Universidad de Michigan revela masiva presencia de inteligencia yanqui en La Habana.


Por Arthur González.

El 02.03.2018 la prensa de Estados Unidos publicó un artículo, donde se asegura que el profesor Kevin Fu y sus colaboradores del equipo Investigativo de Privacidad y Seguridad de la Universidad de Michigan, afirmaron tener una explicación para lo que pudo ocurrir en La Habana, sobre el misterio de los “extraños sonidos” escuchados por diplomáticos estadounidenses.

La acusación del Departamento de Estado sobre los inventados “ataques”, forma parte de una Operación de inteligencia fabricada para afectar las frágiles relaciones diplomáticas establecidas por Barack Obama, cuando aprobó una nueva táctica para destruir el socialismo cubano, mediante el abrazo de la muerte, lo cual especificó bien al afirmar:

“…décadas de aislamiento de Cuba por parte de EE.UU. no han conseguido nuestro perdurable objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, próspera y democrática…”

El pasado 2017 Estados Unidos informó públicamente el tema de los “ruidos” y las “enfermedades” causadas a sus funcionarios en La Habana.

Ante la acuciosa y profesional investigación de Cuba, donde quedaron demostradas las mentiras construidas intencionalmente, el Departamento de Estado inició una serie de argumentaciones, en las que todas semanas inventa nuevas hipótesis, cada una más risible de la anterior, porque el verdadero objetivo es afectar el turismo a la Isla y reforzar su guerra económica que pretende ahogar financieramente al gobierno cubano.

Ni fueron ciertos los “ataques”, ni tampoco las enfermedades, algo puesto de manifiesto en la carta que hicieron los mismos diplomáticos evacuados de La Habana, donde solicitan al Departamento de Estado permanecer en sus puestos de trabajo dentro de la Misión diplomática.

Si realmente hubiese existido peligro para la salud, tal y como asegura el gobierno yanqui, ellos no se quedarían en La Habana y menos con sus familiares.

Lo sorprendente ahora es que el equipo de la Universidad de Michigan, afirma que las víctimas fueron 24 oficiales de inteligencia, algo que demuestra que los servicios de inteligencia de Estados Unidos utilizan su embajada para realizar actividades ilegales contra Cuba, entre ellas el espionaje y la subversión.

Entre esos oficiales de inteligencia existe personal de la CIA, especialistas en el reclutamiento y atención de agentes cubanos, otros que monitorean las telecomunicaciones del país y buscan información militar, y el resto, especialistas en medidas subversivas y variadas acciones encubiertas.

No por gusto Obama al informar la apertura de su embajada aseguró sin recatos:

Tendremos más personal en la embajada, y nuestros diplomáticos podrán participar de manera más extensa en toda la isla…incluida la sociedad civil y con los cubanos que buscan alcanzar una vida mejor”.

La revelación del equipo universitario llama la atención, primero por ser una nueva hipótesis que se suma a las anteriores, y también porque afirman que las causas de los síntomas que supuestamente tienen los “afectados”, son resultado “del trabajo de dos dispositivos de escucha, que generaron interferencia y provocaron los intensos sonidos descritos por las víctimas”.

La grabación que oficialmente entregó Estados Unidos a Cuba, fue trabajada técnicamente y demostró que eran cigarras comunes y nada de lo que ahora inventan los miembros del equipo de la mencionada universidad; sin embargo, ponen al descubierto las acciones ilegales que ejecuta la estación de la CIA y la NSA, contra Cuba en su puesto de avanzada ubicado en el edificio de 7 pisos de granito, situado frente al malecón habanero.

Para hacer la historieta más ridícula, agregan que “su origen puede ser la existencia de micrófonos instalados por la seguridad cubana en las residencias y habitaciones de los hoteles”, algo insólito de creer pues, como se conoce, esas residencias están ocupadas por los diplomáticos yanquis desde 1977, cuando se abrieron las Secciones de Intereses en los dos países.

