Yanquis, a Venezuela se respeta.


Por Arthur González

Estados Unidos acostumbrados a ordenar y partirle el brazo a aquellos que lo desobedecen, se encontró nuevamente con un hueso duro de roer, el pueblo venezolano con dignidad y valentía. Ante ese obstáculo hacen lo imposible por derrocar al gobierno de Nicolás Maduro.

El chavismo pone en peligro la autoridad yanqui en América Latina, algo que hizo Cuba en 1959. Por ese motivo la invadieron en 1961, el impusieron una guerra económica y financiera desde 1962, la expulsaron de la OEA en 1964 y desde 1960 ejecutan actos terroristas.

Recetas aplicadas contra Cuba vuelven a repetirse en Venezuela, solo falta la invasión y también está entre sus planes, porque los tozudos imperialistas no entienden que la dignidad y la soberanía de un pueblo no se compran.

La embajada yanqui en Caracas es un centro de actividades subversivas con el propósito de revertir el proceso revolucionario venezolano. Desde allí se planificó y organizó el golpe de estado contra Hugo Chávez y su secuestro.

Por eso el 22 de mayo 2018 el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, declaró persona non grata a dos “diplomáticos” de la embajada de Estados Unidos, el Encargado de Negocios, Todd Robinson y el Ministro Consejero Brian Naranjos, quienes actúan como oficiales CIA por las acciones que desarrollan, al orientar y financiar a la oposición.

Venezuela lo hace con total apego al respeto de las leyes internacionales, que trasgreden ambos diplomáticos.

¿Por qué razones hay que permitirle a la embajada yanqui que ejecute planes subversivos diseñados por la CIA, tras la pantalla de la NED?

Basta mencionar algunos aspectos de ese plan y su financiamiento para conocer la verdad. Entre los temas de ese plan y su financiamiento están:

1.   Avanzar en la investigación sobre el estado de la democracia. Proporcionar recomendaciones estratégicas para defender el espacio democrático en Venezuela. Ideas y valores democráticos. 46,748 usd.

2.   Desarrollar capacidades estratégicas para los actores democráticos locales. Fortalecer las instituciones políticas. 200,000 usd.

3. Comunicaciones Estratégicas Cohesivas. Fortalecer las de instituciones políticas. Proporcionar asistencia técnica para crear un plan de comunicaciones coordinado a nivel nacional y elaborar mensajes utilizando medios no tradicionales. 115,000 usd.

4.Comunicaciones Estratégicas Cohesivas. Ofrecer asistencia técnica para crear plan coordinado de comunicaciones a nivel nacional e internacional. Por los medios no tradicionales, los venezolanos y miembros de la comunidad internacional, recibirán mensajes cohesivos y coordinados que informarán sobre la situación en Venezuela. 300,000 usd.

5.Defender a las víctimas de los derechos humanos ante tribunales nacionales e internacionales, y aumentar la visibilidad internacional sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela. 42,000 usd.

6.Desarrollar herramientas para una comunicación ágil. Aumentar la comprensión de las necesidades y prioridades de los ciudadanos a través de herramientas de comunicación ágiles e interactivas. Realizar encuestas a la población para comprender mejor las prioridades de los ciudadanos. 50,000 usd.

7.Empoderar a los ciudadanos a través del diálogo sobre políticas locales y nacionales. Facultar a la sociedad civil y a la comunidad empresarial de las regiones de Venezuela, para desarrollar propuestas de políticas que contribuyan al desarrollo local y nacional. Fortalecer capacidades de las autoridades locales, candidatos, líderes del sector privado, representantes de la sociedad civil y los jóvenes. 188,196 usd.

8.Facilitar ayuda humanitaria. Establecer una red que monitoree y coordine los esfuerzos de ayuda a poblaciones vulnerables. Informar a las audiencias nacionales e internacionales sobre la situación crítica y litigar casos ante los organismos nacionales e internacionales de derechos humanos. 43,290 usd.

9.Formulación de un paquete integral de reforma de políticas públicas. 177,200 usd.

10.Fomentar la planificación de escenarios y el análisis estratégico. Fortalecer capacidad de comunicación estratégica y construcción de consenso en Venezuela. Producir productos de comunicación que promuevan el consenso sobre los valores democráticos. 36,700 usd.

11.    Fomentar la pequeña empresa en defensa de la democracia y mercados libres. Desarrollar la economía de mercado. 151,956 usd. 

  1. Generar consenso para un plan de emergencia. Fortalecer capacidad técnica de los venezolanos para responder de manera eficiente a la crisis socio-económica que se desarrolla en las comunidades privadas de derechos. 18,820 usd.
  1. Mejorar la Gobernabilidad Democrática en Venezuela. Organizar foros para promover la participación ciudadana. Ejecutar análisis independientes de los acontecimientos socioeconómicos y políticos actuales. 33,900 usd.
  1. Fomentar la pequeña empresa empresarial en defensa de la democracia y mercados libres. Desarrollar la economía de mercado. Mejorar el rol democrático del sector privado como motor de la economía venezolana. Fortalecer la imagen del sector privado. 151,956 usd.

15.    Mejorar la Gobernabilidad Democrática Local. Preparar a los líderes locales para superar los problemas de su comunidad. 40,000 usd.

  1. Empoderar el liderazgo y participación socio-política de los ciudadanos. 42,000 usd.

 17.    Monitorear las condiciones de derechos. Informar sobre las condiciones de los derechos humanos entre las poblaciones marginadas, para generar conciencia sobre la situación de los derechos humanos en el país. 37,000 usd.

18.    Monitoreo de la situación de los derechos humanos. Promover los derechos humanos y crear conciencia sobre la situación en Venezuela. Organizar entrenamientos sobre valores democráticos y derechos humanos. Diseminar informes en Venezuela y en el exterior. 45,000 usd.

  1. Promover el acceso a la justicia y los servicios públicos. Sensibilizar sobre las violaciones a los derechos humanos básicos en las comunidades marginadas. 38,000 usd.
  1. Promover cheques y saldos para mejorar los controles y equilibrios democráticos. Brindar asistencia técnica, diálogo con expertos y ciudadanos, e informar a los responsables de la formulación de políticas. 50,000 usd.

21.    Promover el periodismo ciudadano y capacitar sobre el uso plataformas de medios alternativos para proteger la libertad de expresión y promover la libertad de información, sobre problemas sociales críticos que afectan a los ciudadanos. 61,800 usd.

