Terroristas en Miami hablan de presidio político en Cuba


Por Arthur González.

Muchos de los que se auto califican “exiliados” cubanos en Miami, parece olvidar las verdaderas razones que les hicieron abandonar la Isla, incluidos sus actos criminales durante la tiranía del dictador Fulgencio Batista, y las posteriores acciones terroristas ejecutadas cumpliendo órdenes de la CIA, causándole la muerte a muchos inocentes.

Ante el cambio generacional que se produce en la dirección del gobierno cubano con el apoyo mayoritario del pueblo a la Revolución, a pesar de la guerra económica, comercial y financiera más larga de la historia, que pretende sembrar el desencanto y el desaliento a partir de la insatisfacción de las necesidades básicas que esa criminal guerra provoca, en Miami ese “exilio” organiza el llamado “Primer Coloquio del Presidio Político Cubano”.

Después de 60 años viviendo del dinero que el gobierno yanqui le entrega como pago por sus servicios, pretenden llamar la atención de la prensa con ese Coloquio, omitiendo que la CIA los reclutó y entrenó para matar y sembrar el terror entre la población de Cuba.

Esos actos son calificados por las leyes de Estados Unidos como terrorismo y espionaje, nunca como acciones políticas.

El citado Coloquio lo organizó el llamado Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo, y se efectuó el 7 de octubre 2018 con varias mesas de trabajo, una de las cuales estuvo presidida por Ángel de Fana Serrano, participante en 1997 en un plan de asesinato al presidente Fidel Castro Ruz, durante la celebración de la Cumbre Iberoamericana en Isla Margarita, Venezuela.

De Fana fue uno de los vínculos más cercanos al asesino y terrorista Luis Posada Carriles, autor de la voladura del avión civil cubano en 1976 y de las bombas en varios hoteles de La Habana.

Esos terroristas pretenden que el público de Estados Unidos, y especialmente los cubanos, los consideren “presos políticos”, como Carlos Alberto Montaner, condenado en Cuba por colocar petacas explosivas en un centro comercial, que incendió el local e hirió gravemente a una madre con sus dos hijos pequeños, o Armando Valladares, igualmente agente CIA, que ejecutó idénticas acciones que Montaner. Ambos fueron juzgados y condenados por terroristas.

La historia no se puede variar al antojo de personas, y las acciones terroristas diseñadas por la CIA, todas con la aprobación de la Casa Blanca, se pueden leer hoy en miles de documentos desclasificados, como el plan de terrorismo de Estado, aprobado por el presidente J.F. Kennedy, en junio 1963, donde se expone:

“El Programa encubierto para Cuba es competencia de la CIA. Algunas partes del Programa han sido aprobadas y están siendo puestas en práctica”.

“Dentro del contexto de las presunciones políticas y los estímulos de la situación en Cuba descritos, la CIA presenta un programa consistente en los cursos de acción interdependientes siguientes:

-Recolección encubierta de inteligencia, tanto de los requerimientos estratégicos de EE.UU. como de las necesidades operativas.

-Acciones de propagada para estimular sabotajes simples de bajo riesgo y otras formas de resistencia pasiva y activa.

-Aprovechamiento y estimulación de desafección en los centros de poder militar y otros.

-Acciones negativas económicas sobre una base creciente.

-Sabotaje general y hostigamiento.

-Apoyo a los grupos cubanos anticastristas autónomos para su complemento y ayuda en la ejecución de los cursos de acción expuestos arriba.

[…] Los agentes entrenados y controlados por la CIA serán empleados como lo serán los grupos autónomos exiliados seleccionados”.

Este plan concluye con una aseveración que no permite dudas de que de presos políticos no tienen ni el nombre, al afirmar categóricamente:

[…] “Habrá fracasos con la consecuente pérdidas de vida y acusaciones contra EE.UU., que resultarán en críticas dentro y afuera. Ninguna de esas consecuencias esperadas deberá hacernos cambiar nuestro curso, si el programa expuesto tiene éxito como esperamos”.

Los que han cumplido o cumplen hoy prisión en Cuba no son santos inocentes, todos actuaron bajo órdenes de la CIA para espiar, hacer sabotajes y/o asesinar, no por tener ideas diferentes.
¿Acaso fue una presa política Leopoldina Grau Alsina?

Ella fue responsable y participante activa en el plan de la CIA para asesinar a Fidel Castro, mediante pastillas de veneno.

