El apóstol San Juan no se equivocó.


Arthur González.

Cuando reviso las noticias sensacionalistas sobre la muerte del recluso cubano Wilman Villar Mendoza, detenido y sancionado por una causa común y de ningún modo ligada a ideales políticos como quieren hacer creer los contrarrevolucionarios internos y externos, me convenzo más del poder que tienen los medios informáticos en cuanto a campañas mediáticas.

La forma en que se manipula a la opinión pública es inverosímil, lo mismo crean la imagen de un santo que la del diablo, según la conveniencia política o económica de quien organiza la matriz de opinión.

En el caso de Wilman se fue estructurando rápidamente con la marcada intensión de hacer un nuevo caso de violación de derechos humanos por parte de la Revolución cubana; pero tiempo al tiempo, la verdad se escapa entre rendijas, al igual que el agua, y no puede ocultarse por mucho tiempo.

Acabo de leer una entrevista  del corresponsal de la AFP en  La Habana, Carlos Batista, al connotado contrarrevolucionario Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco, el mismo que en una época de su larga vida como opositor, colaboró con la Seguridad Cubana, en la cual este reconoce que Willman era un hombre violento y tenía antecedentes sobre agresiones en su ámbito familiar.

Está claro que Elizardo no puede darse el lujo de seguir engañando como lo hizo el pasado año, cuando entre los supuestos presos que según él estaban en cárceles cubanas, se encontraba parte del equipo de futbol peruano y algunos literatos y académicos españoles del siglo XIX, lo cual no tuvo más remedio que aceptar públicamente.

Por tanto, todos y todas que se aventuraron a seguirle la rima a la mentira de que el gobierno cubano detuvo a Willman por sus ideas políticas, quedarán una vez más expuestos a la burla e incredulidad de miles de personas cuando la verdad salga a flote. Una lástima que los tribunales cubanos no actúen como los de Francia, donde la escritora de origen cubano Zoe Valdés, fue sentada en el banco de los acusados, al difamar a dos emigrados cubanos en Paris, y condenada por esa causa. De ser así, veríamos a la vocera de la contrarrevolución Yoani Sánchez Cordero, rindiendo cuentas por tantas mentiras y tergiversaciones que ha realizado contra su propia Patria e incluso engañando a la prensa internacional como cuando aseguró haber sido víctima de una golpiza que rápidamente se demostró era falsa.

Wilman fue detenido, según sus propios familiares han reconocido, por la golpiza que le propinó a su esposa, de la cual la suegra de él presenció, pidiendo ayuda policial para que no continuara agrediendo a su hija, manteniendo la misma agresividad contra los policías que acudieron al llamado de la señora. Ahora, por obra y gracias del espíritu santo, y de los contrarrevolucionarios santiagueros  y  sus compinches de la Habana, Willman se convirtió en un hombre de ideas políticas contrarias al sistema socialista.

Las mujeres cubanas que alcanzaron un lugar digno en nuestra sociedad como nunca antes en dos siglos, con derecho pleno al trabajo, al estudio y a ocupar puestos de dirección, están indignadas con las acciones de Wilman contra su esposa, la cual sufrió humillaciones y golpes delante de sus familiares, lo que se califica mundialmente como violencia familiar, de la que muchas no denuncian por el temor de recibir peores tratamientos.

Si tipos como Wilman son los llamados opositores que nos traerán mejoras en Cuba, bien arreglados estaríamos. Las manipulaciones no perduran por mucho tiempo y más temprano que tarde salen a la luz. Ejemplo de esto es el informe de Amnistía Internacional de abril del 2011, donde se afirma que en el continente Americano, el país que menos viola los derechos humanos o que mejor los respeta es Cuba, pero de eso no hablan los EE.UU, ni España.

En Cuba Amnistía Internacional jamás ha reportado casos de asesinato político por las fuerzas del orden como si ocurre en otros países, incluidos los del 1er mundo. En Cuba no hay esterilizaciones forzosas como existe en la culta Gran Bretaña y en otros países, a de mujeres procedentes de minorías étnicas.

En Cuba no hay represiones violentas y masivas de manifestaciones públicas, con gases lacrimógenos, como hemos visto recientemente en cientos de ciudades de los EE.UU., España, Grecia, Alemania, Francia o Italia, los niños van todos a escuelas similares pues no existe discriminación hacia niños de ningún tipo en el sistema educativo, sin embargo niños procedentes de minorías étnicas que es el caso de República Checa o de Eslovaquia si son discriminados en países de la Unión Europea.

Por eso reitero lo que dijo el apóstol San Juan: “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”. Tiempo al tiempo, en eso Cuba tiene basta experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s