Un trato diferente para México.


Por Arthur González.

México es un país agobiado por la corrupción gubernamental, las drogas, asesinatos y desparecidos, pero no es condenado y menos sancionado por Estados Unidos ni por la Unión Europea, a diferencia de lo que hacen contra otros gobiernos que asumen posiciones políticas a favor de sus pueblos, como Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Cuba, por haber logrado consolidar una Revolución socialista, fue agredida militarmente por mercenarios armados y entrenados por Estados Unidos; resiste estoicamente una guerra económica, comercial y financiera por 58 años; sufre miles de actos terroristas, incluida la agresión biológica y enfrenta las acciones de subversión política más amplias de las que se tenga conocimiento, y es acusada de “violar” los derechos humanos, de forma manipulada.

Contra Venezuela, Washington reproduce los planes aplicados a la Revolución cubana, y Nicaragua enfrenta por 2da ocasión, una contrarrevolución creada desde los locales de la misión diplomática yanqui, en contubernio con la jerarquía católica nacional.

Sin embargo, México, a pesar de ser el país donde la vida de un periodista no vale nada, los asesinatos se cuentan por miles, desaparecen estudiantes, mujeres y niños, encontrándolos en ocasiones en fosas comunes, no recibe similar tratamiento.

La razón es simple: sus gobernantes siempre cumplen a cabalidad las órdenes que dicta la Casa Blanca y nunca se oponen a sus mandamientos.

Aquel gesto que en 1962 parecía una rebeldía, al no romper relaciones diplomáticas con la Cuba socialista, posterior a las sanciones adoptadas por la OEA, fue una farsa montada por instrucciones yanquis, demostrando su total subordinación a Estados Unidos.

Casi medio siglo después se conocía la verdadera historia, recogida en documentos desclasificados y publicados por el jefe de análisis del Archivo de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

La realidad fue la siguiente:

El entonces Secretario de Estado, Dean Rusk, le explicó al presidente Lyndon Johnson, el resultado de un pacto secreto acordado entre Brasil, México y Estados Unidos, donde se decidió mantener la embajada de México en La Habana por conveniencia política, colaboración aceptada por el gobierno presidido por Adolfo López Mateo.

Desde abril 2018, en Nicaragua comenzaron acciones de protestas, ante el anuncio del decreto presidencial que aumentaba las contribuciones de trabajadores y empresarios e imponía una retención del 5% a los jubilados. Dicha medida fue recomendada nada menos que por el Fondo Monetario Internacional, como hacen en Argentina y otros países.

Esa disposición desencadenó la violencia callejera, encabezada por estudiantes, muchos de ellos graduados de cursos impartidos en locales de la embajada yanqui en Managua.

Las protestas fueron subiendo de tono, llegando a emplear armas de fuego, lanzamiento de cocteles molotov y barricadas en las calles. Destrozaron y quemaron locales gubernamentales, y asesinaron a simpatizantes de Daniel Ortega.

Esos delincuentes, financiados por Estados Unidos, fueron calificados de “luchadores por la libertad”, y respaldados por el clero católico. Fuerzas del orden al ingresar en la Universidad Nacional, encontraron un arsenal de armas de fuego y otras perforo cortantes, algo que no tiene relación con los reclamos políticos.

El apoyo a esa violencia contrarrevolucionaria por parte de la OEA, organizaciones de derechos humanos y la Unión Europea, es el mismo que dieron a las bandas de delincuentes que actuaron en Venezuela, y llegaron a quemar a varias personas vivas.

En días pasados en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se produjeron manifestaciones y huelgas estudiantiles, solicitando el cese de los asesinatos, los desaparecidos como el hecho de los 43 estudiantes en Ayotzinapa, aún sin resolver, que lesiona la agenda política y social mexicana de los últimos años.

Las protestas se iniciaron en el bachillerato del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), de Azcapotzalco, por los asesinatos de estudiantes y la desaparición de varios profesores, efectuándose una gran marcha desde la Facultad de Ciencias Políticas Sociales hasta la Rectoría de la Universidad.

De inmediato un grupo de choque irrumpió en la UNAM para romper la protesta pacífica de los estudiantes, agrediéndolos con armas blancas y palos. Ninguna autoridad intervino, dejándolos que hicieran su trabajo sucio para amedrentar al estudiantado.

Dos alumnos fueron heridos gravemente, uno apuñalado dos veces en el riñón, una oreja cortada y múltiples golpes.

La Policía detuvo a dos sujetos y el Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México, informó que un juez de Control los acusaría por el delito de motín.

Tristemente, el procurador capitalino declaró que los dos quedaban en libertad, por no existir acusación en su contra.

En México después de las manifestaciones universitarias de 1968, criminalmente reprimidas por las autoridades, nacieron esos grupos que se encargan de dispersar las protestas, a los que se le denominan “porros”, afirmándose que son financiados por partidos políticos, brindándoles protección.

Ante los desórdenes en Nicaragua, orientados y pagados por la misión yanqui, de ipso facto, se iniciaron las presiones sobre el Gobierno para que cesará la “represión”, exigiendo la salida del poder del presidente Daniel Ortega, verdadero motivo de las protestas.

