Terroristas en Miami hablan de presidio político en Cuba


Por Arthur González.

Muchos de los que se auto califican “exiliados” cubanos en Miami, parece olvidar las verdaderas razones que les hicieron abandonar la Isla, incluidos sus actos criminales durante la tiranía del dictador Fulgencio Batista, y las posteriores acciones terroristas ejecutadas cumpliendo órdenes de la CIA, causándole la muerte a muchos inocentes.

Ante el cambio generacional que se produce en la dirección del gobierno cubano con el apoyo mayoritario del pueblo a la Revolución, a pesar de la guerra económica, comercial y financiera más larga de la historia, que pretende sembrar el desencanto y el desaliento a partir de la insatisfacción de las necesidades básicas que esa criminal guerra provoca, en Miami ese “exilio” organiza el llamado “Primer Coloquio del Presidio Político Cubano”.

Después de 60 años viviendo del dinero que el gobierno yanqui le entrega como pago por sus servicios, pretenden llamar la atención de la prensa con ese Coloquio, omitiendo que la CIA los reclutó y entrenó para matar y sembrar el terror entre la población de Cuba.

Esos actos son calificados por las leyes de Estados Unidos como terrorismo y espionaje, nunca como acciones políticas.

El citado Coloquio lo organizó el llamado Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo, y se efectuó el 7 de octubre 2018 con varias mesas de trabajo, una de las cuales estuvo presidida por Ángel de Fana Serrano, participante en 1997 en un plan de asesinato al presidente Fidel Castro Ruz, durante la celebración de la Cumbre Iberoamericana en Isla Margarita, Venezuela.

De Fana fue uno de los vínculos más cercanos al asesino y terrorista Luis Posada Carriles, autor de la voladura del avión civil cubano en 1976 y de las bombas en varios hoteles de La Habana.

Esos terroristas pretenden que el público de Estados Unidos, y especialmente los cubanos, los consideren “presos políticos”, como Carlos Alberto Montaner, condenado en Cuba por colocar petacas explosivas en un centro comercial, que incendió el local e hirió gravemente a una madre con sus dos hijos pequeños, o Armando Valladares, igualmente agente CIA, que ejecutó idénticas acciones que Montaner. Ambos fueron juzgados y condenados por terroristas.

La historia no se puede variar al antojo de personas, y las acciones terroristas diseñadas por la CIA, todas con la aprobación de la Casa Blanca, se pueden leer hoy en miles de documentos desclasificados, como el plan de terrorismo de Estado, aprobado por el presidente J.F. Kennedy, en junio 1963, donde se expone:

“El Programa encubierto para Cuba es competencia de la CIA. Algunas partes del Programa han sido aprobadas y están siendo puestas en práctica”.

“Dentro del contexto de las presunciones políticas y los estímulos de la situación en Cuba descritos, la CIA presenta un programa consistente en los cursos de acción interdependientes siguientes:

-Recolección encubierta de inteligencia, tanto de los requerimientos estratégicos de EE.UU. como de las necesidades operativas.

-Acciones de propagada para estimular sabotajes simples de bajo riesgo y otras formas de resistencia pasiva y activa.

-Aprovechamiento y estimulación de desafección en los centros de poder militar y otros.

-Acciones negativas económicas sobre una base creciente.

-Sabotaje general y hostigamiento.

-Apoyo a los grupos cubanos anticastristas autónomos para su complemento y ayuda en la ejecución de los cursos de acción expuestos arriba.

[…] Los agentes entrenados y controlados por la CIA serán empleados como lo serán los grupos autónomos exiliados seleccionados”.

Este plan concluye con una aseveración que no permite dudas de que de presos políticos no tienen ni el nombre, al afirmar categóricamente:

[…] “Habrá fracasos con la consecuente pérdidas de vida y acusaciones contra EE.UU., que resultarán en críticas dentro y afuera. Ninguna de esas consecuencias esperadas deberá hacernos cambiar nuestro curso, si el programa expuesto tiene éxito como esperamos”.

