Cuba la Isla herida


Por Arthur González.

Rabia e impotencia se unen al dolor por las más recientes víctimas del terrorismo en Barcelona, España, porque los que se esconden detrás de un supuesto móvil político son vulgares asesinos, para los que la vida de un ser humano no cuenta.

No les importa que las bombas, las balas y otras formas empleadas para matar, carezcan de nombres para truncar vidas inocentes.

Los cubanos se solidarizan con el pueblo español y otros que en los últimos tiempos han sufrido las consecuencias de acciones terroristas, porque saben lo que es perder a sus seres queridos, ver sus fábricas, centros comerciales, cines, teatros, escuelas, sembrados y hasta sus crías de animales destinados a la alimentación del pueblo, destruidos a causa de la crueldad de personas carentes de sentimientos humanos.

Cuba sufrió su primer golpe terrorista el 11 de octubre de 1959, cuando aviones procedentes de Estados Unidos, bombardearon centrales azucareros en las provincias de Pinar del Rio y Camagüey, con el propósito de sabotear su principal industria.

El 21 de octubre del mismo año, otra aeronave procedente de Estados Unidos tiroteó varias calles de La Habana, matando a dos transeúntes e hiriendo a 45 personas. El autor fue Pedro Luis Díaz Lanz, exiliado en Miami, quien reconoció ante FBI, ser el autor del incidente. Nunca fue sancionado.

El 4 de marzo de 1960, explotaba en el puerto de La Habana, la primera bomba colocada subrepticiamente en el buque francés La Coubre, por manos asesinas pagadas por la CIA. Treinta minutos más tarde, mientras cientos de personas auxiliaban a los heridos, estallaba la segunda con mucho más poder, causando la muerte de 101 trabajadores y de humildes ciudadanos, un número indeterminado de desaparecidos y más de 200 heridos.

Han pasado 57 años del acto de terrorismo más amargo de la historia de Cuba y aun los documentos no han sido desclasificados.

13 de abril de 1961, una petaca incendiaria suministrada por la CIA, provocó un fuego en el centro comercial más lujoso de La Habana, En el hecho terrorista murió quemada viva, la dependiente Fe del Valle. Otros centros similares fueron incendiados como el Ten Cent, de la cadena F.W. Woolworth. Co., La Época, cines, teatros y escuelas, dejando su estela de muertos y heridos.

Uno de aquellos autores es Carlos Alberto Montaner, quien vive libre y sin ser juzgado por terrorista.

Ante tales hechos no hubo solidaridad con Cuba, ni condenas a la CIA, como se observa hoy cuando suceden actos similares en Europa.

Un informe elaborado por el inspector general de la CIA, Lyman Kirkpatirck, publicado en el Miami Herald el 1ro de marzo de 1998, afirma:

“…En febrero de 1961 se realizaron 6 exitosas operaciones anfibias, llevando armas y explosivos, así como dos exitosos lanzamientos en paracaídas, también en marzo…”

Otros despachos desclasificados aseguran que la CIA introdujo ilegalmente, 75 toneladas de explosivos y armamentos, mediante 30 misiones aéreas, más 46,5 toneladas en 33 misiones de infiltración por vía marítima, para abastecer a grupos terroristas.

Un memorando elaborado por el Coronel Jack Hawkins, Jefe de la sección de personal paramilitar en el Centro de Operaciones de la fuerza de tarea de la CIA, en la denominada Operación Cubana, señala sin pudor:

“…Durante el período comprendido entre octubre de 1960 y el 15 de abril de 1961, se perpetraron alrededor de 110 atentados dinamiteros contra objetivos políticos y económicos, se colocaron más de 200 bombas. Se descarrilaron 6 trenes, se dejó inactiva la refinería de Santiago de Cuba durante una semana, como resultado de un ataque sorpresivo desde el mar.  Se provocaron más de 150 incendios contra centros estatales y privados, incluyendo 21 viviendas de comunistas y 800 incendios en plantaciones de caña […] Esas operaciones lograron un éxito considerable. Las embarcaciones que prestaban servicio de Miami a Cuba entregaron más de 40 toneladas de armas, explosivos y equipos militares e infiltraron y sacaron a un gran número de personal…”

Nada escapó al terrorismo ejecutado contra Cuba, embajadas, consulados y oficinas comerciales radicas en Canadá, Portugal España, Argentina, New York, fueron blanco de explosiones, donde murieron y fueron heridos muchos funcionarios cubanos.

