El negocio de la mafia


Arthur González

Ileana Ros rubiocuba-1024x561El viraje de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba le movió el piso a los que en más de medio siglo han vivido gracias a los huevos de oro de una vieja gallina, pero todo indica que no pondrán más posturas iguales.Ante el temor de quedarse sin las jugosas ganancias que la arcaica política anticubana les permitió alcanzar altas posiciones en el Congreso y ser el único referente de la política hacia Cuba en la Casa Blanca, los integrantes de la mafia anticubana se “calzaron los patines”, en un intento desesperado por comprar a los que en las próximas semanas definirán el posible levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla.

Se conoce que el cabildeo organizado por la mafia terrorista anticubana en los pasillos del capitolio, después de 1980 logró organización y fuerza para solventar campañas políticas de aspirantes a representes y a senadores, algo que posteriormente se revirtió en apoyo a leyes contra Cuba.

Parte del dinero para esas maniobras politiqueras salió de los bolsillos de cubanos radicados en la Florida, quienes durante décadas se convirtieron en los principales contribuyentes de demócratas y republicanos.

Ante el anuncio de la nueva política hacia Cuba, que pudiera dejar fuera del juego a los mafiosos, se han estado moviendo para recaudar mayores fondos y de esa forma poder “convencer” a los congresistas de que no deben apoyar la posición asumida por Barack Obama.

Nuevos documentos presentados ante la Comisión Federal de Elecciones (FEC), agencia independiente que regula el financiamiento de las elecciones a nivel nacional durante este nuevo período, anuncian que el US-Cuba Democracy, PAC, ha dado un salto significativo en cuanto a las donaciones.

PAC creado en el año 2004, es el más prominente comité de cabildeo que representa a la comunidad anticubana.

Para tener una idea clara de la actuación de ese comité de cabildeo debe saberse que en el 2008 recaudó 802 mil dólares y elevó sus gastos a más de un millón, incluido más de 767 mil en contribuciones a candidatos federales y comités políticos, cifras que demuestran cómo trabaja la mafia terrorista.

En el 2012, recaudó solamente 511 mil dólares, cifra más baja de su historia y dirigió sólo 304 mil dólares a otros comités federales, lo que trajo como resultado una pérdida de influencia.

Un mes antes de terminar el período del 2014, recibieron 425 mil dólares, lo que indicaba que ese año marcaría un récord de mala recaudación.

Esta situación unida al creciente apoyo a Cuba en los organismos regionales y el total rechazo en la ONU al bloqueo económico, comercial y financiero, debieron influir en la Casa Blanca, el Directorado de Inteligencia y en el Consejo de Seguridad, para aceptar el diseño de una estrategia diferente para tratar de derrocar el socialismo cubano, lo que tuvo como resultado el anuncio de Obama el pasado 17 de diciembre.

Temerosos y angustiados de perderlo todo, la mafia anticubana corrió a presionar a los donantes para recaudar fondos necesarios que les permitiera contrarrestar en el congreso a los que apoyan a Obama.

Los datos obtenidos indican que entre el 25 de noviembre y el 14 de diciembre habían recaudado solamente 17 mil 200 dólares, pero después del anuncio de la Casa Blanca el 17 de diciembre, se registraron hasta el 22 de diciembre 55 mil dólares y el día 23 el de más alta obtención de dinero por la mafia, con 47 mil 675 dólares, situación que permite apreciar que ante el pánico causado por la decisión presidencial, los que han vivido del cuento de ser “exiliados, opositores y disidentes” del socialismo, no lo pensaron dos veces y desembolsaron sus dólares.

Por supuesto, todos saben que si se mantiene la posición anterior ese dinero será recuperado con creces y los senadores y representantes de la mafia terrorista anticubana favorecerán a sus “contribuyentes”, asignándole obras y proyectos de forma priorizada.

Datos oficiales divulgados señalan que de los 133 mil 315 dólares que los mayores donantes individuales entregaron, fueron hechos por donantes de la Florida y más de 78 mil procedían de donantes de la ciudad de Miami, capital de la mafia anticubana de origen batistiano.

Un elemento importante que dibuja como juegan con el dinero de los donantes, fue la entrega de 5 mil dólares que el US-Cuba Democracy, PAC, le hizo al recién electo representante Carlos Curbelo (R-Fla.), de origen cubano y opositor de la política de Obama.

Otro de los beneficiados con ese dinero fue el senador Tom Cotton (R-Ark.) con 2 mil 500 dólares. Con una suma idéntica se salpicó el senador Bob Corker (R-Tenn.), quien liderará el Comité de Relaciones Exteriores donde se efectuarán las audiencias sobre Cuba.

En la repartición no podía quedarse fuera el furibundo mafioso anticubano, el senador Bob Menéndez, con 10 mil dólares, dinero enviado al fondo creado para ayudar a sufragar sus “gastos legales”, Legal Defense Fund.

El PAC terminó el año con 290 mil 660 dólares en efectivo para poder presionar y pagar votos en su pataleo por evitar un cambio de política hacia Cuba, la que los dejaría descolocados en las decisiones futuras, con la consiguiente pérdida de influencia.

Ante eso recordamos la conocida frase de “tiburón se baña pero salpica”, pues en Miami nada cambia.

2 pensamientos en “El negocio de la mafia

  1. Pingback: El negocio de la mafia | Cayo Hueso

  2. Pingback: Il business della mafia | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s