Repudiables mentiras.


Por Arthur González.

Se sabe que el tema migratorio cubano es manipulado por Estados Unidos con fines subversivos desde hace 60 años. Ese interés dio pie a la creación de la Ley de Ajuste Cubano, como justificación de que los cubanos “huyen del comunismo”.

“periodista independiente”

Por ese motivo se mantiene inamovible con un tratamiento que solo reciben los nacidos en Cuba, aunque al llegar a Estados Unidos estuvieran residiendo en algún país del llamado “mundo libre”.

El presidente Barack Obama antes de terminar su mandato, colegió con Donald Trump la eliminación de la política conocida como “pies secos-pies-mojados”, establecida por Bill Clinton en 1995. No obstante, como la Ley de Ajuste continua vigente, los cubanos que llegan a la frontera yanqui y solicitan asilo por huir de los comunistas, tienen derecho a un día de Corte para exponerle al juez sus argumentos.

Un ejemplo de cómo manipulan ese tema contra la Revolución cubana, es el caso del recién otorgamiento de asilo a Serafín Morán Santiago, autocalificado como “periodista independiente”, persona desconocida en Cuba, sin título universitario, ni currículo profesional alguno.

Ese asalariado, que dependía de las instrucciones y dinero recibidos desde Miami, en mayo de 2017 fue llevado a los tribunales cubanos acusado de “simulación de delito”, pues una de las orientaciones que reciben aquellos que dependen del dinero yanqui, es precisamente remitir denuncias falsas sobre hechos inventados, como parte de la guerra mediática organizada contra la Revolución desde 1959.

Esas noticias son las que divulgan las televisoras y agencias de prensa de Miami en sus campañas anticubanas, pero la vida se encarga de desmentirlas.

Morán Santiago llegó a la frontera yanqui desde México el 13 de abril 2018, donde solicitó asilo político bajo el argumento de ser un “perseguido político”, y si regresaba a Cuba podría ser “atacado o asesinado”, por su “trabajo” como periodista “independiente”.

A finales del pasado agosto, un juez de inmigración del estado de Texas, le negó la fianza por no encontrar argumentos sólidos, pero lo remitió a una audiencia de asilo, celebrada este mes de octubre, la cual falló a su favor después de que la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), al servicio de los yanquis, le ofreciera asistencia legal gratuita, algo que no hace con los miles de latinoamericanos que huyen de la muerte a manos de bandas del crimen organizado, del hambre y la miseria en que los tienen sumidos el sistema capitalista.

Morán también recibió apoyo de la organización Fundamedios, la que dice “velar por la libertad de prensa en Estados Unidos” y a la vez sostiene relaciones de trabajo con la bloguera y editora de 14yMedio, Yoani Sánchez, reclutada en 2004 por el agente de la CIA Carlos Alberto Montaner, terrorista y prófugo de la justicia cubana por colocar bombas en centros comerciales de La Habana.

Ahora Moran es un refugiado político y el gobierno de Estados Unidos deberá sufragarle un paquete de gastos básicos de por vida, con el dinero de los contribuyentes.

Prueba de que no es perseguido por ninguna autoridad cubana fue su viaje libre hacia Guyana, país que no exige visado a los cubanos, porque México ni Estados Unidos no le concederían una visa, ni lo aceptarían dentro del amplio programa de visas de refugiados políticos, que otorga el Departamento de Estados a los cubanos.

Para comprobar la guerra mediática de desinformación contra Cuba, basta citar los argumentos de RSF, al acusar a la Isla de ser “una de las naciones más peligrosas para ejercer el periodismo”, calificándola como “la peor en cuanto a libertad de prensa” en el continente americano.

Desfachatez sin límites, porque en Cuba no hay un solo periodista muerto o desaparecido después de 1959, incluidos esos que no poseen título ni trabajan en medios de prensa reconocidos oficialmente, a diferencia de México, donde la vida de un periodista peligra las 24 horas del día y acumula en los últimos 6 años la alarmante cifra de cerca de 2 mil hechos, entre agresiones y asesinatos contra los profesionales de la prensa.

Los asesinatos de periodistas informados por estadísticas oficiales a nivel mundial, nunca han señalado a Cuba. Los crímenes contra la prensa en América Latina se concentran en México, seguido de Brasil, Honduras, Bolivia, Colombia, Argentina, Ecuador y Haití.

Otro ejemplo de las falsedades que respaldan los jueces que otorgan el asilo político a esos cubanos, es aceptar el argumento de que “su vida peligra” si regresan a Cuba, al no tomar en cuenta que el Departamento de Estado no les concede ese tipo de visas, ni que connotados contrarrevolucionarios con apoyo financiero y moral de Estados Unidos y del Parlamento Europeo, salen y regresan a Cuba sin ser molestados por ninguna autoridad y siguen su vida normal, con miles de dólares para ejecutar acciones provocativas contra la Revolución.

