficientes para solventar las necesidades del día a día de los principales organizadores y sus seguidores…”

A pesar de esos criterios del personal diplomático que los conoció bien, en Washington algunos políticos continúan apostando por ellos y asignan presupuestos millonarios para alimentar a los que desde Miami llevan 58 años viviendo del fracasado cuento de “derrocar al régimen de Castro”.

Desesperados por encontrar figuras jóvenes entre la llamada “oposición”, crearon cursos en centros de Estados Unidos para la preparación de líderes. La primera acción fue en el 2009 con el lanzamiento de becas para jóvenes entre 16 y 18 años de edad.

Le siguieron otras como las otorgadas en el 2015 por la organización World Learning Inc., con sede en Washington, para un “Programa de Liderazgo de Verano”, y en el 2017 la convocatoria de la organización Líderes Sociales, con el propósito de promover el desarrollo profesional juvenil y fortalecer la sociedad civil cubana.

Ante tantos fracasos, apareció Rosa María Paya Acevedo, hija de Oswaldo Payá Sardiñas, muerto en un accidente automovilístico por la imprudencia del español Ángel Carromero, secretario general de Nuevas Generaciones del Partido Popular español, enviado a Cuba a repartirle dinero a la “disidencia” interna, cuando conducía a exceso de velocidad el auto en el que viajaban.

Carromero era un consuetudinario violador del código del tránsito en España, debido a su gusto por la velocidad, por lo cual le fue retirada su licencia de conducción.

Por el homicidio de Paya y su compañero Harold Cepero, fue juzgado y condenado a cuatro años de prisión por homicidio imprudente, ante la presencia del Embajador y el Cónsul General de España en Cuba, quienes reconocieron la limpieza del juicio y la veracidad de las pruebas presentadas, lo que fue ratificado por los periodistas extranjeros asistentes al acto jurídico.

La ausencia de ética de Rosa María y su madre Ofelia Acevedo, es tal que les vendieron a los yanquis sus principios y el amor familiar, a cambio de iniciar una campaña difamatoria contra el gobierno de Cuba, acusándolo de ser responsable de la muerte de ambos asalariados.

Como pago, recibieron un visado para Estados Unidos de “refugiadas políticas”, para ellas y dos hijos varones de Payá Sardiñas. Al arribar a Miami sus declaraciones fueron amplificadas por la prensa, con el respaldo de la mafia terrorista anticubana y en especial del Senador Marco Rubio.

A tal nivel cayeron ambas que se fotografían con el homicida español, lo besan y abrazan como un héroe, sin el menor escrúpulo, a sabiendas que es el único responsable de la pérdida del esposo y padre.

Por instrucciones recibidas en Miami, presentaron una acusación formal ante las cortes españolas, la que fue declarada sin lugar por falta de pruebas, al igual que la apelación.  Tampoco el gobierno de Mariano Rajoy aceptó la versión fabricada en Estados Unidos, y no se dejó arrastrar al show mediático, corroborando las declaraciones de sus funcionarios diplomáticos que presenciaron el juicio en Cuba.

Pasados cinco años y queriendo darle un protagonismo inexistente a la joven Rosa María, con la quimérica pretensión de presentarla como una futura líder para los cubanos, costearon nuevamente su viaje a La Habana para conformar otra provocación en el aniversario de la muerte de Payá.

Para darle más sazón al tema, los senadores Dick Durbin, Bill Nelson, Jeff Merkley, Marco Rubio, Bob Menéndez y Ted Cruz, estos tres últimos de origen cubano, presentaron en el Senado una resolución en honor al legado de Payá, e instaron a que se aclarasen las circunstancias del suceso, con el objetivo de mantener el tema Cuba en discusión y evitar las propuestas de leyes para eliminar la prohibición de viajes a la Isla.

Rosa María siendo supuestamente una perseguida política, visita la Habana de forma permanente, sin confrontar dificultades para sus movimientos e incluso no ha sido encausada por las acusaciones falsas que reitera contra el Gobierno cubano, al responsabilizarlo de la muerte del padre, tal y como hizo recientemente en un comunicado, donde afirmó: “el accidente fue un atentado provocado por oficiales del régimen castrista”.

