Cólera yanqui ante fracasos contra Venezuela.


Por Arthur González.

Ante los constantes fracasos por derrocar a la Revolución Bolivariana de Venezuela, Washington no ha encontrado más acciones y ahora preparan a la opinión pública para lanzar la invasión militar, vieja fórmula empleada en América Latina y otros países del mundo.

Desde que Hugo Chávez ganó las elecciones en Venezuela, Estados Unidos inició sus planes subversivos, hasta llegar al bochornoso golpe de Estado, con el apoyo político de su peón José María Aznar. Aquella maniobra les salió mal y Chávez regresó victorioso a Caracas, dándole más dolores de cabeza al imperio.

Ni las acciones de terrorismo llevadas a cabo por la llamada oposición venezolana, entrenada, abastecida y financiada por la CIA, ni la guerra económica, comercial y financiera, y menos aún el intento de proclamar a un títere como presidente del país, sin ser electo por el pueblo, les ha resultado y por tanto no ven más salida que la intervención militar.

Ante el nuevo escenario que se avecina en la región, con un México que no se les subordina, una Argentina sin Macri, un Chile al borde del colapso, Bolivia a las puertas de elecciones donde el partido MAS se vislumbra como favorito y Ecuador a la espera de enviar loma abajo al traidor Lenin Moreno, Estados Unidos parece querer adelantar sus planes militaristas.

Para dar ese peligroso paso, Estados Unidos ha desempolvado viejos planes aplicados contra Cuba, y para ello echan a rodar sus libretos de guerra psicológica, al declarar:

“La Revolución bolivariana adelantada por Chávez, terminó desvirtuándose al poco tiempo de sus ideales socialistas, para quedar reducidos a las actividades del narcotráfico”, por eso acusan de narcotraficantes al presidente Nicolás Maduro y a otras figuras su gobierno.

Ese mismo argumento lo empleó la CIA en su Programa de Acciones Encubiertas contra Cuba, marzo 1960, que dice:

“Se alentará al Consejo adoptar como lema Restaurar la Revolución, para que desarrolle una posición política que se avenga con el lema y se dirija al pueblo cubano como una alternativa política atractiva a la de Castro”.

Dicho Programa culminó con la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos en abril 1961.

Aunque llevan 60 años de frustraciones con Cuba, los nuevos oficiales de la CIA retoman viejos planes, con la esperanza de obtener una victoria. También recurren a la estratagema de declarar a Venezuela como país “patrocinador del terrorismo”, algo que hicieron contra la Revolución cubana, como regalo electoral a los grupos de presión política más poderosos de Estados Unidos, entre ellos el lobby anticubano.

El ser declarado como Estado “patrocinador del terrorismo”, es un arma legal empleada para justificar un conjunto de sanciones, incluso contra terceros países, en violación de leyes internacionales por su carácter extraterritorial.

Las leyes de Estados Unidos permiten que un país así calificado y sus funcionarios, no tengan inmunidad jurisdiccional en las cortes estadounidenses, por ese motivo solo castigan a los gobiernos que no son de su agrado.

Informes fabricados por organizaciones estadounidenses sirven de base a la Casa Blanca para sancionar a su antojo, mientras Estados Unidos, principal promotor y refugio de terroristas, no se menciona ni condena, a pesar de sus Programas y Planes especiales desclasificados, como pruebas irrebatibles de su actuar terrorista.

Estados Unidos posee amplia experiencia en acciones militares, mediante el empleo de pretextos creados por la CIA, tal y como le comentó el director Allen Dulles, al embajador británico, a quien le aseguró que “al negarle a Cuba la compra de armas en occidente, forzaban a Castro a comprarlas en el bloque soviético y en el caso de Guatemala, un envió de armas soviéticas creó la justificación a la CIA para derrocar al gobierno de Jacobo Arbenz”.

Nicolás Maduro y su pueblo resisten agresiones ejecutadas por los yanquis, dirigidas a crear disgustos populares por las limitaciones de alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad, la persecución comercial y financiera, actos terroristas contra fábricas, e incluso en la industria petrolera.

La construcción del Títere, Juan Guiado, y la presión ejercida sobre países aliados para que fuera reconocido, les salió mal, pues pasado un año de su auto proclamación continua sin respaldo popular y afloran sus vínculos con narcotraficantes colombianos y el enriquecimiento ilícito.

Las campañas mediáticas elaboradas para satanizar a Maduro son permanentes, la matriz de opinión va dirigida contra su capacidad intelectual, su ética y moral, les disparan a todos los puntos de su vida personal y política para sembrar la idea de que es “corrupto y se enriquece” con negocios ilícitos.