  1. Promover la participación ciudadana y la libertad de expresión. Campañas de promoción del arte y el activismo en línea para promover los derechos humanos y los valores democráticos en Venezuela. 34,983 usd.
  1. Promover la gobernabilidad democrática. Fortalecer la relación entre los ciudadanos y los funcionarios electos; promover la participación ciudadana en el proceso político. 60,000 usd.
  1. Promover valores democráticos entre poblaciones vulnerables. Enseñar el valor del liderazgo y el servicio público, para asumir un mayor papel de liderazgo en sus respectivas comunidades y organizaciones. 59,240 usd.
  1. Promover la libertad de asociación y valores democráticos. Entrenar líderes de la sociedad civil en la construcción de consenso, la democracia y la participación ciudadana. 40,000 usd.

26.    Promover la libertad de expresión y el acceso a la información. Crear conciencia sobre las violaciones a la libertad de expresión en Venezuela. Presentar al público informes especiales sobre el estado de la libertad de expresión, la censura y los ataques contra los medios independientes. 50,867 usd.

  1. Promover los Derechos Humanos. Fortalecer capacidades de organizaciones de derechos humanos, para exigir el cumplimiento de los estándares internacionales de derechos humanos. 65,000 usd.
  1. Promover los Derechos Humanos. Aumentar comprensión del deterioro de la situación política y socioeconómica en Venezuela; involucrar líderes cívicos. 40,000 usd.
  1. Promover los Derechos Humanos sobre la libertad de información. Fortalecer habilidades técnicas entre los activistas de la sociedad civil, incluir capacitación para la sociedad civil y crear productos que documenten las violaciones de los derechos humanos. 30,000 usd.
  1. Promover Derechos Humanos a través de herramientas creativas. Estimular cultura de participación ciudadana y respeto a los derechos humanos en Venezuela. Impartir capacitación en los sectores tradicionalmente marginados. Los líderes de base la recibirán sobre cómo utilizar los medios digitales y las herramientas de narración de historias. 35,000 usd.

31.    Promover el periodismo independiente. Involucrar periodistas y medios de comunicación en la defensa de la libertad de expresión y la democracia. Capacitar sobre herramientas de periodismo de investigación y el uso de las redes sociales en la difusión de noticias. 55,000 usd.

  1. Promover el liderazgo y los valores democráticos. Estimular la participación política y mejorar el liderazgo democrático. Combinar la programación tradicional de educación cívica con eventos culturales para atraer una base más amplia de ciudadanos marginados. Diseminar ideas y valores democráticos en las comunidades. 25,000 usd.
  1. Promover liderazgo y valores democráticos, mediante la educación cívica. Mejorar las habilidades de liderazgo de los ciudadanos. Fortalecer los valores democráticos y mejorar habilidades de liderazgo entre los jóvenes. Impartir capacitación centrada en las instituciones democráticas y la participación ciudadana. 10,000 usd.
  1. Promover el diálogo político sobre ideas y valores democráticos. Debatir sobre principales desafíos democráticos en Venezuela, mediante mesas redondas y reuniones con líderes e intelectuales, para abordar los problemas más importantes de Venezuela. 24,910 usd.
  1. Promover el compromiso político. Alentar a los ciudadanos a participar en procesos de gobernanza locales, regionales y nacionales. Trabajar fuera de Caracas para que se monitoreen las tendencias políticas y abogar por políticas que respondan a las necesidades de los ciudadanos. 25,000 usd.
  1. Promover el Estado de Derecho. Estimular reformas que restablezcan el estado de derecho en Venezuela y fortalecer la capacidad técnica de los abogados de derechos humanos venezolanos. Promover debates que restablezcan la independencia judicial y el estado de derecho. Fortalecer la capacidad de los abogados venezolanos para litigar casos a nivel internacional. 57,984 usd.
  1. Promover principios de justicia transicional. Facilitar la coordinación entre las organizaciones de derechos humanos para crear un registro de víctimas. Incluir eventos públicos sobre justicia transicional y mecanismos disponibles para ofrecer reparación y reparación a las víctimas de los derechos humanos. Crear base de datos de casos de derechos humanos. 36,400 usd.
  2. Proteger a los defensores de los derechos humanos. Fortalecer una red nacional de derechos humanos. Incluir la provisión de habilidades técnicas y de defensa, y la asistencia a activistas de derechos humanos. 65,000 usd.
  3. Proteger los Derechos Humanos de poblaciones vulnerables.  Monitorear e informar sobre condiciones de derechos humanos entre las poblaciones marginadas. Incluir recopilación de información, entrevistas, análisis de información y el desarrollo de materiales para crear conciencia sobre la situación de los derechos humanos en el país. 30,000 usd.
  4. Sensibilización sobre los derechos humanos. Promover los derechos humanos y civiles en Venezuela; mejorar capacidad de promoción de los grupos de la sociedad civil a nivel local. Trabajar con la sociedad civil para crear conciencia sobre violaciones de los derechos humanos y conflictos sociales en sus comunidades. 35,000 usd.Reformar el poder judicial y promover la justicia transicional. Diseñar plan de reforma para abordar los desafíos institucionales y de procedimiento que enfrenta el sistema judicial de Venezuela. Restablecer el estado de derecho, la separación de poderes y la independencia de los jueces. Proporcionar perspectiva comparativa de los casos de violaciones de los derechos humanos en Venezuela. 35,000 usd.
  1. Promover la libertad de asociación en Venezuela. Ejecutar encuestas de violaciones de los derechos laborales, análisis de tendencias y el desarrollo de información para audiencias nacionales e internacionales. 25,000 usd.
  2. Fortalecer a los defensores de los derechos humanos. Documentar y denunciar violaciones de derechos humanos. Entrenar a líderes cívicos acerca de las normas de derechos humanos para incrementar su interacción con organizaciones afines. 40,000 usd.

El pueblo venezolano es víctima de estos planes imperialistas y tiene derecho de denunciarlos y cortarlos, pues como dijo José Martí:

“Sin plan de resistencia no se puede vencer un plan de ataque”.

Anuncios

La ira del imperio contra Venezuela


Por Arthur González

Se sabía que los yanquis aguardaban los resultados de las elecciones en Venezuela para ejecutar sus represalias diseñadas de antemano, y ante la rotunda victoria de Nicolás Maduro, la ira yanqui se desató.

