Mafia terrorista de Miami pretende presionar a Donald Trump


Por Arthur González.

Tras 58 años de continuos fracasos, a pesar de los millones que han recibido de todas las administraciones yanquis, lo único que ha logrado la mafia terrorista anticubana de Miami es enriquecerse, a costa de mentiras y promesas jamás cumplidas.

Ejemplo de cómo esos “exiliados” cubanos se convirtieron en poderosos hombres de negocios, fue Jorge Mas Canosa, apodado El Chairman, nombrado por Ronald Reagan como presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana.

Son muchos y notables los nombres de algunos que, como Carlos Alberto Montaner, fue transmutado de terrorista prófugo de la justicia cubana por detonar bombas en centros comerciales, en politólogo, escritor y periodista. Otros lograron llegar a la cúspide política a cambio de favores y el pago de campañas electorales, entre ellos Ileana Ros, Lincoln y Mario Díaz-Balart.

A finales de la administración Obama, esa mafia recibió un tiro de gracia que marcó su fin en el protagonismo político hacia Cuba, al reconocer la propia Casa Blanca que:

Décadas de aislamiento de Cuba no han conseguido nuestro perdurable objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, próspera y democrática. Restringió nuestra capacidad para influenciar el curso de los acontecimientos en el hemisferio occidental e Imposibilitó el uso de toda una gama de medidas que Estados Unidos puede utilizar para promover un cambio positivo en Cuba.

La propia candidata presidencial Hillary Clinton afirmó:

“No podemos mantener por más tiempo una política que no ha fructificado. Tenemos que aprovechar el momento. […] estábamos ayudando al régimen…en vez de promover la apertura positiva a la influencia externa, en la misma forma que lo hicimos de forma tan efectiva con el antiguo bloque Soviético…”

En los estertores de su muerte, la mafia anticubana intenta negociar con el presidente Donald Trump, para que eche atrás algunas de las decisiones ejecutadas por Barack Obama.

Siendo más realista, el heredero de la FNCA, Jorge Mas Santos, reconoció que “los cambios que haría Trump serán más bien cosméticos”.

Sin embargo, Ileana Ros, involucrada en casi todas las acciones subversivas contra Cuba, declaró:

“El presidente nos hizo esa promesa (que revertiría algunas medidas de la anterior Administración) y él es un hombre de palabra, y yo tengo fe que va a cumplir, y ojalá que sea pronto”.

Esas aseveraciones causan risa, pues si algo ha realizado bien Trump, es no cumplir con sus promesas. Sigue leyendo

Esbirros del dictador Batista premian a “disidentes” cubanos


Por Arthur González.

Aquellos que sumieron al pueblo cubano en luto y dolor, al asesinar y torturar a quienes se oponían a la dictadura sangrienta del tirano Fulgencio Batista, ahora sus hijos condecoran y premian a los llamados “disidentes” cubanos.

Así sucedió en días recientes en Miami, capital de la mafia terrorista anticubana, cuando otorgaron el premio del Instituto La Rosa Blanca, a sus asalariados Jorge Luis García Pérez, conocido por Antúnez, y a Felicia Guillén Amador, hermana de uno de los participantes en las bandas ubicadas en las montañas del Escambray, zona central de Cuba, entrenados y abastecidos por la CIA para sembrar el terror y la muerte entre los campesinos y maestros alfabetizadores.

El acto se llevó a cabo en la Univielana-diaz-balartersidad Internacional de la Florida, respaldada financieramente por la organización de corte terrorista Fundación Nacional Cubano Americana, donde estuvo presente la más rancia representación de los grupos contrarrevolucionarios, muchos de ellos hijos de asesinos y torturadores del gobierno batistiano, así como otros vinculados a acciones terroristas ejecutadas contra el pueblo cubano durante los últimos 58 años.

La Rosa Blanca fue la primera organización contrarrevolucionaria conformada en Miami el 28 de enero de 1959, con apoyo de la CIA, dirigida por el ex ministro de Batista, Rafael Díaz-Balart, quien abandonó la Isla semanas antes que el propio dictador, y padre de los congresistas Mario y Lincoln.

Para tener una idea exacta de lo que significa dicho premio, basta señalar los integrantes de La Rosa Blanca, todos con estrechas relaciones con el tirano Fulgencio Batista Zaldívar.