Nadie condenó a los amotinados que quemaron, destruyeron y asesinaron a inocentes, por el contrario, los calificaron de “victimas”.

La OEA, la ONU, el Vaticano, la Unión Europea, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay, aliados de Washington, acusan a Ortega de ser el único responsable, y Estados Unidos se encargó de financiar las campañas de prensa con ese fin.

Todo es muy diferente al silencio o escasas denuncias de lo que sucede en México, país con el índice de periodistas asesinados más alto del mundo, sin preocupar a ninguno de los que se alarman por los hechos en Nicaragua, provocados por los grupos de la “oposición”, conformada por delincuentes comunes.

Sabio siempre nuestro José Martí al expresar:

“Levantarse sobre intrigas, es levantarse sobre serpientes”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Estados Unidos contra Venezuela.


Por Arthur González.

Desde que Hugo Chávez Frías alcanzó la presidencia de Venezuela, Estados Unidos inició variadas operaciones especiales para derrocarlo, siguiendo los mismos planes aplicados contra Cuba desde 1959.

Su plan maestro es la guerra económica, comercial y financiera para evitar que el gobierno satisfaga las necesidades del pueblo y luego culpar al sistema de la crisis, aunque todos saben que el único responsable es Estados Unidos, quien a través de sus agencias de inteligencia presionan, reclutan y organizan a la contrarrevolución, copiando sus fracasados métodos aplicados a la Revolución cubana.

Contra Nicolás Maduro incrementaron sus acciones subversivas, con el fin de evitar que ganara las elecciones presidenciales, situación que el pueblo no respaldó, eligiéndolo en las urnas de forma democrática en dos oportunidades.

De nada valieron los millones de dólares repartidos entre estudiantes universitarios, partidos opositores, la burguesía y hasta grupos de delincuentes; ni la preparación llevada a cabo por la USAID y la NED desde la misión diplomática yanqui y otras entidades, incluida la Iglesia Católica venezolana.

Ante la impotencia por sus constantes fracasos en Cuba, en 1962, Estados Unidos optó por intentar comprar algún funcionario de alto rango dentro del gobierno, ofreciéndole una alta suma de dinero, con vistas a provocar un golpe militar que justificara la invasión a la Isla por el ejército yanqui.

De acuerdo con la Operación Mangosta, aprobada por el presidente J.F. Kennedy, la CIA tenía que:

“Proponer el 1ro de febrero 1962, un plan para la defección de altos funcionarios gubernamentales cubanos, con el fin de dividir el régimen desde dentro. Este empeño debe ser imaginativo y bastante atrevido para considerar el nombre de un desertor valorado al menos en un millón de dólares”

Esas acciones estarían respaldadas por la desprestigiada OEA, siempre al servicio de los dictados de la Casa Blanca, y al analizarlas se constata la similitud de las aplicadas ahora contra Caracas, copia fiel de las que desarrollaron contra La Habana en aquel año de 1962, y según consta en la mencionada Operación:

“El Departamento de Estado está concentrando sus esfuerzos en la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA, la cual comenzará el 22 de enero, esperando obtener un amplio respaldo del Hemisferio Occidental, a las resoluciones de la OEA que condenen a Cuba y la aíslen del resto del Hemisferio. Se está considerando una resolución solidaria, mediante la cual OEA ofrezca alivio directo al angustiado pueblo cubano…, como un medio para lograr la simpatía del pueblo, sin tener que reconocer al gobierno comunista. La reunión de la OEA será apoyada por demostraciones públicas en América Latina, generadas por la CIA y las campañas psicológicas asistidas por USIA”.

La mayor tarea para nuestra hábil diplomacia es alentar a los líderes latinoamericanos a desarrollar operaciones independientes similares a este Proyecto, buscando una rebelión interna del pueblo cubano contra el régimen comunista”.

Igual que hicieron contra la Revolución cubana, ahora Estados Unidos presionó a un grupo los líderes latinoamericanos, para aceptaran sus decisiones y afirmen que el presidente de Venezuela “es un gobernante cada vez más autoritario que ha arruinado la economía de su país, provocando una escasez extrema de alimentos y medicinas”, como resultado, el colapso que desencadenó el éxodo de venezolanos desesperados”.

Todo es parte del montaje de la guerra económica, prevista para lograr el desencanto y el desaliento de la población, respaldado por campañas de prensa diseñadas para influir psicológicamente en los venezolanos y el mundo en general.

El pasado 08 de septiembre 2018, un artículo de The New York Times afirmaba que: La administración Trump sostuvo reuniones secretas con militares rebeldes de Venezuela el año pasado, para discutir sus planes de derrocar al presidente Nicolás Maduro”.

El final que busca el diseño de esa operación contra Venezuela, es la invasión militar norteamericana con el apoyo de varios países de la región, tal y como planificaron contra Cuba, lo que quedó plasmado en el Plan Mangosta, que expone textualmente:

“La CIA ha alertado al Departamento de Defensa que hará falta un considerable apoyo militar, incluyendo dos submarinos, lanchas PT, guardacostas tipo Cutter, instructores de fuerzas especiales, aviones C-54, aviones F-86, aviones anfibios, portahelicópteros, un batallón del ejército dedicado a la confección y lanzamiento de volantes, y Guantánamo como base para las operaciones submarinas. La CIA cree que su papel será fabricar y extender un movimiento popular, prestigioso y real, el cual creará un clima político que puede proporcionar un marco de justificación plausible, para la intervención armada de Estados Unidos en Cuba”.