Ellos no asimilan que la escasez de productos, resultado de su guerra económica, no cambie la forma de pensar de millones de venezolanos. Es el mismo error que comenten con Cuba, porque su terquedad y prepotencia les impide aprender la lección.

Imposible entender como gobiernos que se dicen soberanos, acepten órdenes de la Casa Blanca para seguirles en el no reconocimiento de la realidad venezolana.

Tal parece que el mundo ha regresado a la época medieval, donde los emperadores y reyes ordenaban a diestra y siniestra, y quienes las incumplían eran enviados a la horca.

Cómo a la Unión Europea, que mientras declara que el bloqueo a Cuba debe terminar, a la vez aplaudan la guerra económica que Estados Unidos ejecuta contra Venezuela.

Las represalias anunciadas son despiadadas y reflejan la ausencia de respeto a la democracia y la voluntad del pueblo expresada en las urnas.

Al leerlas se percibe irracionalidad, dirigidas a ahogar la economía, con el sueño de que el pueblo se lance a las calles, sin reconocer que cada acción incrementa el rechazo hacia los yanquis y los responsabiliza con las penurias, porque los venezolanos saben leer, escribir y sacar sus propias conclusiones.

Entre las sanciones están:

Prohibir la venta de deuda y de activos del estado venezolano, como si Estados Unidos fuera el dueño del país.

Prohibirle a los ciudadanos estadounidenses, comprar cualquier tipo de obligación adeudada al gobierno de Venezuela, incluidas las cuentas a pagar, o cualquier otro instrumento convertido en garantía de préstamo.

El propio emperador presidente declaró que las nuevas sanciones buscan “evitar que el régimen de Maduro realice ventas, porque el dinero de esos activos pertenece al pueblo venezolano” y añadió que la prohibición “debería aumentar la presión sobre el régimen de Maduro, limitando su capacidad de obtener liquidez a través de instrumentos emitidos por el gobierno venezolano, la estatal PDVSA y el banco central”.

Ahora se “preocupan” por el pueblo, a la vez que diseñan acciones para matarlos de hambre. Cuando el país era saqueado por empresas yanquis, y los presidentes anteriores, como el corrupto Carlos Andrés Pérez, saqueaban las riquezas del país, nunca hubo sanciones.

Algo similar hicieron con Cuba, mientras Fulgencio Batista asumía el poder mediante un golpe militar, violaba el sistema “democrático” y asesinaba, nunca fue acusado de violar los derechos humanos.

A tales acciones que violan el derecho internacional, arrastraron a varios países de Grupo de Lima, conformado por los más influyentes países de América Latina.

Obligados por el Departamento de Estado, presidentes latinoamericanos se sumaron a las sanciones diseñadas por miembros del Consejo de Seguridad Nacional, entre los que se destacan México, Argentina, Chile, Canadá y Australia, quienes afirmaron que desconocerán los resultados de las elecciones venezolanas.

México, maestro de maestros en temas de robo de elecciones, corrupción generalizada, violación de derechos humanos, asesinato a periodistas, secuestro de personas y eliminación de gobernadores y candidatos presidenciales, declaró no reconocer la legitimidad del proceso electoral en Venezuela, “por no cumplir con los estándares internacionales de un proceso libre, democrático, justo y transparente”, y llamó a su embajadora para consultas

Chile y Argentina también reducirán como protesta, el nivel de sus relaciones diplomáticas con Venezuela y unidos a Canadá, aceptaron adoptar medidas financieras para bloquear operaciones con fondos, tildados de “corrupción, de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo”, algo risible que solo evidencia su servilismo al imperio yanqui.

Vergüenza debería darles al acorralar a un país hermano, por el solo hecho de no someterse a las órdenes de la Casa Blanca, como ellos hacen.

A pesar de las humillaciones que les hace Trump a los mexicanos, expulsándoles de Estados Unidos, llamándolos animales e imponerles el pago por la construcción de un muro entre ambos países,  el gobierno mexicano emitió una alerta al sector financiero y bancario, “sobre el riesgo en el que podrían incurrir si realizan operaciones con el gobierno de Venezuela, cuando no cuenten con el aval de la Asamblea Nacional, incluyendo convenios de pagos y créditos recíprocos por operaciones de comercio exterior, incluidos bienes militares y de seguridad”.

Para demostrar aún más su sumisión, México reducirá al mínimo las actividades culturales y de cooperación bilateral, incluida la militar, y suspenden hasta nuevo aviso las visitas de alto nivel a Venezuela.

Argentina, cumplió al pie de la letra las indicaciones de Washington, y declaró que, ante la falta de legitimidad del proceso electoral venezolano, desconocerá los resultados de las elecciones. El colmo de la manipulación fueron sus argumentos de que, “no existió observación internacional para que pueda ser aceptado como libre, justo, independiente y democrático, pues se excluyó la participación de actores políticos”.

Al parecer para ellos los opositores que se presentaron al proceso electoral, como Henri Falcón, no son suficientes. La orientación de los yanquis era no asistir y mantener alto el abstencionismo, con el objetivo de no darle legitimidad. Maduro obtuvo el 68 % de los votos y su más cercano rival, el ex gobernador Falcón, solo alcanzó el 21,2%.

A partir de la Revolución chavista, Venezuela tiene 58 médicos por cada mil habitantes, en vez de 18 como era antes de 1998. Un millón y medio de analfabetos aprendieron a leer y a escribir, y en el 2005 la UNESCO declaró a Venezuela territorio libre de ese mal.

Hoy más de dos millones de ciudadanos poseen una vivienda entregada por el gobierno, algo impensable para los pobres, esos que de ser el 55,6 % de la población, ahora se redujeron al 10,7 %.

Esta situación es la que Estados Unidos no perdona, por considerarla un mal ejemplo, algo que no puede repetirse.

No en vano José Martí expresó:

“Con los ejemplos sucede que es más fácil censurarlos que seguirlos”

Donald Trump no conoce nada de historia


Por Arthur González

Al leer Donald Trump, el escrito preparado por miembros de la mafia terrorista anticubana de Miami, entre ellos el senador Marco Rubio, el pasado 20 de mayo 2018, el emperador presidente demostró su ignorancia respecto a la historia de Cuba, al evocar a los grandes líderes cubanos que lucharon por la independencia, como José Martí y Antonio Maceo.

Ambos próceres cubanos fueron totalmente anti imperialistas, algo que evidentemente no conoce el presidente, haciendo el ridículo ante los que sí saben de la historia cubana.