La “refugiada política” sabe perfectamente que está cometiendo un delito, tipificado en el código penal cubano, como denuncia o acusación falsa, sancionado con privación de libertad de tres a ocho años, algo que, de las autoridades proceder, le daría el pretexto anhelado para proclamarse como perseguida política.

Cuba tiene vasta experiencia en ese tipo de ardides yanquis, por tanto, Rosa María seguirá desgastándose con acusaciones que nunca podrá probar y con el denigrante papel de ganar dinero a costa de la muerte del padre.

En consecuencia, las aspiraciones que tienen de convertirla en una futura líder están condenadas al repudio del pueblo cubano y seguirá el mismo destino que sus tantos antecesores, pues como aseguran los diplomáticos norteamericanos en La Habana: “su impacto en la sociedad cubana es muy poco y no ofrecen una alternativa política al gobierno”.

Ante actitudes similares afirmó José Martí:

“Debe ser penoso inspirar desprecio a los hombres.”

Insiste la CIA en cambiar el sistema político en Cuba


Por Arthur González 

Sin darse por vencida, a pesar de 58 años de fracaso en sus planes y operaciones encubiertas para derrocar la Revolución cubana, con intentos de asesinatos incluidos, la Agencia Central de Inteligencia, CIA, pretende fomentar un plebiscito para cambiar el sistema eleccionario cubano, en su viejo anhelo por imponer nuevamente el sistema capitalista.

Para lograrlo ahora emplean a Rosa María Paya Acevedo, hija de Oswaldo Payá Sardiñas, personaje que jamás contó con respaldo popular, ni tampoco de los demás grupos “disidentes” fabricados por la CIA en la Isla.

Rosa María Payá emigró a los Estados Unidos con un visado de “refugiada política”, sin ser perseguida por ninguna autoridad policial, ni haber participado nunca en algún grupúsculo contrarrevolucionario; prueba de ello es que pudo estudiar y graduarse en la Universidad de la Habana, lo mismo que sus dos hermanos, sin dificultad; ahora regresa a Cuba periódicamente con plena libertad de movimientos.

Ante la carencia de contrarrevolucionarios jóvenes, la CIA aspira a que ella pueda ser la imagen pública de una añorada oposición juvenil, para ganar simpatía entre funcionarios extranjeros, pues en la Isla no tiene seguidores, ni siquiera el respaldo de los históricos “disidentes”, que por el contrario la acusan de farsante y mentirosa, como la califica Guillermo Fariñas.

Sin tener en cuenta los gastos de cientos de miles de dólares en que incurren, Rosa María fue enviada nuevamente a una gira por varios países en busca de apoyo internacional, como si los problemas de una nación pudieran resolver en el extranjero.

La fórmula parece ser una copia de lo que han ejecutado contra Ucrania, Siria, Irán y Venezuela, pretendiendo asentar una matriz de opinión para que varios gobiernos aliados de Estados Unidos, le den respaldo a un seudo movimiento opositor que solo tiene nombre y dirigente radicada en Miami, como es Cuba Decide, construido especialmente para darle reconocimiento internacional a Rosa María como opositora, así como el cargo como presidenta de la Red Latinoamericana por la Democracia

La primera escala del tour internacional es Chile, donde fue recibida por el expresidente Sebastián Piñera, con posiciones totalmente coincidente con Estados Unidos, quien, siguiendo indicaciones de la embajada yanqui en Santiago, reiteró su apoyo al plan de la iniciativa CIA que pretende aprovechar el anunciado fin de la presidencia de Raúl Castro, el 24 de febrero del 2018,  para que se realice un plebiscito vinculante que pregunte a los cubanos si están de acuerdo con realizar elecciones libres.

El plan está más que claro, la nueva línea de trabajo de la CIA es deformar la realidad cubana con apoyo de sus aliados externos, para crear la imagen de que los cubanos no tienen derechos políticos, algo que declaró abiertamente el presidente Barack Obama en diciembre del 2014, cuando aseguró:

“los ciudadanos deben tener la libertad de participar en los procesos políticos […] insistiremos en que la sociedad civil se nos una para que sean los ciudadanos, y no solo los líderes, los que conformen nuestro futuro”

Se engañan ellos mismos al no querer aceptar la realidad, porque los cubanos no aceptarán ser más dependientes de los dictados de la Casa Blanca, perder su soberanía y el derecho a decidir el camino que desean sin imposiciones norteamericanas, como sucedió hasta 1958.