Recordemos que, en agosto 2017, el presidente Donald Trump declaró: “Estados Unidos tiene una opción militar para Venezuela”, lo que provocó la condena de sus aliados en la región. Además, prorrogó por un año más, el decreto de “emergencia nacional”, que declara a Venezuela como una “amenaza inusual” a la seguridad nacional y a los intereses estadounidenses, precepto firmado por primera vez en el 2015 por su antecesor, el presidente demócrata Barack Obama.

La historia está carga de hechos similares ejecutados por Estados Unidos. Entre los más cercanos están la invasión a Cuba por Bahía de Cochinos, la invasión a República Dominicana, el golpe militar contra Salvador Allende en Chile, la organización de la contrarrevolución en Nicaragua, que culminó con el escándalo del Irán-Contra, la invasión a Panamá y a Granada, entre muchas otras.

No por gusto José Martí alertó:

“Los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las 7 leguas…y para eso, hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”.

 

¿Por qué Cuba es tema de campaña electoral en la Florida?


Por Arthur González.

Cada vez que se aproximan las elecciones en la Florida, es difícil que alguno de los candidatos a cargos disponibles, no aborde en sus discursos el tema cubano, a pesar de ser un país independiente y no una colonia yanqui, como lo fue 60 años atrás.

Así se manifestó en estos días el representante Ron DeSantis, candidato republicano a gobernador de la Florida, quien prometió arreciar las medidas contra Cuba, ante un auditorio compuesto mayoritariamente por votantes de origen cubano, muchos de ellos testaferros y torturadores del dictador Fulgencio Batista, o ex miembros de la vieja burguesía que abandonó la Isla, con la trasnochada ilusión de que Estados Unidos impidiera la consolidación del triunfo revolucionario alcanzado en 1959.

DeSantis, ganó el 68 por ciento de los votos en las recientes elecciones primarias republicanas en Miami-Dade, y ahora compite contra su oponente demócrata, el progresista de raza negra, Andrew Gillum.

Para hacer más ridículo su discurso, aunque atractivo para los asistentes, afirmó: “Soy el único candidato capitalista para gobernador de Florida. El socialismo sería un desastre para la Florida. No podemos permitir que las políticas socialistas ganen en esta tierra libre”.

Buscando aplausos y votos, DeSantis auguró que si ganaba las elecciones iba a pedirle al gobierno de Estados Unidos que acusara formalmente a Raúl Castro, como responsable del derribo de las avionetas de la organización contrarrevolucionaria Hermanos al Rescate, dirigida por un terrorista nacido en Cuba, que, en franca y premeditada provocación, violaban sistemáticamente el espacio aéreo habanero, situación que Estados Unidos nunca permitiría sobre su territorio.

Este candidato tiene el respaldo de los mafiosos terroristas anticubanos Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Marco Rubio, todos vinculados a las políticas opuestas a la normalización de relaciones con Cuba.

Lo extraño del asunto es que DeSantis no habló de lo que haría como gobernador para eliminar la pobreza, la desigualdad, ni los crímenes violentos que continuamente se producen en la Florida, unido al alto consumo de drogas y la prostitución, que afectan a la población de esa ciudad.

En su discurso, pasó por alto lo expuesto en el informe de Philip Alston, Relator Especial de la Organización de Naciones Unidas, sobre la pobreza extrema y derechos humanos, donde afirma que: “En Estados Unidos hay más de 40 millones de personas en situación de pobreza, de los cuales 18,5 millones viven bajo el umbral de la pobreza extrema, víctimas de las condiciones de exclusión, inequidad y baja movilidad social que imperan en ese país”.

Tampoco mencionó que solo en el año 2013, las tasas de mortalidad infantil en EE.UU. fueron las más altas en el mundo desarrollado; donde los estadounidenses tienen la esperanza de vida más corta y se enferman mucho más que en otros países desarrollados, debido a su pésimo sistema de salud, que lo cobra todo.

Por el contrario, la Cuba socialista disfruta de una de las mejores tasas de mortalidad infantil, con solo 4.2 por cada mil nacidos vivos, de 60 que dejaron los “exiliados” en 1960.

Hoy la esperanza de vida de los cubanos es 78,4 años, gracias a la elevada calidad del sistema de salud pública socialista, que les ofrece cobertura universal y asistencia gratuita a todos, situación reconocida por la Organización Mundial de la Salud.

El aspirante a gobernador, antes de atacar a Cuba con sus palabrerías engañosas, debería conocer que Estados Unidos ocupa el puesto 35, de 37, en términos de pobreza y desigualdad; al tener la tasa Gini más alta de todos los países occidentales, esa que mide la desigualdad mundial.

Por supuesto, que tal panorama de desgracias solo afecta a la población pobre, visiblemente fraccionada por décadas de políticas de discriminación social y étnica, exclusión y por la dominación cultural de las altas esferas conservadoras.

