A toda vela la cruzada anticubana


Por Arthur González

A las claras se percibe la conformación de una cruzada contra Cuba que le prepare el camino al presidente Barack Obama, para pueda justificar sus acusaciones durante su próxima visita a La Habana, en el tema de los Derechos Humanos.

La situación que enmarca su viaje está precedida de recientes multas a compañías y bancos extranjeros por aceptar algún tipo de relación contractual con la Isla, algo en el que Obama se ha destacado como el Presidente de Estados Unidos que más sanciones ha impuesto, situación que si constituye una total violación de los derechos humanos del pueblo cubano.

Berta Soler con la mafia de Miami

Berta Soler con la mafia de Miami

Una prueba de esa preparación de condiciones psicológicas mediáticas, es el incremento de declaraciones de la contrarrevolución interna de la Isla, financiada con parte de los 20 millones de dólares que aprueba Obama para las acciones subversivas contra la Revolución desde que arribó a la Casa Blanca, para hacerle creer al mundo que Cuba los acosa y detiene de forma arbitraria, tal y como expresó el propio Presidente durante su intervención del 17.12.2014, al asegurar:

“No me hago ilusiones con respecto a los continuos obstáculos a la libertad que aún enfrenta el ciudadano cubano común. Los Estados Unidos consideran que ningún cubano debe ser víctima de acoso, arresto o golpizas, solo por ejercer el derecho universal de hacer que su voz se escuche. Continuaremos apoyando a la sociedad civil allí”.
Sigue leyendo

Anuncios

Ver para creer


Por Arthur González.

La demócrata Muriel Bowser, alcaldesa de Washington DC, llegó a La Habana el 20.12.2016, al frente de una nueva misión comercial de su país de más de cuarenta empresas, siguiendo los lineamientos de la nueva política aprobada por el Consejo Nacional de Seguridad y asumida como suya por el Presidente Barack Obama.

La visita de la alcaldesa está en concordancia con lo expuesto el 17.12.2014 en el comunicado de la Casa Blanca, donde se afirma:

“… poner fin a nuestro enfoque obsoleto y promover de manera más eficaz la implantación de cambios en Cuba, dentro de un marco acorde con el apoyo de Estados Unidos al pueblo cubano y enconsonancia con los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”.

“La nueva política hace que sea más fácil para las personas que viven en Estados Unidos brindar capacitación comercial a las empresas privadas cubanas y a los pequeños agricultores, además de proporcionar apoyo adicional para el crecimiento del naciente sector privado de Cuba. Se estudiarán diferentes medidas adicionales dirigidas a fomentar el crecimiento de los emprendimientos y del sector privado en Cuba”.

Sigue leyendo