Esta es la diferencia


Arthur González

Roberta Jacobson3El gobierno de Estados Unidos asegura que “los derechos humanos estarán en el centro de sus relaciones diplomáticas con Cuba”, así lo recalcó el Presidente Barack Obama, y hace pocas horas volvió a señalarlo en la Habana Roberta Jacobson, secretaria para Latinoamérica en el Departamento de Estado, quien preside la delegación de su país en las conversaciones entre los dos países.Sin embargo, en Miami son acogidos numerosos asesinos, ladrones y terroristas, sin que sus delitos sean un impedimento para obtener refugio en Estados Unidos, solo por el hecho de ser cubanos que se oponen a la Revolución socialista.

Así fue el caso de los militares, policías y testaferros al servicio del tirano Fulgencio Batista Zaldívar, quien gobernó en la isla por 2da ocasión de 1952 hasta el 31 de diciembre de 1958, mediante un golpe de estado contra un gobierno constitucional.

Ese hecho no fue óbice para que Batista fuera apoyado plenamente por la Casa Blanca, a pesar de los asesinatos y torturas constantes contra la población civil cubana, especialmente los jóvenes que se oponían a sus atropellos.

Uno de los primeros en arribar a Miami la madrugada del 1ro de enero de 1959, fue el General de Brigada Francisco “Silito” Tabernilla Palmero, jefe de la División de Tanques, del Campamento Militar de Columbia, en La Habana, durante la dictadura de Batista.

A pesar de sus crímenes y los de su padre Francisco “Pancho” Tabernilla Dolz, ex jefe del Estado Mayor del Ejército, ambos residieron placenteramente en territorio norteamericano sin ser molestados.

“Silito” Tabernilla de 95 años de edad, murió de una afección respiratoria el pasado martes 20 de enero en West Palm Beach. Nunca fue extraditado a Cuba, las autoridades migratorias no lo declararon excluible, ni fue juzgado por sus acciones criminales.

Al parecer para Estados Unidos esos crímenes contra la población civil y en las zonas campesinas, no constituyen violaciones de los Derechos Humanos, como tampoco lo fueron los actos terroristas ejecutados por Luis Posada Carriles, contra la red hotelera de la Habana, quien disfruta su vejez en las calles de Miami, donde recibe protección plena de la congresista Ileana Ros-Lehtinen y del Senador Marco Rubio.

Ese es el motivo de las fuertes diferencias entre Cuba y Estados Unidos en esa materia, al continuar Washington distorsionando la verdad y seguir ofreciéndole resguardo a los verdaderos violadores.

Veremos que argumenta Roberta Jacobson cuando aborte ese punto en La Habana, porque el sol no puede taparse con un dedo.

2 pensamientos en “Esta es la diferencia

  1. Pingback: Questa è la differenza | progetto cubainformAzione

  2. Pingback: Táctica sin cambios |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s