Así funciona la desinformación


Arthur González

Martí Noticias- Ileana RosOcupar un lugar más allá de los 20 primeros peldaños en cualquier competencia, examen o aplicación para una plaza no es noticia en este mundo, pero si se trata de Cuba, hay que amplificar cualquier noticia que pueda contribuir a respaldar las campañas de mentiras que distorsionen su realidad.

Por ese motivo el sitio Martinoticias, creado para ejercer un papel en la guerra sicológica conformada por el Gobierno de Estados Unidos contra la Revolución cubana, publicó el pasado 17.06.2015 una noticia falsa que no tendría la menor relevancia sino fuera para acusar a Cuba, donde se asegura que de acuerdo con el reporte publicado por el Índice de Paz Global 2015, Cuba ocupa el lugar 82 entre 162 naciones en el mundo, algo que verdaderamente mueve a risa.Sin aportar fuentes oficiales de la isla ni de la CIA, Martinoticias asegura que el costo de la violencia en Cuba suma más de $4 millones 822 mil dólares divididos en los sectores militar, social y doméstico.

De acuerdo con la estructura que le dieron a la noticia, afirman que el informe de marras evalúa 23 indicadores, incluidos los conflictos internos e internacionales actuales, la seguridad y la protección en la sociedad, y la militarización.

Para la organización financiada por Estados Unidos, los gastos más altos en Cuba, son “para costear a los oficiales de seguridad, la policía y encarcelamientos”, elementos que buscan mantener la matriz de opinión de que “el gobierno cubano reprime al pueblo y obstaculiza de forma constante la libertad de sus ciudadanos, los acosa, arresta y golpea solo por ejercer el derecho universal de hacer que su voz se escuche”, algo reflejado por el propio presidente Barack Obama en su discurso del 17.12.2014.

Esto es un ejemplo más de cómo se diseñan las campañas de prensa contra Cuba, algo que con una sola visita al país se disuelve rápidamente, lo que constituye el principal motivo para que por más de medio siglo Estados Unidos prohíba los viajes de sus ciudadanos a la mayor de las Antillas, con el fin que no descubran las mentiras y engaños a los que son sometidos.

Estados Unidos y sus aliados europeos deben ocupar los primeros 25 lugares, pues solo en uniformes especiales, escudos, cascos y chalecos antibalas, sus gastos son incomparables con los de Cuba, donde al caminar por sus calles no se observan policías armados y menos aun disfrazados de astronautas como se ven los estadounidenses, españoles, alemanes, franceses, italianos o griegos, por solo citar algunos.

A ese estalaje sumémoles el precio de los autos patrulleros con su alta tecnología instalada, los camiones lanza agua, los bastones para golpear salvajemente a pacíficos manifestantes, caballos de raza, más los gases lacrimógenos, elementos que jamás emplean los sectores militares cubanos.

Sin embargo, es probable que Cuba ocupe los primeros lugares en seguridad social, salud y educación del mundo, al ofrecer servicios totalmente gratuitos para todos sus ciudadanos, incluidos los asalariados de Washington, auto denominados “disidentes”, donde un trasplante de riñón, hígado o corazón, son gratuitos, lo mismo que la formación profesional de sus niños y jóvenes que pueden acceder a las carreras universitarias más complejas sin que sus padres paguen nada por ellas.

Esa es la guerra mediática cargada de mentiras que se esfuman con la sola visita a la Perla del Caribe, pues como dijo José Martí:
“Nada falso en duradero ni útil”.

Un pensamiento en “Así funciona la desinformación

  1. Pingback: Così funziona la disinformazione | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s