En su carta al amigo mexicano Manuel Mercado, comenzada el 18 de mayo de 1995 un día antes de su muerte, Martí expone claramente su pensamiento anti yanqui al afirmar:

“Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber, puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo, de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso”.

 Si Trump lo hubiese sabido, jamás habría mencionado a Martí, a lo que se suman otras de sus aseveraciones históricas:

Los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las siete leguas”.

 “Quiero que el pueblo de mi tierra no sea como este, una masa ignorante y apasionada, que va donde quieren llevarla”.

“¡En la medula está el vicio en la vida que va teniendo en esta tierra!”.

“Para sujetar a esta nueva Roma, cuando empiece a degenerar en sí y a querer, como la de la de los Cesares, que toda la flora y la fauna del mundo le llene los manteles…”

El 20 de mayo de 1902 no puede ser para los cubanos el día de la libertad, porque a partir de ese momento nacía la república encadenada a la Enmienda Platt, impuesta por los yanquis, que les permitió intervenir militarmente en Cuba cada vez que lo desearan, ocuparon parte del archipiélago cubano  y se apropiaron de la isla de Pinos, devuelta en 1934, solo después de la llamada Guerra de 1933, más la usurpación de tres bases, una de ella aun en su poder ubicada en la provincia de Guantánamo, convertida hoy en cárcel y centro de torturas.

Estados Unidos no le perdona a la Revolución popular cubana sus programas nacionalistas, que cortaron de raíz las amarras que le impusieron aquel 20 de mayo a la economía, a la vida política y social de Cuba, además de sus leyes, su religión protestante, sistema de educación y otros aspectos de su sistema, con el fin de conformar su nueva colonia.

Lo que marcó la independencia de Cuba fue precisamente el 1ro de enero de 1959, razón por la cual Estados Unidos intenta destruir el proceso revolucionario, valiéndose de todos sus métodos, desde la invasión mercenaria, la creación por la CIA de una mal llamada oposición, que aun financian y entrenan sin resultados, miles de actos terroristas, planes de asesinato y las guerras económicas y biológicas para matar de hambre y enfermedades al pueblo.

En lo único que acertó Donald Trump en el mensaje que leyó, fue cuando reconoció que “el valiente pueblo de Cuba sigue trabajando bajo una opresión continua y circunstancias extremadamente difíciles, para sostener a sus familias”, porque los cubanos, a pesar de llevar más de medio siglo sometido a una cruel y despiadada guerra económica, comercial y financiera, se mantienen firmes a sus principios de soberanía y libertad, sin doblegarse ante los yanquis, tal y como enseñó Martí.

Sin embargo, no hubo una sola palabra de condolencia para los familiares de las víctimas que murieron en el avión mexicano.

 Donald Trump repitió como marioneta lo que los mafiosos le dieron a leer, pero si en algún momento conoce la obra martiana y su rechazo por el sistema que sufrió en carne propia, comprenderá el error de tomar a José Martí como bandera contra la Revolución cubana, la única que revindicó las prédicas del apóstol, sobre la independencia de Cuba y puso en letra viva su pensamiento anti imperialista cuando expresó a voz en cuello:

“Viví en el monstro y el conozco sus entrañas, mi honda es la de David”.

 

 

En Cuba todos son simplemente cubanos.


Por Arthur González.

El tema de la racialidad es complejo, sensible, con aristas reales y otras manipuladas desde Estados Unidos para dividir la unidad del pueblo cubano, por ser la única fórmula para enfrentar victoriosamente todos sus planes y operaciones estructuradas por los ideólogos, especialmente de sus servicios especiales.

Decir cubano es hablar de un producto genéticamente nuevo, devenido de la mezcla de sangre de conquistadores españoles, de por sí ya combinada con la de los árabes que los dominaron durante 400 años, de la africana, la china, japonesa, nuevos árabes emigrados a principios del siglo XX y de otros europeos asentados en la Isla en busca de nuevas oportunidades, después de la 2da guerra mundial. Como resultado nació la identidad de Cuba.

La historia triste de la esclavitud africana y en menor medida china, marcó la diferencia social y económica de aquellos seres arrancados de sus tierras por los colonizadores, que aún tienen esa deuda pendiente.

Solo el proceso revolucionario de 1959 rescató ese desbalance, al decretar el 25 de marzo del mismo año, la eliminación de la discriminación racial, como una de las peores lacras de la sociedad cubana de todos los tiempos.

Desde ese instante las escuelas se abrieron para todos los cubanos, sin distinción del color de su piel, de ahí que Cuba cuente hoy con millones de graduados universitarios, técnicos y obreros calificados, sin que ninguno fuese excluido por su raza.

Cientos de miles fueron los becarios que pudieron superarse y dejar atrás los trabajos de menor remuneración económica y reconocimiento social. Negros y blancos de las clases más humildes del país, tuvieron las mismas oportunidades para acceder a puestos de trabajo prohibidos antes del triunfo de la Revolución.

Se terminó la prohibición de entrar en clubes para disfrutar de los baños de mar, en teatros, cines, centros nocturnos y practicar el deporte con los mismos derechos de los ricos y los blancos, quienes tenían el dominio casi absoluto del país.

Hoy Cuba posee un alto por ciento de maestros de raza negra o mestiza, producto de la combinación de negros, blancos y chinos que marcan sus rasgos exteriores. Otro tanto se palpa en el sistema de salud, con médicos, enfermeras y técnicos muy bien capacitados.

Los equipos deportivos cambiaron totalmente su imagen, ejemplo palpable es el de volibol que pasó ser las “Rubias de Caribe”, participantes en 1967 a los Juegos Panamericanos de San Juan, Puerto Rico, a las actuales “Morenas del Caribe”, campeonas mundiales y olímpicas.

En la cultura sucedió algo similar. Al crearse la Escuela Nacional de Arte y otras provinciales, ingresaron quienes demostraron su talento, sin importar procedencia social, económica, ni color de la piel. Músicos, pintores, escritores y bailarines son muestra de la composición étnica y cultural de los cubanos.

El famoso cabaret Tropicana, no tenía bailarinas negras, hoy exhibe la belleza escultural de sus morenas, formadas en instituciones educacionales donde reciben técnicas para desarrollar su nivel profesional.

A pesar de incuestionables avances, no todo está alcanzado. Aún persisten prejuicios en una sociedad de 500 años, pero disminuye sensiblemente y es usual ver parejas entre negros y blancos, sin sentir el rechazo de los pobladores como era medio siglo atrás.