Tampoco hubo solidaridad de gobiernos aliados a Estados Unidos; el pueblo cubano lloró solo a sus víctimas.

El 6 de octubre de 1976 un avión de la aerolínea Cubana de Avión, procedente de Barbado con 73 pasajeros, estalló en pleno vuelo. No hubo sobrevivientes. Uno de los autores del tenebroso crimen es Luis Posada Carriles.

En septiembre de 1997, varias bombas estallaron en cadena en cinco hoteles de la capital cubana. En esos hechos murió un turista italiano y muchas personas resultaron heridas.

Posada Carriles dirigió toda la operación y hoy vive feliz en Miami sin ser molestado por el FBI.

Por escoger Cuba un camino diferente al trazado por Washington, su pueblo ha tenido que pagar con miles de actos terroristas organizados y financiados por la CIA, bajo las órdenes directas de la Casa Blanca.

Un plan desclasificado hace contar que el 8 de junio de 1963, el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos le aprobó a la CIA, la “Política encubierta y programa integrado de acciones propuestas hacia Cuba”, para llevar a cabo actos terroristas contra la economía de la Isla.

Revelando toda su perversidad y ausencia de principios humanos, dicho plan expresa:

Habrá fracasos con la consecuente pérdida de vida y acusaciones contra EE.UU. que resultarán en críticas en casa y afuera. Ninguna de esas consecuencias esperadas deberá hacernos cambiar nuestro curso si el programa expuesto puede esperarse tenga éxito”.

Cuba es una isla herida por el terrorismo y a pesar de que faltó la condena de Europa y de otros países del mundo, tuvo la solidaridad de los pueblos, esos que no se equivocan; por eso se levanta cada día con una sonrisa amplia para recibir a quienes desean comprobar la realidad de un país sobreviviente de tanto odio yanqui.

No por gusto afirmó José Martí:

“Ni laurel ni corona necesita quien respira valor”.

 

 

 

 

 

Anuncios

¿ Qué ha logrado la “disidencia” en Cuba?


Por Arthur González

Cuando se analiza fríamente qué ha logrado en 58 años la contrarrevolución interna cubana, bautizada como “disidencia”, no cabe otra respuesta: absolutamente nada.

Creada por la CIA, según sus documentos, la llamada “disidencia” solo ha logrado embolsillarse mucho dinero, visas para emigrar como “refugiados políticos” y desde enero del 2014 viajar por Europa, América Latina y Norteamérica con el dinero que pagan los contribuyentes de Estados Unidos, pero de derrocar el socialismo cubano o movilizar fuerzas populares para enfrentarse a la Revolución, ni asomo.

Si algún historiador estudiara los cientos de organizaciones construidas por los yanquis, pudiera darse cuenta que todas han estado penetradas por la efectiva Seguridad cubana, algo que cada cierto tiempo se comprueba con las denuncias realizadas a través de la TV cubana, ridiculizando a los poderosos Estados Unidos que se dejan engañar por los revolucionarios cubanos.

Durante los años 60 fueron cientos las organizaciones creadas por la CIA para ejecutar actos terroristas, especialmente contra la economía, más los cientos de planes para asesinar a Fidel Castro, todos sin éxitos.

En los 70, con la apertura de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, la CIA tuvo la oportunidad de reinstalar su Estación Local, dedicándose al abastecimiento material de dos docenas de sus agentes reclutados en el exterior y dirigidos a la obtención de información para reforzar la guerra económica contra Cuba, en su afán por ver depuesto el socialismo.

Al arribar a los 80 y con la puesta en vigor del Proyecto Democracia, aprobado por Ronald Reagan en 1981 para acabar con el socialismo en Europa, fabricaron contra Cuba la mal llamada Fundación Nacional Cubano Americana, situando al frente a un viejo agente CIA con la esperanza de disfrutar el derrumbe de la Revolución, pero tampoco alcanzaron sus deseos.