Se sabe que el FBI realiza inspecciones técnicas en todas sus instalaciones en el mundo y de haber micrófonos instalados, los hubieran detectado de inmediato, porque les sobra capacidad técnica y experiencia.

Es difícil poder inventar tantas versiones sin elementos probatorios, ni basamento profesional.

Lo real que es que la Operación solo busca afectar el turismo y ante la presencia de millones de visitantes a la Isla que comprueban la seguridad existente en Cuba, incluidos aquellos estadounidenses que arriban en los cruceros y sus diplomáticos que aún permanecen en sus puestos de trabajo, el Departamento de Estado, desconcertado por no haber alcanzado sus propósitos de atemorizar a los turistas, continua su retórica en la prensa oficialista con nuevas alertas de seguridad, como intento desesperado por alcanzad algún resultado.

La filtración de que entre el personal evacuado había 24 oficiales de inteligencia, trae al presente el recuerdo de la contundente denuncia efectuada por la Seguridad cubana en 1987, cuando trasmitió en la TV, como la CIA desde la Sección de Intereses desarrollaba acciones ilegales para atender a varios de los 27 agentes cubanos, que supuestamente trabajaban para la inteligencia de EU, en la búsqueda de información secreta, en casi todas las esferas importantes de Cuba de interés para la CIA.

En aquella denuncia se conoció que por la Sección de Intereses pasaron más de 100 oficiales y técnicos de la CIA, situación violatoria de las regulaciones internacionales.

Cuba debe agradecerle al equipo de investigadores de la Universidad de Michigan, la información de la presencia de tantos oficiales de la CIA en La Habana, los que no serán reincorporados a la embajada, según la decisión del Departamento de Estado del pasado 02.03.2018, cuando informaron que la reducción de su personal en Cuba es definitiva.

Habrá que esperar por la próxima versión de la historieta, pero al menos ya se conoce quienes eran los oficiales de la inteligencia yanqui y que entre sus misiones estaba escuchar las comunicaciones cubanas.

Sería beneficioso que inventaran una mentira similar y cerraran la base naval en Guantánamo, eso si los cubanos lo agradecerían.

Siempre tendremos presente a José Martí cuando alertaba:

“De ese pueblo del Norte hay mucho que temer”

 

Anuncios

Se abre paso la verdad sobre la caída de la URSS.


Por Arthur González.

Con Gerorge Bush, director de la CIA y presidente de EEUU

En el año 2000 Mijaíl Gorbachov confesó durante un discurso en la universidad norteamericana de Turquía:

“El objetivo de mi vida fue la aniquilación del comunismo…mi esposa me apoyó plenamente y lo entendió incluso antes que yo […] para lograrlo logré encontrar compañeros de lucha, entre ellos A.N. Yakovlev y E. A. Shevardnadze”.

Recientemente la CIA desclasificó algunos documentos donde se afirma que “el magnate financiero George Soros y la CIA, ayudaron a Gorbachov a proporcionar la posterior disolución de la URSS.

Sobre ellos el analista y ex empleado de la NSA, Agencia de Seguridad Nacional, Wayne Madsen, afirmó que el multimillonario George Soros, proporcionó en 1987 cobertura económica, al gobierno de Mijaíl Gorbachov, a través de una ONG de la CIA conocida como el Instituto de Estudios de Seguridad Este-Oeste, IEWSS, por sus siglas en inglés.

La información expone que Soros y la CIA promovieron la difusión de dos términos orquestados desde Occidente en aquellos años, la “perestroika” (apertura) y la “glasnost” (transparencia) para que ambas sirvieran como ente desestabilizador en acelerar la desaparición de la URSS.

Esos documentos de la CIA prueban que lo sucedido no fue producto de un acto “espontáneo y democratizador” de Gorbachov, debido a que el sistema socialista estaba “agotado y quebrantado”, como quieren hacerle creer al mundo.