No obstante, desde Estados Unidos, país donde el racismo es institucional, asesinan a diario a jóvenes negros con total impunidad, las oportunidades no son similares a la de los blancos, se fabrican campañas contra Cuba para dividir a los cubanos.

Han establecido el calificativo de afronorteamericano y de afrocubano, cambiando la raza por la procedencia, con el solapado interés de recordarle a los ciudadanos de raza negra que no son norteamericanos, sino africanos y por tanto Norteamérica no les pertenece. En 1825 el presidente Quince Adams, compró una porción de África, denominándola Liberia, y expulsó a miles de negros.

Sin embargo, nunca hablan de hispanos descendientes ni de chino descendientes, a esos no les interesa manipularlos.

Martin Luther King, jamás llamó afronorteamericanos a los negros y luchó por sus derechos hasta ser asesinado por los racistas.

En los años 80 del siglo XX, académicos norteamericanos y suizos comenzaron a estudiar el tema racial en Cuba, y la Fundación Smithsonian promovió investigaciones en la Universidad de La Habana y el Instituto de Antropología y Etnología de la Academia de Ciencias de Cuba.

En 1991, posterior al derrumbe del socialismo en Europa, la entonces Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana, inició actividades subversivas en torno al tema racial, a través del Secretario de cultura y prensa, David Evans, de raza negra, quien promovió contactos y facilitó becas a intelectuales y líderes de opinión del tema, insertándolos en los principales circuitos académicos negros y en instituciones especializadas de Norteamérica.

Desde 1993 intelectuales negros norteamericanos como Miriam de Costa Willis, funcionaria de alto rango en la comunidad de inteligencia y asesora del presidente William Clinton para la política hacia el sector negro, influenció sobre reconocidos intelectuales cubanos, resaltándoles la necesidad de trabajar en función del reconocimiento y protagonismo de los negros en Cuba, poniendo al descubierto la estrategia contra Cuba.

Entre 1993 y 1994 otorgaron becas David Rockefeller, a varios cubanos, auspiciadas por la Fundación Ford, mediante un financiamiento de 25 mil dólares. Esas becas eran por 6 meses para estudiar en el Centro de Estudios Cubanos de la Universidad Internacional de la Florida.

En febrero del 2005 la Sección de Intereses yanqui distribuyó en Cuba la revista “Islas”, editada en Weston, Florida, de corte racial con el soporte de la ONG Afro-Cuba Alliance. Dicha ONG es receptora de fondos provenientes de la NED y canalizados a través de la USAID.

En septiembre 2006, el “Consorcio de Mississippi para el Desarrollo Internacional”, que agrupa las cuatro universidades negras más importantes de Estados Unidos, anunció la fundación del “Centro para la Comprensión de los Afro-Descendientes Cubanos” (CUCAD), financiada por la USAID y el Departamento de Estado, bajo la dirección del contrarrevolucionario Ramón Humberto Colás Castillo, radicado en Estados Unidos.

Entre el 2009 y 2013, la Sección de Intereses en La Habana promovió debates y estudios de la situación racial en Cuba, ofreció tele conferencias y cine-debates con la intención de potenciar la división de la sociedad cubana, construyeron y financiaron varios grupos como “Proyecto Mediático Consenso”, “Corriente Socialista Democrática”, “Comité Ciudadano por la Integración Racial, “Movimiento por la Integración Racial” y “Proyecto Alianza Unidad Racial.

En el evento académico LASA 2013, celebrado en Washington a finales mayo, fueron invitados elementos “disidentes”, con el propósito de denigrar a la Revolución.

El 14 y 15 de abril 2018, el Instituto de Investigaciones Afrolatinas del Centro Hutchins de la Universidad de Harvard, celebró un evento para abordar el racismo en Cuba, al que fueron invitados con los gastos pagados, una treintena de activistas, intelectuales, emprendedores y músicos de la Isla.

Alejandro de la Fuente, director del Instituto de Investigaciones Afrolatinas y uno de los organizadores de la conferencia, expresó al Nuevo Herald que “quienes han seguido como estrategia mantener una interlocución con el Estado, consideran que las soluciones a temas como la “discriminación racial y la racialización de la desigualdad” en Cuba, pasan por la formulación de políticas públicas”.

Participantes en dicha conferencia expusieron que “un movimiento cívico que busca combatir el racismo en Cuba, no puede avanzar más allá de los límites que impone el gobierno”.

¿Qué se pretende con esas conferencias impartidas en el país que apoyó el Apartheid y asesina a sus jóvenes negros? Sin dudas fabricar grupos que se opongan al único gobierno que se ocupa por darle a todos sus ciudadanos educación, salud y cultura, sin mirar el color de la piel.

Para lograrlo, intentan atraer a reconocidos intelectuales y artistas que han obtenido conocimientos y prestigio gracias al socialismo, pues en una sociedad capitalista nunca hubiesen tenido la posibilidad de estudiar y formarse profesionalmente de manera gratuita.

Al repasar algunos programas actuales de la NED y la USAID para Cuba, se observan los objetivos que persiguen para desmontar el socialismo desde adentro.

Entre esos están:

Promover ideas democráticas y participación ciudadana, con 67, 980 y 5,055 usd, para organizar debates y eventos para exigir respeto por los “derechos humanos y las libertades”.

Promover el pensamiento independiente en Cuba, con 20,272 usd, con el fin de estimular “mayor libertad de expresión y escritura independiente” entre los intelectuales cubanos, más 61,517 usd para compilar libros y revistas producidos por escritores cubanos en el exterior y distribuirlos en la Isla.

Incitar un Nuevo Liderazgo Democrático, con 43,000 usd, donde pretenden “fortalecer el liderazgo y las habilidades organizativas de los grupos políticamente marginados” en Cuba, a través de cursos de capacitación a líderes emergentes.

Promover Tolerancia y Pluralismo en Cuba, con 21,678 usd, en busca de fomentar “ideas y valores democráticos”. La pretensión es alcanzar tolerancia entre los cubanos, sobre las voces críticas e independientes.

Fortalecer el diálogo democrático sobre las propuestas de políticas dirigidas por los cubanos, con 193,603 usd, para “fortalecer la capacidad de los tanques pensantes independientes, a favor de la democracia en Cuba para desarrollar análisis económicos y propuestas políticas independientes”.