Por el contrario, Cuba puso en ridículo a la CIA al denunciar en 1987 la ineficiencia de sus jefes y oficiales que se dejaron engañar por la Seguridad del Estado, presentando a 27 agente cubanos que se burlaban del detector de mentiras y entregaban a las autoridades de la isla, sofisticadas plantas de transmisión satelital, cientos de miles de pesos y otros medios facilitados para su labor de espionaje, contaminando con informaciones falsas las bases de datos de la poderosa Agencia Central de Inteligencia.

Esa década y la de los 90, fueron proliferas en el fomento de organizaciones y partidos contrarrevolucionarios, financiados y entrenados en los locales de la misión diplomática yanqui, con la ilusión de ver caer el socialismo cubano, a la vez que iniciaban las campañas sobre supuestas violaciones de los derechos humanos.

Grupúsculos como la Asociación de Periodistas Independientes, Pro Arte Libre, Partido Pro derechos Humanos de Cuba, Partido Unidad Nacional Democrática, Plantados hasta la Libertad y Democracia, Sendero Verde, Movimiento Cristiano de Liberación, Coordinadora de Derechos Humanos, Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, Coordinadora Obrera Cubana, Corriente Socialista Democrática Cubana, Criterio Alternativo, Foro Feminista Aliadas Democráticas, Corriente Cívica Cubaba, Movimiento de Madres Cubanas por la Solidaridad, Movimiento Armonía, Tercera Opción y una decena más, obtuvieron financiamientos millonarios sin resultados.

En el 2003 Cuba descorría la cortina y daba a conocer otra docena de sus agentes que penetraban esos grupúsculos, repitiendo el escándalo de 1987 al informarle al pueblo y al mundo las mentiras y planes de Estados Unidos contra la Revolución.

Sin sacar experiencias de tantos fracasos, Estados Unidos volvía por el mismo camino de derrotas sin variaciones. Es así como intentaron construir una nueva contrarrevolución más joven y sin vínculos con los añejos “disidentes”, muchos de ellos vinculados a la Seguridad cubana.

Entre la nueva promoción de “disidentes” que necesitaban para el nuevo siglo XXI, aparece la figura de Yoani Sánchez Cordero, reclutada en España por el agente CIA y terrorista, Carlos Alberto Montaner, cuando se encontraba como emigrada en ese país.

De inmediato la envían a Cuba, donde rompe sus documentos y solicita su repatriación. Dos años más tarde, en 2007, ve la luz el blog “Generación Y” con un amplio ancho de banda, colmándola de premios internacionales para hacerla una figura pública, además le diseñaron el periódico digital “14yMedio”, con el espejismo de arrastrar a los jóvenes cubanos a conformar una oposición política.

De nada sirvieron sus viajes, conferencias en el exterior, contactos en diferentes embajadas europeas en La Habana, pues la proyectada “revolución underground” que soñaban con el uso de las memorias flash, no se ve por ninguna parte.

Similares diseños le fabricaron a Antonio Enrique González-Rodiles, con el proyecto “Estado de Sats”. Lo trajeron del exterior donde residía de forma permanente, con la esperanza de agrupar intelectuales y académicos, y sin resultados terminó apoyando a las Damas de Blanco en sus caminatas dominicales y cacareando en Miami.

Sin un análisis serio ante tantos fracasos, soñaron con formar una oposición violenta en la zona oriental, apostando a José Daniel Ferrer, después de liberado por sus actividades contrarrevolucionarias. Mensualmente le envían cientos de miles de dólares para la sostener la fabricada Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), pero tampoco sirvió para nada. Viajes a Miami y adquisición de bienes personales, cambiaron su nivel de vida e intereses personales.

La aplicación de la estrategia política puesta en práctica por el presidente Barack Obama en 2014, para prosperar una transición pacífica desde adentro, ha tenido un final similar.