Ron DeSantis, como candidato republicano a gobernador de la Florida, debería conocer la denominación efectuada por la revista Forbes, cuando seleccionó a Miami como la “Ciudad Más Miserable del País”, seguida por Detroit y Flint, en Michigan, y West Palm Beach, en la Florida. En el 2014, el sitio Wallethub.com definió a Miami como la segunda peor ciudad para criar a un hijo, detrás de Detroit.

En caso de ganar las elecciones, deberá tener en cuenta la cantidad de terroristas cubanos que residen en la Florida, especialmente en Miami, los que tienen a su haber números crímenes por haber pertenecido a organizaciones como Comandos L y Omega 7, hechos reconocido por sus participantes y que constan en los archivos del FBI, aunque nunca han sido juzgados por ellos.

Entre esos terroristas están Armando Valladares, detenido en Cuba por hacer estallar bombas en varios centros comerciales de la Habana y Carlos Alberto Montaner, detenido in fraganti cuando colocó una petaca explosiva en una tienda por departamentos, que hirió a una madre y a sus dos hijos. Fue juzgado y condenado, pero se fugó del centro penitenciario y buscó asilo en la embajada de Brasil.

Además, se pasean libremente por las calles de Miami otros como Ramón Saúl Sánchez, miembro de la organización terrorista Omega 7, autor confeso de varios actos terroristas contra Cuba, ahora compinche de Rosa María Paya, que incita a acciones de desobediencia en Cuba, sin que las autoridades yanquis tomen medidas por esos actos violatorios de las leyes internacionales.

Muchas son las cosas que deben preocuparle al aspirante a gobernador para poner orden en la Florida, antes de hacer declaraciones injerencistas y falsas contra Cuba, para ser aceptado por esbirros, torturadores y terroristas manchados de sangre inocente de ciudadanos cubanos.

Por conocerlos a cabalidad, expresó José Martí:

“Las elecciones en los Estados Unidos están por lo común en manos de la gente de tabernas”

Por qué son detenciones arbitrarias las de Cuba.


 

Por Arthur González

Las campañas de mentiras contra la Revolución cubana, financiadas por el gobierno de Estados Unidos y sus servicios de inteligencia, cumplirán 60 años en 2019. Sin embargo, la vida se encargó de sacar a flote la verdad, esa que los yanquis no pueden desaparecer, aunque les disguste.

Con la apertura del turismo, Cuba es visitada anualmente por millones de ciudadanos de todo el mundo, incluidos de los Estados Unidos, quienes comprueban en el terreno como los engañan mediante la divulgación de Fake News, que publican los medios de prensa al servicio de las políticas subversivas.

Una de las cruzadas más reiteradas es las inventadas “detenciones arbitrarias” que cacarean los asalariados de Estados Unidos, para hacerle creer a los pocos incautos que andan por el mundo, que la Revolución viola los derechos humanos.

Es bien sabido que uno de los actores mejor pagados para esas acciones son la denominadas “Damas” de Blanco, las cuales salieron a la luz en 2006, por las imágenes y declaraciones que lanzó a las redes, una periodista del diario Sun Sentinel acreditada en La Habana. Desde esa fecha las asalariadas iniciaron sus provocaciones por una populosa avenida habanera, que culminaba en la iglesia de Santa Rita de Casia, a pesar de que casi ninguna de ellas era católica, ni fueron bautizadas.

Las provocaciones de esas “damas” y otros grupúsculos similares, son diversas, pero todas calificaban como desordenes públicos, al sentarse en la calle para impedir el tránsito de ómnibus y autos, algo que no es permitido en ninguna ciudad de Estados Unidos o Europa. Eso motivaba su traslado a las estaciones de la policía para levantar actas, como habitualmente ejecutan los órganos policiales de todos los países, pero en el caso cubano lo califican como “detenciones arbitrarias”.

Las órdenes recibidas de los yanquis es formar un show, con el apoyo mediático de algunos periodistas extranjeros que amplificaban la noticia, a partir de instrucción por las que cobran posteriormente.

La organización fabricada y financiada por Estados Unidos, denominada Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), con sede fuera de la Isla, tiene la encomienda de reportar inventadas detenciones “arbitrarias”, que, si todas se sumaran, Cuba necesitaría casi una de sus provincias para poder acumular tanta cantidad de detenidos, algo fantasioso que no es creíble ni aceptado por quienes tienen un coeficiente normal de inteligencia.

Lo extraño del asunto es que dicho Observatorio, no menciona jamás las detenciones ejecutadas por la policía de los Estados Unidos, a pesar de que golpea brutalmente, usa gas pimienta y bastones para reprimir a quienes se les ocurra realizar una caminata, o protesta pública en su territorio.

El pasado 3 de septiembre 2018, varias personas, mayormente activistas estadounidenses de raza negra, intentaron bloquear la carretera que da acceso al aeropuerto internacional O’Hare de Chicago, en protesta contra la violencia que afecta a los barrios más desfavorecidos de la ciudad.

De ipso facto, que quiere decir en el acto, la policía estatal de Illinois, arremetió contra los pacíficos protestantes, entre ellos el reverendo Gregory Livingston, acusándolos de invadir la autopista interestatal Kennedy.