Acusaciones de supuestos abusos contra los derechos humanos, incluidos asesinatos extrajudiciales, torturas y arrestos arbitrarios, fueron respaldadas por Michelle Bachelet, en total complicidad con Estados Unidos, pero la verdad prevaleció y ella quedó desenmascarada al no asumir una posición similar ante las violaciones en Chile y Bolivia, avaladas con imágenes públicas, algo que en Venezuela no sucede.

Invenciones disimiles genera la CIA sin obtener una sola victoria, como las acusaciones descabelladas que Maduro alberga y trabaja con Hezbollah respaldado por Irán, algo risible.

Ante los fracasos de esas cruzadas asumen la acusación del narcotráfico, olvidándose que hasta la fecha las mismas autoridades yanquis aseguran que el 90% de la droga que ingresa a Estados Unidos, proviene de Colombia y los principales canales de tránsito son el Pacífico con el 84% del tráfico y no el Caribe, que apenas tiene un 7% del tránsito de la droga ingresada ilegalmente a Norteamérica.

Esa realidad no les importa para sus nuevos planes, hay que imputar a Maduro a toda costa, por eso el 26 de marzo 2020 el Departamento de Justicia lo acusó, junto a Diosdado Cabello, “de convertir a Venezuela en un Narco-Estado que auspicia el terrorismo, uniéndose a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia para exportar toneladas de cocaína hacia Estados Unidos”.

Cabe preguntarse, ¿por qué ahora realizan tal acusación, siendo Maduro uno de los hombres más perseguidos y vigilados por la CIA y otras agencias de inteligencia?

En un regreso a la época de los cowboys, William Barr, Fiscal General, anunció una recompensa de 15 millones de dólares por informaciones que ayude a capturar a Maduro, unido a otros 10 millones adicionales por 12 funcionarios o ex miembros de su administración, entre ellos el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López. ¿Es democracia pagar por la cabeza de jefes de Estado?

La impotencia yanqui es evidente y acuden a métodos violatorios de cuanta ley internacional existe y los derechos humanos que dicen defender; a la vez presionan a empresas y gobiernos extranjeros para que no le vendan a Venezuela medicinas y equipos para enfrentar la pandemia del Covid-19.

Estados Unidos parece estar jugando su última carta por cambiar el régimen en Venezuela y fabrican argumentos que justifique su intervención militar, pero como afirmara José Martí:

“Contra la verdad nada dura”.

 

 

 

Miembros de la mafia anticubana intentan más sanciones contra Venezuela.


Por Arthur González.

Los senadores anticubanos Bob Menéndez y Marco Rubio, lograron el 23 de mayo de 2019, la aprobación en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, de un proyecto de ley con medidas muy similares a las que aun sostienen contra Cuba, bajo el principio de la guerra económica, financiera y psicológica, sin descartar las militares, con el objetivo de derrocar el proceso bolivariano y chavista que tanto odian.

A pesar del fracaso en el caso cubano, los dos senadores copiaron elementos básicos contenidos en la Operación Magosta, aprobada por el presidente J.F. Kennedy, en enero de 1962, que soñaba destruir a la Revolución.

Las nuevas sanciones contra el pueblo venezolano, pretenden reforzar el cerco para ahogarlos económicamente y de esa forma, inducirlo a salir a las calles a protestar por la escasez de alimentos y bienes de todo tipo, principio expuesto en la Operación Mangosta.

El nuevo proyecto titulado: “Ley de Ayuda de Emergencia, Asistencia para la Democracia y Desarrollo de Venezuela” (VERDAD), incrementa las medidas contra el gobierno del presidente Maduro, entre  ellas: la asignación de 400 millones de usd en “ayuda humanitaria”, la revocación de visas a los familiares de funcionarios del régimen chavista sancionados, castigar el endeudamiento indebido del gobierno bolivariano y el comercio del oro, así como coordinar otras sanciones internacionales, especialmente con gobiernos de países latinoamericanos y europeos aliados.

Una simple lectura de la Operación Mangosta, permite confirmar la similitud de medidas, 60 años después, contra un país que al igual que Cuba, posee un gobierno no aceptable para Estados Unidos.

El objetivo que buscaba Mangosta era: “ayudar a los cubanos a derrocar al régimen comunista en Cuba e instaurar un nuevo gobierno con el cual Estados Unidos pueda vivir en paz”.

Para lograrlo, diseñaron un conjunto de acciones encaminadas a:

“Provocar una rebelión del pueblo cubano, que derrocará al régimen comunista e instaurará un nuevo gobierno”.

“La sublevación necesita un movimiento de acción política fuertemente motivado y arraigado en Cuba, capaz de generar la rebelión, de dirigirla hacia el objetivo perseguido y de aprovecharse de su momento clímax. La acción política será apoyada por una guerra económica, que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen, y las de tipo militar darán al movimiento popular un arma de acción para el sabotaje y la resistencia armada en apoyo a los objetivos políticos”.