Los que han cumplido o cumplen hoy prisión en Cuba no son santos inocentes, todos actuaron bajo órdenes de la CIA para espiar, hacer sabotajes y/o asesinar, no por tener ideas diferentes.
¿Acaso fue una presa política Leopoldina Grau Alsina?

Ella fue responsable y participante activa en el plan de la CIA para asesinar a Fidel Castro, mediante pastillas de veneno.

Tampoco es un delito político el haber ejecutado la despiadada Operación Peter Pan, que separó a 14 mil 48 niños de sus padres, quienes ante la propaganda psicológica de que el gobierno revolucionario cubano los enviaría para la Unión Soviética, donde algunos serían convertidos en carne para el consumo humano y a otros les “lavarían el cerebro” hasta convertirlos en comunistas, decidieron enviarlos para Miami sin acompañantes.

Fueron miles los delitos comunes cometidos por esos “exiliados políticos” bajo la dirección de la CIA, que están en la memoria histórica del pueblo de Cuba.

Un documento elaborado por el Coronel Jack Hawkins, jefe de la sección de personal paramilitar en el centro de operaciones de la Fuerza de Tarea de la CIA, afirma:

“Durante el período comprendido entre octubre de 1960 y el 15 de abril de 1961, se perpetraron alrededor de 110 atentados dinamiteros contra objetivos políticos y económicos. Se colocaron más de 200 bombas. Se descarrilaron 6 trenes, se dejó inactiva la refinería de Santiago de Cuba durante una semana como resultado de un ataque sorpresivo desde el mar. Se provocaron más de 150 incendios contra centros estatales y privados, incluidas 21 viviendas de comunistas, y 800 incendios en plantaciones de caña”.

[…] “Estas operaciones lograron un éxito considerable. Las embarcaciones que prestaban servicio de Miami a Cuba entregaron más de 40 toneladas de armas, explosivos y equipos militares e infiltraron y sacaron a un gran número de personal. […] La mayoría de los sabotajes perpetrados en La Habana y otros lugares se realizaron con materiales suministrados de esta manera” …

Ahora en Miami quieren cambiar los tenebrosos actos cometidos, por simples acciones políticas, pero en Cuba están los muertos y mutilados que no olvidan.

Por eso José Martí afirmó:

“Nada hay más justo que dejar en punto de verdad las cosas de la historia”

Anuncios

Acusan a Cuba de fusilar, pero no dicen los crímenes que cometieron.


Por Arthur González.

En 1959 al triunfar la Revolución cubana, una de las primeras medidas adoptadas fue detener y someter a juicios a los asesinos, torturadores y colaboradores del régimen del dictador Fulgencio Batista; muchos de ellos fueron sancionados a pena de muerte por sus crímenes.

Los que ahora acusan a Cuba, no mencionan esos asesinatos, solo conforman operaciones mediáticas para tergiversar la verdad y ocultar que Estados Unidos recibió y otorgó la categoría de “refugiados políticos”, a una parte de aquellos asesinos.

De lo sucedido a los asaltantes al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba en 1953, ni una palabra, cuando allí el ejército batistiano asesinó, sin juicio alguno, a todos los detenidos.

Contra Batista nunca se llevó a cabo una denuncia por sus violaciones de los derechos humanos, ni fue sometido a sanciones económicas, porque fue un fiel peón de Washington y asesorado por oficiales del FBI que viajaron a La Habana para entrenar a quienes formaron parte del Buro de Represiones Anti Comunistas, BRAC, tenebrosa organización que detenía arbitrariamente y asesinaba a mansalva, por el solo hecho de ser sospechoso de comunista.

Los juicios celebrados en 1959 contra los asesinos y torturadores, fueron públicos, miles de personas asistieron, para declarar contra quienes cometieron todo tipo de crímenes.