Los cubanos aprovechan las oportunidades de obtener ganancias, prosperar en sus pequeños negocios, le explican a los estadounidenses las verdades del país y los daños causados por la guerra económica, quienes regresan a Norteamérica con otra idea de Cuba, impactados favorablemente por la seguridad y tranquilidad ciudadana, sin visualizar la tan fanfarroneada represión de la que dicen padecer esos que saben vivir del cuento y de los millones de dólares aprobados por la Casa Blanca.

La historia no se equivoca y como dijo José Martí:

“No debe perderse el tiempo en intentar lo que hay fundamentos sobrados para creer que no ha de lograrse”

Vividores de la mentira


Por Arthur González

Han transcurrido casi 60 años del derrocamiento del dictador Fulgencio Batista por las fuerzas revolucionarias cubanas encabezadas por Fidel Castro, y los que aun sueñan con reimplantar el pasado oprobioso en Cuba, sustentados financieramente y orientados por Estados Unidos, no cesan de construir mentiras contra la Revolución.

lengua-3jpgTal es el caso de la denominada “Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional” (CCDHRN), dirigida nada menos que por Elizardo Sánchez Santa Cruz y Pacheco, una de esas llamadas organizaciones “disidentes” que no pueden mostrar membresía a pesar de los cientos de dólares que les suministran desde el exterior.

La CCDHRN asegura, sin prueba alguna, que en el año 2016 contabilizaron un total de “9 mil 940 detenciones arbitrarias” en la Isla.

Si eso fuese cierto, por las cifras que ofrecen, la capacidad de la policía cubana para “detener” a tantas personas, tendría que tener el cuádruple de Estaciones policiales para poder asegurar a tantas personas.

Es conocido que durante el año 2016 las visitas a Estados Unidos de los cabecillas de esos auto titulados “disidentes” se triplicó y ahora en vez de recibir entrenamiento y orientaciones en los locales que ocupa la misión diplomática yanqui en la Habana, son trasladados al territorio norteamericano donde cuentan con más tiempo, recursos y posibilidades de prepararlos para las campañas mediáticas y los actos provocativos contra el estado cubano.

Para el más desconocedor de la realidad cubana y con un coeficiente de inteligencia medio, es fácil darse cuenta del invento con fines perniciosos, algo que fue denunciado en el mismo 1959 a pocos meses del triunfo revolucionario en la conocida Operación Verdad.

En América Latina hay países que viven en una permanente guerra civil con el asesinato de periodistas, estudiantes, obreros, campesinos y luchadores sociales, pero para esos gobiernos que permiten y conviven con tales crímenes nos hay campañas de prensa, ni sanciones por parte Estados Unidos y mucho menos de las organizaciones como las creadas para difamar a Cuba.

Un vivo ejemplo son los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos y el puertorriqueño Oscar López, el preso político más antiguo del continente, quien por tener ideas revolucionarias lleva ya 35 años de prisión, mucho más del tiempo que pasó Nelson Mandela en cárceles surafricanas. Sigue leyendo

Las prioridades de Donald Trump hacia Cuba


Por Arthur González.

Fuertes dolores de cabeza tendrán el nuevo presidente de Estados Unidos y su equipo de trabajo en cuanto a las prioridades de su política hacia Cuba, anunciadas recientemente por su portavoz, Jason Miller, en una conferencia de prensa.

pobrezaDe acuerdo con sus declaraciones, las supuestas prioridades de Donald Trump, cuando tome su asiento en la Sala Oval, serán “los presos políticos, los fugitivos de la justicia norteamericana, la libertad política, religiosa y los derechos humanos en la Isla”, lo que puede convertirse un bumerang para el nuevo Presidente, al tener los Estados Unidos el techo de un fino cristal en esos temas.

Las veleidades de Trump, lo han hecho hablar sobre Cuba de forma irracional, demostrando que no conoce de su historia, de los constantes fracasos de la política yanqui en casi 60 años, además de proyectar una imagen inconsistente cuando afirmó durante las primarias, “que apoyaba la apertura hacia La Habana” y semanas después prometerle a la mafia terrorista de origen cubano de Miami  que “revocaré las medidas ejecutivas aprobadas por Barack Obama si el gobierno de los Castro no restaura las libertades”.