Fortalecer la capacidad de los centros cívicos independientes, con 98,000 usd. El objetivo, elevar la capacidad organizativa de los grupos cívicos para llevar a cabo actividades de forma efectiva.

En tiempos como los que vive hoy el mundo no se puede ser ingenio, especialmente con un enemigo poderoso que no escatima dinero, ni esfuerzos por destruir a la Revolución.  Allá aquellos que le hagan el juego.

Sabio fue José Martí cuando afirmó:

“Cubano es más que blanco, más que mulato, más que negro”.

 

Nicaragua, los errores se pagan caros.


Por Arthur González.

Todos saben que los yanquis no admiten libertad de pensamiento, ni gobernantes que tengan ideas soberanas contrarias a la política establecida por ellos, quienes se atrevan a ejecutar medidas en favor de sus pueblos, tendrán que enfrentarse a las acciones ejecutadas por agentes reclutados, entrenados y pagados por la CIA para derrocarlos. Ejemplos sobran.

Después de celebrar sus éxitos contra el Partido de los Trabajadores en Brasil, la victoria electoral en Argentina, el golpe ejecutado contra Rafael Correa en Ecuador, y la guerra económica en Venezuela para derrocar a Nicolás Maduro, arremeten contra Nicaragua, donde su presidente Daniel Ortega, paga por los errores de permitir el libre accionar de agencias estadounidenses, que llevan tiempo preparando condiciones para revueltas callejeras y crear el caos interno.

Es la misma receta diseñada por Gene Sharp, aplicada en otros países no aceptables para Estados Unidos.

Fieles a sus proyectos subversivos, los yanquis le aplicaron a Ortega las 5 etapas de Sharp:

-Promover acciones “no violentas” para generar y promocionar un clima de malestar en la sociedad, denunciar la corrupción, y divulgación de falsos rumores.

-Campañas en “defensa de la libertad de prensa y los derechos humanos”, acompañadas de acusaciones de “totalitarismo” contra el gobierno.

-Lucha activa por “reivindicaciones políticas y sociales”, manipulación de la población para emprender manifestaciones y protestas violentas.

-Operaciones de guerra psicológica para desestabilizar al gobierno, creando un clima de ingobernabilidad.

-Forzar la renuncia del presidente, mediante revueltas callejeras.

Al analizar las noticias se comprueba el cumplimento de estas etapas.

Intentando encontrarle una salida a la crisis fabricada desde la embajada yanqui en Managua, se instaló un diálogo nacional fomentado por el Arzobispado católico con el gobierno y sectores de la oposición, pero estos persisten en la salida del presidente Daniel Ortega. Otra situación no será aceptada.

La jerarquía católica es una de las más férreas críticas hacia el gobierno sandinista, por tanto, su mediación se inclinará hacia el lado que desea Estados Unidos.

El error fue haberle permitido a la NED, Fundación Nacional para la Democracia, trabajar libremente en Nicaragua, con un abarcador plan de subversión con vistas a ejecutar las acciones que hoy se materializan.

La NED, creada por Ronald Reagan en 1983, como una supuesta ONG, tiene como objetivos darle continuidad a las acciones secretas de la CIA, específicamente las denominadas operaciones de acción política, ratificado por su primer presidente Allen Weinstein, cuando en 1991 declaró: “Mucho de lo que hacemos hoy, ya lo ejecutaba la CIA 25 años atrás de manera encubierta”.

Los programas de la NED contra el gobierno sandinista tienen las temáticas siguientes:

1.Democracia y seguridad ciudadana en Nicaragua, por el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, con 55,000 usd de presupuesto. Buscar crear conciencia sobre la seguridad ciudadana, mediante el fomento del debate y la generación de información sobre seguridad y violencia.

2.Fomentar una nueva generación de líderes juveniles democráticos, a través de una “educación cívica”, su presupuesto es de 86,000 usd. Promueven “valores democráticos” y la participación de los jóvenes, en eventos en escuelas y universidades. Emplean las redes sociales para el debate sobre los problemas de la juventud, el activismo democrático y derechos humanos.

3.Promover el “acceso a la justicia y los derechos humanos”, con apoyo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua, y un presupuesto de 72,440 usd.

4.Promover elecciones municipales libres y justas, apoyados por la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua, con un suplemento de 39,000 usd.  El fin fomentar elecciones libres y justas en Nicaragua, en asociación con otras organizaciones, activistas locales y voluntarios que recibieron capacitación para monitorear y documentar las elecciones municipales de noviembre de 2017.

5.Promover “valores democráticos” entre los activistas de la sociedad civil, con el apoyo de la Fundación Iberoamericana de las Culturas. Su presupuesto es de 79,423 usd. El propósito es suscitar la “gobernabilidad democrática” y abogar por reformas democráticas. Desarrollar talleres de democracia sobre educación cívica, unido a 48 programas de radio para abordar cuestiones relacionadas con la democracia.

6.Emprender acciones para la “libertad de expresión y de información”. Su presupuesto de 45,000 usd, para fortalecer los medios “independientes” y el periodismo ciudadano, unido a campañas en los medios locales para fomentar “valores democráticos” y apoyar actividades de las emisoras de radio “independientes”.

7. Promover la supervisión legislativa y las elecciones libres y justas, con el apoyo de la “Asociación Hagamos Democracia”, la que dispone de 80,000 usd, con la intensión de buscar la transparencia y la rendición de cuentas de la Asamblea Nacional de Nicaragua, utilizando además un “fondo discrecional” asignado a los legisladores.

8. Sensibilizar las preferencias de los jóvenes en la participación cívica. Emplean la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, asignándole 40,000 usd.  Su trabajo dirigido a lograr comprensión sobre las preferencias de los jóvenes en la participación cívica. Buscar información de la forma en que los jóvenes se comunican, para involucrarse en asuntos sociales y políticos.

9. Sensibilizar a la población y a los jóvenes, sobre los efectos de la corrupción en los ciudadanos, asignándole la tarea al Instituto Republicano Internacional (IRI), con 150,000 usd de presupuesto. El IRI proporcionará técnicas y recursos para fortalecer el análisis sobre los efectos negativos de la corrupción y exigirle responsabilidad al gobierno.

10. Incitar a las mujeres emprendedoras, mediante el Centro para la Empresa Privada Internacional (CIPE), disponiendo de un presupuesto de 239,571 usd. Promover una agenda de incidencia política para reducir las disparidades de género en el ámbito económico, organizar talleres para mejorar la capacidad de defensa de las mujeres y liderar esfuerzos específicos de defensa, a través de redes sociales y tradicionales, grupos de trabajo y reuniones públicas y privadas, representantes del sector.