Entre los asistentes a los juicios estaban periodistas extranjeros, que comprobaron la justeza de las sanciones. Entre ellos el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, Jules Dubois; el editor del Washington Daliy News, John T. O´bourke y los diputados chilenos Alfredo Lorca y José Musalem.

Sin esclarecer los motivos que los impulsan o quienes les sufragan en estos momentos esa campaña contra la Revolución, organizaciones contrarrevolucionarias a las órdenes de Estados Unidos, entre ellas: Archivo Cuba, la Fundación de los Derechos Humanos y Cubalex, presentaron un documento sobre fusilamientos, supuestas desapariciones forzosas, asesinatos extrajudiciales, muertes de opositores e inducción al suicidio, algo que jamás el gobierno de Estados Unidos ha podido probar.

Las acusaciones parten de Miami, donde precisamente se refugiaron los asesinos más crueles de la tiranía batistiana, a pesar de ser reclamados por el gobierno revolucionarios. La respuesta del Departamento de Estados yanqui fue otórgales la residencia en ese país.

Al parecer María Werlau, directora ejecutiva de la organización Archivo Cuba, no sabe que Esteban Ventura, Jesús Blanco Hernández, Conrado Carratalá Ugalde, Luis Alberto del Rio Chaviano, Sotero Delgado Méndez, Orlando Piedra Negueruela, Mariano Faget Díaz, Rafael Gutiérrez Martínez, Pilar García, Irenaldo García Báez, Julio Laurent Rodríguez, Lutgardo Martín Pérez Molina y Rolando Masferrer Rojas, encontraron refugio seguro en territorio estadounidense, a pesar de tener sus manos llenas de sangre.

Tampoco conoce que por las calles de Miami camina libremente Posa Carriles, autor de la voladura de un avión civil cubano donde murieron 73 personas, padre de los actos terroristas contra 6 hoteles cubanos, donde falleció un turista y que fue participante del plan de asesinato de Fidel Castro, en ciudad de Panamá.

¿Por qué ella no reclama justicia para esas víctimas?

Entre los fusilados en Cuba estaba el ex comandante del ejército de Batista, Jesús Sosa Blanco, acusado de cometer 108 asesinatos, de ellos 53 en una tarde.

Otro de los fusilados fue el capitán Grao, quien en solo una mañana asesinó a 30 campesinos de un caserío en las faldas de la Sierra Maestra, para que no apoyaran al ejército rebelde.

Entre los testigos en aquellos juicios comparecieron sacerdotes que declararon sobre la crueldad de los acusados.

¿No saben los miembros de esas organizaciones contrarrevolucionarias, de los 214 asesinatos cometidos por los alzados en las montañas del Escambray, organizados y armados por la CIA?

Alfabetizadores, maestros, campesinos y sus familiares, obreros agrícolas y funcionarios, fueron torturados y asesinados por esos llamados “luchadores por la libertad”.

Entre los alfabetizadores están Pedro Blanco Gómez de 13 años; Manuel Ascunce de 16 años; Delfín Sen Cedré de 20 años y el maestro Conrado Benítez de 18 años.

Total de víctimas fatales, de ellos 63 campesinos y obreros agrícolas, 13 niños, 3 mujeres, 8 ancianos, 9 maestros voluntarios de la campaña de alfabetización, 10 funcionarios, 6 administradores de granjas agrícolas.

Muchos de los asesinos fueron juzgados y fusilados justamente.

Terroristas a las órdenes de la CIA, colocaron explosivos en los centros comerciales, cines y escuelas de la isla, donde murieron personas inocentes. Entre los autores está Carlos Alberto Montaner, hoy residente en Estados Unidos, a pesar de ser un prófugo de la justicia cubana.

Miembros de organizaciones terroristas como Alfa 66, Omega 7, y muchas más, transitan libremente por calles y ciudades de Estados Unidos, como lo hizo Orlando Bosch, quien contó con el apoyo de la representante al Congreso Ileana Ros-Lehtinen, al igual que Guillermo Novo Sampoll, implicado directamente en el asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier, su secretaria y el chofer.