Trump se ha rodeándose de funcionarios de origen cubano ligados a esa mafia terrorista, que pasados 60 años aun añoran retornar a un pasado oprobioso como el que vivió el pueblo cubano bajo la dictadura de Fulgencio Batista, cuyos abuelos y padres participaron en muchos de sus crímenes y desmanes, como es el caso de los hermanos Díaz-Balart.

En tono amenazante y pasado de moda, debido a su probada inefectividad para derrocar a la Revolución cubana, Reince Priebus, futuro jefe del gabinete del Presidente, aseguró:

“Trump aguardará por algunos movimientos del Gobierno cubano en cuanto a las libertades, para entonces decidir cómo será su relación con la Isla y, de no haberlos, revertirá el acercamiento entre ambas naciones iniciado en diciembre de 2014”.

Pésimo comienzo en el tema cubano para un inexperto Presidente, quien antes de hablar debería estudiarse los escandalosos fracasos de la política de agresiones hacia Cuba, llevadas a cabo por 11 administraciones que le precedieron, y sacar conclusiones que ni la guerra económica sostenida desde 1959, ni los planes de terrorismo de estado, las múltiples operaciones de guerra psicológica y mucho menos la invasión de la brigada mercenaria 2506, pudieron destruir un auténtico proceso revolucionario. Sigue leyendo

Lo que Donald Trump debe conocer sobre Cuba.


Por Arthur González

Antes de empantanarse en una conversación con los miembros de la mafia anticubana radicada en Miami, Donald Trump, candidato presidencial por el partido republicano, debería conocer algunas cuestiones medulares de quienes son sus líderes, cuál es su pasado y que han hecho contra una pequeña isla que solo decidió soberanamente tomar un camino diferente al impuesto desde la primera ocupación yanqui en 1898.

donald trumpEn su reciente visita a Miami, el candidato republicano declaró a la prensa: “Estados Unidos debería impedir que Cuba presione por una compensación ante los daños derivados del “embargo” comercial impuesto por Washington y cualquier acuerdo con el gobierno cubano debe especificar que Cuba no puede presentar, dentro de dos años, una demanda por tres mil millones de dólares a Estados Unidos por daños”.

En ausencia de conocimientos históricos, Trump intenta ganarse la simpatía de los mafiosos sin conocer sus antecedentes.

Para empezar, debiera hurgar en el pasado de cada uno de ellos, en primer lugar, el de los hermanos Díaz-Balart, hijos de quien fuera uno de los ministros del tirano Fulgencio Batista, responsable de la muerte de no menos de 20 mil cubanos y una cifra similar de torturados.

Otra de las personas de quien debe conocer su pedigrí es Ileana Ros-Lehtinen, madrina de asesinos y cuyo padre fuera testaferro de mismo dictador, y de ahí el veneno que destila al tener que huir de la justicia y por tanto perder el altísimo nivel de vida del que gozaban, mientras el pueblo sufría los desmanes de un sistema llamado “democrático”, que llegó a tener el 23,6% de la población mayor de 10 años analfabeta.

Esos cubanos, ahora con ciudadanía estadounidense, dejaron una Cuba con diferencias sociales abismales y algunas cifras oficiales de 1958 así lo reflejan, cuestión que obligatoriamente deberá tener presente Donald Trump.

En 1958 existía en un solo hospital rural con apenas 10 camas y sin médico alguno. La tasa de mortalidad infantil en niños menores de un año por mil nacidos vivos, era de 59, mientras con los programas sociales creados por la Revolución socialista en el 2015 bajó hasta 4,2 por mil nacidos vivos, con una esperanza de vida de 78,45 años, algo impensable en el sistema “democrático” que dejaron los mafiosos anticubanos en 1959, que era solo de 58 años.

Según los datos de la época, en 1958 existían millón y medio de cubanos sin trabajo o mal remunerados y el llamado “tiempo muerto” después de terminada la zafra azucarera, era el fantasma del campesinado.

Si Trump va a conversar con esos cubanos de Miami, tendrá que preguntar por el sistema de educación que dejaron en la isla al marcharse, para saber las diferencias que había entre las escuelas privadas y la públicas.

