Quién tiene la culpa


Arthur González

Berta Soler se imponeDe la inculta y grosera Berta Soler se habla demasiado, unos para defender lo indefendible y otros para desenmascararla, pero ella para quitarse los golpes de encima acude siempre al gastado bocadillo de que “los problemas de sus grupúsculo se deben a los agentes de la seguridad cubana”. ¿Qué responsabilidad pudiera tener la Seguridad cubana en sus malos métodos, groserías y despotismo empleado para tratar a sus subordinadas?

¿La Seguridad cubana tendrá la capacidad para orientarle a la presidenta de las llamadas “Damas” de Blanco, sobre la forma tan despreciativa con la que intimida a las mujeres que no cumplan sus órdenes?

Un simple análisis de esa acusación se le viene encima a la grosera presidenta.

Es cierto que la Seguridad cubana demuestra eficiencia y eficacia en sus actividades y son cientos los ejemplos de personas que aparentaron ser “disidentes” al servicio de Washington y después resultaron agentes que defendían a la Revolución cubana.

Por esa razón el mundo ha podido conocer las calumnias preparadas desde Miami, el entrenamiento que reciben los “opositores” de los diplomáticos estadounidenses acreditados en La Habana, las orientaciones, el dinero y abastecimientos materiales que les entregan para sus provocaciones, más las mentiras construidas para satisfacer los requerimientos solicitados constantemente.

nestor-baguer_periodista_academico-y-combatienteBasta recordar el engaño logrado por el maestro de periodistas, Néstor Baguer Sánchez-Galarraga, miembro de la Real Academia de la lengua española y fundador de la “Agencia de Periodistas Independientes de Cuba”, quien con 82 años de edad se burlaba a diario de oficiales de la CIA bajo el ropa de diplomáticos acreditados en La Habana.

Baguer fue introducido en el medio contrarrevolucionario y ante los estadounidenses, nada menos que por el presidente de la “Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional”, Elizardo Sánchez Santa-Cruz Pacheco, quien en su momento también trabajó como agente de la seguridad cubana, según el libro “Los Disidentes” de los periodistas Luis Báez y Rosa Miriam Elizalde.

Pero eso no justifica la actuación bochornosa del grupúsculo “Damas” de Blanco, observado en vivo gracias al vídeo expuesto en Youtube recientemente.

A ese descalabro se suma el anuncio hecho por Laura Labrada Pollán, hija de la fallecida Laura Pollán, presidenta fundadora del grupúsculo, de la creación de una fundación en honor a su madre.

Para darle más sazón al caso, ahora sale a relucir que la inculta Berta manejó turbiamente los 50 mil euros que en 2013 a nombre del grupúsculo recibió de la Euro cámara el premio “Andrei Sajarov”. Como argumento, que nadie cree, aseguró que no da explicaciones del empleo de esa suma “porque no quiere revelar informaciones al gobierno de Cuba ni a la Seguridad el Estado”.

¿Qué clase de persona puede ser una dirigente que se niegue a decir con limpieza y claridad dónde y cómo empleó el dinero que es para todas las mujeres?

Es sabido que ella quiso comprar una vivienda en el barrio del Vedado y dejar atrás la zona obrera de Alamar donde reside, e incluso que pidió más plata a la Fundación Nacional Cubano Americana, mediante su madrina Laly Samper.

El rompimiento de la hija de Laura Pollán con Berta, la deja sin casa para reunir a su pandilla, situación que le servirá de pretexto para exigirle a sus patrocinadores de Miami, la suma deseada para adquirir un apartamento que le sirva de vivienda y a la vez de lugar de reuniones, algo anhelado desde hace muchos años.

Berta está nuevamente en Washington preparándose para la línea que deberá seguir en la próxima Cumbre de las Américas, situación que como vieja arpía aprovechará para pedir más dinero.

Ante preguntas de la prensa se vio precisada a confesar que desde el 2003 a la fecha, su vida ha cambiado vertiginosamente y del seno de una humilde familia, donde su madre era lavandera, gracias a los norteamericanos saltó a ser la presidente de las “Damas” de Blanco, paseada por Europa y Estados Unidos con la aureola de “luchadora contra el comunismo”, siendo recibida por el presidente Barack Obama y saludada personalmente por el Papa Francisco.

En la entrevista no pudo ocultar que nunca fue buena estudiante, algo que heredó su hija.

Las divisiones del grupúsculo son responsabilidad de la propia Berta y no de elementos externos. Las residentes en Santiago de Cuba no quisieron subordinársele hace más de un año por su malos métodos y el poco dinero que entregaba.

Laura Labrada aseguró que desde la muerte de su madre en 2011, momento en que Berta Soler se adjudicó la dirección, “se sucedieron expulsiones de miembros, maltratos, inclusión de hombres que pelean e incitaciones a la violencia”.

Ahora es criticada desde Miami por su mala forma, y para rematar la división se conformará la “Fundación Laura Pollán”.

Si en Washington continúan apostando por Berta pronto veremos el desmembramiento de las “Damas” y no será por la sagacidad de la Seguridad cubana, sino por los desmanes de la “presidenta”. Por actitudes como esas José Martí expresó:

“A un vil se le conoce en que abusa de los débiles”.

Un pensamiento en “Quién tiene la culpa

  1. Pingback: Chi ha la colpa | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s