¿Esclerosis?


Por Arthur González.

La esclerosis es una enfermedad degenerativa producida por el endurecimiento patológico de los tejidos, debido al aumento anormal y progresivo de células de tejido conjuntivo que conforman su estructura; algo que afecta principalmente a los vasos sanguíneos y al sistema nervioso. Una de sus causas fundamentales es el exceso de colesterol.

Lamentablemente es lo qumanose debe estar afectándole la memoria a Tania Catalina Díaz Castro, mujer cubana que en la década de los años 80 apareció en un programa de la TV de su país, donde denunció a sus ex colegas de organizaciones contrarrevolucionarias al servicio de Miami.

Desde esa época no se supo más de ella, algunos la daban por muerta y otros aseguran que la veían entrar con cierta frecuencia en la misión diplomática de España en La Habana; pero a ciencia cierta no había rastro de aquella mujer que renegara ante las cámaras de su participación en acciones contra el Gobierno revolucionario, cuando era miembro del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, creado en 1988 por Samuel Martínez Lara y Ricardo Boffil Pagés, personajillo que también declaró en la TV durante uno de sus encuentros con un Coronel de la Seguridad del Estados, “que ser contrarrevolucionario era un modo de vida”.


Un libro publicado en Cuba del escritor Armando Arias Santos, titulado ¿Disidencia?, relata con claridad los vericuetos de esos grupos, muchos de ellos dirigidos por “opositores” que con el tiempo resultaron ser agentes de la Seguridad del Estado.

Han pasado tantas cosas y tanto tiempo que los actuales “disidentes” no saben quién es Tania Díaz Castro, pero desde hace algunos meses, de vez en vez, ella publica en sitios digitales algún que otro artículo sin interés y falta de actualidad.

El más reciente lo dedicó nada menos que al ex presidente de El Salvador, Francisco Flores, condenado a prisión por robarse 15 millones de dólares donados por el gobierno de Taiwán para la reconstrucción de su país, después de los terremotos de 2001, artículo que nadie en su sano juicio escribiría.

¿Qué la motivó a sentarse frente al computador para garabatear algunas líneas sobre ese gran corrupto? Su fallecimiento en días pasados, y para alabarlo porque durante una de la Cumbres Iberoamericanas, siguiendo instrucciones de Miami, Flores le faltó el respeto al presidente cubano Fidel Castro, algo programado que hizo al mandatario español denominarlo como “un soplo de aire fresco”.

La vida se encargó de poner al descubierto quien era realmente ese joven “soplo”, pero para la señora Díaz Castro, fue un hombre “sin temor alguno a venganzas truculentas, a quien la vida le jugó una mala pasada, y fue un verdadero ejemplo de valentía y sensatez”.

No hacen faltas más detalles, solo tener en cuenta su avanzada edad y que el exceso de grasa de origen animal es la responsable de ese veneno silencioso que se denomina colesterol, culpable de la pérdida paulatina de la razón.
Por ese motivo hay que excusarla por tanto desatino, pues como dijo José Martí:

“Los defectos y los delitos mismos, parecen como que se funden y desaparecen en la majestad de la vejez”.

Un pensamiento en “¿Esclerosis?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s