Increíble pero cierto


Por Arthur González .

Jamás un presidente de los Estados Unidos envió a un funcionario de la Casa Blanca para explicarles a las comunidades extranjeras que allí residen, lo que espera alcanzar en su visita al país de origen de esos ciudadanos. Aunque parezca increíble, Barack Obama lo hará antes de viajar a La Habana.

ben rhodes
Agencias de noticias informan que Ben Rhodes, asesor adjunto de Seguridad Nacional del Presidente, arribará el 11 de marzo a Miami, capital de la mafia terrorista anticubana, donde explicará a los líderes de la comunidad cubana lo que Obama aspira a lograr en su breve estancia en Cuba.

Ese gesto es la prueba irrebatible del compromiso de la Casa Blanca con esa mafia terrorista, amamantada durante medio siglo por todas las administraciones y gracias a ese apoyo logró encadenar la política exterior estadounidense hacia Cuba, donde ha primado el odio y el rencor de los que salieron huyendo de la justicia revolucionaria.

Los líderes históricos de esa comunidad cubana fueron testaferros del dictador Fulgencio Batista, quien asesinó durante su gobierno a partir de un golpe de estado, a más de 20 mil cubanos. Hoy algunos de sus hijos ocupan asientos en el Congreso, como Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart.

Otros, a pesar de que sus padres se vieron obligados a emigrar para no ser asesinados por sicarios de Batista, entre ellos Marco Rubio, Bob Menéndez y Ted Cruz, vieron la oportunidad de hacer carrera política respaldando a los mafiosos anticubanos. Sigue leyendo

Anuncios