Esos que cacarean de que Cuba debe tener pluripartidismo, son los mismo que no admiten que exista un partido comunista, pues en la diversidad de partidos políticos que poseen en su llamada “democracia”, todos tienen el mismo objetivo: reforzar el sistema capitalista, y quien intente oponerse a ese diseño sabe que será sometido a una guerra total, como sucedió en Brasil, Argentina, Venezuela, y los intentos de desestabilización en Bolivia y Ecuador.

No es fácil engañar a los cubanos, incluidos a los jóvenes, pues estos conocen perfectamente los planes de acción encubierta de la CIA, que por décadas intentaron destruir a la Revolución hecha por el pueblo para eliminar el sistema capitalista que no resolvió el hambre, el analfabetismo, la discriminación racial y de género, la desigualdad social, el desempleo y la ausencia de un sistema de salud gratuito para todos, no obstante contar con más de 20 partidos políticos durante medio siglo.

El pueblo estadounidense debería estar mejor informado de los gastos en que incurre su gobierno, en sufragar los viajes por el mundo de esa seudo “refugiada política” y los cientos de miles de dólares que emplean en los de otros “disidentes” cubanos, que como se sabe no han obtenido el más mínimo resultado en casi 60 años y al final la mitad de ellos se han declarado agentes de la Seguridad Cubana, organismo que sin dudas es el que más resultados acumula.

Ante tanta maldad de los Estados Unidos no queda otra cosa que recordar a José Martí cuando aseguró:

“…de esa tierra no espero nada más que males”.

 

Los “disidentes” frustrados


Por Arthur González

Triste papel el de aquellos que le vendieron su alma al diablo y al final se han quedado sin barco ni espigón donde amarrarlo.

Así le sucede a Antonio González-Rodiles, quien pasó de un fugaz estrellato a un olvidado acompañante de las “Damas” de Blanco, presididas por la inculta y corrupta Berta Soler.

González-Rodiles quien recibió buena educación en su seno familiar y posteriormente en escuelas cubanas, fue a residir a México con su esposa mexicana rodeado de un ambiente de clase media, pero su ambición por el dinero lo hizo caer en manos de oficiales de los servicios de inteligencia estadounidenses, quienes le vendieron un proyecto subversivo que no pudo llevar a cabo.

Creyéndose que lograría ser un líder de la “opinión” interna, regresó a La Habana dejando atrás a hijos y esposa mexicanos, para iniciar el frustrado proyecto Estado de Sats, el cual no tuvo la menor incidencia en la sociedad cubana, por lo que terminó caminando los domingos por una avenida de la capital cubana, rodeado de mujeres de baja catadura moral que dicen ser “opositoras”, a cambio de cobrar 25 pesos cubanos enviados desde Estados Unidos.

En el actual panorama político de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, González Rodiles confesó a la prensa de Miami “sentirse frustrado ante la supuesta indolencia de la administración del presidente Barack Obama, y el total desconocimiento que ha hecho la actual, encabezada por el presidente Donald Trump”.

Tanto Rodiles como los demás servidores de los yanquis, entre ellos los integrantes de la mafia terrorista anticubana de Miami, pretenden presionar al Presidente Trump a cambiar la dirección política hacia la Habana, para lo cual llevan meses desarrollando una cruzada mediática sobre el inventado “aumento de la represión” en la Isla, algo que no comprueban los cientos de miles de norteamericanos que la visitan.

Lo primero que descalifica esa ficticia represión, es la constante presencia de los principales contrarrevolucionarios en los Estados Unidos, disfrutando gracias al dinero de los contribuyentes norteamericanos, los que sin saberlo pagan con sus impuestos viajes, hoteles, alimentación y salarios de los “disidentes” cubanos.

Tanto González-Rodiles como José Daniel Ferrer, Berta Soler, Guillermo Fariñas y otros más, son presentados ante los medios de prensa norteamericanos vistiendo costosos trajes comprados con el presupuesto que asigna anualmente la Casa Blanca, pues en Cuba no los usan.

