La mentira como respuesta al fracaso


Los grupúsculos financiados por Washington e instruidos desde Miami, continúan con sus campañas de mentiras y tergiversaciones, a ante los permanentes fracasos en sus intentos por desestabilizar la situación interna en Cuba. Ahora le tocó nuevamente el turno a las festividades religiosas, algo gastado entre los llamados “disidentes” para llamar la atención y justificar el dinero que reciben periódicamente. Sigue leyendo