La protesta tuvo como fundamento la violencia que ejerce la policía contra los ciudadanos residentes en los barrios pobres de Chicago, principalmente de piel negra, brutalidad que ha dejado decenas de muertos, pero los responsables nunca pagan por ellos.

En Cuba no hay un solo “disidente” apaleado por la policía y menos muerto por los golpes recibidos. La presidenta de las llamadas “Damas” de Blanco, viaja libremente a Miami a recibir orientaciones para sus provocaciones, regresa a Cuba cargada de dinero y artículos para su consumo, sin ser apresada.

Si no tuviera plena libertad de actuación, ella no hubiera podido comprarse la residencia de tres niveles que adquirió hace poco tiempo, con el dinero que recibe de la Fundación Nacional Cubano Americana.

La reciente manifestación pacífica efectuada en Chicago, es la tercera que llevan a cabo y ninguna ha sido permitida por la policía yanqui, bajo el argumento de que interrumpen el tránsito en autopistas importantes de la ciudad.

Por esa acción de la policía no existen campañas mediáticas, ni las agencias europeas se hacen eco de las declaraciones de sus participantes, no son acompañadas por diplomáticos occidentales, y el Parlamento Europeo no les otorga premios a sus dirigentes, como si hacen con Cuba.

Así son las maniobras construidas por los especialistas en guerra psicológica de las agencias de inteligencia de Estados Unidos, país que más viola los derechos humanos en el mundo.

En Cuba los desórdenes públicos constituyen un delito recogido en el Código Penal, artículo 200-1, sancionado a privación de libertad de tres meses a un año, o multa de cien a trescientas cuotas o ambas, algo que raras veces se aplica a los asalariados de los yanquis.

No puede haber impunidad para los contrarrevolucionarios orientados y pagados desde Miami, de ahí que resulte tan importante recordar a José Martí cuando expresó:

“Hay que llevar mano firme al mal hondo”.

 

 

 

 

María Elvira Salazar le vendió su alma al diablo.


Por Arthur González.

La reconocida periodista María Elvira Salazar, acaba de lograr su candidatura por el partido republicano, para acceder al escaño que dejará vacante Ileana Ros-Lehtinen, por el distrito 27 del sur de Florida, situación que pudiera catapultarla a la política de Estados Unidos, a pesar de no contar con experiencia en ese complicado terreno.

Lo interesante de su victoria es que para ello tuvo que venderle su alma a la mafia terrorista anticubana de Miami, grupo que tiene las manos llenas de sangre inocente de cubanas y cubanos, algo que bien conoce María Elvira, por sus frecuentes visitas a la Isla en el pasado.

Cuba fue uno de los temas obligados de su campaña, pues se sabe, que desde hace décadas la mafia terrorista encadenó la política exterior estadounidense, en cuanto a sus relaciones con la Isla, al tomarla como bandera en todas las postulaciones de Florida, e incluso arrastran a Senadores, Representantes y Presidentes, que se han visto rehenes de sus patrañas, para evitar la normalización de las relaciones entre ambos países.

Lo significativo es que no solo esa mafiosa aceptó darle su apoyo a la periodista, también lo hicieron otros miembros del grupo terrorista como Lincoln Díaz-Balart, estrechamente vinculado a hechos terroristas ejecutados contra el pueblo cubano.

Para conseguir apoyo político y financiero de esa mafia, la Sra. Salazar declaró que, si ganaba, tomaría como prioridades: “mejorar la situación del transporte en Miami, atraer mejores empleos, trabajar para la prevención de los tiroteos masivos que afectan al país y al sur de la Florida, y por supuesto “la defensa de las libertades en Cuba, Venezuela y Nicaragua”.

Nada es casual, todo fue aceptado previamente por María Elvira y a partir de ahora tendrá que seguir en ese carril anticubano, si desea realmente convertirse en la sustituta de quien fuera calificada como la loba feroz, por oponerse a que el niño Elián González, le fuera entregado a su padre y regresar a su casa en la ciudad cubana de Cárdenas.

No en balde la Salazar recibió para su campaña, la suma de 680 mil 786 usd del bando republicano.

La propia Ileana al conocer los resultados de las primarias declaró: “María Elvira es una líder extraordinaria…Ella va a ser la voz de la libertad”. 

Ya no hay vuelta atrás.

A partir de este momento la afamada periodista tendrá que recitar de memoria, los libretos preparados por la mafia terrorista anticubana, si realmente desea obtener los votos necesarios de los electores del distrito 27, creado en el 2012, que incluye a La Pequeña Habana, gran parte de la ciudad de Miami y las municipalidades de Miami Beach, West Miami, Coral Gables, South Miami, Pinecrest, Palmetto Bay, Cutler Bay, North Bay Village y Key Biscayne.

María Elvira conoce el terreno que pisa, no es ingenua ni tonta, aunque sí vanidosa y ambiciosa.

Ella sabe perfectamente los antecedentes de Ileana Ros, quien apoyó a Guillermo Novo Sampol cuando fue detenido por el asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier, su secretaria norteamericana y el chofer. Fue esa congresista quien solicitó su indulto al presidente Ronald Reagan, a pesar de ser un criminal y torturador en el Plan Cóndor.

