La prepotencia imperial de los yanquis.


Por Arthur Gonzalez.

Estados Unidos hace y deshace sin frenos ante los ojos de la comunidad internacional. Pisotea la carta de las Naciones Unidas, viola los derechos humanos, discrimina por nacionalidad, sexo y raza, pero nadie propone sancionarlos y menos aun presentar el caso ante la Corte Internacional para que sean juzgadas sus constantes y crecientes violaciones de las leyes.

¿Acaso invadir un estado soberano basado en la mentira y sin el consentimiento del Consejo de Seguridad de la ONU, no es una violación absoluta del derecho internacional?

¿Amenazar con atacar a otro país sin una declaración de guerra, no es otro delito que no se le permite a ningún estado?

¿Aplicar una guerra económica, comercial y financiera a todo un pueblo, con el propósito declarado de matarlo por hambre y enfermedades, no es un crimen de lesa humanidad?

¿Financiar e instruir a una oposición fabricada para ejecutar actos provocativos, con la intención manifiesta de derrocar a un régimen democrático, no es repudiable y sancionado por las leyes internacionales?

¿Incitar al ejército de un estado soberano para que se subleve contra el orden constitución, es permitido en el mundo sin que el incitador sea condenado por la comunidad internacional?

¿Estructurar planes de terrorismo de estado contra otro país, por el solo hecho de no aceptar su decisión de ser independiente y soberano sin someterse a Estados Unidos, no es acaso sancionable por la Corte Internacional de Justicia?

Esas y muchas otras violaciones las cometen a diario los Estados Unidos, auto proclamándose “paladín” de los derechos humanos en el mundo y tomándose el derecho de confeccionar listas negras para condenar a todos aquellos que no se arrodillen a sus pies y cumplan sus órdenes sin levantar la cabeza.

A esos delitos súmensele que su actual Secretario de Estado, Mike Pompeo, reconoció recientemente ante cientos de estudiantes de la Universidad de Texas A&M, que, durante su etapa como director de la Agencia Central de Inteligencia, CIA, hasta hace muy poco tiempo, “mentimos, engañamos y robamos, e incluso teníamos hasta cursos de entrenamiento para ello”.

Esos son los valores y la ética que la actual administración del presidente Donald Trump, inculca a sus jóvenes para que den continuidad a la prepotencia imperial que caracteriza a los Estados Unidos desde el siglo XIX.

Ante esa criminal forma de actuar, los pueblos del mundo, no sus gobernantes, repudian el actuar de los yanquis quienes pisotean valores y normas legales establecidos en la Carta de las Naciones Unidas, sin que sean condenados por países con larga tradición democrática, dejándose presionar y chantajear burdamente por el imperio todo poderoso.

Desde hace medio siglo, la Casa Blanca ejecuta planes tenebrosos contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países que no se dejan amedrentar por sus presiones políticas y económicas.

A Cuba desde 1959 la quieren desangrar y para ello aplican la receta propuesta en 1960 por el entonces sub secretario de Estado, Lester Mallory, quien afirmó sin pudor ni sentimientos humanos:

Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

Ante la resistencia de los cubanos, intentaron invadirla en 1961 con un ejército mercenario, el que se rindió en solo 67 horas ante la valentía y dignidad de hombres y mujeres de su pueblo.

Planes de Acciones Encubiertas de la CIA son ejecutados permanentemente, para sembrar el terror y enfermedades mediante la introducción de plagas, virus, bacterias y todo cuanto pueda hacer daño e incluso causar la muerte, como la introducción de epidemias de meningitis, conjuntivitis hemorrágica, el dengue, y otros males dañinos contra la flora y faunas cubanas.

Campañas psicológicas con noticias falsas, elaboradas por la CIA, llenan a diario cuartillas en órganos de prensa, la TV y las redes sociales, algo común en esa agencia de inteligencia, como bien reconoce Mike Pompeo.

Lo mismo le hacen a Venezuela, llegando a emplear ataques cibernéticos para dejar sin electricidad a millones de familias, hospitales, centros de elaboración y producción de alimentos, el transporte público y escuelas, ante el silencio cómplice de la Unión Europea y sus lacayos latinoamericanos, encabezados por el agente de la CIA Luis Almagro, quien se sumó al respaldo orientado por Washington, del auto proclamado “presidente”, Juan El Títere Guaidó, situación insólita en tiempos donde la misma OEA reclama elecciones democráticas para reconocer a presidentes en América Latina.

Estados Unidos no comprende de valores, ni de dignidad de los pueblos para defender la soberanía nacional, porque son tantas las mentiras fabricadas contra otros, que tal parece se las llegan a creer y de ahí sus fracasos.

Cuba y Venezuela tienen historias comunes y ambos pueblos decidieron caminar por el sendero de la libertad, sin someterse al amo imperial, ese que solo deja a su paso hambre, enfermedades, desigualdad y muerte.

Para comprobarlo, basta mirar a los necesitados latinoamericanos, esos que no conocen un médico, un maestro, un teatro, ni una biblioteca, pues para sus niños solo hay asegurada la miseria y el trabajo explotador, impidiéndoles disfrutar de una infancia segura y feliz como la tienen aseguradas las niñas y niños cubanos, a pesar de la cruel guerra económica impuesta por los yanquis, hace medio siglo.

Basta ya de engaños y mentiras, el mundo merece más respeto para conocer la verdad sobre Cuba y Venezuela, porque como nos enseñó José Martí:

“La verdad no es más que una, y quien la dice cuando los demás tienen miedo de decirla, impera”.

Anuncios

Retoma Estados Unidos la guerra fría para intimidar al mundo.


