Más falacias contra Cuba


Por Arthur González.

Desde que triunfó la Revolución en 1959, la CIA fomentó el enfrentamiento de la iglesia al nuevo Gobierno, al considerarlo comunista y por tanto exigió del catolicismo una posición particularmente efectiva para que se opusiera a las medidas que se tomaban a favor del pueblo.

Esto quedó reflejado en un informe elaborado por la Embajada de Estados Unidos en La Habana, el 14 de abril de 1959, firmado por el Embajador y el Ministro Consejero de esa Misión diplomática.

Como resultado de las presiones, el Cardenal de Cuba, Manuel Arteaga, “casualmente” celebró en diciembre de ese mismo año el primer Congreso Católico de Cuba de toda la historia, el cual culminó con una misa pública en la actual Plaza de la Revolución, con el objetivo de agrupar fuerzas contra el proceso revolucionario, algo que le fue imposible por el apoyo casi total del pueblo a Fidel Castro, quien convocó al Consejo de Ministros a participar en la misma, como demostración de buena voluntad hacia la iglesia.

No obstante, en octubre de 1960 la CIA organizó la tenebrosa Operación Peter Pan, mediante el engaño de que el gobierno revolucionario privaría de la patria potestad a los padres. En plena coordinación con la iglesia católica cubana y miamense, sacaron de la isla a 14 mil 48 niños sin acompañantes, algo insólito y solo igualado con las acciones de los nazis contra los judíos durante la 2da guerra mundial.

Sigue leyendo

Anuncios