Esa misma representante intercedió con el presidente George Bush, la residencia en Estados Unidos del connotado terrorista y asesino Orlando Bosch, a pesar de estar calificado por el FBI como un “ente sumamente peligroso e inadmisible en el país”, debido a que, colocó explosivos en Miami y otras ciudades.

En 1968 fue condenado a 10 años de prisión, por estallar bombas en barcos. Liberado bajo palabra en 1972, pero en 1974, admitió haber enviado paquetes de explosivos a embajadas cubanas en Lima, Perú, Madrid, España, Ottawa, Canadá y Argentina.

Fue coautor de la voladura de un avión civil cubano en pleno vuelo, asesinando a 73 pasajeros.

Ros-Lehtinen también gestionó el ingreso ilegal en Estados Unidos y posterior protección en Miami, del asesino múltiple Luis Posada Carriles, cómplice de Bosch en sus acciones terroristas, como la voladura del avión cubano y la colocación de bombas en varios hoteles y restaurantes de La Habana, donde resultó muerto un turista italiano.

Posada fue entrevistado por la propia María Elvira, la que recibió como respuesta ante las cámaras de la TV, que “el joven italiano estaba en el lugar y momento equivocado”, cuando estalló la bomba en el hotel habanero Copacabana, de lo que no estaba arrepentido.

Ileana Ros fue participe del diseño de la provocación al gobierno de Cuba, mediante los vuelos de la organización Hermanos Al Rescate, HAR, a sabiendas que podían ser derribados, como habían advertido las autoridades de la Isla en múltiples oportunidades, incluso enviándole mensajes al presidente William Clinton, para que impidiera la violación del espacio aéreo cubano y el bombardeo de propaganda sobre la ciudad de La Habana, por HAR.

Ella personalmente hizo gestiones para que dicha organización adquiriera las avionetas.

Aquella provocación fue concebida ante el temor de que Clinton decidiera medidas para debilitar la guerra económica, comercial y financiera impuesta por su antecesor J.F. Kennedy, pues había iniciado la política Pueblo a Pueblo y tenía planes de permitir el turismo norteamericano a la Isla.

Como resultado del derribo de las avionetas, Ileana, Lincoln Díaz-Balart y otros miembros de la mafia terrorista, le prepararon la trampa al propio Presidente, obligándolo a firmar la conocida como Ley Helms-Burton, que le quitó para siempre a los presidentes de Estados Unidos, tomar la decisión de eliminar la oprobiosa guerra económica, comercial y financiera, que pretende matar por hambre y enfermedades al pueblo cubano.

La suerte de María Elvira está echada y cargará con la responsabilidad histórica ante el pueblo cubano, de apoyar al grupo mafioso responsable que tanto dolor y luto ha causado.

Preciso fue José Martí cuando señaló:

“El fausto se compra casi siempre a precio del decoro”.

Los yanquis no hacen nada por gusto.


Por Arthur González.

Cada medida adoptada por el gobierno de los Estados Unidos buscar un fin concreto, siempre beneficioso para sus políticas subversivas y de dominación. Así es el caso de los fabricados “ataques sónicos” contra algunos diplomáticos acreditados en su embajada en La Habana, campaña mediática que solo persigue afectar el turismo de la Isla, como parte del nuevo enfoque de Donald Trump y su rechazo a las medidas adoptadas durante la administración de Barack Obama.

Trump fue preciso en su discurso de junio 2017, ante un grupo de cubanos que conforman la llamada mafia terrorista anticubana de Miami, donde les prometió un cambio radical de las medidas aprobadas por su antecesor, algo que cumplió a cabalidad.

Quizás con la pretensión inicial de romper las relaciones diplomáticas, recompuestas por Obama en diciembre 2014, el Departamento de Estado expulsó en el 2017 a más de una docena de diplomáticos cubanos de Washington, bajo el alegato de inventados “ataques acústicos” que “enfermaron” a un grupo de diplomáticos yanquis en La Habana, a la vez que retiraba igual número de sus funcionarios acreditados en la Isla.

Era la señal más evidente del cambio, seguida de la alerta de seguridad emitida para los viajeros norteamericanos a Cuba, ante el peligro de sufrir similares “enfermedades” a la de sus diplomáticos, iniciándose la película de terror para amedrentar a los incautos.

Semanas después tomaron la decisión de prohibir las visitas de forma individual, amparadas en licencias del programa Pueblo a Pueblo, permitiendo solo las grupales con un responsable al frente de las mismas.

Pero la vida es más rica y la falta de personal diplomático y de oficiales de la CIA en La Habana, volvió a colocar a las Agencias de Inteligencia en una posición desventajosa, sin poder ejecutar sus acciones de espionaje y subversión, que ampliamente realizaban desde la apertura de su Sección de Intereses, en septiembre de 1977.

Aún se recuerda la denuncia efectuada por la Seguridad del Estado de Cuba, en el verano de 1987, cuando la TV cubana transmitió varios capítulos de 27 dobles agentes que lograron engañar por años a la CIA, unido a filmaciones de oficiales CIA bajo la cobertura diplomática, cuando colocaban sofisticados equipos de comunicación satelital, dinero, libretas para codificar y descodificar sus informaciones secretas y otras acciones ilegales que realizaban desde la Sección de Intereses.