Su secretario general era Rafael Díaz-Balart y lo acompañaron el ex Coronel Merob Sosa, criminal de guerra por sus acciones genocidas cometidas contra campesinos de la Sierra Maestra durante la lucha insurreccional; Luis del Pozo Jiménez, hijo del ex alcalde de la Habana; Roberto Martín-Pérez Rodríguez, hijo de uno de los más sangrientos personajes de la dictadura, todos participantes también en la conspiración desarrollada por el dictador dominicano Leónidas Trujillo, para invadir a Cuba en agosto de 1959 con el asesoramiento del gobierno estadounidense.

En esa conspiración estuvieron presentes el ex general batistiano Eleuterio Pedraza, los ex coroneles Esteban Ventura Novo, Conrado Carratalá Ugalde, Corzo Izaguirre y Ángel Sánchez Mosquera, con largos expedientes de asesinatos y torturas durante su participación en los órganos represivos de Batista.

Presentes en la entrega del premio estaban otros miembros de la mafia anticubana, como la congresista Ileana Ros-Lehtinen, hija de Enrique Ros, testaferro de Batista y el Representante Carlos Curbelo; además de Silvia Iriondo y Orlando Gutiérrez, ambos con largas hojas de acciones subversivas contra Cuba.

No podían faltar al festín otros cubanos asalariados de Washington que se auto proclaman “disidentes”, entre ellos Danilo Maldonado, apodado “El Sexto”, por ser la única frase que conforma su “amplia obra artística”, Antonio González-Rodiles y María Elena Alpízar, “Dama” de Blanco que disfruta de su salario en Miami.

En el show intervino como maestra de ceremonia Ana Carbonell, señalada como “estratega del partido republicano”, quien definió el objetivo del Instituto La Rosa Blanca, y según afirmó pretende “profundizar, estudiar y reflexionar sobre las ideas del doctor Rafael Díaz Balart, las que fueron el resultado de toda una vida de estudios y pensamientos sobre su patria”.

Para quienes desconocen lo que le esperaría a una Cuba sin Revolución, de vuelta al pasado oprobioso que obligó al pueblo a luchar por su libertad, es necesario saber lo que allí expresó el ex congresista Lincoln Díaz-Balart, sobre el pensamiento de su padre expuesto en un libro: Sigue leyendo

Documentos secretos desclasificados de Estados Unidos dan a conocer planes para bombardear a Cuba


Por Arthur González

Historias no contadas sobre las pretensiones imperiales de Estados Unidos contra Cuba, salen poco a poco de sus archivos secretos y le dan la razón a los líderes cubanos, que siempre denunciaron el interés del Norte en apoderarse de la Isla, a cualquier precio.

Documentos desclasificados permite comprobar como Henry Kissinger, Secretario de Estado, ordenó en 1976 la preparación de planes para ejecutar bombardeos aéreos contra Cuba, al no aceptar que esta ayudara a la República de Angola a repeler la invasión de la Republica de Suráfrica, con apoyo de Estados Unidos.bombardeos

Esos documentos ponen de manifiesto el carácter imperial de Washington, al considerarse con el derecho de invadir y hacerle la guerra a los países que no tienen gobiernos aceptables para ellos, puesto de relieve en las últimas décadas en Irak, Afganistán, Libia, Yemen y Siria. En el siglo XX lo hicieron contra Irán, República Dominicana, Guatemala, Panamá y Granada.

Para la Casa Blanca resultó inadmisible esa solidaridad cubana que ponía en peligro sus planes de mantener el Apartheid.

La prepotencia de Estados Unidos es tal, que Kissinger ordenó preparar el plan de agresión contra puertos e instalaciones militares cubanas y enviar batallones de marines a su base naval en Guantánamo, para “aplastar a los cubanos y no dar la impresión de que Washington pareciera débil, si no plantaba cara al régimen comunista”.

Los documentos permiten conocer como Kissinger expuso al presidente Gerard Ford: “antes o después vamos a tener que golpear a los cubanos”, como si las vidas humanas del pueblo fueran simples naipes.

Aunque Kissinger intentó entre 1973 y 1977 llevar a cabo un cambio de la fracasada política yanquis hacia Cuba, la solidaridad cubana con Angola la consideró como un insulto y por tanto recomendó el ataque a la Isla, algo no ejecutado al ganar las elecciones el partido demócrata con su candidato James Carter

No puede olvidarse que, en 1976, Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, ambos cubanos y viejos vínculos de la CIA, organizaron y ejecutaron la voladura de un avión civil cubano, y años después fueron recibidos como héroes en Miami, lo que refleja la falta de principios de Estados Unidos.

El propio Departamento de Justicia y el Buró Federal de Investigaciones en Miami, expresaron en un memorando que:

“En junio de 1974 Orlando Bosch admitió haber enviado paquetes con bombas a las embajadas de Cuba en Lima, Perú; Madrid, España; Ottawa, Canadá y Buenos Aires, Argentina.