Entre esos casos están Berta Soler, Guillermo Fariñas, José Daniel Ferrer, Manuel Cuesta Morua, Dagoberto Valdés y algunos más, que han hecho de la contrarrevolución un jugoso negocio, permitiéndoles vivir sin tener que sudar.

El doble racero de Estados Unidos con el tema migratorio es vergonzoso, pues mientras a cubanos como Serafín Morán, los protegen con esa categoría, en los últimos cuatro meses Donald Trump separó de forma inhumana a más de 6 mil familias migrantes latinoamericanas, como parte de su política de tolerancia cero.

Razón tenía José Martí para afirmar:

“Hay algo que daña mucho el ejercicio del derecho y es la hipocresía del derecho”.

 

 

Anuncios

Cubano, no te dejes engañar de nuevo.


Por Arthur González.

Martha Beatriz Roque Cabello, quien fuera desde los años 90 y hasta la primera década del 2000, la estrella fulgurante de los diplomáticos yanquis acreditados en La Habana, se apagó de la noche a la mañana al descubrírseles sus mentiras y marañas, tejidas hábilmente para obtener dinero fácil proveniente del presupuesto millonario que aprueba anualmente la Casa Blanca, para las acciones subversivas contra la Revolución cubana.

Su gran show fue la célebre “huelga de hambre”, donde pretendió fabricar la historia de que se estaba muriendo por haber decidido dejar de comer, algo que los yanquis le creyeron e inmediatamente organizaron una campaña mediática a su favor, acusando al Gobierno de Cuba de ser responsable de su muerte anunciada.

Martha Beatriz, impostora profesional y con larga experiencia en esos avatares conspirativos, se hizo fotografiar con los ojos cerrados, encima de su lecho “mortuorio”, donde recibió a periodistas de varias agencias de prensa extranjeras, a la fabricada bloguera Yoani Sánchez, e incluso de una diplomática estadounidense encargada del tema de la diplomacia pública, en la entonces Sección de Intereses, logrando engañarlos a todos.

Pero la añeja “disidente” no tuvo en cuenta que la Seguridad del Estado de Cuba, que conoce de sus viejos y gastados trucos, la filmó subrepticiamente cuando le encargaba al vecino del fondo de su vivienda, calabazas, habichuelas, plátanos fruta y abundantes aguacates, los que recibía a través de una pequeña ventana para injerirlos con sopa de pollo, y así mantenerse fuerte y alimentada durante su falsa huelga de hambre.

Al verse desenmascarada en la televisión cubana, no tuvo otra alternativa que suspender su obra teatral y desde ese momento perdió la poca credibilidad que le quedaba con los yanquis, siendo casi nominada para los premios que otorga la TV. Desde entonces su espectáculo pasó a la historia como la “Huelga del Aguacate”.

Con más de 70 años, rechazada por los pocos “disidentes” que quedan en activo, desconocida por el pueblo de Cuba y sin apoyo económico de quienes confiaron en sus actos provocativos, ahora como vieja arpía pretende resurgir de las cenizas en un inventado grupúsculo que nadie conoce en la Isla,  y para ello redactó una misiva “dirigida al pueblo de Cuba”, auto definiéndose como “coordinadora de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios”, en la cual critica el proyecto de la nueva Constitución de la República.

Lo simpático de su carta es el título seleccionado “Alerta al pueblo de Cuba”, como si ella tuviera prestigio y ética para eso, o los cubanos hubiesen olvidado sus marañas.

En su misiva acusa al Gobierno de “haber violado el procedimiento previo para ejecutar un proyecto de Constitución”, cuando el proceso de consulta popular iniciado es el más democrático que se haya realizado y en el mundo no tiene antecedentes, pues ningún otro país ha realizado algo semejante antes de someter la nueva Carta Magna a un referendo para su aprobación.

Siguiendo los dictados de Miami, con el único propósito de recaudar algunos dólares, la vetusta engañadora cuestiona el documento, entre otras cosas, por la definición del Partido Comunista de Cuba y su papel en el país.

Pero lo que realmente causa risas es su afirmación cuando dice: “cubano, no te dejes engañar de nuevo, por quienes nos han mentido por casi 60 años”.

Leer eso de una persona que ha vivido del cuento y el engaño desde que descubrió que ser contrarrevolucionaria era mejor que ser economista, es muy significativo y chistoso.

