De buenas intenciones…


b9b36229c1d2b3605cc6e34ac2228c5f_LA la luz del contexto cubano actual, es acaso posible distinguir mejor la multiplicidad de caras de una batalla compleja. Algo que no me atrevo a equiparar siquiera con un juego de ajedrez.

El problema con Cuba siempre ha sido, y es, de carácter ideológico y por demás, político. Hasta hace poco muy poco, la relación Cuba-Estados Unidos se discursaba e incorporaba en términos de claro antagonismo, y como tendencia todo era explícitamente reductible a esos polos, como factores comunes. Ciertamente, las esencias no cambian, pero el panorama se muestra ahora más diversificado. En términos simples, la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) y todo su hálito terrorista, ha dejado de ser la cara visible de la subversión contra Cuba. La táctica ya no es de garrote y sus agentes ya no tienen la cara de Yoani Sánchez.

Sigue leyendo

Anuncios

Que lo compre quien no lo conozca.


Samuel García.

Amigos lectores conocí a un señor que dice ser defensor de los “derechos humanos” y las “libertades de expresión”, convertido en la actualidad en bloguero independiente e integrante del equipo de redacción del sitio Web denominado “Semanario Digital Primavera de Cuba”.

Se nombra: Juan González Febles, c/p el “Yony”, así le llaman sus amigos allegados, su rutina es la búsqueda de información sobre supuestos hechos o acontecimientos que ocurren en la isla para su posterior manipulación y divulgación a través de la fonía e Internet. Recientemente su amiga adorada Tania Díaz Castro le tiró “un salve”, como decimos los cubanos publicando en el sitio subversivo “Cubanet.org”, un post dedicado a resaltar su figura catalogándolo de “opositor innato” y “liberal de pura cepa” Sigue leyendo

Preparan diplomáticos norteamericanos a los diplodisidentes.


Arthur González.

Como si el mundo fuera analfabeto o careciera de memoria, los norteamericanos continúan la preparación de la contrarrevolución interna en Cuba, desde su Sección de Intereses en la Habana.

Los conocidos “diplodisidentes” y “luchadores por la libertad”, por supuesto a cambio de los dólares que Washington asigna anualmente en su presupuesto anual de 20 millones de USD para mantener la “Guerra Sucia” contra Cuba, reciben los métodos, formas y medios para llevar a cabo actos provocativos que obliguen a la policía a poner orden y así poder desarrollar las campañas mediáticas y la creación de la matriz de opinión de que el régimen de la Isla es represivo, haciendo de los provocadores, simples “víctimas” del sistema. Sigue leyendo