Aquella denuncia fue totalmente silenciada por la prensa estadounidense.

Con la apertura de la embajada en 2015, posterior al restablecimiento de relaciones diplomáticas, el propio presidente Obama declaró:

“…Podremos aumentar considerablemente nuestro contacto con el pueblo cubano. Tendremos más personal, y nuestros diplomáticos podrán participar de manera más extensa en toda la isla…incluida la sociedad civil y con los cubanos que buscan alcanzar una vida mejor…nadie espera que Cuba se transforme de la noche a la mañana, pero creo que el compromiso estadounidense, mediante nuestra embajada, empresas y ante todo nuestro pueblo, es la mejor manera de representar nuestros intereses, y apoyar la democracia y los derechos humanos”.

Transcurrido un año de la decisión de Trump para complacer las peticiones de la mafia anticubana y del Senador Marco Rubio, los resultados han sido desastrosos para sus intereses de inteligencia, a tal punto que el pasado 23 de agosto del 2018, un informe realizado por el Servicio de Investigación del Congreso de los Estados Unidos, reconoció que “la drástica reducción del personal diplomático en la Embajada estadounidense en La Habana, solo ha logrado entorpecer las acciones de supervisión sobre Cuba”.

Ante esa realidad la investigación congresional agrega:

“El trabajo que se realizaba con la sociedad civil y los activistas de derechos humanos en la Isla, se ha visto reducido y en muchos casos eliminado, en momentos en que se lleva a cabo una transición política en Cuba y se debate en los barrios el anteproyecto de una nueva Constitución, que será sometida próximamente a referendo popular.

No son necesarios más argumentos. La decisión fue un gravísimo error y en materia de inteligencia lo están pagando caro, siendo el mayor beneficiario el gobierno cubano, al no tener que enfrentar la ola de acciones subversivas que desarrollaban los yanquis en toda Cuba, desde su misión diplomática.

Un signo a seguir de cerca es el anuncio efectuado por el Departamento de Estado, respecto al cambio del nivel de advertencias sobre los viajes a Cuba, al reducirlo del nivel tres (reconsiderar el viaje) al dos (solo tomar precauciones adicionales).

Dicha información se publicó horas después que se conociera el resultado del informe del Servicio de Investigación del Congreso.

Esa medida, sin dudas, podría mejorar la entrada de más estadounidenses a la Isla, quienes tendrán la capacidad de monitorear en el terreno la situación política cubana, ante la merma de oficiales de inteligencia con cobertura diplomática, retomando la el empleo de oficiales con cobertura no oficial, como hacen con mayor alcance desde la caída del socialismo europeo, al utilizar otras fachadas como el turismo, los comerciantes, religiosos, académicos, estudiantes y otras categorías, que le posibilitan mayor libertad de movimientos para la búsqueda de la información de su interés.

Todo está analizado y aprobado, hay que buscar soluciones a las dificultades creadas por una decisión pasional que perjudicó fuertemente a los servicios de inteligencia yanqui, en momentos que más necesitan estar presentes en Cuba, pues Trump no dará marcha atrás.

No por gusto aseguró José Martí:

“Las pasiones, solo por serlo, son de suyo violentas, injustas e irracionales”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Para que han servido las relaciones con Estados Unidos?


Por Arthur González.

Estados Unidos nunca tuvo buenos ojos hacia Fidel Castro, algo que expusieron en 1958 el presidente Dwight Eisenhower y el director de la CIA, Allen Dulles. Ambos estaban convencidos que no era el hombre que necesitaban para gobernar en Cuba; su autodefensa durante el juicio por su participación en el asalto al Cuartel Moncada, así lo demostraba.

Al no poder impedir el triunfo del movimiento revolucionario de 1959, de inmediato tomaron medidas para frustrar sus planes de desarrollar un proceso nacionalista, independiente y soberano, sin injerencia yanqui.

Por esa razón, a solo 11 meses de la victoria la CIA propuso eliminarlo físicamente, según documentos oficiales.

En enero de 1961 Eisenhower rompía las relaciones diplomáticas, iniciándose más de medio siglo de acciones terroristas, planes de asesinatos, invasión mercenaria, guerra económica, financiera, biológica y mediática, unido a programas subversivos elaborados por la CIA y el Departamento de Estado, respaldados por presupuestos de miles de millones de dólares, pero ninguna de esas acciones ha tenido éxito.

A pesar de esa posición contra la Revolución, Cuba siempre intentó mejorar las relaciones con Estados Unidos y en ocasiones buscó y en otras aceptó las propuestas de establecer conversaciones secretas, pero siempre las presiones y exigencias yanquis lo malograban.

Washington ponía como condición previa, que Cuba se alejara de Moscú y el bloque socialista europeo, eliminara sus relaciones militares con ellos; no apoyara los movimientos revolucionarios, incluida la independencia de Puerto Rico, y se retirara de África, donde los cubanos ayudaban a salvaguardar la independencia de Angola, a petición de su gobierno, por estar asediada militarmente por Sudáfrica, viejo aliado de Estados Unidos, quien apoyaba a la contrarrevolución angolana.