11. Fortalecer los medios independientes, usando a INVERMEDIA como plataforma y un presupuesto de 75,000 usd, con el fin de “promover la libertad de expresión” y los medios independientes en Nicaragua.

12. Fortalecer el papel de las mujeres en defensa de la democracia, un presupuesto de 74,794 usd para el desarrollo de los “valores democráticos y los derechos humanos” de las mujeres.

13. Fortalecer la capacidad estratégica de la sociedad civil para defender la democracia, asignándosele 100,000 usd para que activistas pro democracia forjen una estrategia común de la sociedad civil, en defensa de la democracia. Un grupo de organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales, convocará foros para discutir su contenido e identificar oportunidades de incidencia política.

A esto se suman las acciones de la USAID, desde la embajada estadounidense en Managua.

El plan de la USAID coincide con la NED, enfocado en temas de la promoción de la democracia, educación y seguridad, diseñado para la capacitación de jóvenes líderes democráticos emergentes y con la asistencia técnica para fortalecer la participación de la sociedad civil y mejorar la gobernabilidad local.

Para la USAID, la participación de la sociedad civil es vital, brindan entrenamiento y asistencia a ONG para la participación ciudadana. Capacitan en temas como “liderazgo efectivo” en términos de habilidades interpersonales, construcción de consenso y trabajo en equipo, para formar líderes jóvenes dentro de los partidos políticos y de la sociedad civil.

Durante una comparecencia ante el subcomité de relaciones exteriores de la Cámara de Representantes en Washington, Marcela Escobari, Administradora Asistente para América Latina y el Caribe de USAID, aseguró que “trabajan en Nicaragua para hacerle frente a las necesidades más urgentes del país, incluido el apoyo a la sociedad civil, mejorar la seguridad ciudadana, así como mejores oportunidades para los jóvenes, que representan el 50% de la población, porque el gobierno sandinista consolida su poder a través de medios no democráticos”.

Son amplios los planes y dinero suficiente para comprar almas.

Ante esto recordamos a José Martí cuando dijo:

“Con la mayor sinceridad se pueden cometer los más grandes errores”

 

Cuba y los derechos humanos


Por Arthur González.

El 16 de mayo 2018 Cuba rindió cuentas por tercera vez de su gestión ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde demostró el estricto cumplimiento hecho por la Revolución, sobre el respeto a la vida de todos sus ciudadanos, situación que Estados Unidos no soporta y manipula para engañar a la opinión pública internacional.

Desde el 1ro de enero de 1959 la Casa Blanca y la CIA apuntaron sus cañones contra Fidel Castro, porque lo consideraban “demasiado nacionalista y podía afectar los intereses económicos y políticos de Estados Unidos”.

Para entender las razones de la política hostil de los yanquis hacia Cuba hay que ir a la historia, para encontrarnos con la verdad.

En abril de 1959 Fidel Castro realizó su primera visita a Estados Unidos, siendo recibido el día 19 por el vicepresidente Richard Nixon, quien se dedicó a recomendarle que no se acercara a los comunistas pues representaban una amenaza.

De ese encuentro escribió Nixon:

“Castro es increíblemente ingenuo con respecto a la amenaza comunista…podemos estar seguros de que posee cualidades indefinibles que lo hacen un líder de hombres…será un gran factor en el desarrollo de Cuba y muy posiblemente en los asuntos de América Latina en general…tiene el poder para dirigir y no tenemos opción, salvo la de, al menos, tratar de orientarlo en la dirección correcta”.

Como resultado de esa apreciación, la CIA propuso un encuentro secreto con Fidel, que se llevó a cabo en el hotel Staler Hilton de New York, donde se alojaba el líder cubano. Al mismo asistió Gerry Droller, alias Frank Bender, inmigrante alemán quien posteriormente ocupó la jefatura de Acción Política durante la invasión por Bahía de Cochinos, en abril de 1961.

Droller era el jefe de la división para América Latina en la CIA y permaneció tres horas para “instruir a Fidel sobre los riesgos del comunismo internacional”.

Cuba no era libre de escoger su sistema político, económico y social, si a Estados Unidos le daba la impresión de que las nuevas leyes que adoptaba eran de corte comunista.

Estas son las verdaderas causas de la lucha ideológica contra la Revolución, los planes para destruirla, incluidos los intentos de asesinatos a Fidel, y el por qué hay que demonizarla en el tema de los derechos humanos, a pesar de los logros indiscutibles obtenidos en dicha materia.

El 8 de julio 1959, Richard R. Rubottom, sub secretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos, y Robert D. Murphy, sub secretario para Asuntos Políticos, propusieron en una reunión de la Junta de Coordinación de Operaciones del presidente Dwight Eisenhower, sabotear el desarrollo del proceso revolucionario cubano, de la cual salió un acuerdo que se le trasladó el 15 de julio, al director de la CIA, Allen Dulles, donde Rubottom le comunicaba:

“Ha llegado el momento de brindar apoyo a los elementos anticastristas, porque Fidel Castro es una amenaza para los Estados Unidos”.

La historia se conoce bien y va desde la cruel guerra económica, comercial y financiera que dura medio siglo; una invasión mercenaria; actos terroristas contra objetivos económicos y las personas; planes de asesinato a los dirigentes principales; acciones de subversión política, y la fabricación de grupos que califican de “disidentes” para sus campañas anticubanas, cuando realmente son personas que viajan  constantemente a Estados Unidos donde reciben entrenamiento, abastecimientos y dinero para ejecutar sus provocaciones, sin alcanzar el menor apoyo interno.

Estados Unidos y sus más cercanos aliados, señalan a Cuba como “violadora de los derechos humanos”, desconociendo sus resultados alcanzados durante 60 años, porque no le perdonarán jamás que haya escogido un sistema socialista, a solo 90 millas.

México, Honduras, Guatemala y otros países no son asediados con campañas mediáticas como recibe Cuba desde 1959, a pesar de que allí la vida no vale nada; los secuestros de personas son el pan de cada día; ser periodista es exponerse a una muerte segura; la violencia de género prolifera, incluida las muertes de cientos de mujeres; el consumo de drogas inunda calles y escuelas; el trabajo infantil es algo usual, unido a la discriminación racial sufrida por millones de personas,

La República de Cuba cumple sus compromisos con la normativa internacional de derechos humanos. Ratificó 44 de los 61 instrumentos internacionales en esa materia, algo que pocos países han hecho, porque la protección del derecho a la vida de los cubanos es una prioridad para el Estado.

