Unión Europea sin argumentos


Arthur González

EU y la UEDesde Estados Unidos se mantienen presiones para que la Unión Europea le exigiera a Cuba “mejorar” los derechos humanos, siempre con el selectivo y manipulado criterio que de ese tema hacen los enemigos de la Revolución. Pero los europeos se quedaron sin argumentos para acusar al gobierno de la isla, después que el mundo comprobó cómo son tratados brutalmente los ciudadanos de España, Portugal, Grecia, Italia, Alemania, Gran Bretaña y Francia, cuando intenta realizar manifestaciones pacíficas para exigir derechos que se le cercenan cada día, a través de recortes presupuestarios para la educación, salud y seguridad social.

Hoy los europeos han perdido calidad de vida en sentido general y el desalojo, la quiebra, el desempleo y la muerte por falta de dinero para costear operaciones complejas están a la orden, algo que no sucede en la Cuba bloqueada económica y financieramente por el país más poderoso y terrorista de la era moderna.

A pesar de las campañas y mentiras que intentan sembrar en la mente de los lectores y televidentes europeos, la realidad se impone y Cuba exhibe parámetros muy superiores a los de la propia Europa, a pesar de soportar una Guerra Económica durante 54 años.

Un simple ejemplo es la educación.

Mientras en Cuba, pobre y bloqueada, la educación es gratuita desde la primaria hasta la universidad, en España la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, afirmó a finales de febrero que es insostenible económicamente el sistema universitario español y abogó por abrir un debate sobre su sistema de financiación.

El sindicato de estudiantes arremetió contra sus declaraciones, bajo el argumento de que se pretende expulsar de la universidad a los alumnos con menos recursos.

¿No es eso una violación de los derechos humanos? Claro que sí lo es.

¿Y el tema de los desalojos cómo lo consideran los ilustrados euro parlamentarios europeos? ¿Es o no otra violación de los derechos humanos? Ningún cubano conoce de esas violaciones después de 1959.

¿Y de los costos de la salud qué puede decirle la Unión Europea a Cuba?

Es sabido que la Revolución puso a disposición del pueblo un sistema de salud envidiable para los países del primer mundo. La atención desde los barrios con los llamados Médicos de la Familia, encargados de velar por la buena salud de la comunidad, las policlínicas con sus consultas especializadas, incluidos los servicios de fisioterapia para la recuperación de personas intervenidas quirúrgicamente, convalecientes de fracturas u otro tipo de corrección ósea y muscular.

Respecto a los partos, en Cuba son totalmente gratuitos, mientras en Estados Unidos y otros países europeos los costos alcanzan cifras promedio de 30 mil dólares para un parto natural y de 50 mil para las cesáreas, según investigaciones de Truven Health Analytics.

En Cuba después de 1959 se eliminaron los desahucios, sin embargo la “democrática” España que tanto acusa a la isla de no respetar los derechos humanos, aprobó una regulación para los procesos de desahucio por el impago de hipotecas, que resulta contraria a la legislación europea, de acuerdo con la sentencia dictada por el Tribunal de Justicia de la UE, con sede en Luxemburgo.

Respecto a la pobreza infantil, algo no conocido en Cuba después del triunfo revolucionario, un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), titulado “Los niños de la recesión”, afirma que Islandia, Grecia, Letonia, Croacia, Irlanda, España, Italia y Francia están entre los países donde más se incrementó la pobreza infantil, y todos son europeos.

No son necesarios más ejemplos para ilustrar cuanto debe aprender Europa del respeto por los derechos de los seres humanos que hace Cuba.

Por eso para hablar de ese tema tendrán que hilvanar muy bien la aguja, si no quieren pincharse con ella, pues poco podrán señalarle a un pequeño país que trabaja sin descanso por elevar el nivel de vida, salud, educación, cultura, ciencias y deportes, de su pueblo.

Desde que en 1996, el entonces presidente español José María Aznar, propuso sanciones contra Cuba y arrastró a la UE a imponerle la llamada “Posición Común”, siguiendo las indicaciones de la mafia anticubana de Miami, con el trasnochado sueño de ver caer a la Revolución como el Muro de Berlín.

Con ese supuesto castigo, Europa perdió la posibilidad de invertir y comerciar libremente con la Isla.

Pasadas casi dos décadas, solo han visto fracasos en su política de hostilidad y al igual que hizo el 17 de diciembre el Presidente Barack Obama, ahora no tienen otra salida que reconocer que ni las sanciones y mucho menos la Posición Común, tuvieron los resultados esperados.

Por tanto, Cuba salió reforzada y con la frente bien alta de esa contienda y sobre todo con el derecho a seguir exigiéndoles respeto a su soberanía y libre determinación, porque como nos enseñó José Martí:

“La independencia es condición de esencia de la vida…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s