A pesar de pasearlos por Miami, otras ciudades estadounidenses, e incluso en Europa para participar en Foros internacionales con el fin de desprestigiar la obra de la Revolución cubana, no han logrado que la actual administración se pronuncie contra Cuba.

En primer lugar, porque no es prioridad en la actual política de los Estados Unidos; segundo, los integrantes de la mafia anticubana en el Congreso no apoyaron la elección de Trump y tercero, porque los problemas que confronta el nuevo Presidente son tantos que no puede darse el lujo de perder tiempo en esos “disidentes” que dan más pérdida que beneficios. Sigue leyendo

Mirando la paja en el ojo ajeno


Por Arthur González.

Recientemente se efectuó en Texas, Estados Unidos, el Festival SXSW, donde uno de sus paneles tuvo como tema principal: “La verdadera revolución de la información”, al que llevaron a la seudo “refugiada política” Rosa María Paya Acevedo, esa que no se cansa de regresar a Cuba a pesar de declarar que es una “perseguida”, algo que nunca ha podido demostrar y solo le sirvió de ardid para engañar a los diplomáticos estadounidenses acreditados en La Habana, como fórmula para obtener los beneficios económicos que otorga ese visado.

En dicho foro la “perseguida” repitió el libreto escrito, ordenado y financiado por los integrantes de la mafia terrorista anticubana, esa que pretende presionar al actual presidente Donald Trump, para que dé marcha atrás a las medidas aplicadas por su antecesor Barack Obama.

Entre las falsedades que le fueron orientadas estuvo la supuesta falta de libertades en Cuba, algo que la desmiente y descalifica, por su constante presencia en la Isla, a pesar de ser una “refugiada política”, ya que, durante sus visitas nunca ha confrontado problemas con la policía ni con la justicia.

Ese evento fue organizado por Human Rights Foundation, en el marco del popular Festival SXSW, fundación dedicada a criticar especialmente a países que tienen gobiernos no aceptables para los Estados Unidos.

Sin embargo, jamás señala a Estados Unidos como país violador de los derechos humanos y de la humanidad, quien más guerras ha llevado cabo, algo que causaría la envidia del alemán Adolfo Hitler, por las muertes de millones de civiles inocentes y la destrucción de industrias, viviendas, centros de salud, escuelas, cines, teatros e inclusos monumentos que fueron patrimonio de la humanidad.

Las mentiras utilizadas para iniciar las guerras de los últimos años, como la de Afganistán, Irak y Libia, son un claro ejemplo de lo antes mencionado, sumándole que a partir esas acciones el mundo cambió, incrementándose las acciones terroristas como nunca antes y crearon ejércitos de mercenarios en su obstinado intento por eliminar el presidente de Siria, situación que ahora afecta a casi todos los países y resulta imposible de ponerle fin. Sigue leyendo

Cuba es víctima no victimaria


Por Arthur González

La guerra psicológica conformada por Estados Unidos contra la Revolución cubana desde 1959, intenta fabricar la imagen de que es Cuba la violadora de todos los derechos habidos y por haber, cuando en realidad el proceso socialista es quien más ha hecho por el bienestar de su pueblo, quien siempre sufrió los embates y desigualdades económicas, sociales, raciales y de género durante las décadas de capitalismo.

Siguiendo es vieja y fracasada política, la mafia terrorista anticubana de Miami no acepta que la Casa Blanca haya reconocido sus fracasos e iniciara una nueva estrategia para liquidar el socialismo, aunque para lograrlo restableciera las relaciones diplomáticas y permitiera que más estadounidenses viajaran a Cuba, como embajadores de sus valores y símbolos, al decir de Barack Obama.

Para presionar al nuevo presidente, Donald Trump, los mafiosos diseñaron otra de sus payasadas consistente en entregarle en La Habana un “premio” a Luis Almagro, secretario de la OEA, organismo al que Cuba no pertenece, y para darle más picante al guiso convocaron a la exministra de Educación de Chile Mariana Aylwin y al ex presidente de México Felipe Calderón, creyéndose que los cubanos iban a permitir que en su casa se conformara ese show mediático.mariana-aylwinfelipe-calderon

Al conocer ambos personajes que no se les permitiría entrar a la Isla, de inmediato formaron la gran alharaca, como vulgares repetidores de lo que les indicaron hacer desde Washington y Miami.

