La CIA mueve sus agentes contra Venezuela. 


Por Arthur González.

No hay casualidades en este mundo revuelto y globalizado donde los yanquis imponen órdenes a sus lacayos. Esa es la razón por la cual se pudo observar la presencia del presidente de Chile, Sebastián Piñera Echenique, en la ciudad colombiana de Cúcuta fronteriza con Venezuela, para participar en la provocación preparada por Estados Unidos, con el fin iniciar una invasión militar y derrocar al presidente Nicolás Maduro.

Su participación en el montaje de la supuesta ayuda humanitaria le fue impuesta por la CIA, debido a su vieja vinculación con esa agencia de inteligencia.

Documentos desclasificados de la CIA revelan la relación cercana de Piñera con el dictador Augusto Pinochet, dejando al descubierto el origen de su fortuna y como ante la posibilidad de ser juzgado y encarcelado en 1982 por evasión fiscal, el embajador de Estados Unidos, James Theberge, recibió instrucciones de la CIA de utilizar sus influencias con el Presidente de la Corte Suprema, para que no fuera declarado culpable, unido a las presiones ejecutadas por su hermano, José Piñera, en ese momento Ministro de la dictadura de Pinochet.

La orden de detención sobre Sebastián, fue debido a los cobros de sumas millonarias que hizo al banco de Talca, a través de la empresa asesora Infinco, y el préstamo de millonarias sumas a empresas de papel fundadas por él y sus socios, que incrementaron el capital de su empresa de forma ficticia.

Ante el inminente apresamiento, la CIA ejecutó una compleja operación para sacarlo de Chile, en momentos que necesitaban de las informaciones que él aportaba.

Sebastián Piñera, es hijo de José Piñera Carvallo, miembro del partido democratacristiano y funcionario público chileno, quien llegó a ser embajador en el gobierno del presidente Eduardo Frei.

Una de las sorprendentes revelaciones de los documentos secretos de la CIA, es que su padre fue también colaborador de la CIA desde 1965.

Sebastián es un rotundo hombre de derecha, formado académicamente en la Pontificia Universidad Católica de Chile, que, al culminar sus estudios de ingeniería comercial, viajó a Estados Unidos obteniendo un máster y doctorado en economía en la Universidad de Harvard, donde posiblemente fue estudiado por la CIA.

Hoy en día amasa una fortuna calculada oficialmente en unos 2,8 billones de USD, según la revista Forbes, marcada por amplios y conocidos escándalos de corrupción.

En los documentos secretos de la CIA se puede comprobar que el Jefe de su Estación en Santiago de Chile, informó al cuartel general en Langley, sobre la reunión que sostuvo George Jones, Ministro Consejero para Asuntos Latinoamericanos, con José Piñera Carvallo, padre de Sebastián y su primo hermano, Herman Chadwick Piñera, para puntualizar la forma de sacar del país a Sebastián Piñera para evitar su apresamiento, trasladándolo hacia México a través de Argentina.

En México fue atendido por Fernando Quijano, vinculado a organizaciones de ultraderecha, redes neo fascistas como la Junta Internacional de Comités Laborales, el Movimiento de Solidaridad Iberoamericana, MSIA, y la Unión Nacional Sinarquista.

La verdad sale a flote cuando los materiales desclasificados de la CIA permiten conocer que entre 1985 y 1987 Quijano inició su colaboración secreta en el oficial CIA Néstor Sánchez, uno de los participantes en 1962 en la famosa Operación Mangosta contra la Revolución cubana.

Sánchez, fue Jefe de la Estación de la CIA en Guatemala de 1965 a 1967, donde colabora con los escuadrones de la muerte contra el movimiento revolucionario latinoamericano.

En 1973, al tomar Pinochet el poder de Chile, Sánchez es ascendido a Jefe de la División para América Latina de la Dirección de Operaciones de la CIA. Después del conocido caso como Irán–Contra, lo nombran Subsecretario auxiliar adjunto de Defensa para Asuntos Interamericanos, asignado al equipo del Consejo de Seguridad Nacional.

Ante esos antecedentes no hay que dudar que la CIA se empleó a fondo para lograr la postulación de Sebastián Piñera como presidente de Chile, en momentos que los yanquis mueven sus fichas para eliminar los presidentes con ideas de izquierda.

Ese es el motivo por el cual el viejo agente de la CIA tuvo que acudir al show mediático para darle apoyo a Juan El Títere Guaidó, junto al presidente de Colombia, del que en algún momento pudiera saberse que, al igual que su par chileno, también tiene un expediente de colaboración con la CIA.