En 1976 ejecutaron actos terroristas contra embajadas de Cuba en España, New York, Argentina, Portugal, y asesinaron a varios diplomáticos cubanos.

Esos actos no fueron reprimidos por Estados Unidos, ni el entonces Secretario de Estado propuso la detención de los terroristas, a pesar de que desde 1975 también hicieron estallar bombas en restaurantes, oficinas comerciales, en el aeropuerto de Miami, el Departamento de Correo de Riverdale y Tamiami, en Miami, en las oficinas del Seguro Social, en el puente de Flagre, en el Barnet Bank, en el Departamento de Justicia y en el propio Cuartel General de la Policía de Miami.

La lista de actos terroristas cometidos por organizaciones contrarrevoluciones entre 1975 y 1983 es bien larga, debido a que se oponían a cualquier cambio de política hacia la Revolución cubana.

Posición similar adoptan hoy los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, quienes apoyaron a Bosch y a Posada, y siguen diseñando actos provocativos, al igual que hicieron con las avionetas de Hermanos al Rescate, para impedir que el presidente W. Clinton, levantara el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba y ante el temor que otro Presidente lo hiciera, aprobaron la Ley Helms-Burton que lo codificó. Sigue leyendo

Las violaciones que no ve Human Rights Watch


Por Arthur González.

El 19.12.2016 el adolecente chileno Brandon Hernández Huentecol, de solo 17 años, fue agredido con brutalidad por la policía militarizada de Carabineros de Curaco, en la comuna de Collipulli, en el sur de Chile, quienes le dispararon e hirieron gravemente con peligro para su vida.

De origen Mapuche, Brandon resultó agredido cuando la policía llevaba a cabo un control de identidad y uno de los agentes armados interpelaba de forma agresiva a su hermano de solo 13 años de edad y al acudir en su auxilio lo tiraron al suelo, donde un oficial le disparó con su escopeta haciendo blanco en la región abdominal del joven.

Brandon Hernández ychile-represion-2 su pequeño hermano no portaban ningún tipo de armas u objeto contundente que pudiera representar un peligro para el oficial.

El sargento agresor fue acusado por el fiscal, pero para sorpresa de los habitantes de la comuna fue puesto en libertad, a pesar de las manifestaciones de rechazo de los vecinos.

Para esos hechos que, si son violaciones a los derechos humanos, no hay reclamos por parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos, ni de Human Rights Watch, Human Rights Foundation, y menos aún del auto titulado del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), o los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Marco Rubio. Sigue leyendo

Confirmado plan para presionar a Trump a romper relaciones con Cuba


Por Arthur González

No resignados a morder el polvo de la derrota, los miembros de la mafia terrorista anticubana radicada en Miami, intentaron preparar el escenario ideal para que Donald Trump, nuevo presidente de Estados Unidos, se viera obligado a romper nuevamente las relaciones con Cuba.

ileana-la-mafia

Integrantes de la mafia terrorista anticubana

Para lograrlo, contaron con el apoyo de la extrema derecha del actual Gobierno que no acepta un nuevo camino para destruir a la Revolución cubana, como el seleccionado por Barack Obama, quien reconoció que casi 60 años de enfrentamiento, acciones de terrorismo de Estado, invasiones mercenarias y la guerra económica total, no dieron el más mínimo resultado, provocando el aislamiento continental de Washington.

El presente plan consistió en enviar a La Habana a la abogada Kimberley Motley, para la supuesta defensa de un elemento contrarrevolucionario al servicio de esa mafia anticubana, apoyada en su fama por haber ganado en el 2004 el concurso de belleza de Wisconsin.

Como licenciada en leyes la Sra. Motley sabe que no puede ejercer su profesión fuera de EE.UU. y menos participar en actos provocativos contra el orden público cubano con visado turístico, algo que en su país la llevaría directamente a la Corte de Justicia para ser juzgada, o a un centro de detención para inmigrantes.

La campaña de prensa a partir de su retención temporal y posterior reembarque hacia Estados Unidos, se basa en crear una matriz de opinión de que viajó como abogada del seudo artista, Danilo Maldonado, algo risible pues su título solo es reconocido en el país donde se formó el profesional.

Al no ser juzgada ni detenida por las autoridades cubanas, dada la vasta experiencia que tienen en ese tipo de provocaciones diseñadas en Miami, Kimberley Motley fue enviada rápidamente a su país, y la mafia terrorista volvió a tragarse el amargo sabor del descalabro, al no poder presentarle pruebas al futuro presidente Donald Trump, para que rompiera relaciones con La Habana por encarcelar a una “destacada” norteamericana.

