Marcos Rubio perdió la memoria


Arthur González

MARCO-RUBIO2Lastimosamente Marco Rubio, uno de los más jóvenes senadores de Estados Unidos, está perdiendo la memoria y con esa discapacidad no podrás aspirar a sentarse en el sillón presidencial.El síntoma más elocuente de ese proceso degenerativo lo demostró en una carta remitida recientemente al secretario de Estado, John Kerry, donde le exige explicaciones por permitir una reunión del consejero Thomas Shannon, con la canciller de Venezuela, Delsy Rodríguez y el titular del Parlamento venezolano, Diosdado Cabello, celebrada en Puerto Príncipe, capital de Haití.

El encuentro al que se refiere el Senador fue acordado entre altos funcionarios de la República de Haití y el Departamento de Estado de Estados Unidos, con el objetivo de buscar una solución lógica y civilizada a los desacuerdos diplomáticos entre Washington y Caracas, algo que afecta el normal desarrollo de las relaciones entre ambas naciones.

En la misiva, el aspirante presidencial afirma entre otros desvaríos: “Estoy anonadado frente a los recientes informes de prensa describiendo la reunión entre el consejero del Departamento de Estado, Thomas Shannon y el señor Cabello,[…] hombre del que se sospecha ha cometido graves violaciones a los derechos humanos que incluye la muerte de estudiantes venezolanos, y que muchos consideran el hombre más corrupto de Venezuela”

En otra parte de ese lamentable texto el senador por la Florida, creyéndose presidente sin aun ser nominado por el partido republicano como su aspirante, le dice en tono prepotente y ausente de respeto a John Kerry: “…le pido que deje en claro ante el gobierno de Venezuela que Estados Unidos no va a renovar un intercambio de embajadores hasta que los derechos humanos sean respetados, los prisioneros políticos sean liberados y las elecciones sean programadas”.

Al parecer el senador no recuerda la actuación de su madrina la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, durante el golpe militar contra el presidente constitucional de Honduras, Manuel Celaya, que incluyó su secuestro y traslado ilegal en ropas de dormir hacia México, algo insólito en la historia de América Latina.

Ese acto antidemocrático y violador del derecho internacional y los derechos humanos, fue apoyado totalmente por la mencionada congresista y muchos funcionarios del Gobierno estadounidense, incluido su Presidente; acto criminal diseñado y ejecutado desde bases militares norteamericanas en Honduras.

¿Con qué derechos el Senador le exige ahora a su secretario de Estado explicaciones por obrar acorde con la propia legislación de Estados Unidos y las normas internacionales del derecho diplomático?

Todo eso forma parte de la maquinaria mediática construida y financiada contra Venezuela, país que tiene un gobierno elegido democráticamente por su pueblo, a pesar del desacuerdo de la Casa Blanca y la CIA.

¿Por qué Marco Rubio no se disgustó de igual forma cuando su país ilegalmente y mintiéndole al mundo, invadió a Irak y Libia, conversa y apoya a criminales corruptos ucranianos, soporta financiera y materialmente a grupos mercenarios contra Siria y orienta y entrena los “opositores” de Venezuela, verdaderos responsables de actos violentos que han costado la vida de decenas de personas inocentes y la destrucción de bienes, con el fin de derrocar al gobierno constitucional de Nicolás Maduro?

Al parecer el desmemoriado Senador no recuerda los actos repudiados por el pueblo venezolano sufragados por la CIA, bajo la pantalla de la USAID, porque no aceptan que Venezuela tenga un sistema que se ocupa y preocupa por su pueblo y las capas más desposeídas; alfabetizó, supera culturalmente a las personas humildes y brinda servicios de salud gratuitos para todos los ciudadanos, como nunca ha ofrecido el gobierno estadounidense.

La guerra mediática contra aquellos países que tienen gobiernos no aceptables para Washington en muy conocida en este mundo, Cuba es un ejemplo al que la CIA, la USAID y la USIA han sumado a Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Argentina, Brasil y Ecuador.

No en balde el presidente Barack Obama solicitó al Congreso el pasado 25 de marzo 2015, dos mil millones de dólares para Latinoamérica y de esa suma 53,5 millones será destinados a la “Iniciativa Regional de Seguridad” (CBSI) y “casualmente” una buena cantidad empleada en programas de promoción de “la libertad de prensa y los derechos humanos” en Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua.

Importante resultaría que los especialistas en enfermedades degenerativas de la memoria, estudiaran el caso del senador Rubio, porque de ser nominado a candidato presidencial es probable que hasta exonere de responsabilidad a su estimado colega el senador Bob Menéndez, de las decenas de actos de corrupción por los que deberá responder ante la Corte Federal de Estados Unidos.

Preciso fue José Martí cuando dijo: “Las lenguas que destruyen debían ser clavadas al cielo de la boca…”

Un pensamiento en “Marcos Rubio perdió la memoria

  1. Pingback: Marcos Rubio perse la memoria | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s