Sabiduría tuvo José Martí cuando afirmó:

“Se sonríe a la aparición de una verdad, como a la de una hermosísima doncella”.

 

¿Es el gobierno cubano corrupto?


Por Arthur González

El debut del presidente de Estados Unidos en la ONU no pudo ser peor, su discurso desborda irracionalidad, proyectándose como un hombre agresivo, belicista y sin cultura histórica, que esputó falsedades ante el mundo.

Desde que inició su discurso empezaron las mentiras, al afirmar que:

“Nuestros ciudadanos han pagado el precio más alto para defender nuestra libertad…”

¿Cuándo Estados Unidos fue atacado o invadido y que haya estado en peligro su libertad?

Todo lo contrario, es Estados Unidos quien invade, ataca, bloquea y hace guerras sucias, para coartar la libertad de otros en cualquier parte del mundo.

En sus ataques contra aquellos que no se arrodillan ante el imperio yanqui, calificó al gobierno de Cuba como “régimen corrupto y desestabilizador”, como si la verdad se pudiera tapar con un dedo.

¿Quién es el país de más corrupción en el mundo actual?

Sin dudas Estados Unidos, donde la supremacía del consumo de drogas no tiene parangón, pero jamás se conocen noticias de la detención de líderes de ese tráfico interno, que destruye anualmente millones de jóvenes

¿Dónde se esconden los magnates de la droga en Estados Unidos que nunca son detenidos?

Al parecer Trump, desde tu lujoso pent house cubierto de oro, no tiene tiempo, ni interés por conocer que sucede en su país.

Un repaso de la verdadera situación en Estados Unidos, referente a hechos de corrupción, le vendría bien para medir sus palabras cuando pretenda atacar a otros.

Donald Trump debe saber que en 1970 Joseph Andonizio, alcalde de Newark, Nueva Jersey, fue condenado por permitir que el crimen organizado actuara libremente en su ciudad.

El que fuera vicepresidente de Estados Unidos, Spiro Agnew se vio obligado a renunciar al cargo en 1973 por evasión fiscal.

En 1979, el gobernador de Tenneesee, Ray Blanton, fue sancionado a dos años de prisión por obtener dinero, a cambio de otorgar licencias fraudulentas para vender alcohol.

¿No recuerda Trump, el escándalo nacional e internacional ocurrido en 1987, motivado por el suicidio ante las cámaras de televisión del tesorero de Pensilvania, Budd Dwyer, cuando se disparó un tiro en la boca, después de ser declarado culpable de aceptar un soborno en la concesión de contratos?

¿Habrá olvidado que, en el 2002, Edwin, gobernador de Luisiana, fue declarado culpable de 17 cargos de pandillerismo y otros delitos por repartir favores a cambio de dinero?

Ese mismo año, el representante federal por Ohio, James Traficant, fue condenado a 7 años de prisión por el mismo delito de pandillerismo y otros delitos más.

Lo mismo sucedió con el representante federal por Kentucky, Carroll Hubbard, tras declararse culpable por incumplimiento de la ley de financiación política.

La lista de sus corruptos es larga y vale la pena recordarle al Presidente, otros casos como el del alcalde de Miami Beach, Alex Daoud, sancionado en 1991 por los delitos de soborno.

Al igual que el gobernador de Illinois, George Ryan, fue declarado culpable de 22 cargos de pandillerismo, soborno, lavado de dinero y otros delitos conexos, y también del gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, sancionado a 14 años de prisión por 17 cargos relacionados con corrupción pública.

Duke Cunningham, en el 2005, cuando era representante federal por California, se declaró culpable de fraude postal y evasión de impuestos, entre otros cargos, para evitar una condena más alta y aun así fue condenado a ocho años de prisión.

Kwame Kilpatrick, alcalde de Detroit, fue condenado a 28 años de prisión en el 2013, por pandillerismo y muchos otros delitos, mientras la ciudad de Detroit se hundía en la miseria.

En igual fecha era sancionado por múltiples cargos de corrupción, el representante federal por Illinois, Jesse Jackson.

Ahora está siendo procesado el senador por New Jersey, Robert, Bob, Menéndez, miembro de la mafia anticubana, por corrupción y participar en orgias en República Dominicana, empleando dinero y medios del gobierno para favorecer a un amigo empresario.

En el Índice de Percepción de Corrupción, que elabora Trasparencia Internacional, Estados Unidos se ubica en el puesto 16 del ranking mundial, por delante de Irlanda, Japón y Francia.