Antes de mentir contra Cuba, deberían responder ante la Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, por qué no demandan al FBI de no actuar contra los residentes en Miami, Ángel de Fana Serrano, participante del plan de asesinato a Fidel Castro, junto a Posada Carriles; Armando Valladares, terrorista que colocó bombas en centros comerciales de La Habana; Gaspar Jiménez, asesino del diplomático Dartagnan Díaz; Pedro Remón, asesino de los funcionarios cubanos Eulalio Negrín y Félix García; Ramón Saúl Sánchez, ex miembro de Omega 7 y cómplice de los asesinos Eduardo Arocena y Pedro Remón.

La guerra psicológica contra Cuba nunca ha fructificado, pues se desbarata con las propias informaciones desclasificadas de la CIA y del FBI.

Los que reciben altas sumas de dinero para tales campañas carecen de moral y elementos convincentes, viajan constantemente a Estados Unidos, son asiduos visitantes a residencias diplomáticas y abastecidos para sus acciones.

Mientras acusan a Cuba, callan sobre las desapariciones, secuestros y asesinatos de miles de mexicanos, hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, y no dijeron una sola palabra de la detención arbitraria y asesinato del joven argentino Santiago Maldonado.

Por la ausencia de moral y apego a la verdad, nunca han contado con apoyo del pueblo cubano, son repudiados permanentemente por una población que sabe lo que es padecer el terrorismo de estado, ese que durante medio siglo ejecuta Estados Unidos contra Cuba.

No por gusto expresó José Martí:

“Se aborrece a los viles y se ama con todas las entrañas, a los hombres pudorosos y bravos”

Lo que cuesta una campaña


Por Arthur González.

Que nadie se deje engañar, las campañas mediáticas contra Cuba se mantienen a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas y de la visita del presidente Barack Obama, y su costo es cada día más elevado.

Una prueba contundente de ello es el segundo viaje en menos de 30 días de Rosa María Payá Acevedo a Ginebra, Suiza, pagado totalmente por Estados Unidos para que repita como cotorra el mismo guion sin sustancias.

rosa maria y la mafia 2

Junto a la mafia terrorista en Miami

Triste papel el que decidió jugar esa muchacha, a cambio de unos cientos de dólares mensuales que recibe para acusar a Cuba de algo que ni las autoridades judiciales españolas le aceptaron, la responsabilidad de la policía cubana en la muerte de su padre, Oswaldo Payá Sardiñas.

Es sabido que el único responsable del accidente es el ciudadano español Ángel Carromero, enviado a Cuba por Esperanza Aguirre del Partido Popular, para repartir dinero entre la contrarrevolución interna con el objetivo de que ejecutaran actos provocativos contra el gobierno cubano.

Sigue leyendo

Historias latentes


Por Arthur González.

El 1ro de enero se cumplieron 57 años de la fuga del tirano Fulgencio Batista de Cuba, ante el avance invencible de las fuerzas revolucionarias encabezadas por Fidel Castro Ruz, situación que no fue del agrado del Gobierno de Estados Unidos, de ahí que de inmediato prepararán un golpe militar que impidiera la toma del poder de los rebeldes.

Ante el apoyo popular de la casi totalidad del pueblo cubano a la victoria revolucionaria, empezaron los planes de desestabilización aprobados por el propio presidente D. Eisenhower, quien junto con Allen Dulles, director de la CIA, expresaron en la última reunión del Consejo de Seguridad Nacional en diciembre de 1958, que había que impedir la victoria de Castro y buscar un hombre bien apertrechado que respondiera a ellos, como una tercera posición.

Frustrados poCIA 4r no poderlo ejecutar, el 11 de diciembre de 1959 J.C. King, Jefe de la División del Hemisferio Occidental de la CIA, envió un informe al director Allen Dulles, con un grupo de recomendaciones para liquidar a la Revolución, las que demuestran hasta donde son capaces de llegar para lograr sus fines.

Sigue leyendo