Hoy Cuba cuenta con una educación totalmente gratuita desde la enseñanza preescolar hasta la superior, mientras la instrucción elemental hasta 9no grados es obligatoria.

Hasta 1958 en las escuelas públicas cubanas de cada 100 niños que matriculaban solo 6 llegaban a culminar el sexto grado, al verse obligados a abandonar sus estudios para buscar trabajo; por eso el 45 % de los niños de 6 a 14 años (550 mil) no asistían a la escuela, según cifras oficiales.

En 1958 Cuba contaba con 98 hospitales, entre ellos uno rural. En la actualidad existen 152 Hospitales, 451 Policlínicos, 11 mil 550 Consultorios Médicos a nivel de barrios, donde se ofrece más de 81 millones de consultas médicas, totalmente gratuito. Basta leer lo publicado en la más prestigiosa revista médica del mundo “New England Journal of Medecine”, donde se afirma: Sigue leyendo

Insiste Estados Unidos en desmontar el socialismo


Por Arthur González.

Como una plaga de comejenes, el gobierno de Estados Unidos continúa sus acciones para corroer el socialismo cubano de adentro y sin parar ni un instante ejecuta medidas para intentar lograrlo.comejen_nasutitermes_termitidae_09

El comunicado de la Casa Blanca el 17 de diciembre del 2014 lo afirmó sin ambages:

“El congreso de EE.UU. financia la programación de la democracia en Cuba para proporcionar asistencia humanitaria, promocionar derechos humanos y libertades fundamentales y apoyar la libre circulación de información en lugares en donde está restringida y censurada”.

“La administración continuará implementando programas de Estados Unidos enfocados en promover el cambio positivo en Cuba, y fomentará reformas en nuestro compromiso de alto nivel con los  funcionarios cubanos”.

El más reciente proyecto en esa dirección es el otorgamiento hecho por la Fundación Knight, de becas a cinco periodistas cubanos, los que durante un año trabajarán en medios de prensa de Miami, para perfeccionar sus “habilidades”.

El costo de esas becas asciende a 110 mil dólares, y los seleccionados son personas que trabajan en el sitio digital 14yMedio, creado por los especialistas en subversión de entidades norteamericanas para Yoani Sánchez Cordero, la cual fue reclutada en el 2004, cuando residía en Madrid como emigrada, por el agente CIA y prófugo de la justicia cubana Carlos Alberto Montaner.

Sigue leyendo

El fracaso de Tania Brugueras


Por Arthur González.

La reconocida artista cubana Tania Brugueras ha lanzado una nueva provocación contra el gobierno de Cuba, con vistas a crear situaciones que conlleven a medidas legales contra ella, con el respaldo mediático de los medios de prensa de Estados Unidos y de sus autoridades, para calificarla como “víctima del régimen”.

tania brugueras. 2 jpg
Todo está perfectamente diseñado y en plena concordancia con la actual línea política que sigue el presidente Barack Obama, expuesta, con sinceridad y sin secretos, el 17.12.2014, cuando en su discurso para anunciar el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba, dijo:

 

“No me hago ilusiones con respecto a los continuos obstáculos a la libertad que aún enfrenta el ciudadano cubano común. Los Estados Unidos consideran que ningún cubano debe ser víctima de acoso, arresto o golpizas, solo por ejercer el derecho universal de hacer que su voz se escuche. Continuaremos apoyando a la sociedad civil allí”.

Después de ese histórico paso de los Estados Unidos, la mafia anticubana de Miami, reaccionó en su contra pues no aceptan reconocer al Gobierno revolucionario, aunque la nueva estrategia política intente alcanzar sus mismos objetivos; de ahí que contactarán con la artista plástica Tania Bruguera, hija de un revolucionario cubano y multipremiada por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, para ejecutar una gran provocación en la Plaza de la Revolución el 30.12.2014.

Para llevarla a cabo, fue orientada a contactar nuevamente con la devenida en bloguera, Yoani Sánchez Cordero, reclutada en España por el terrorista agente CIA, Carlos Alberto Montaner, para contar con su apoyo mediático en las redes sociales. Sigue leyendo