¿Habrá perdido la memoria? ¿No se acordará de cuando ella informaba telefónicamente a la radio subversiva asentada en Miami, que era “golpeada” por las fuerzas de la Seguridad Cubana, mientras las cámaras de la TV cubana la filmaban en un intento de provocación frente al Ministerio de Justicia y toda Cuba constataba sus mentiras?

¿O cuando en otro momento pasaban las imágenes fílmicas de ella en un centro comercial habanero, donde compraba artículos para su uso personal y a la vez informaba a sus jefes en Estados Unidos que eran gastos para un inventado congreso que no tuvo el menor resultado?

A pesar de ese historial de engañifas, sus amigos en Estados Unidos la recibieron en junio de 2017, donde al parecer Félix Roque, alcalde de la ciudad de West New York, desconoce de sus antecedentes pues, en una especie de teatro bufo, le hizo entrega de la llave de la ciudad, algo que sería rechazado por los ciudadanos si tuvieran la información de sus nefastos antecedentes.

Martha Beatriz Roque Cabello no tiene autoridad ni decoro para acusar al Gobierno de Cuba y menos para “alertar” al pueblo que la conoce perfectamente. Entonces, que vaya a otros con ese cuento, pues como dijo José Martí:

“No hay viles mayores que los que miran exclusivamente los intereses de la patria, como medios de satisfacer su vanidad o para levantar su fortuna”.

 

 

Estados Unidos el país de la libertad y la democracia.


Por Arthur González

Esos que miran hacia el Norte buscando el paraíso, se encontrarán más rápido con el infierno.

Entre las muchas catástrofes que sufre Estados Unidos están las matanzas de niños y adolescentes en las escuelas, causadas por el libertinaje en la venta de armas de fuego para satisfacción y enriquecimiento de los magnates de las fábricas de armamentos, esos que se oponen a cualquier ley que limite las ventas.

De acuerdo con informaciones del Buró Federal de Investigaciones, FBI, entre el 2000 y el 2018 fallecieron 88 alumnos y personal de las escuelas primarias y secundarias, durante los 36 ataques con armas de fuego, incluidas las de alto poder.

Sin embargo, a pesar de las protestas de jóvenes y padres el gobierno no quiere tomar cartas en el asunto, por las altas sumas de dinero que la Asociación Nacional del Rifle aporta a las campañas políticas de representantes y senadores.

Como solución a esos actos criminales, que serían eliminados de prohibirse las ventas, varias empresas comerciales promueven la firma de proyectos de fortificación de las escuelas, queriendo convertirlas en cuarteles militares, lo que conllevaría a la afectación psicológica de los escolares al verse acosados con tecnologías de guerra, en vez de sentir la libertad de estar en un plantel donde ganar en conocimientos para su futuro.

Entre las propuestas de las empresas que pretenden enriquecerse con esa dramática situación, está la oferta de puertas de seguridad resistentes a las balas y hasta cañones que lanzan humo desde los techos para confundir al atacante.

Posterior a la más reciente matanza de 17 estudiantes, empresas dedicadas a la seguridad de locales, presionan a los miembros del Congreso con el fin de que aprueben las medidas para la fortificación de las escuelas, a partir de un presupuesto específico que pagarían los contribuyentes estadounidenses.

A tal punto de altas ganancias llegarían las empresas de seguridad aspirantes, que han ayudado a redactar una ley que asignó 350 millones de dólares para la compra de equipos y otros sistemas de seguridad para las escuelas, a lo largo de los próximos diez años y se afirma que casi una veintena de estados ya reservaron otros 450 millones de dólares para tales fines.

El dinero para los legisladores, unido a la propaganda, están dando sus frutos en un país de locos, donde los videos juegos, series y filmes tratan reiteradamente el tema de la violencia, las guerras y la muerte, como algo usual que va deformando la personalidad de niños y adolescentes.

Como resultado de la “influencia” de los empresarios, muchos congresistas dicen estar de acuerdo con implementar en las escuelas los costosos sistemas de seguridad propuestos, según ellos, para hacerlas “más seguras”, al establecer cercas, puntos de control de acceso e incluso escondites en las aulas, algo de ciencia ficción que solo daría altas ganancias a los empresarios, en vez de prohibir las ventas de las armas que son las causantes de tantas muertes y no representa un gasto adicional a los contribuyentes, a quienes ya no les alcanza el salario por el alto costo de la vida.

Oficialmente la firma de investigación del mercado IHS Markit, afirmó que en el 2017 los ingresos provenientes de las medidas de seguridad adoptadas en las escuelas del país, ascendieron a 2 mil 500 millones de dólares y después de la matanza ocurrida en Parkland, se versiona que el gasto en el 2019 llegará a los 3 mil millones.