Nada de eso es reconocido por Estados Unidos, su único propósito es derrocar el proceso socialista a como dé lugar, lo mismo mediante el dulce encanto del restablecimiento de relaciones diplomáticas, que con políticas de enfrentamiento para matar por hambre y enfermedades a su pueblo, con la intensión de que se lance a las calles, pues como dice el documento secreto elaborado por la Casa Blanca en 1960, titulado Política de los Estados Unidos en la actualidad:  “La conducta del gobierno cubano es incompatible con los objetos de Estados Unidos en América Latina”. 

Esos sueños trasnochados no los verán jamás en la Isla, debido a que cubanas y cubanos si conocen la historia y nunca la borrarán ni olvidarán, pues como afirmó José Martí:

 “Nada hay más justo que dejar en punto de verdad las cosas de la historia”. “Olvidar es de ruines”.

 

Estados Unidos impone su matriz de opinión contra Cuba


Por Arthur González.

Fidel Castro y la Revolución cubana nunca fueron del agrado de Estados Unidos, incluso desde antes de lograr el triunfo contra el tirano Fulgencio Batista, asesino de más de 20 mil cubanos y un elevado número de torturados y mutilados por el accionar de sus órganos represivos, todos bajo el asesoramiento del FBI.

Es por eso que jamás la Casa Blanca y el Departamento de Estado desataron campañas a favor de los derechos humanos en Cuba. Sin embargo, desde que la Revolución comenzó a dictar leyes en beneficio del pueblo, Estados Unidos desató una virulenta cruzada mediática para hacerle creer al mundo que los nuevos gobernantes de la Isla violaban sistemáticamente los derechos humanos.

Ningún gobierno anterior a 1959 se ocupó más por los cubanos que el de Fidel Castro; este inició la campaña de alfabetización para enseñar a leer y a escribir a millones de personas que nunca pudieron ir a una escuela, estableció un sistema de salud gratuito, llevó la cultura a todos los rincones del país, de ahí que hoy Cuba es conocida en el mundo por su altísima calidad artística, gracias a las decenas de escuelas de arte a lo largo de la isla y le dio igualdad a la mujer y los negros para que no siguieran siendo discriminados.

Pero esa obra humana es opacada y silenciada por Washington que persiste en desvirtuar la realidad cubana para que su sistema no sea seguido por otros, de ahí el mantenimiento de la brutal guerra económica, comercial y financiera más larga de la historia, con el propósito de evitar que el modelo social y político de Cuba se expanda por el tercer mundo.

Al no existir oposición política a la Revolución, como reconoció en 1960 el sub secretario de Estado Lester Mallory, la CIA la fabricó, sufragándola, la entrena y abaste, algo que continua hasta la fecha, reclutando en los últimos años a figuras más jóvenes para intentar atraer a cubanas y cubanos.

Para ello ofrecen becas en Estados Unidos con el fin de conformar líderes juveniles, los que a su vez tratarían de sumar a otros a las actividades provocativas, sin obtener resultados.

En ese camino Carlos Alberto Montaner, agente CIA, terrorista y prófugo de una cárcel habanera donde cumplía sanción por colorar bombas en centros comerciales en el año 1961, se le acercó en España a la emigrada cubana Yoani Sánchez Cordero, ofertándole trabajar para ellos desde Cuba, y le pagaría con cientos de miles de dólares.
Ella regresó a la Isla en 2004, rompió su residencia en España y solicitó la repatriación. En el 2007 le crean el Blog Generación Y, en ese momento traducido a 9 idiomas, con un potente servidor en Alemania.

Le organizaron una campaña publicitaria para hacerle creer a los lectores que era una “joven opositora al régimen de Castro”. Al año de la salida del Blog, la revista Time la seleccionó entre las 100 personalidades más influentes del mundo y la revista People de América Latina, la nombró una de las 25 personas más relevantes del continente, algo insólito para una desconocida sin obra alguna. Acto seguido llegaron los premios relevantes en metálico, recibiendo en 10 meses más de medio millón de euros.

Hoy es una de las abanderadas de la cruzada desinformativa contra Cuba, pero no logró el objetivo de nuclear a los jóvenes cubanos en su accionar contrarrevolucionario.

El 16 de mayo 2018 Cuba presenta ante la ONU su informe sobre el cumplimiento de sus obligaciones en materia de Derechos Humanos, donde demostrará sus avances, a diferencia de países como Israel que asesina y masacra al pueblo palestino, pero Estados Unidos ni lo sanciona ni lo excluye, por ser su principal gendarme en esa zona.

La mayor de las Antillas posee una tasa de mortalidad de 4,04 por mil nacidos vivos, gracias a su sistema de salud socialista. Se destaca por su solidaridad mundial con todo el que necesite de su ayuda en el campo de la medicina, como hizo en el combate al Ébola en África, y ante desastres naturales en el mundo.

Pero la Casa Blanca insiste en no darle importancia a eso; por el contrario, orienta, instruye y sufraga a una contrarrevolución virtual, y declara oficialmente, sin vergüenza alguna, que ellos promueven un cambio de sistema en Cuba, y que su Congreso “financia la programación de la democracia en Cuba para proporcionar asistencia humanitaria, promocionar derechos humanos y libertades fundamentales y apoyar la libre circulación de información en lugares en donde está restringida y censurada”.

Con parte de ese dinero Estados Unidos pretende desarrollar espectáculos propagandísticos contra Cuba en los foros internacionales, malgastando cientos de miles dólares en costear boletos de avión, hoteles y restaurantes.

La Revolución socialista ostenta una obra sin igual en Latinoamérica y el tercer mundo, incluso en los propios Estados Unidos que poseen cerca de 43 millones de personas que viven en niveles de pobreza y otros sin seguro médico; por tanto, Cuba expondrá orgullosa sus logros para que el mundo conozca la verdad de una labor silenciada y deformada por casi 60 años, pero apoyada por la mayoría de los 11 millones de cubanos que viven bajo la despiadada guerra económica impuesta por el país de “la libertad y la democracia”.

Ante esas acciones siempre recordamos a José Martí cuando dijo:

“Es criminal querer forzar la opinión pública”.