En Turquía el propio Gorbachov afirmó:

“Para lograrlo aproveché mi posición en el Partido y en el país, tuve que sustituir a toda la dirección del PCUS y de la URSS, así como a la dirección de todos los países socialista de Europa”.

La verdad es que fue la CIA con el dinero de la Organización Soro, quien diseñó y ejecutó esa gran operación, con todo el apoyo del entonces líder soviético.

El ex analista Wayne Madsen asegura que el plan diseñado para eliminar el bloque socialista de Europa oriental, fue organizado por dos copresidentes del IEWWS de Soros, Joseph Nye, economista de Harvard, y Withney MacMillan, presidente del agro multinacional Cargill, quien había mantenido relaciones comerciales con la Unión Soviética en los años setenta del siglo XX.

No satisfechos con los resultados alcanzados, en 1991 la CIA y Soros centraron sus esfuerzos en provocar un fuerte golpe en la nueva Federación de Rusia, estimulando el separatismo en sus regiones con el fin de debilitarla al máximo.

El informe de Nye y MacMillan, augura el fin de la Unión Soviética y los elementos del nuevo modelo para las futuras relaciones de Moscú con Estados Unidos, para pasar a la era capitalista, y, según ellos, “cualquier nueva evaluación de las relaciones de Occidente con una Unión Soviética aperturista, tiene que partir de una posición de fuerza en vez de un equilibrio de poder”.

El informe del IEWWS fechado en 1987, y su aplicación práctica, fue una forma incruenta de ir despedazando a la URSS por etapas.

En dicho documento se exhorta a Occidente a tomar ventajas respecto de la agonizante Unión Soviética, en el nuevo mapa geopolítico que se avecinaba, en particular en el Tercer Mundo, un área que hasta entonces había sido de influencia soviética.

Madsen apunta que Soros y sus aliadas organizaciones de “derechos humanos”, trabajaron activamente para destruir la Federación de Rusia, apoyaron los movimientos independentistas en Kuzbass (Siberia), a través de los derechistas alemanes que buscaban restaurar Konigsberg y Prusia Oriental, y estos financiaron a nacionalistas lituanos y de otras repúblicas autónomas y regiones como Tatarstán, Osetia del Norte, Ingushetia, Chechenia, entre otras, con el propósito de estimular el separatismo en las llamadas Repúblicas Autónomas Socialistas Soviéticas.

La actividad injerencista de Soros contra Rusia no se ha detenido, se ha incrementado provocativamente a través de sus bases operativas repartidas en los territorios aledaños, en particular Ucrania, Estonia, Letonia, Lituania, Finlandia, Suecia, Moldavia, Georgia, Azerbaiyán, Turquía, Rumania, Mongolia, Kirguistán, Kazajstán, Tayikistán y Uzbekistán, unido a grupos de corte terroristas en coalición con fascistas ucranianos y neonazis moldavos sionistas.

Recientemente, el presidente ruso Vladimir Putin, expulsó a varias organizaciones de Soros como, la Fundación Open Society Foundation y otras ONG de la CIA que operaban en similares circunstancias en territorio ruso, incluidas la NED (Fundación Nacional para la Democracia), el Instituto Republicano Internacional, la Fundación MacArthur y la Freedom House, considerándolas como indeseables y una amenaza para la seguridad del Estado ruso.

No por gusto Mijaíl Gorbachov fue premiado con el Nobel de la Paz, pues siguió diligentemente las orientaciones de la CIA y de George Soros.

La CIA no descansa y pretende eliminar todo vestigio de socialismo en la tierra, por eso sus planes contra Cuba y ahora en Venezuela, donde nada es casual ni por obra y gracias del espíritu santo, pero como dijo San Juan: 8-32, “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”.

Por eso cada día el mundo comprueba de lo que son capaces los yanquis para lograr sus intereses hegemónicos y las mentiras que tejen, creando patrones preconcebidos entre las grandes masas mediante sus campañas de prensa; de ahí que sabiamente José Martí afirmara:

“Hallar una verdad regocija tanto como ver nacer un hijo”.