Paraíso terrenal de locos, donde las drogas, el alcohol, la prostitución infantil y el acoso sexual están a la orden del día, mientras millones de estadounidenses carecen de un seguro médico, ni tienen acceso gratuito a los servicios de salud, en el país más poderoso del mundo que se auto declara “paladín” de los derechos humanos.

José Martí que los conoció desde sus entrañas, sentenció:

“En ese pueblo revuelto, suntuoso y enorme, la vida no es más que la conquista de la fortuna: esa es la enfermedad de su grandeza”.

 

 

Alboroto fabricado por la prensa de Miami.


Por Arthur González.

Acostumbrados a los dimes y diretes, chismes de farándula, golpizas y divorcios escandalosos entre parejas famosas, unido al acoso y violaciones sexuales, el periodista Mario Vallejo, radicado en Miami, pretende hacer un show publicitario a partir de la respuesta que recibiera de parte de Boris Fuentes, periodista de la televisión cubana, ante la pretendida provocación que quiso efectuar durante la visita a New York, del Presidente Miguel Díaz-Canel.

Idéntico teatro está conformando Carla Angola, periodista venezolana del canal EVTV Miami, quien también acudió a las afueras del edificio donde se encontraban los Presidentes de Cuba y Venezuela, mientras un grupo de residentes en Estados Unidos coreaban consignas contra el criminal bloqueo económico, comercial y financiero, mantenido contra el pueblo cubano por casi 60 años.

Siguiendo la misma posición asumida por la representante Ileana Ros-Lehtinen, debido al otorgamiento por el Departamento de Estado de las visas a la delegación cubana que participó en la Asamblea General de la ONU, Vallejo impugnó ante el periodista de la televisión de Cuba, la validez de la elección del Presidente Díaz-Canel, dando origen a un intercambio acalorado entre ambos

La venezolana alude que el coronel Jorge Eleazar Márquez Monsalve, ministro del Despacho de la Presidencia de Nicolás Maduro, la amenazó cuando ella de forma provocativa e insistente, preguntaba provocativamente al Presidente venezolano y a su esposa Cilia Flores, si visitarían a los sobrinos que se encuentran cumpliendo condenas por narcotráfico en EE.UU.

No hay que ser erudito para percatarse que todo fue planificado desde Miami, para molestar y crear conflictos con las delegaciones oficiales de ambos países.

Ya el periodista de Univisión había realizado otras acciones contra la delegación cubana, al pretender que varias personas le hablaran sobre la situación que se vive en la Isla, calificando al gobierno de Cuba como una “dictadura castrista”, por lo que también recibió duras respuestas de los cubanos.

Pero lo que llama la atención de la alharaca formada por Vallejo y Carla Angola, es que no mencionan para nada al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, por sus ofensas y actos repudiables contra la prensa norteamericana y periodistas de importantes medios.

¿Por qué no asumen la misma postura por el desprecio que muestra Trump por la prensa?

Se olvidaron ambos que el 1ro de octubre 2018, durante la conferencia de prensa para informar el acuerdo comercial -USMCA-, logrado con Canadá y México, Trump se burló y ofendió a la corresponsal de ABC News, Cecilia Vega, cuando en el momento que ella tomaba el micrófono para abrir la ronda de consultas, dijo:

“Está sorprendida de que la haya elegido (como moderadora). Está en estado de shock”.

Ante eso, Cecilia Vega le respondió que no, dándole las gracias (I’m not, thank you Mr. President), pero Trump, con su incontinencia verbal y la prepotencia que lo caracterizan, añadió:

“No pasa nada. Sé que no estás pensando. Nunca lo haces (I know you are not thinking. You never do)”.

¿No es eso un acto más ofensivo y bochornoso que la respuesta de cubanos y venezolanos ante las provocaciones recibidas?

No satisfecho con el maltrato a una periodista mujer, poco después llamó “locos”, a todos los periodistas.

Sería muy positivo escuchar las opiniones de Vallejo y de la Sra. Angola y si piensan acusarlo por tales acciones.

Ninguno de los dos periodistas al servicio de los contrarrevolucionarios de Miami, ha dicho ni media palabra referente a las acusaciones del Presidente Trump, contra la prensa el pasado 18 de agosto 2018, cuando afirmó: “gran parte de lo que dicen son noticias falsas”.

Ante ese violento ataque sin precedentes, más de 300 diarios de todo el país, publicaron, coordinadamente, editoriales donde denunciaron los ataques y amenazas reiterados por Donald Trump a la prensa, señalándole como un “peligro para la sociedad estadounidense”.