Tampoco es un delito político el haber ejecutado la despiadada Operación Peter Pan, que separó a 14 mil 48 niños de sus padres, quienes ante la propaganda psicológica de que el gobierno revolucionario cubano los enviaría para la Unión Soviética, donde algunos serían convertidos en carne para el consumo humano y a otros les “lavarían el cerebro” hasta convertirlos en comunistas, decidieron enviarlos para Miami sin acompañantes.

Fueron miles los delitos comunes cometidos por esos “exiliados políticos” bajo la dirección de la CIA, que están en la memoria histórica del pueblo de Cuba.

Un documento elaborado por el Coronel Jack Hawkins, jefe de la sección de personal paramilitar en el centro de operaciones de la Fuerza de Tarea de la CIA, afirma:

“Durante el período comprendido entre octubre de 1960 y el 15 de abril de 1961, se perpetraron alrededor de 110 atentados dinamiteros contra objetivos políticos y económicos. Se colocaron más de 200 bombas. Se descarrilaron 6 trenes, se dejó inactiva la refinería de Santiago de Cuba durante una semana como resultado de un ataque sorpresivo desde el mar. Se provocaron más de 150 incendios contra centros estatales y privados, incluidas 21 viviendas de comunistas, y 800 incendios en plantaciones de caña”.

[…] “Estas operaciones lograron un éxito considerable. Las embarcaciones que prestaban servicio de Miami a Cuba entregaron más de 40 toneladas de armas, explosivos y equipos militares e infiltraron y sacaron a un gran número de personal. […] La mayoría de los sabotajes perpetrados en La Habana y otros lugares se realizaron con materiales suministrados de esta manera” …

Ahora en Miami quieren cambiar los tenebrosos actos cometidos, por simples acciones políticas, pero en Cuba están los muertos y mutilados que no olvidan.

Por eso José Martí afirmó:

“Nada hay más justo que dejar en punto de verdad las cosas de la historia”

Anuncios

¿Para que han servido las relaciones con Estados Unidos?


Por Arthur González.

Estados Unidos nunca tuvo buenos ojos hacia Fidel Castro, algo que expusieron en 1958 el presidente Dwight Eisenhower y el director de la CIA, Allen Dulles. Ambos estaban convencidos que no era el hombre que necesitaban para gobernar en Cuba; su autodefensa durante el juicio por su participación en el asalto al Cuartel Moncada, así lo demostraba.

Al no poder impedir el triunfo del movimiento revolucionario de 1959, de inmediato tomaron medidas para frustrar sus planes de desarrollar un proceso nacionalista, independiente y soberano, sin injerencia yanqui.

Por esa razón, a solo 11 meses de la victoria la CIA propuso eliminarlo físicamente, según documentos oficiales.

En enero de 1961 Eisenhower rompía las relaciones diplomáticas, iniciándose más de medio siglo de acciones terroristas, planes de asesinatos, invasión mercenaria, guerra económica, financiera, biológica y mediática, unido a programas subversivos elaborados por la CIA y el Departamento de Estado, respaldados por presupuestos de miles de millones de dólares, pero ninguna de esas acciones ha tenido éxito.

A pesar de esa posición contra la Revolución, Cuba siempre intentó mejorar las relaciones con Estados Unidos y en ocasiones buscó y en otras aceptó las propuestas de establecer conversaciones secretas, pero siempre las presiones y exigencias yanquis lo malograban.

Washington ponía como condición previa, que Cuba se alejara de Moscú y el bloque socialista europeo, eliminara sus relaciones militares con ellos; no apoyara los movimientos revolucionarios, incluida la independencia de Puerto Rico, y se retirara de África, donde los cubanos ayudaban a salvaguardar la independencia de Angola, a petición de su gobierno, por estar asediada militarmente por Sudáfrica, viejo aliado de Estados Unidos, quien apoyaba a la contrarrevolución angolana.

Posterior a la desaparición del socialismo en Europa del Este y la desintegración de la URSS, el presidente George W. Bush, puso como condición que Cuba abandonara el sistema socialista y restaurara el capitalismo, petición idílica y trasnochada.

Barack Obama tomó el mismo rumbo que las 10 administraciones antecesoras, pero en su segundo mandato optó por aceptar las propuestas que había hecho el Council on Foreign Relation durante el gobierno de Bill Clinton y tomó la decisión de entablar negociaciones secretas, sin condicionamientos previos, para lo cual debió excluir al Departamento de Estado y Defensa, evitando que la mafia terrorista anticubana se enterara.