¿Es o no lo mismo que le hacen hoy a la Revolución Bolivariana?

A Venezuela llevan varios años sometiéndola a una brutal guerra financiera, privándola de utilizar sus cuentas bancarias en el exterior para impedirle comprar y vender, incluido un bloqueo petrolero con el fin de sacar del poder al presidente constitucional, Nicolás Maduro.

Desde agosto de 2017, el presidente Donald Trump prohibió por decreto, consentir nuevas deudas emitidas por el gobierno de Venezuela y su petrolera estatal PDVSA, situación que afecta renegociar unos 150 mil millones de usd de deuda, sacándola de los mercados financieros a pesar de contar con la mayor reserva de petróleo del mundo.  También vetó las transacciones con bonos del sector público venezolano y los pagos de dividendos al gobierno de Maduro.

Ante esta situación, el gobierno venezolano lanzó en febrero 2018 el petro como moneda que, con respaldo en oro, le permitiría salir al mercado a comprar alimentos, medicinas y bienes para mantener su economía, pero el 19 de marzo de 2018 Washington prohibió a los estadounidenses negociar con el petro.

Apretándole más la soga al cuello de los venezolanos, en mayo 2018 otro decreto de Washington vetó las transacciones de deuda con entidades oficiales como PDVSA y el Banco Central, incluidos unos pagarés o cuentas por cobrar. Prohibieron la venta de acciones en las que el actual gobierno de Venezuela tenga más del 50%, lo que afecta a la filial de PVDSA en Estados Unidos, Citgo.

A inicios del 2019 los yanquis vedaron todas las operaciones petroleras de Venezuela en su sistema financiero, siendo el petróleo el que mantiene el 96 % de las finanzas del país. Por tanto, con esa sanción la empresa Citgo no puede pasar sus ganancias a su único dueño, Venezuela, quedándose el dinero en Estados Unidos, robo que les permite financiar a la contrarrevolución que ahora encabeza Juan El Títere Guaidó.

El oro venezolano ha sido sancionado de la misma forma, cortando las operaciones de oro de la minera estatal Minerven.

Las sanciones punitivas yanquis llegan a los bancos, como el estatal Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes), y tres filiales en Venezuela; así como a Prodem, con sede en Bolivia, y a Bandes, en Uruguay, congelándole todos los bienes y activos que poseen en Estados Unidos, o bajo el control de estadounidenses.

Igualmente, se lanzaron contra 34 embarcaciones de PDVSA y sancionaron a dos compañías navieras por enviar crudo de Venezuela a Cuba.

¿Qué país del mundo sin respaldo de su pueblo puede resistir estoicamente esa despiadada guerra económica y financiera?

La prueba de que Maduro es apoyado por la mayoría de los venezolanos es que el golpe militar fracasó, los cabecillas se escondieron en embajadas o andan prófugos intentando llegar a Estados Unidos.

Copiando la Operación Magosta, Estados Unidos presiona a la OEA para sancionar a Venezuela, lo mismo que hicieron en 1962 contra Cuba. En dicha Operación se puede leer:

El Departamento de Estado está concentrando sus esfuerzos en la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA, del 22 de enero 1962, esperando obtener amplio respaldo del Hemisferio Occidental para las resoluciones de la OEA que condenen a Cuba y la aíslen del resto del HemisferioName=n1070; HotwordStyle=BookDefault; … La reunión de la OEA será apoyada por demostraciones públicas en América Latina, generadas por la CIA y las campañas psicológicas asistidas por USIA”.

Contra la Revolución cubana también planificaron en la mencionada Operación, una invasión militar, como hacen contra Venezuela:

“El Departamento de Defensa tiene la tarea de preparar un plan de contingencia para la acción militar estadounidense en apoyo al pueblo cubano, cuando este inicie la rebelión, haciéndola progresar. Este plan de contingencia permitirá lograr una decisión política, basada en las principales intenciones norteamericanas, y es visto como un factor político psicológico favorable en una rebelión popular, incluso mucho más que una posible acción militar. Se le ha asignado la responsabilidad como Comisión de Defensa, de los requerimientos de hombres, dinero y material, con la asistencia total del Departamento de Estado y la CIA”.

Los yanquis no aprenden de sus errores, y como sucede con Cuba, el pueblo venezolano resistirá para no caer en brazos del imperio, el que desmontaría todas las misiones sociales para instaurar una dictadura militar, al servicio de sus intereses económicos.

Sabio fue José Martí cuando expresó:

“Con nuestra sangre estamos cegando, de la anexión de los pueblos de nuestra América, al Norte revuelto y brutal que los desprecia”