Las acciones de Trump contra la prensa son constantes y de todo tipo, pero Vallejo parece olvidarlos, y ataca al periodista cubano y calla ante los desmanes de su Presidente.

¿Olvidó el desagradable incidente ocurrido el 2 de enero de 2017, en la Sala Oval de la Casa Blanca, cuando Trump era entrevistado para programa Face the Nation, de la cadena CBS, y disgustado por las preguntas que realizaba el periodista John Dickerson, cortó abruptamente la misma y lo botó del lugar?

Hay más.

Siendo aun candidato a la presidencia, el 25 de agosto de 2015, el famoso periodista y presentador de Univisión, Jorge Ramos, fue expulsado por el propio Donald Trump, de la conferencia de prensa que se efectuaba, y ordenó que el personal de seguridad lo sacara a la fuerza del lugar.

La verdad que motivó la provocación de Vallejo, fue la gran acogida que tuvo Díaz-Canel en varios sectores de la sociedad norteamericana y el rechazo total de las delegaciones participantes al Bloqueo.

A eso se suman el caluroso recibimiento que tuvo en la iglesia Riverside, en Nueva York; reuniones con intelectuales y artistas; académicos; miembros de la comunidad de cubanos, y especial con comerciantes interesados en el mercado cubano, situación que agria sobremanera a la mafia terrorista, al constatar que no tienen apoyo en la gran masa de estadounidenses, los que ven como arcaica y fracasada la política hostil que permanece hace 59 años, sin resultados.

Siempre tenemos que recordar a José Martí, cuando ante hechos similares dijo:

“Es el odio del que no inspira simpatías hacia el que sí las inspira”

 

¿Quién provoca la pobreza en America Latina?


Por Arthur González.

El 25 de septiembre 2018 el presidente Donald Trump, habló en la Asamblea General de Naciones Unidas y sus palabras causaron amplia riza entre las delegaciones presentes, debido a las mentiras sobre inventados logros alcanzados bajo su mandato.

Otro aspecto en que volvió a falsear la realidad, fue cuando dándole continuidad a la cruzada para demonizar a los gobiernos revolucionarios de Venezuela, Nicaragua y Cuba, aseguró: “virtualmente donde quiera que el socialismo o el comunismo han sido intentados, han producido sufrimiento, corrupción y decadencia”,

Estados Unidos se caracteriza por haber tenido presidentes ignorantes, como Ronald Reagan y George W. Bush, con total desconocimiento en geografía e historia, al confundir capitales de países y otorgarles puertos a países sin costas y otras barbaridades, pero hasta donde ha llegado Trump es difícil de ser igualado.

¿No tendrá ningún asesor con raciocinio que le ayude a no hablar tantas barbaridades? ¿O será que le están dejando hacer el hazme reír del mundo para lesionar aún más su imagen?

En ese país todo puede suceder, pero la realidad sobre el socialismo es bien diferente a la que el Presidente yanqui pretende trasladar.

Para demostrar la verdad, solo hay que tomar en cuenta las estadísticas que oficialmente recoge el Fondo Monetario Internacional, FMI, la CEPAL y otros organismos de la ONU.

De acuerdo con recientes reportes del FMI, los países con mayor deuda externa pública en Latinoamérica no tienen gobiernos socialistas, todo lo contrario, es capitalismo al más alto nivel político y económico.

La lista la encabeza México con 180 mil 986 millones de usd, más 321 mil millones de deuda privada; seguido de Brasil con 130 mil 274 millones de usd; Argentina con 95 mil 304 millones de usd; Colombia con 71 mil 308 millones de usd; Chile con 35 mil 309 millones de dólares y Perú con 29 mil 623 millones de usd.

A esto debe sumársele la clasificación que hace de los países más pobres de la región, destacándose Haití, Honduras, Guatemala, El Salvador, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Brasil, República Dominicana, Nicaragua, Costa Rica, México, Argentina, Uruguay, Chile y Panamá.

Por tanto, ¿es el sistema socialista el responsable de tanta pobreza, hambre, analfabetismo, incultura, insalubridad y mortalidad infantil?

¿Qué sistema se responsabiliza con los crecientes indicies de pobreza en el mundo, incluido Estados Unidos?

Muchas campañas se financian para crear matrices de opinión contra el socialismo, pero Trump no habló nada respecto a las medidas de guerra económica, comercial y financiera impuesta a Cuba y contra Venezuela, con el único propósito de hacer fracasar su modelo político, económico y social que beneficia a sus pueblos, como nunca hicieron los gobiernos capitalistas doblados a Estados Unidos.

