¿Esclerosis?


Por Arthur González.

La esclerosis es una enfermedad degenerativa producida por el endurecimiento patológico de los tejidos, debido al aumento anormal y progresivo de células de tejido conjuntivo que conforman su estructura; algo que afecta principalmente a los vasos sanguíneos y al sistema nervioso. Una de sus causas fundamentales es el exceso de colesterol.

Lamentablemente es lo qumanose debe estar afectándole la memoria a Tania Catalina Díaz Castro, mujer cubana que en la década de los años 80 apareció en un programa de la TV de su país, donde denunció a sus ex colegas de organizaciones contrarrevolucionarias al servicio de Miami.

Desde esa época no se supo más de ella, algunos la daban por muerta y otros aseguran que la veían entrar con cierta frecuencia en la misión diplomática de España en La Habana; pero a ciencia cierta no había rastro de aquella mujer que renegara ante las cámaras de su participación en acciones contra el Gobierno revolucionario, cuando era miembro del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, creado en 1988 por Samuel Martínez Lara y Ricardo Boffil Pagés, personajillo que también declaró en la TV durante uno de sus encuentros con un Coronel de la Seguridad del Estados, “que ser contrarrevolucionario era un modo de vida”.

Sigue leyendo

Anuncios

Como les duele


Por Arthur González.

Cada vez que Cuba da un paso de avance hacia su integración en el mundo del que fue separada por presiones de Estados Unidos, los asalariados internos se retuercen de dolor al ver como sus días están contados, y por tanto perderán el fabuloso financiamiento que reciben anualmente desde Washington.

lengua 2
La propia Casa Blanca lo afirmó en su comunicado del 17.12.2014, cuando declaró al mundo:

“…décadas de aislamiento de Cuba por parte de EE.UU. no han conseguido nuestro perdurable objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, próspera y democrática”.

“…No podemos seguir haciendo lo mismo y esperar obtener un resultado diferente”.

Eso traducido al escenario interno cubano, significa que los gastos de miles de millones de dólares no consiguieron el propósito de destruir a la Revolución y por tanto es tiempo de cambiar la táctica.

En este nuevo juego los asalariados internos no están en el line up, pues según exponen documentos secretos de la Misión diplomática yanqui en la Habana:

“…no tienen plataformas diseñadas para llegar a amplios sectores de la sociedad cubana, más bien dirigen sus mayores esfuerzos a obtener recursos suficientes para solventar las necesidades del día a día de los principales organizadores y sus seguidores…”

“…están seriamente penetrados por la Seguridad del Estado, […] por tanto, es preciso que busquemos en otra parte, incluso dentro del propio Gobierno, para identificar a los más probables sucesores del régimen de Castro”.

Ahora, ante el extraordinario recibimiento de Estado que Francia le dispensa al presidente cubano Raúl Castro Ruz, la bloguera Yoani Sánchez, fabricada y financiada por Washington, destila todo su veneno contra el presidente francés François Hollande, porque sus acciones desboronan a la llamada Posición Común Europea, lograda en 1996 gracias al lacayo de Miami, el español José María Aznar.

Es sabido que las sanciones a Cuba en aquellos años cercanos al derrumbe del socialismo, intentaban lograr la caída del sistema cubano, algo que no sucedió gracias a la resistencia de su pueblo y a las medidas inteligentemente aplicadas por sus gobernantes, encabezados por Fidel Castro.

Han transcurrido veinte años y los resultados a los que muchos aspiraban no se materializaron.

Cuba sigue igual y su Revolución no pudo ser destruida, a pesar de las maniobras para fortalecer a la llamada “oposición” interna, como fue la construcción de las llamadas “Damas” de Blanco; la propia Yoani Sánchez, erigida de la noche a la mañana como exitosa bloguera multipremiada con cientos de miles de euros; el engendro Estado de Sats, encabezado por Antonio Enrique González-Rodiles y más recientemente la organización contrarrevolucionaria UNPACU, en la zona oriental de la isla, subvencionada con miles de dólares mensuales.

Ninguno de esos proyectos pudo avanzar y menos aún sumar a los jóvenes universitarios cubanos, todo ha sido una gran pérdida de tiempo y de mucho dinero.

Ante el evidente fracaso, el presidente Barack Obama en nombre de su Consejo de Seguridad Nacional, no tuvo otra alternativa que reconocerlo el 17.12.2014, y anunciar una nueva política para intentar lo mismo, pero convencido de que la llamada “disidencia” no jugará más el mismo rol en este nuevo contexto.

Ese es el motivo por el cual los cabecillas contrarrevolucionarios que más dinero reciben desde Estados Unidos acusan a Obama, porque saben del peligro que corren si son abandonados.

La CIA y otras agencias de inteligencia, son conscientes de que deben buscar en otros medios a las personas capaces de servirles como verdaderos agentes de cambio en Cuba, porque con los que crearon artificialmente no obtuvieron resultados. De ahí lo expresado por la Casa Blanca de que “debían buscar, incluso dentro del propio Gobierno, para identificar a los posibles sucesores del régimen de Castro”.

Ante la nueva política de acercar a Cuba a la comunidad internacional, para poder ejercer una mejor influencia mediante la confraternización y empoderamiento del pueblo cubano, quienes se acostumbraron durante décadas a ser los únicos actores en el panorama subversivo de la isla, ahora rabiosos muerden la mano de quienes por años los alimentaron, al constatar que la nueva estrategia es sin dudas el camino y fin de su fracasado reinado.

Razón tenía José Martí cuando afirmó:

“…de medios artificiales solo nacen raquíticos productos”