Según declaró la señora Aylwin: “así son las dictaduras”, sin reconocer que planeaba viajar con un visado de turismo que no le permite realizar otras actividades que no sean de placer y recreo, lo mismo que exige su país, pero con la diferencia que para visitar a Cuba no hay que acudir a un consulado, llenar largos cuestionarios y esperar varias semanas por una respuesta, como sucede con aquellos que desean visitar Chile.

Sería beneficioso que la ex ministra solicitara información a su Ministerio de Asuntos Exteriores, para que conociera lo que dicen las visas de turismo chilenas respecto a la prohibición de ejecutar actividades políticas, incluso contra terceros países.

¿Entonces con que moral le reclama a Cuba que no tome medidas para defenderse de los planes de Estados Unidos para intentar desestabilizar el orden interno?

A darle clases de democracia a los que maltratan a los chilenos y después que mire hacia otros lugares.

Otro tanto debe conocer el expresidente de México Felipe Calderón, quien ni siquiera se ha pronunciado por defender a sus ciudadanos expulsados por Estados Unidos, sin tener piedad al separar a padres de sus hijos menores.

México es el imperio de la violencia ciudadana, la corrupción y las violaciones más plenas de los derechos humanos. ¿eso no lo conoce quien tuvo la responsabilidad de dirigir los destinos de esa hermana nación?

De acuerdo con cifras oficiales divulgadas, el presente 2017 es el año con el inicio de mayor violencia registrada en la historia de México, con mil 938 homicidios solo en el mes de enero.

Los datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública expresan que “en 25 de las 32 entidades hubo un incremento de asesinatos solo en enero, lo que significa cerca del 80 por ciento del país”.

El sr. Calderón antes de prestarse a una burda provocación en Cuba a favor de la política diseñada por la mafia de Miami, debería preocuparse y ocuparse por lo que les sucede a sus conciudadanos, algo que jamás se ha registrado en la mayor de las Antillas después de 1959.

Quizás detrás de los altos muros de su mansión mexicana, el expresidente no conozca que el número de homicidios dolosos registrados en enero 2017 representa la tercera cifra mensual de asesinatos más alta desde que el actual mandatario Enrique Peña Nieto, asumió la presidencia.

Solo durante los meses de agosto y septiembre del 2016, se conoció el mayor número de asesinatos en México, con mil 950 y mil 982 casos respectivamente, pero el promedio en enero 2017 fue de 62 homicidio diarios, con 69 víctimas y entre dos y tres asesinatos cada hora del día.

En cuanto a las declaraciones de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mexicana, donde “lamenta la decisión del Gobierno de Cuba de no autorizar la visita a La Habana del expresidente Felipe Calderón”, antes de solidarizarse con una acción de pura injerencia en los asuntos internos cubanos, debería recordar como ellos deniegan a diario la entrada a su país de decenas de ciudadanos cubanos, y las múltiples exigencias que les solicitan, incluida la presentación de cuentas bancaria, algo que Cuba no practica.

Vaya el sr. Calderón a resolver los gravísimos asuntos internos de su patria y deje en paz al pueblo cubano que sufre y resiste estoicamente la guerra económica más larga y criminal de la historia de la humanidad, algo que al parecer no les interesa ni a él ni a la ex ministra chilena.

A los cubanos les asiste todo el derecho de impedir las provocaciones fomentadas desde el exterior, con el malsano propósito de fabricar campañas tendenciosas contra su Revolución, esa que Estados Unidos intenta derrocar a toda costa y costo, incluyendo los intentos de asesinar a su líder histórico Fidel Castro, unido a los múltiples actos terroristas plasmados en programas de Acción Encubierta de la CIA, hoy desclasificados y publicados.

No por gusto José Martí aseveró:

“El lacayo muda de amo, y se alquila al señor de más lujo y poder”.

 

Organizan provocación con participación del secretario general de la Organización de Estados Americanos


Por Arthur González

luis-almagro

            Luis Almagro

En un arranque de desespero la mafia terrorista anticubana de Miami organiza un show provocativo contra Cuba, para ello seleccionaron como protagonista principal a Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), y como figurante a la asalariada Rosa María Payá Acevedo, quien salió de la Isla con una visa de refugiada política por el inventado “peligro para su vida”.