Por Arthur González.

Increíble pero cierto, Estados Unidos ha retomado con más fuerza sus conceptos de guerra fría, para intimidar a los países que no se le subordinan, especialmente contra Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Otros países reciben iguales sanciones económicas y amenazas, pues para Donald Trump y sus halcones, no puede existir nadie en el mundo que se contraponga a sus dictados.

Ante las derrotas continuadas en su intento de derrocar a la Revolución cubana y al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el recurso más empleado por los yanquis son las medidas de guerra económica y financiera, con el viejo sueño de que el pueblo se canse de las penurias, añeja táctica diseñada por la CIA en 1962 contra Cuba, en su archiconocido Plan Mangosta, el cual expone textualmente:

La operación está dirigida a provocar una rebelión del pueblo cubano. Esta sublevación derrocará al régimen comunista e instaurará un nuevo gobierno con el cual Estados Unidos pueda vivir en paz. La sublevación necesita un movimiento de acción política fuertemente motivado y arraigado en Cuba, capaz de generar la rebelión, de dirigirla hacia el objetivo perseguido y de aprovecharse de su momento clímax. La acción política será apoyada por una guerra económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen, y las de tipo militar darán al movimiento popular un arma de acción para el sabotaje y la resistencia armada en apoyo a los objetivos políticos”.

Ese diseño, sostenido por 60 años contra Cuba, no les ha dado resultados, a pesar del incremento de sus sanciones en los últimos años, pero azuzados por los miembros de la mafia terrorista anticubana de Miami, Donald Trump y sus ancianos halcones, John Bolton y Elliott Abrams, creen que ese método desgastado y malogrado, ahora pudiera darles éxitos.

Desde hace décadas el mundo apoya a Cuba cuando presenta el documento en la ONU, Poner fin al Bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, sin embargo, actualmente la Unión Europea observa en silencio cómplice la embestida yanqui contra Venezuela, mediante el empleo de las nuevas tecnologías para sabotear su sistema eléctrico, porque al final “las aves de igual plumaje vuelan en el mismo bando”.

¿Cómo es posible que los europeos, auto proclamados quijotes de los derechos humanos, pueden aliarse al imperialismo yanqui en su intento por matar de hambre y enfermedades a pueblos enteros?

La guerra económica es criminal y constituye una violación total de los derechos humanos, pero el Parlamento Europeo en vez de condenar a Estados Unidos, lo apoyan.

Las más recientes sanciones informadas por el gobierno de Estados Unidos, contra Venezuela y Cuba, son un ejemplo elocuente de lo que pretende el imperio, pero la Unión Europea calla y no hace ni una sola resolución de condena ante ese crimen de lesa humanidad, por el contrario, apoyan a los yanquis en sus acciones violatorias del derecho internacional, entre ellas la auto proclamación de Juan El títere Guaidó, como presidente sin elecciones democráticas, algo que ningún estado europeo aceptaría.

Hoy Francia y España confronta graves crisis internas, pero respaldan a los yanquis en sus mezquinas patrañas contra Venezuela, lo que quedará en la historia como un execrable ejemplo de la pérdida de soberanía de los europeos frente a las órdenes y presiones de los Estados Unidos.

Los pueblos del mundo saben que las sanciones de Washington contra Venezuela son inhumanas y violan el derecho internacional, porque nadie tiene derecho de privar de sus recursos naturales, activos financieros, ocupar sedes diplomáticas y cortar el comercio exterior de otros estados, solo porque el gobierno en el poder no es del agrado de la Casa Blanca.

Los yanquis no acaban de entender que tales sanciones profusamente divulgadas, siembran más odio en los pueblos contra sus políticas hegemónicas y dan como resultado la unidad para resistir las carencias y buscar soluciones inteligentes, tal y como hacen los cubanos desde hace 60 años.

Desesperados ante la resistencia del pueblo y el apoyo total de las fuerzas armadas en Cuba y Venezuela, Estados Unidos insiste en desplegar planes de terrorismo de Estado, incendiando industrias, fábricas, centros comerciales y de procesamiento de alimentos, introducen gérmenes patógenos contra las personas, la flora y la fauna, para causar más daños, enfermedades y muertes.

Hoy Estados Unidos retoma la misma política que ejecutó Adolfo Hitler en Europa, pero ahora los campos de concentración son países enteros sometidos a la escasez de alimentos, cortes de electricidad provocados desde el exterior que afectan el suministro de agua, abastecimiento de combustible, e incluso el normal funcionamiento de hospitales y policlínicas.

Estados Unidos ante la frustración de sus acciones contra Venezuela y el ridículo reconocimiento de El Títere Guaidó, recurre a la amenaza militar de conjunto con la OTAN y anunció que abordaría en la reunión ministerial de esa organización militar, el tema de la presencia de “tropas rusas” en Venezuela, preocupación insostenible, dado que solo son dos aviones y una docena de asesores, como parte de un acuerdo público entre Rusia y Venezuela.

Todo forma parte de una operación mediática sin sustento, ya que Estados Unidos posee alrededor de Venezuela docena de bases militares, con cientos de miles de soldados y armamentos de guerra dispuestos para invadir ese país suramericano.

Si esos son los derechos humanos, la democracia y la libertad que defienden los yanquis y la vieja Europa, mejor que baje Dios y lo compruebe, para que conozca la ausencia de sentimientos que poseen.

Por eso recuerden a José Martí cuando afirmó:

“¡Póstrense de hinojos en la tierra, tiemblen de remordimientos y giman de pavor, todos los que en aquel tremendo día ayudaron a matar!