Algo extraño está pasando


Por Arthur González

La vida tiene muchos vericuetos y situaciones inexplicables, pero que la contrarrevolución cubana creada y financiada por los Estados Unidos, esté promoviendo acciones de la Iglesia Católica dentro de la sociedad cubana actual, resulta altamente sospechoso y ojalá que no la arrastren nuevamente al camino que tomó esa institución religiosa al triunfar la Revolución.

En días recientes, Reinaldo Escobar, esposo de la bloguera Yoani Sánchez Cordero, iglesia de Reinaquien trabaja al servicio de la subversión política sobre los jóvenes cubanos, publicó en el diario digital “14yMedio”, creado por la CIA y apadrinado recientemente por “Yahoo Noticias”, una información donde alaba la labor de un centro instituido dentro de la casa sacerdotal de la iglesia El Sagrado Corazón de Jesús, de La Habana.

Dicha iglesia a cargo de la Compañía de Jesús, fue visitada por el Papa Francisco en su reciente visita a Cuba.
El artículo promueve el proyecto diseñado por los jesuitas, bajo el nombre de Centro Loyola, sin esclarecer los propósitos de tal propaganda.

Sigue leyendo

Anuncios

Vista hace fe


Por Arthur González
Algunos medios extranjeros se hacen eco de las campañas anticubanas pagadas por la CIA, en su conocida guerra psicológica que trata desde hace 56 de deformar la realidad de la Revolución, causa por la que el gobierno de Estados Unidos prohíbe el turismo hacia Cuba, con el fin de que no descubran el engaño.

cr plaza
Durante la reciente visita a la Habana del Papa Francisco, tres elementos orientados y pagados desde Miami, violaron premeditadamente el sistema de seguridad del Santo Padre, incluido el suizo, pero fueron detenidos en primera instancia por parte de pueblo y no por la policía como quieren hacer ver los asalariados de Washington.

Las imágenes no mienten y si el hecho hubiese ocurrido en Madrid, Berlín o New York, el tratamiento no sería ni parecido con lo visto en la Plaza de la Revolución habanera.policia rerpresionh

No hacen falta más argumentos, ahí están las fotos tomadas incluso por la prensa extranjera en la Habana y las escenas en los países “libres y democráticos”
Cada cual puede sacar sus propias conclusiones y como escribiera José Martí:

“…ver para juzgar después”.