Desde que arribó a Estados Unidos Rosa María recibió la protección del senador Marco Rubio y los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, quienes le han sufragado viajes a Europa y América Latina en intentos fallidos de acusar al Gobierno cubano de la muerte de su padre, el también asalariado Oswaldo Payá Sardiñas.

Como prueba de sus mentiras Rosa María Payá regresa a La Habana sistemáticamente, evidenciando que no es perseguida política y mucho menos reprimida por las autoridades.

Ahora, demostrando total impaciencia por presentarle cuanto antes pruebas a Donald Trump, para que elimine todas las medidas tomadas hacia Cuba por Barack Obama, pretenden ejecutar una gran provocación con la entrega del inventado Premio Oswaldo Payá, Libertad y Vida, el próximo 22 de febrero 2017, con la colaboración propagandística de algunas agencias de prensa extrajeras.

rosa-maria-aznar

             Rosa María y Jose María Aznar

Según argumentó la asalariada de Miami, al secretario de la OEA le fue conferido ese “merito” debido a la supuesta actuación destacada en “defensa de la democracia, su coherente proceder ante las coyunturas políticas y sociales que atraviesan algunos de los países en crisis y regresión democrática en Latinoamérica”, lo que prueba fehacientemente la complicidad de Almagro con Estados Unidos en su política contra los gobiernos de izquierda de la región.

Ese Premio lo inventó la propia Rosa María con el apoyo de la mafia anticubana para crear la provocación dentro de Cuba, pues ella es residente en Estados Unidos bajo la categoría de refugiada política y el mismo Almagro radica en Washington, por lo que el viaje a la Habana es parte del espectáculo que desean montar para desafiar al Gobierno revolucionario.

Oswaldo Payá murió en un accidente de tránsito mientras repartía dinero a otros contrarrevolucionarios, enviado por Esperanza Aguirre del Partido Popular Español, al conducir a exceso de velocidad Ángel Carromero, dirigente de las juventudes del Partido Popular de España, por lo que fue sancionado por homicidio, sanción ratificada por las Cortes de España, donde denegaron las denuncias sin pruebas que pretendió presentar su viuda Ofelia Acevedo y la propia Rosa María, siguiendo las instrucciones de la mafia anticubana.

Rosa María Payá Acevedo, supuesta perseguida política en la Isla, llegó a La Habana el miércoles 15 de febrero 2017 para preparar el show mediático, pues Cuba no pertenece a la OEA debido a la maniobra política preparada por la CIA en 1962, según consta en el documento Proyecto Cuba, conocido como  desclasificado y publicado por el Departamento de Estado en el Volumen X del Foreign Relations USA, 1961-1963, páginas 691-695.

De acuerdo con lo expuesto en dicho documento, “se espera obtener amplio respaldo del Hemisferio Occidental para una resolución de la OEA en su reunión del 22.01.1962, que condene a Cuba y la aíslen del resto del Hemisferio”.

Y se afirma sin rodeos:

La reunión de la OEA será apoyado por demostraciones públicas en América Latina, generadas por la CIA y las campañas psicológicas asistidas por la Agencia de Información de Estados Unidos, USIA”.

“La mayor tarea para nuestra hábil diplomacia es alentar a los líderes latinoamericanos a desarrollar operaciones independientes, similares a este Proyecto, buscando una rebelión interna del pueblo cubano contra el régimen comunista”.

En esta nueva conjura participan Cynthia Arnson, directora del programa latinoamericano del Woodrow Wilson International Center for Scholars, la cual declaró a la prensa: “una visita de Almagro a Cuba sería sin precedentes, no solo por la presencia institucional de la OEA en Cuba a través de su Secretario General, sino también por recibir un premio que honra a un disidente cubano”.

Por su parte Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, afirmó a la AP: “si La Habana impidiera el ingreso de Almagro a su territorio generaría una reacción muy fuerte en Washington y otras capitales del continente, especialmente cuando el gobierno de Raúl Castro busca abrirse al mundo con reformas económicas y normalizando relaciones diplomáticas con Estados Unidos”.

