Se ganó una batalla, pero no la guerra


Por Arthur González.

No caben dudas que la decisión de la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos de darle el derecho a la compañía cubana de renovar el registro en ese país de la marca de Havana Club, es algo favorable, pero cuidado con las celebracionron havana clubes adelantadas que la guerra no se ha ganado, es solo una simple batalla.

Desde hace veinte años la empresa Bacardí, una de las principales patrocinadoras de múltiples acciones contra la Revolución cubana, se enfrentó a la empresa cubana Cubaexport, tradicional exportador del ron cubano y asociada a la francesa Pernod Ricard, con el objetivo de quitarle el registro en los Estados Unidos de esa marca y vender un ron con el nombre de Havana Club, elaborado en Puerto Rico.


La complicidad del Gobierno estadounidense con esa acción fue total y prueba de ello fue que cuando en el año 2006 Cubaexport intentó obtener una licencia de la Oficina de control de activos extranjeros, OFAC, para que se le permitiera pagar solamente 500 dólares que era el costo de la renovación del registro de la marca Havana Club, dicha oficina se lo negó bajo el pretexto de que “había consultado con el Departamento de Estado y la concesión de una licencia a Cubaexport sería incompatible con la política de Estados Unidos.”

Otra vez el criminal Bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba hacia galas de sus acciones.

Ahora con el restablecimiento de relaciones diplomáticas la situación se ha puesto más difícil para que el Gobierno yanqui no acepte el pago de una suma tan pequeña y de negarlo lesionaría aún más su imagen ante el mundo.

Haciendo ostentación de sus tramas legales la Oficina de Patentes y Marcas, informó que renovación de dicho registro es solo hasta el 27 de enero del presente años.

El motivo de esa decisión es que los registros son por un período de diez años y en el 2006 le rechazaron el intento de Cubaexport para volver a registrar la marca, pero no fue por culpa de la parte cubana y se mantuvo congelado el registro.

Se presenta ahora un nuevo dilema, y será a partir de esa fecha, donde se conocerá si se le acepta o no a la empresa cubano-francesa la renovación del registro de su marca por los próximos 10 años, petición que ya fue presentada ante las autoridades norteamericanas.

Se acepte o no, la situación para la venta del ron cubano Havana Club no cambiará en nada, pues la Ley del embargo y la llamada Ley Helms-Burton contra Cuba, se mantienen intactas, conformando lo que realmente es el Bloqueo económico, comercial y financiero más largo de la historia de la humanidad.

Por tanto, no se debe cantar victoria con triunfalismos que pueden confundir a millones de personas al pensar que el Bloqueo se debilita.

El Bloqueo está intacto y el presidente Barack Obama no ha hecho nada para debilitarlo, porque espera que las penurias crecientes del pueblo cubano impulsen los cambios que desea, para demostrar el socialismo.

Por eso Olivier Cavil, portavoz de Pernod Ricard, aseguró a la prensa:

“La decisión no es demasiado significativa. No hay impacto en el negocio en lo absoluto, porque el Embargo sigue vigente”.

Guardemos los aplausos para cuando sea realmente un triunfo, y por ahora a no cantar victorias, porque como dijera José Martí:

“La victoria no está solo en la justicia…”

Un pensamiento en “Se ganó una batalla, pero no la guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s