¿Por qué razones no dejan que ambos países desarrollen sus planes normalmente? La respuesta la dio hace años la CIA, al afirmar en uno de sus documentos:

“La actual política de los Estados Unidos respecto a Cuba tiene por objetivo aislarla del hemisferio occidental y del resto del mundo libre, y ejercer la mayor presión posible…para evitar la consolidación y estabilización del régimen comunista de Castro […] El principal objetivo de los programas encubiertos contra Castro es completar el aislamiento económico, político y psicológico de Cuba, respecto a América Latina y al mundo libre…Estas medidas han sido en buena parte responsables de las actuales dificultades económicas de Castro, pero pudieran adoptarse nuevas y eficaces medidas de Guerra Económica”.

¿Por qué Trump no dio explicaciones sobre esa política criminal que ahora replican contra Venezuela?

El argumento es simple y de ello se encargaron los tanques pensantes del Council on Foreign Relations de Estados Unidos, cuando aseguraron en una de sus propuestas para cambiar la política hacia la Revolución cubana:

“La oposición de EE.UU. a la Revolución cubana y el apoyo a la democracia y al desarrollo en este hemisferio, lograron frustrar las ambiciones cubanas de expandir su modelo económico e influencia política”.

A esta política deliberada para hacer fracasar sistema socialista y con ello evitar que otros la imiten, se suma la persecución financiera que desarrollan contra Cuba y Venezuela, impidiéndole hacer transacciones con el dólar yanqui, lo que ocasiona grandes pérdidas de dinero e incluso la imposibilidad de exportar e importar, situación que afecta la economía interna de ambas naciones.

Esa guerra pretende causar el desencanto y desaliento entre sus ciudadanos, basado en la insatisfacción y las dificultades económicas, como propuso en 1960 el ex secretario de Estado Lester Mallory, con vistas a “disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

Una forma de ejecutar su guerra económica son las sanciones a la banca internacional, la persecución y altas multas aplicadas contra quienes no obedecen las órdenes yanquis.

Solamente bajo la presidencia de Barack Obama, se impusieron 52 multas a bancos internacionales, que ascendieron a 14 mil 404 millones 358 mil 605 dólares.

Una idea precisa del ensañamiento de Estados Unidos contra Cuba, fue la multa que generó un record Guinness, aplicada contra el banco francés BNP Paribas, durante el régimen de Obama, ascendente a 10 mil millones de usd, la cual fue rebajada después de gestiones entre París y la Casa Blanca, a 8 mil 834 millones usd, equivalentes a 6 mil 450 millones de euros.

Si Estados Unidos cesara su guerra económica contra Cuba y Venezuela y ambos países pusiese desarrollar sus planes, la situación sería muy diferente a la que padecen hoy sus pueblos, algo que no desean los yanquis.

De corrupción mejor que no hable. Uno de sus casinos vulneró 100 veces las leyes federales de protección contra el blanqueo de dinero, y tuvo que pagar la multa más elevada de la historia de un casino, por “violar de manera voluntaria” las normas contra el lavado de dinero.

Esa es la verdad que Trump quiere ocultar, pero como afirmara José Martí:

“El sol sigue alumbrandos ámbitos del cielo y la verdad continua incólume su marcha por la tierra”.

Los verdaderos oprimidos de Latinoamérica.


Por Arthur González.

Los obreros, campesinos, estudiantes y pensionados de América Latina, tiene todo el derecho a protestar ante las medidas neoliberales que aplican los gobernantes, para complacer al FMI y otras entidades creadas por el sistema capitalista que los aplasta, sin importarle los verdaderos derechos humanos.

Desde que Mauricio Macri asumió la presidencia de Argentina, eliminó las ventajas establecidas por el gobierno de Cristina Fernández, como continuidad a las aplicadas antes por su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner.

Lo mismo sucedió en Brasil, cuando Temer impuso métodos que en nada ayudan a las capas más pobres del país, borrando de un plumazo las medidas aprobadas por el presidente Luis Ignacio Lula, mantenidas por su sucesora Dilma Rousseff.

El capitalismo salvaje solo beneficia a las clases altas y así sucede en toda Latinoamérica e incluso llega a algunos países de Europa.

Sin embargo, Estados Unidos se empeña en impedir que gobiernos nacionalistas, preocupados por sus pueblos, avancen con leyes populares, aplicándoles planes de guerra económica, aprueban altos presupuestos para subvertir el orden interno, sufragan grupos para cometer actos terroristas y orientan manifestaciones populares que llegan hasta el asesinato, tal y como hicieron en Venezuela y ejecutan actualmente en Nicaragua.