Esa decisión no fue festinada. Estados Unidos estaba perdiendo influencia en Latinoamérica, tenía el repudio mundial por la guerra económica contra Cuba, que sentaba a su país en el banquillo anualmente, unido a las presiones por las campañas internacionales para liberar a los Cinco Héroes cubanos, más las internas por el judío norteamericano Alan Gross, preso en la Habana.

De no dar ese paso, dejaría pasar la oportunidad excepcional de poder influir a su favor en la sociedad cubana, especialmente a la juventud y los trabajares no estatales, antes del traspaso de la presidencia de Raúl Castro a un hombre que no es de la generación histórica de la Revolución.

Ante ese escenario, en diciembre del 2014 ambos gobiernos acuerdan el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la posterior apertura de embajadas. Sin embargo, la pretensión de destruir el socialismo fue recalcado en todas las intervenciones de Obama, y la guerra económica, financiera y mediática para las campañas contra la Revolución y el apoyo total a la subversión, quedaron intactas.

Obama impuso records de persecución a la banca internacional, para ahogar financieramente a Cuba; aprobó el mayor presupuesto anual hasta ese momento para los planes subversivos con 20 millones de dólares, el apoyo económico y moral a la “oposición” interna; la radio y TV Martí continuaron, al igual que la prohibición del turismo estadounidense a la Isla y el comercio bilateral, excepto la venta alimentos acordada en época de G.W. Bush, después del paso de un destructor huracán que azotó la Isla, siempre mediante el pago adelantado de cada compra.

La Ley de Ajuste, la Torricelli, Helms-Burton y el acta de prohibición de Comercio con el Enemigo, quedaron intactas, al igual que el uso de dólar. También prohibió conversar sobre la devolución del territorio que ocupa su

Su política fue edulcorada y engañosa, pues persiguió los mismos objetivos de sus antecesores, aunque con métodos más sutiles e inteligentes.

No obstante, aprobó algunos memorandos de entendimiento en cuestiones no cruciales para el mejoramiento de la economía de Cuba y que no le creaban mayores dificultades con la mafia anticubana, como fueron el tema de las misiones de búsqueda y rescate de embarcaciones; el combate al tráfico de drogas que mayormente va hacia Estados Unidos; cooperación medio ambiental; programa de capacitación de profesores de idioma inglés; cooperación  en la esfera de la seguridad de los viajeros; el uso de vuelos directos pero solo de empresas norteamericanas; cooperación en la esfera de la Salud y el restablecimiento del correo postal directo.

Amplió las licencias que otorga el Departamento de Estado para los viajes a Cuba, y expresó que con ellos buscaba “promover los valores yanquis entre el pueblo cubano, potenciar aún más su objetivo de empoderar al pueblo cubano, fomentar mayores contactos personales, respaldar con mayor fuerza a la sociedad civil en Cuba, con el marcado interés de promocionar la independencia de los cubanos para que no tengan que depender del Estado cubano”.

Con el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca, esa política regresó a los tiempos de la guerra fría, pues según argumentaron Obama no logró sus objetivos, por tanto, había que mantener las presiones buscando que el pueblo se lance a las calles a protestar por las carencias económicas acumuladas.

Para no quedarse atrás, Trump inventó el show de las mentiras de los ruidos acústicos y las falsas enfermedades, solo para afectar el turismo internacional a Cuba y las visitas de norteamericanos, incrementadas notablemente con la política de pueblo a pueblo. Con eso dejó inoperante a su embajada en La Habana.

Buscando el respaldo de los votos de la mafia terrorista anticubana, el Congreso acaba de aprobar un presupuesto ascendente a 35 millones de dólares, para fabricar la “democracia” en Cuba y Venezuela, pagar a los “disidentes” y las campañas mediáticas sobre las inventadas violaciones de los derechos humanos.

Para la radio y TV Martí, emisoras que desde 1985 ni se escuchan ni se ven en la Isla, se aprobaron 29 millones de dólares.

Vale penal resaltar que esos 35 millones, es una cifra inferior a la que solicitó Obama al Congreso en 2015, ascendente a 2 mil millones de dólares para Latinoamérica, y de esa suma 53,5 millones fueron destinadas a la “Iniciativa Regional de Seguridad” (CBSI) y una buena cantidad para programas de promoción de “la libertad de prensa y los derechos humanos” en Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua.

