Un adelanto del futuro


Arthur GonzálezObama anuncia restablecimiento de relaciones con Cuba

Cuando el presidente de Estados Unidos Barack Obama explicó el pasado 17 de diciembre que “las décadas de aislamiento de Cuba por parte de Estados Unidos no han conseguido nuestro perdurable objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, próspera y democrática”, fue claro y preciso.Para ampliarlo añadió: “nuestra política provocó un aislamiento regional e internacional de nuestro país, restringió nuestra capacidad para influenciar el curso de los acontecimientos en el hemisferio
occidental, e imposibilitó el uso de toda una gama de medidas que Estados Unidos puede utilizar para promover un cambio positivo en Cuba”.

Esas son las causas por la que tanto insiste en el cambio de táctica, y su ansiedad por abrir una embajada en la Habana, con cientos de diplomáticos para garantizar sus objetivos.

Nadie puede dudar que la CIA tratará de servirse a cuchara llena en ese nuevo escenario, con el interés de explorar funcionarios, directivos de empresas, científicos, intelectuales, artistas y estudiantes universitarios, en búsqueda de nuevos agentes que le garanticen informaciones importantes para conocer los puntos débiles de la sociedad y trazar planes que les permita lograr la influencia necesaria para destruir el socialismo.

La Habana tiene experiencia suficiente sobre esta actuación; la vivió   desde 1977 cuando el presidente James Carter, decidió abrir las Secciones de Intereses en ambas capitales.

En 1997, solo 10 años más tarde, Cuba asombró al mundo con la denuncia más completa y contundente que jamás se haya realizado sobre la labor de espionaje de la CIA.

La Seguridad del Estado cubano presentó en el verano de ese año un programa seriado, en el cual aparecieron 27 agentes cubanos que la CIA había reclutado y durante varios años creyeron en cada información que entregaron.

Cientos de oficiales de la CIA aparecieron en la pequeña pantalla, muchos de ellos con un bajo nivel profesional en sus operaciones clandestinas. Equipos de alta tecnología entregados a “sus agentes”, mostraron los avances de la ciencia y la técnica estadounidense puestos al servicio del espionaje contra la isla.

Interés por la salud de Fidel Castro, sus movimientos fuera del país, participación militar de Cuba en África, enfermedades de la población animal y humana, inversiones principales, las finanzas, relaciones políticas internacionales, estados de opinión del pueblo, y caracterización de funcionarios políticos, eran los temas de más motivación para la CIA.

Sobre ese descalabro, el ex oficial de fachada profunda de la CIA, Ishmael Jones, expuso en su libro “The Human factor: Inside the CIA’S Dysfunctional Intelligence Culture”; Encounter Books, New York and London; 2008, que el programa cubano de la CIA estaba entre los más importantes de los llevados a cabo durante la Guerra Fría.

Agregó Jones que cuando cursaba la escuela de oficiales, sus instructores aseguraban que el volumen de información falsa introducida por esos dobles agentes en las bases de datos de la CIA, fue tan amplio que no pudo ser extraída, y una buena parte de ella aun prevalecía en los archivos.

David A. Duckenfield-periodistas independientesPara tener una idea de cómo pudiera ser el futuro de la embajada norteamericana en La Habana y el comportamiento que asumirán sus diplomáticos, basta con ver la actitud sostenida en los primeros días de marzo del Secretario Adjunto de Comunicaciones del Departamento de Estado, David A. Duckenfield.

Ese funcionario que se supone busque mejorar las relaciones con el gobierno cubano y trabajar en áreas de interés común para ambos países, no hizo más que bajar del avión y salir desesperado a reunirse con parte de los elementos contrarrevolucionarios que Estados Unidos financia, entrena y abastece para acciones subversivas contra el gobierno cubano.

Duckenfield se reunió con una docena de sus asalariados en la residencia de Lynn Roche, jefa de Prensa de su Sección de Intereses en La Habana, a los que sus campañas mediáticas denominan “periodistas independientes” del gobierno, pero totalmente dependientes del dinero e instrucciones de los funcionarios de la Sección de Intereses, información que de inmediato divulgaron sitios contrarrevolucionarios en Internet.

En el encuentro Duckenfield afirmó “haberse llevado una grata impresión del sector de emprendedores cubanos, que están tratando de triunfar económicamente de manera independiente a pesar de las décadas de estatalización que soporta el país”.

Sin tapujos explicó al grupo de asalariados que en el proceso de acercamiento entre los gobiernos cubanos y estadounidense, “lo que estamos intentando es ayudar al pueblo cubano a crear ese espacio de autonomía”.

No por gusto la cancillería cubana afirma que las relaciones deben basarse en el estricto cumplimiento de la Convención de Viena de 1962, con el fin de evitar la injerencia de Estados Unidos en los asuntos internos de la isla.

Evidentemente no aprenden la lección, porque como dice el proverbio popular:

“Perro huevero aunque le quemen el hocico”.

Un pensamiento en “Un adelanto del futuro

  1. Pingback: Un’anteprima del futuro | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s