Estados Unidos y su espionaje tecnológico


Por Arthur González.

Hay informaciones de mucha importancia para el mundo que no se comentan en la gran prensa internacional. Sin embargo, todo lo contrario, ocurre con las que se fabrican contra Cuba para distorsionar su imagen y satanizar a su Revolución socialista.

Un vivo ejemplo de lo anterior es la base militar estadounidense ubicada en el Reino Unido de la Gran Bretaña, conocida como Menwith Hill Station (MHS), la cual conforma parte de la amplia red mundial de vigilancia que posee la Agencia de Seguridad de Estados Unidos, conocida como NSA.antenas

Recientemente Edward Snowden, ex analista de dicha Agencia, filtró varios documentos donde se demuestra hasta donde llega Estados Unidos en su espionaje tecnológico al resto de mundo.

En el sitio The Intercept, se afirma que la base de Menwith Hill Station (MHS), espía al mundo mediante sistemas satelitales y otras comunicaciones inalámbricas.

En esa importante denuncia informan que la susodicha base está situada en el contado británico de Yorkshire del Norte, en un área de 2,2 kilómetros cuadrados, enmascarada como si fuese de la Real Fuerza Aérea Británica, cuando en realidad es propiedad de Estados Unidos, engañando de esa forma a los ciudadanos británicos.

La misión de dicha base militar de la NSA es interceptar todas las comunicaciones internacionales, a partir de un sistema denominado FORNSAT, el cual emplea grandes cúpulas que enmascaran potentes antenas para captar subrepticiamente todas las transmisiones entre satélites extranjeros.

Además, la NSA diseñó otro sistema nombrado OVERHEAD, mediante el uso de varios satélites, propiedad del gobierno estadounidense para el monitoreo y control de las llamadas de los teléfonos y señales WiFi, lo que hace del espionaje tecnológico yanqui una potencia a nivel mundial, permitiéndole interceptar todo el tráfico telefónico y de Internet, violando de esa forma la privacidad de personas, Gobiernos y empresas privadas.

De acuerdo con la capacidad instalada por la NSA, se asegura que tecnológicamente tienen posibilidades de obtener diariamente datos de más de 300 millones de mensajes de correo electrónico y llamadas telefónicas, así como grabar unos 335 millones de registros de metadatos, en solo una jornada de 12 horas, incluidas informaciones de los remitentes y los destinatarios de un correo electrónico, o los números de teléfono marcados por una persona en tiempo real. Sigue leyendo

De qué se asombran


Arthur González

Presidentes franceses espiados por EUTal parece que el Gobierno francés no sabe quiénes son aliados y de qué son capaces de hacer.

Como resultado del valioso trabajo desarrollado por el sitio Wikileaks, la presidencia francesa conoció del espionaje que desde hace muchos años ejecutan la CIA y la NSA contra todos sus funcionarios, incluidos los presidentes, labor ejecutada desde los locales que ocupan esas agencias de inteligencia dentro de la embajada de Estados Unidos en París. Sigue leyendo

Israel, estado mimado de Washington


Arthur González

EU-ISRAELLas evidencias demuestran el tratamiento diferenciado que le brinda Estados Unidos al estado de Israel, muy diferente al que ofrecen a la República Islámica de Irán por similar asunto: la producción de energía nuclear. Sigue leyendo

Estados Unidos y su bioterrorismo


Arthur González

SIDA 2Hace solo unas semanas se publicó el testimonio de un ex analista de inteligencia y oficial de alta graduación militar de Estados Unidos, donde se expone la creación en laboratorios norteamericanos del virus de inmunodeficiencia adquirida, conocido mundialmente como VIH/SIDA. Sigue leyendo

Silencio cómplice


Arthur González

Michael HaydenMichael Hayden, ex director de la CIA, reconoció durante un debate en la universidad estadounidense “John Hopkins”, que Estados Unidos aprovecha a su favor los metadatos para matar a personas. Sigue leyendo