Al sacar cuentas, ¿de que sirvieron las relaciones diplomáticas?

Lúcido fue José Martí cuando dijo:

“De esa tierra no espero nada…más que males”

 

 

 

 

 

Asesinatos que no se olvidan


Por Arthur González

El 26 de noviembre de 1961, integrantes de las bandas de contrarrevolucionarios alzados en las montañas del Escambray, al servicio de Estados Unidos, asesinaron al maestro alfabetizador Manuel Ascunce Domenech y al campesino Pedro Lantigua que lo albergó en su casa.

Unos meses antes la Revolución victoriosa se empeñó en erradicar el analfabetismo en toda Cuba, especialmente en las zonas campesinas, para lo cual se incorporaron de forma voluntaria cientos de miles de jóvenes para enseñar a leer y a escribir. manuel-ascunce-y-pedro-lantigua

Manuel Ascunce apenas tenía 16 años y los “luchadores por la libertad”, organizados, entrenados y abastecidos por la CIA, sembraban el terror en esas zonas, con el fin de impedir los planes de la Revolución.

De madrugada llegaron a la casa del campesino y llamaron a su puerta; al ver al joven alfabetizador lo calificaron de maestro comunista, suficiente para ser asesinado cruelmente.

Ambos fueron ahorcados en un árbol, pero antes golpeados y torturados brutalmente.

Al ser encontrados, Manuel Ascunce tenía un profundo surco en su cuello, fracturado el cartílago laríngeo, sus órganos genitales golpeados y catorce heridas punzantes de diferentes grados de profundidad.

Lantigua con el rostro golpeado fuertemente, arañado su cuerpo por haber sido arrastrado varios metros con golpes visibles por diferentes partes del abdomen y un surco equitómico en su cuello.

Ellos no fueron los únicos asesinados, hubo cientos en todas las montañas de las provincias centrales de la Isla, muchos eran niños y adolescentes como parte de la política de terror que pretendieron sembrar.

La CIA los abastecía a diario por vía aérea para amedrentar al campesinado que apoyaba a la Revolución.

Esos asesinatos no podrán ser olvidados, a pesar de que Estados Unidos pretenda trastocar la historia, como se puede conocer ahora en cientos de sus planes desclasificados.

Las cruzadas mediáticas diseñadas por la CIA contra Cuba para lesionar la imagen del líder de la Revolución Fidel Castro, son muchas y sostenidas en el tiempo, de ahí que miles de personas en los Estados Unidos y otras partes del mundo se hayan formado una opinión distinta de la realidad.

Por esa causa hay que insistir en dar a conocer los contenidos de aquellos planes que ejecutó la CIA desde el mismo año 1959, con la intensión de cambiar la opinión internacional sobre la naciente Revolución y lograr su repudio por las masas que no tenían acceso a la verdad.

Un memorando fechado el 8 de mayo de 1961, elaborado por el Asistente Especial del presidente J.F. Kennedy, dirigido al Sub comité de Acción Política de la fuerza de tarea cubana, publicado en el Volumen X 1961-62, pp. 490-492, del Foreign Relations de EE.UU., afirma:

“Nuestra misión es redefinir el conflicto en Cuba, de modo que haga cambiar la opinión pública no solo en este hemisferio, sino también en Europa, África y Asia”.

En respuesta a esa proposición, la CIA elaboró el 19 de mayo del 61, un “Plan de Acción Encubierta (Volumen X, pp. 554-560), para debilitar el régimen de Castro”, el cual contempla entre sus múltiples tareas, una encaminada a: “ejecutar operaciones dirigidas a la destrucción de la imagen popular de Fidel Castro”.

Para alcanzar su objetivo, planificaron y ejecutaron operaciones para: “destruir la imagen de Castro, como un verdadero revolucionario interesado en el bienestar de su pueblo, sustituyéndola por la de un cruel dictador que, bajo las falsas banderas de las reformas revolucionarias, ha privado a su pueblo de las libertades básicas y ha convertido a su país en un satélite soviético”.

Hoy ante el fallecimiento de Fidel Castro, protagonista de la gesta revolucionaria cubana, el nuevo presidente de los Estados Unidos lo calificaba de “asesino que había fusilado a personas inocentes”, algo que forma parte de aquellos viejos planes para destruir su imagen. Sigue leyendo