La evidencia de que los mafiosos estaban detrás del diseño arcaico de tal provocación, fueron sus propias declaraciones en la rueda de prensa ejecutada de inmediato, el 18.12.2016 en Miami.

En la misma, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, en compañía del ex congresista Lincoln Díaz-Balart, expresaron abiertamente: Sigue leyendo

Mafia anticubana demuestra su fuerza en el Congreso yanqui


Por Arthur González.

Quienes pensaron que la mafia terrorista anticubana estaba a punto de morir se equivocaron, algo que debe servir de experiencia para no desestimar a los enemigos de la Revolución cubana.

los mafiosos de Miami

Integrantes de la mafia terrorista anticubana

Cientos de miles de dólares gasta anualmente esa mafia para sostener, a base de presiones, la política anticubana dentro del Congreso de Estados Unidos, financiando las campañas electorales de Senadores y Representantes desde hace más de 35 años, situación que encadena la política hacia Cuba.

El hecho más reciente fue la retirada de dos enmiendas presentadas por el representante republicano por Arkansas, Rick Crawford, el pasado 07.07.2016, la que de ser aprobada hubiese permitido por primera vez en 56 años la venta de producciones agrícolas de Estados Unidos al Gobierno cubano, algo que los integrantes de la mafia anticubana no aceptan.

Para hacer más evidente su poder de presiones sobre los congresistas, el también representante republicano por Carolina del Sur, Mark Sanford, hizo lo mismo con su enmienda que proponía levantar las restricciones de viaje de los estadounidenses a Cuba, lo que facilitaría el turismo y la libertad de viajes de la que no gozan desde 1961.

Sobre el hecho Ileana Ros-Lehtinen, líder mafiosa defensora de terroristas y asesinos como los hermanos Novo Samper, autores entre otros del asesinato del ex canciller chileno, su secretaria y el chofer; de los asesinos terroristas Orlando Bosch y de Luis Posada Carriles, autores de la voladura del avión civil cubano en 1976, declaró que a Cuba hay que seguirla ahogando.

Similar posición asumió Mario Díaz-Balart, otro mafioso, hijo de un ex ministro del dictador Fulgencio Batista, quien también presionó directamente a ambos representantes para que retirarán sus enmiendas a cambio de mantener el apoyo y el financiamiento de la mafia para las campañas electorales.

Así actúan esos mafiosos contra todo lo que sea un mejoramiento para la economía cubana, pues sueñan con ver caer la Revolución a pesar de que han fracasado durante 58 años, con cientos de miles de millones de dólares gastados en acciones terroristas y más de 700 planes para asesinar a Fidel Castro.

Ellos fueron autores de las provocaciones efectuadas por aviones de la organización contrarrevolucionaria “Hermanos al Rescate”, diseñada para evitar que el presidente W. Clinton levantara la prohibición de los viajes, trayendo como consecuencia la firma en 1996 de la Ley Helms-Burton, redactada por los integrantes de la mafia quitándole el poder al presidente de Estados Unidos de dicidir la política hacia Cuba.

Ante la reciente noticia de que Cuba pasa por otra crisis económica, principalmente como resultado de la guerra aplicada contra Venezuela, los integrantes de esa mafia se afilan los dientes pensando que ahora sí se cae la Revolución, desconociendo realmente al pueblo cubano y la defensa que hace de su soberanía.

Otro de los miembros de la “cosa nostra” anticubana, el al conocer la noticia de la decisión del Departamento de Transporte de aprobar de forma provisional los vuelos de United Airlines desde el aeropuerto Newark Liberty a La Habana, expresó su desacuerdo.

Con esa señal debe esperarse una fuerte presión sobre las compañías aéreas para que no se decidan a volar a la Isla, pues sin el turismo norteamericano los pronósticos cambiarán radicalmente.

Es conocido que el Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU.(CSN), ha sido el eje central del cambio de política hacia Cuba para intentar derrocar el proceso revolucionario con métodos similares a los aplicados con resultados positivos contra países del Este Europeo y la URSS, y la cara más visible en ese proceso es el asesor presidencial, Ben Rhodes.

El propio Rhodes había declarado el pasado día 10.06.2016 que “las restricciones a La Habana pueden ser levantadas más temprano de lo que la gente piensa”, quizás contaba con la aprobación de las dos enmiendas que serían debatidas en el Congreso, conocedor de que el 73% de los estadounidenses están a favor de levantar el más largo y criminal bloqueo económico, comercial y financiero contra un país en el mundo.