“La visita encajaría con la postura que Almagro ha asumido sobre los derechos humanos en Venezuela. Él quiere proyectar esa imagen y mostrar su compromiso con los derechos humanos en Cuba y Venezuela”.

No hay secretos de lo que se prepara contra Cuba, evidenciándose que pretenden ofrecer pretextos a Trump para demostrar sus falsas acusaciones.

La joven asalariada de Miami y los que se sumaron al proyecto de provocación, parecen desconocer la historia de Cuba y cómo su pueblo ha sabido resistir y vencer todos los planes de la CIA que en 58 años no han logrado ver sus sueños hechos realidad.

Habrá que observar con qué tipo de visa ingresa Almagro y otros que se sumen al show, pues como turistas saben que no pueden hacer otras actividades, exponiéndose a violar las leyes cubanas, similares a las de otros países de la región.

Ante estas acciones recordamos a José Martí cuando dijo:

“…la prudencia puede refrenar, pero el fuego no sabe morir”

Rosa María Payá, turista o “disidente”


Por Arthur González.

Ver para creer, y que conste no es propaganda a favor de la Revolución, pero la vida se encarga de poner las cosas en su justo sitio. Así sucede con la asalariada Rosa María Payá, la cual negoció una visa como refugiada política en la embajada de Estados Unidos en La Habana, a cambio de aceptar ser actriz de las campañas mediáticas contra su país.

Para los que no recuerdan o no la conocen, Rosa María es la hija de un viejo asalariado de los Estados Unidos, Oswaldo Payá Sardiñas, quien tenía fuertes disputas con otros miembros de la fabricada “oposición” interna en Cuba, muerto en un accidente de tránsito en un auto conducido a exceso de velocidad por el español Ángel Carromero.

Ese español fue enviado a la Isla por Esperanza Aguirre del Partido Popular, para repartirle dinero a la contrarrevolución y sufragar sus acciones contra la Revolución, y por el homicidio de Paya Sardiñas y de su compinche Harold Cepero, fue sancionado a cinco años de prisión. Su juicio fue presenciado por el embajador y el cónsul general de España, comprobando la culpabilidad del acusado y la transparencia del proceso. Fue deportado a España y hoy goza de libertad.

De ahí se derivó la entrevista de Rosa María y su madre, Ofelia Acevedo, con diplomáticos yanquis fuera de la misión diplomática, en La Habana donde ambas se comprometieron a colaborar con la política anticubana de Estados Unidos.

Al arribar a Estados Unidos fueron recibidas por los integrantes de la mafia terrorista anticubana, especialmente por Ileana Ros-Lehtinen y Marco Rubio, siendo enviadas rápidamente a Europa para acusar al gobierno de Cuba por la muerte de Oswaldo Payá, algo que no pudieron probar y rechazado en las cortes españolas por falta de pruebas ante tal imputación.

Ante el fracaso, los yanquis le cambiaron la línea de acción y la, creándole a Rosa María un supuesto movimiento denominado “Cuba Decide”, con una sucursal dentro del Centro Loyola en La Habana, algo que causa risa pues supuestamente es para que el pueblo cubano decida su destino, y por tanto es algo que no explica el motivo de que su proselitismo político lo realice en el exterior.

La respuesta es una sola, en Cuba no tiene respaldo de nadie, ni siquiera de otros “disidentes”, pues hasta el farsante manipulador de veinticinco “huelgas de hambre”, Guillermo Fariñas, la acusa de mentir por las supuestas firmas que Rosa María asegura haber recopilado, con el propósito de solicitar un referendo en su patria.

Ahora, en su nuevo viaje turístico financiado por la mafia anticubana de Miami, Rosa María Payá Acevedo fue enviada nada menos que a Bolivia, donde Cuba tiene una imagen muy favorable debido a la ayuda solidaria que brindan sus médicos y especialistas de la salud.

En una maniobra sin futurosa-maria-en-bolivaro para dañar al presidente Evo Morales, se reunió en La Paz el pasado viernes 14.10.2016, con parlamentarios y líderes de la oposición boliviana, entre ellos diputadas de las opositoras Unidad Demócrata (UD) y del Partido Demócrata Cristiano (PDC). También fue recibida por el líder de esta última fuerza, el expresidente boliviano Jorge Quiroga (2001-2002). Sigue leyendo