Datos obtenidos por el Departamento de Justicia yanqui, valoran que durante las últimas dos décadas alrededor de 20 mil individuos han sido condenados por corrupción, incluidos funcionarios públicos, y más de 5 mil están en proceso de instrucción penal, de ellos la mayoría son funcionarios de gobiernos locales y estatales. Sigue leyendo

Becas de Estados Unidos a cubanos, una trampa mal intencionada


Por Arthur González.

Por estos días la prensa cubana denuncia las becas creadas en abril del 2015 por la organización World Learning Inc., con sede en Washington, basadas en un nuevo “Programa de Liderazgo de Verano” para que jóvenes cubanos de 16 a 18 años estudien durante cuatro semanas en Estados Unidos.

Ese programa de estudios cuenta con el financiamiento de la USAID, que como se conoce le sirve de pantalla a la CIA, como tantas Organizaciones y Fundaciones que le han facilitado su nombre para encubrir los planes subversivos ejecutados durante la llamada Guerra Fría, de acuerdo a documentos desclasificados.

El programa de becas paruniversidadesa los estudiantes cubanos, persigue el fin de fabricarlos como líderes para su deseada transición hacia el capitalismo, pero no es novedoso y ha sido una de las direcciones de la política de Estados Unidos por cambiarle la mente a los jóvenes cubanos.

En el 2003 conformaron la organización Raíces de Esperanza; fenómeno subversivo diseñado en Estados Unidos con la misión de fomentar en Cuba la “auto realización de jóvenes de 15 a 35 años, apoyarlos para que lograran el desarrollo de una sociedad pluralista y democrática que respete los derechos humanos, a través de iniciativas académicas y culturales en toda la Isla”.

Para alcanzar esa misión, los especialistas en temas de subversión y guerra psicológica de la CIA, organizaron grupos en diferentes universidades estadounidenses, enfocados en el desarrollo juvenil como impulsores de una sociedad cubana capitalista que desmonte, desde adentro y de forma suave, el sistema socialista.

El método ideado fue el de animar una red de universitarios que patrocinara conferencias y movilizara a otros jóvenes para iniciar el contacto con los cubanos.

Uno de los que sumaron a ese plan fue el presidente español José María Aznar, quien impartió conferencias a los universitarios estadounidenses para prepararlos en cómo debían actuar con sus homólogos de Cuba.

En el 2003 efectuaron una conferencia en la Universidad de Harvard, en el 2005 en la de Georgetown y en el 2006 en la de Prince.

Además, le asignaron un presupuesto para realizar llamadas telefónicas a los cubanos, e incluso regalaron decenas de teléfonos móviles a universitarios en Cuba, con el propósito de hablarles directamente de sus intereses, pues en el conocido Plan para la Transición o Plan Bush, se afirma:

“Llegar a la juventud cubana representa una de las oportunidades más significativas para precipitar el fin del régimen. Esta generación tiene el vínculo más débil con la Revolución, su apatía y descontento son endémicos”.

Como tantos planes de la CIA este también fue un fracaso y el dinero malgastado.

No resignados a sus derrotas, en el año 2009 emprendieron otro proyecto dado a conocer a través de su Sección de Intereses en La Habana, consistente en un programa de becas para cursar seminarios sobre liderazgo en Estados Unidos.

Lo dividieron en dos tipos de cursos: uno con duración de cinco semanas para menores de 25 años que estudiaran entre el primer y tercer año de una carrera universitaria, con trayectoria de liderazgo en actividades educacionales o comunitarias, y el otro para cubanos con nivel preuniversitario vencido o técnico medio superior, que mostraran experiencia laboral relevante y un suficiente dominio del idioma inglés. Sigue leyendo

La verdadera cara de los que exigen la libertad de expresión.


Arthur González.

Los que se han pasado 53 años acusando a Cuba de falta de libertades de todo tipo, están demostrando realmente donde es que se coarta la tan cacareada libertad de expresión y de pensamiento.

Hace solo unas semanas el manager de los “Marlins”, Ozzie Guillén, supo realmente como actúa la “mafia anticubana” en relación a la libre expresión y la democracia. Por solo querer pensar con libertad y hacer uso de su derecho, planteó que simpatizaba con Fidel Castro, lo suficiente para ser fue multado por cinco semanas sin cobrar su salario, al creerse que en Miami se podía pensar de forma distinta a la que ellos imponen por la fuerza. Sigue leyendo