Habrá que esperar que maniobras legales pudiera ejecutar el Consejo de Seguridad Nacional, para que sus planes no se vean entorpecidos por el engendro mafioso, a no ser que la CIA ante el escenario que se presenta actualmente el en panorama económico cubano, haya retomado los criterios que expusieron el 27.06.1968 en el Estimado Especial de Inteligencia Nacional (SNIE 85-86, pp. 752 y 753), sobre los problemas y perspectivas de Cuba para los próximos dos años, el cual apuntaba:

“Los problemas de Castro han dado un giro hacia el empeoramiento…la sequía ha deprimido la producción azucarera y la agricultura en general. Las condiciones de vida se han vuelto más rigurosas debido a los reducidos suministros alimenticios y toda una serie de otros factores, incluidos los intentos del propio Castro de vencer sus problemas económicos forzando a la población a trabajar más duro. Se ha producido un incremento en el descontento popular…”

Realmente la situación actual cubana es bastante similar a la de esa fecha, donde se debatía en el Departamento de Estado un cambio de política hacia Cuba e incluso el levantamiento parcial del Bloqueo.

Una reunión sostenida el 15.08.1968 entre funcionarios del Departamento de Estado y la CIA, para discutir las acciones futuras hacia Cuba, trajo como resultado contradicciones entre los que estaban a favor y en contra del cambio de política.

Uno de los que se pronunció en contra fue John W. Ford, Director de la Oficina de Asuntos Interamericanos, quien expresó por escrito el 28.08.1968:

“…no es el momento más propicio para embarcarnos en un programa como este, ya que las dificultades económicas actuales de Cuba y las señales de un creciente descontento indican que las penurias por el aislamiento están teniendo un efecto real, por lo tanto, debemos mantener toda la presión sobre nuestra actual política…”

El arma fundamental de Cuba es su resistencia, confianza y unidad, algo desconocido para Estados Unidos y contra lo que no encuentran como enfrentarlo, por eso son los 58 años de glorias contra miles de planes y programas de acciones terroristas, porque como dijo José Martí:

“…Las luchas cansan menos cuando las corona la victoria”

Sacerdote al servicio de la mafia


Por Arthur González.

Uno de los diez mandamientos de la ley de Dios es No Mentir, pero el sacerdote cubano José Conrado Rodríguez Alegre, parece olvidarlo. jose conrado

Nuevamente de visita en Miami, capital de la mafia terrorista anticubana donde recibe orientaciones y dinero para su accionar subversivo contra la Revolución, declara con todo cinismo que es “víctima” de una campaña de desprestigio contra su persona.

Realmente es algo que causa risa, pues este clérigo desde hace décadas se ha dado a la tarea de desprestigiar el proceso revolucionario cubano, ese que cumpliendo las doctrinas de Jesús repartió entre los pobres y desposeídos las propiedades de los ricos, entregó tierras a los campesinos que jamás soñaron tenerlas, abrió escuelas para todos de forma gratuita y puso la salud al servicio del pueblo sin costo alguno.

El evidentemente este sacerdote nunca ha estado de acuerdo con ese favorecimiento a los pobres, los humildes y a los que menos tenían en la sociedad capitalista vigente hasta el 1ro de enero de 1959, que tanto añora y defiende.

En sus acusaciones y campañas contrarrevolucionarias toma partido por los señores de Miami, esos que asesinaron, torturaron y robaron al pueblo durante la tiranía de Fulgencio Batista, por lo cual salieron huyendo de la justicia revolucionaria para auto calificarse de “exiliados”, cuando en realidad muchos son prófugos de la justica cubana aun causas pendientes.

Entre esos están el padre de Lincoln y Mario Díaz-Balart, hijos de uno de los testaferros de Batista, e Ileana Ros-Lehtinen, hija de otro y ella misma madrina de varios asesinos terroristas como los hermanos Novo Sampol, asesinos, entre otros, del ex canciller chileno Orlando Letelier, su secretaria estadounidense y el chofer, así como de Orlando Bosch, considerado como un terrorista peligroso por el propio FBI y de Luis Posada Carriles, uno de los autores de la voladura en pleno vuelo del avión civil cubano donde murieron 73 inocentes y de actos terroristas contra instalaciones hoteleras cubanas.

Es notoria también la estrecha vinculación de José Conrado con elementos terroristas de la Fundación Nacional Cubano Americana. Nada de eso es un invento de los comunistas cubanos, son realidades probadas y él lo sabe perfectamente. Sigue leyendo