El empleo de la manipulación jurídica para juzgar y encarcelar a verdaderos líderes populares, es la táctica recientemente implementada, violando todo derecho legal a los que son acusados sin pruebas, solo basado en campañas de prensa fabricadas para crear un ambiente psicológico que les favorezca en sus acciones criminales, que solo persiguen anular de por vida a las figuras políticas que no son de su agrado.

Millonarios presupuestos son aprobados por Estados Unidos para esos fines, distribuidos entre el Departamento de Estado, la Agencia Central de Inteligencia para reclutar políticos, jueces y periodistas, así como a la USAID a la NED, con el fin de llevar a cabo la preparación de jóvenes, que posteriormente son encargados de salir a manifestarse violentamente en las calles, incluso con el empleo de armas de fuego.

Esos terroristas que queman, destruyen y asesinan, reciben total apoyo de la prensa oficialista que responde a los intereses yanquis. Son calificados de “inconformes” que protestan “pacíficamente”, y al ser reprimidos por sus actos de terrorismo, desatan cruzadas periodísticas en su defensa, como si los muertos que originan sus acciones no reclamaran justicia.

Ahora cuando en Argentina los trabajadores agobiados por el alza del costo de la vida, la pérdida de sus derechos, el aumento del desempleo y la inseguridad de un futuro cierto para sus familias, salen a las calles a protestar, sin la violencia empleada por los orientados y financiados con los millones de Estados Unidos, Patricia Bullrich, ministra de seguridad, declara con total desfachatez, que “no sabe de dónde sacan el dinero para manifestarse todos los días”, y acusa a las centrales sindicales de querer sacar al Gobierno.

¿Por qué la ministra no se hace la misma pregunta para saber de dónde sale el dinero para sufragar las protestas violentas fabricadas desde la embajada de Estados Unidos en Venezuela y en Nicaragua?

¿No sabrá ella que los trabajadores argentinos se cansan de tanta explotación?

En Venezuela, solo la NED tuvo una asignación para el presupuesto del año fiscal de 2017, de 2 millones 893 mil 847 usd; sin contar el dinero que dispone la USAID, el cual es muy superior, sumado al asignado a la CIA y al Departamento de Estado.

Con tanto dinero si se pueden organizar protestas y manifestaciones callejeras en Nicaragua, país que también recibe desde hace algunos años, millonarios presupuestos para organizar cursos de preparación en los locales de la embajada norteamericana en Managua, de donde egresaron los principales cabecillas ejecutantes de los actos callejeros y las acciones terroristas, incluida la confección de armas de fuego casera y otros medios que causaron muerte y destrucción en varias ciudades de ese país centroamericano.

Solo con buscar en las páginas de la USAID y la NED, disponibles en Internet, la ministra podrá conocer esos datos y comprobar que para Argentina la situación no es la misma, porque a los yanquis no les interesa ayudar a las centrales sindicales que reclaman los derechos de sus afiliados.

Si ella está inconforme con las protestas, debería compadecer al pueblo de Venezuela y de Nicaragua que sufren del terrorismo financiado por Estados Unidos.

Todo indica que la ministra de seguridad vive de espaldas a la realidad que padece su pueblo, por las medidas económicas impuestas por el gobierno del presidente Macri, y como bien señaló recientemente Hugo Yasky, diputado y dirigente de la CTA, “en Argentina hay dos millones de personas que no llegan al final del día. No estamos hablando de llegar a fin de mes, estamos hablando del día”.

Ante el caos económico creado por Mauricio Macri, la Confederación General del Trabajo (CGT), las dos Centrales de Trabajadores de la Argentina (CTA), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y otros sindicatos, no les ha quedado otra alternativa que salir a las calles a protestar por el acuerdo firmado recientemente por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), a lo que se suma el plan económico de ajuste que ese organismo impone.

No es el sistema socialista el que ahoga al pueblo de Argentina, es sencillamente el capitalismo salvaje que no respeta el derecho a la vida.

Por tanto, la ministra Patricia Bullrich debería recordar lo que dijo José Martí:

“Los pueblos no se rebelan contra las causas naturales de su malestar, sino contra las que nacen de algún desequilibrio o injusticia”

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cumplirá Estados Unidos su deber de mantener la seguridad del presidente cubano en New York?


Por Arthur González.

Uno de los argumentos esgrimidos por el Departamento de Estado en su falsa acusación contra Cuba, durante el fabricado caso de los “ataques acústicos”, es que, aunque no pueden definir como fueron ni quien los ejecutó, La Habana tiene la responsabilidad de la seguridad de sus diplomáticos en la Isla.