Posterior a la desaparición del socialismo en Europa del Este y la desintegración de la URSS, el presidente George W. Bush, puso como condición que Cuba abandonara el sistema socialista y restaurara el capitalismo, petición idílica y trasnochada.

Barack Obama tomó el mismo rumbo que las 10 administraciones antecesoras, pero en su segundo mandato optó por aceptar las propuestas que había hecho el Council on Foreign Relation durante el gobierno de Bill Clinton y tomó la decisión de entablar negociaciones secretas, sin condicionamientos previos, para lo cual debió excluir al Departamento de Estado y Defensa, evitando que la mafia terrorista anticubana se enterara.

Esa decisión no fue festinada. Estados Unidos estaba perdiendo influencia en Latinoamérica, tenía el repudio mundial por la guerra económica contra Cuba, que sentaba a su país en el banquillo anualmente, unido a las presiones por las campañas internacionales para liberar a los Cinco Héroes cubanos, más las internas por el judío norteamericano Alan Gross, preso en la Habana.

De no dar ese paso, dejaría pasar la oportunidad excepcional de poder influir a su favor en la sociedad cubana, especialmente a la juventud y los trabajares no estatales, antes del traspaso de la presidencia de Raúl Castro a un hombre que no es de la generación histórica de la Revolución.

Ante ese escenario, en diciembre del 2014 ambos gobiernos acuerdan el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la posterior apertura de embajadas. Sin embargo, la pretensión de destruir el socialismo fue recalcado en todas las intervenciones de Obama, y la guerra económica, financiera y mediática para las campañas contra la Revolución y el apoyo total a la subversión, quedaron intactas.

Obama impuso records de persecución a la banca internacional, para ahogar financieramente a Cuba; aprobó el mayor presupuesto anual hasta ese momento para los planes subversivos con 20 millones de dólares, el apoyo económico y moral a la “oposición” interna; la radio y TV Martí continuaron, al igual que la prohibición del turismo estadounidense a la Isla y el comercio bilateral, excepto la venta alimentos acordada en época de G.W. Bush, después del paso de un destructor huracán que azotó la Isla, siempre mediante el pago adelantado de cada compra.

La Ley de Ajuste, la Torricelli, Helms-Burton y el acta de prohibición de Comercio con el Enemigo, quedaron intactas, al igual que el uso de dólar. También prohibió conversar sobre la devolución del territorio que ocupa su

Su política fue edulcorada y engañosa, pues persiguió los mismos objetivos de sus antecesores, aunque con métodos más sutiles e inteligentes.

No obstante, aprobó algunos memorandos de entendimiento en cuestiones no cruciales para el mejoramiento de la economía de Cuba y que no le creaban mayores dificultades con la mafia anticubana, como fueron el tema de las misiones de búsqueda y rescate de embarcaciones; el combate al tráfico de drogas que mayormente va hacia Estados Unidos; cooperación medio ambiental; programa de capacitación de profesores de idioma inglés; cooperación  en la esfera de la seguridad de los viajeros; el uso de vuelos directos pero solo de empresas norteamericanas; cooperación en la esfera de la Salud y el restablecimiento del correo postal directo.

Amplió las licencias que otorga el Departamento de Estado para los viajes a Cuba, y expresó que con ellos buscaba “promover los valores yanquis entre el pueblo cubano, potenciar aún más su objetivo de empoderar al pueblo cubano, fomentar mayores contactos personales, respaldar con mayor fuerza a la sociedad civil en Cuba, con el marcado interés de promocionar la independencia de los cubanos para que no tengan que depender del Estado cubano”.

Con el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca, esa política regresó a los tiempos de la guerra fría, pues según argumentaron Obama no logró sus objetivos, por tanto, había que mantener las presiones buscando que el pueblo se lance a las calles a protestar por las carencias económicas acumuladas.

Para no quedarse atrás, Trump inventó el show de las mentiras de los ruidos acústicos y las falsas enfermedades, solo para afectar el turismo internacional a Cuba y las visitas de norteamericanos, incrementadas notablemente con la política de pueblo a pueblo. Con eso dejó inoperante a su embajada en La Habana.

Buscando el respaldo de los votos de la mafia terrorista anticubana, el Congreso acaba de aprobar un presupuesto ascendente a 35 millones de dólares, para fabricar la “democracia” en Cuba y Venezuela, pagar a los “disidentes” y las campañas mediáticas sobre las inventadas violaciones de los derechos humanos.

Para la radio y TV Martí, emisoras que desde 1985 ni se escuchan ni se ven en la Isla, se aprobaron 29 millones de dólares.

Vale penal resaltar que esos 35 millones, es una cifra inferior a la que solicitó Obama al Congreso en 2015, ascendente a 2 mil millones de dólares para Latinoamérica, y de esa suma 53,5 millones fueron destinadas a la “Iniciativa Regional de Seguridad” (CBSI) y una buena cantidad para programas de promoción de “la libertad de prensa y los derechos humanos” en Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua.

Al sacar cuentas, ¿de que sirvieron las relaciones diplomáticas?

Lúcido fue José Martí cuando dijo:

“De esa tierra no espero nada…más que males”