Todos saben que esa fabula pretende afectar las visitas de turistas a Cuba, pues esa es la 2da entrada de dinero fresco, y la guerra económica impuesta desde hace más de medio siglo, pretende precisamente ahogar a la Revolución financieramente para decir que el socialismo es un fracaso, tal y como reconocieron en 1999 los tanques pensantes del Council on Foreign Relations, al asegurar:

La oposición de EE.UU. a la Revolución cubana y el apoyo a la democracia y al desarrollo en este hemisferio, lograron frustrar las ambiciones cubanas de expandir su modelo económico e influencia política”.

Pero ahora le tocó el turno a Estados Unidos de demostrar que ellos cumplirán la Convención de Viena, y darán protección a la delegación cubana que asiste a la Asamblea General de la ONU, encabezada por el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Algunas agencias de prensa de Miami divulgan desde hace horas, los planes que tienen grupos contrarrevolucionarios contra la delegación de Cuba.

Según declaró Liu Santiesteban, titulada “vocera” de una organización desconocida que se hace llamar Archivo Cuba, varios de los grupos financiados con parte de los 20 millones anuales que asigna la Casa Blanca para acciones subversivas contra la Cuba, pretenden ejecutar provocaciones frente a la misión diplomática cubana en New York, afirmando que el Senador Marco Rubio, forma parte de los diseñadores e instigadores de tales acciones.

Los que tanto reclaman seguridad para sus diplomáticos, ahora tendrán que tomar cartas en el asunto, pues se trata de actos contra el Presidente de un país con el cual tienen relaciones diplomáticas.

Una de las posibles actividades provocativas es la introducción de Rosa María Paya Acevedo, la desalmada que cambió sus sentimientos por una visa de refugiada política para continuar recibiendo beneficios materiales de los yanquis, ante el fallecimiento de su padre en el accidente de tránsito provocado por el español miembro del Partido Popular, Ángel Carromero.

La mencionada “vocera” Liu Santiesteban, aseguró que el propio Senador Marco Rubio, ha dicho que está haciendo gestiones para lograr que Rosa María pueda participar en un encuentro que sostendrá el Presidente Díaz Canel, con la sociedad civil norteamericana, y otros más de los que tiene planificado, todo el objetivo de llevar a cabo una provocación que sería rápidamente divulgada por la prensa oficialista yanqui y otras agencias extranjeras.

Unas semanas atrás, ese mismo Senador presionó para que su ahijada Paya Acevedo, pudiera intervenir en una reunión organizada por la ONU, con el apoyo de CADAL, ONG con sede en Argentina, creada y sostenida financieramente con dinero de Estados Unidos.

Esa ONG sostiene vínculos con organizaciones de corte terrorista radicas en Miami y con elementos anticubanos con similares antecedentes, entre ellos Ángel de Fana, Eusebio Peñalver, Orlando Gutiérrez Boronat y Mario Chanes.

Hace algunos años, CADAL fue acusada por el Comité de Organizaciones No Gubernamentales del ECOSOC, debido a su implicación en actividades contra el sistema político, constitucional y jurídico de algunos estados miembros, y por planificar planes contra el desarrollo de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, celebrada en la Habana en enero del 2014, con el propósito de deslucirla, siguiendo instrucciones ordenadas desde Estados Unidos.

Desde el mismo momento de su arribo a Miami como “refugiada política”, Rosa María fue recibida por los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y el Senador Marco Rubio, quienes le dieron preparación y el dinero necesario para viajar por varios países latinoamericanos y europeos, haciendo campañas anticubanas.

El grupúsculo contra revolucionario Archivo Cuba, publicó la noticia de Nikki Haley, embajadora de EE.UU. en la ONU, podría sumarse a las provocaciones anticubanas.

Otra de las manifestaciones que proyectan, es acusar al alcalde neoyorquino, Bill de Blazio, por su posible encuentro con la delegación cubana, algo que la contrarrevolución no acepta.

Esperemos para ver como actúa la policía yanqui, en su obligación de impedir esas acciones provocativas que pudieran afectar la seguridad del Presidente, pues entre las cosas que pretenden llevar a cabo es el lanzamiento de huevos, lo que pudiera desencadenar una reacción del personal de la seguridad cubana que tiene la misión de protegerlo.

Históricamente, grupos contrarrevolucionarios radicados en Estados Unidos, han realizado manifestaciones frente al edificio de la misión diplomática en New York, llegando al enfrentamiento físico, así como la colocación de artefactos explosivos en clara demostración de su carácter terrorista.

No importa lo que hagan ni las medidas que tomen, los revolucionarios cubanos siempre asumen los riesgos, porque como dijo José Martí:

“El riesgo se ha hecho para vencerlo”