Conferencia de Obispos Católicos de Cuba apoya campañas contra Nicaragua.


Por Arthur González.

Sumándose a las campañas mediáticas contra el gobierno sandinista de Nicaragua, generadas por los ideólogos de los Servicios de Inteligencia de Estados Unidos, Juan de Dios Hernández Ruiz, Obispo Auxiliar de La Habana y Secretario General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, COCC, envió una carta al Cardenal Leopoldo Brenes, Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, donde toma partido en contra las autoridades de ese país centroamericano.

En su misiva Monseñor Juan de Dios Hernández, afirma que “hemos visto con profunda tristeza y horror, las imágenes de la barbarie ocurrida el pasado domingo en la Basílica de San Sebastián en Diriamba. Estos hechos de violencia y profanación, de crímenes y abusos de poder, resultan verdaderamente denigrantes y, por ello, experimentamos el lógico sentido de fraternidad pastoral ante el momento que afrontan”.

Sin embargo, no menciona que la violencia y los crímenes son generados por los llamados opositores al gobierno, entrenados y financiados desde la embajada yanqui en Managua, mediante programas de la NED y la USAID, para intentar derrocar al gobierno sandinista, de acuerdo con programas publicados por esas agencias norteamericanas en sus sitios oficiales en Internet.

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba no se pronuncia respecto a los asesinatos de jóvenes y policías a manos de los que se dicen “opositores”, quienes queman instituciones oficiales, cierran calles y avenidas para impedir el paso de ambulancias con heridos, lo que ha provocado decenas de muertos.

Tampoco condenan la quema y destrucción de autos, comercios e incluso de instalaciones gubernamentales y ornamentos en las avenidas, una de las cuales mató a un periodista.

Mucha es la hipocresía solidaria, pues Jesús no apoya el crimen, los asesinatos ni la violencia entre hermanos, estimulada con dinero de Estados Unidos con el único interés de destruir el sistema revolucionario sandinista, al igual que ejecutan contra Venezuela e hicieron contra la Revolución cubana en los años 60, donde la iglesia católica de Cuba también se puso de parte de los terroristas y agentes de la CIA.

No es casual que ahora la COCC ofrezca su apoyo “solidario” a quienes no impiden la violencia en Nicaragua y se parcialicen con los “opositores”. El pueblo cubano no olvida que en templos católicos se guardaron armas enviadas desde Estados Unidos y se resguardó a asesinos, como el secuestrador de un avión de Cubana de Aviación después de asesinar al piloto, solicitando para él, asilo canónico.

¿Por qué no se solidarizaron con Nicaragua cuando el dictador Anastasio Somoza exterminaba a diestra y siniestra en ese país centroamericano, o cuando Estados Unidos armaba a la contrarrevolución para matar a campesinos que simpatizaban con la Revolución Sandinista, durante la llamada Irán-contra?

La historia es una sola y no se borra tan fácilmente, la Operación Peter Pan, generada por la CIA, contó con el apoyo de la iglesia católica cubana, acción criminal que separó a padres e hijos por años, al seguir las campañas generadas por la CIA de que el gobierno revolucionario cubano les quitaría la patria potestad a los padres.

Por esa mentira, cientos de padres enviaron a sus hijos menores sin acompañantes para Miami, en total 14 mil 048 niños que fueron distribuidos por todo el país en centros religiosos, casas de familias y orfanatos, donde muchos sufrieron maltratos psíquicos y físicos, incluida la violación.

En vez de hacer el papel del buen samaritano, la COCC debió condenar desde un inicio la violencia generada en Nicaragua y ponerse al lado del pueblo, ese que el pasado mes de noviembre acudió democráticamente a las urnas para elegir al presidente Daniel Ortega, con un margen mayoritario.

El dolor de los nicaragüenses lo provocan las acciones violentas llevadas a cabo por los que dicen amar la libertad y la democracia y no por las autoridades que nunca iniciaron tales acciones.

Para hablar de “anhelos de verdad, justicia y apego a la legalidad constitucional, que conduzcan a alcanzar una paz estable y verdadera”, lo primero que debe hacer la COCC, es exhortar a los opositores financiados por los yanquis, a que cesen sus actos vandálicos y dejen de quemar, destruir y asesinar a sus hermanos, por el solo hecho de apoyar el sandinismo, ese movimiento que acabó con los crímenes y desmanes del gobierno de Somoza, el que siempre contó con el apoyo de Washington a pesar de ser un dictador.

Por actitudes similares expresó José Martí:

“Hay pocas cosas que en el mundo sean tan odiadas como los hipócritas”.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Aprueban presupuesto para fabricar la “democracia” en Cuba.


Por Arthur González.

El Congreso de Estados Unidos acaba de aprobar un millonario presupuesto destinado a fabricar la “democracia” en Cuba y Venezuela, con el cual pagarán a sus asalariados y las campañas de prensa, a fin de hacerle creer al mundo que en esos países hay opositores “independientes” y se “violan” los derechos humanos.

De no existir ese dinero los llamados disidentes no existirían, ni la prensa hablara tantas falsedades sobre ambos países, pues todo se formula desde Estados Unidos para tergiversar la realidad, viejo estilo yanqui cuando quieren construir supuestas “víctimas y violaciones”, en gobiernos que ellos no aceptan.

Para los que aun tengan dudas, basta con leer las noticias publicadas en la prensa yanqui para conocer que el senador Marco Rubio, presidente del Subcomité para el Hemisferio Occidental del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, logró hacer lobby para la aprobación de 20 millones para promover la “democracia” en Venezuela y 15 millones para Cuba.

A pesar de que el Departamento de Estado había solicitado al Congreso solo 9 millones para Venezuela y 10 millones para programas relacionados con Cuba, los integrantes de la mafia terrorista anticubana, Rubio y Mario Díaz-Balart, presionaron a sus colegas para elevar el dinero destinado a subvertir a esos países, quienes aprobaron la nueva Ley del presupuesto del año fiscal 2018-19, insistiendo en malgastar el dinero de los contribuyentes para ejecutar esos planes subversivos.

Además de esos fondos, en el caso cubano se aprobaron adicionalmente 29 millones para la Oficina de Transmisiones a Cuba, destinados a Radio y TV Martí, a pesar que jamás su señal se ha podido escuchar ni ver en la isla.

Nicaragua, país donde Estados Unidos insiste en derrocar al presidente Daniel Ortega, también fue “favorecido” con 5 millones para “promover” la democracia y apoyar, entiéndase fabricar, la sociedad civil.

Este presupuesto se sumaría al aprobado para la USAID y la NED, organizaciones que ejecutan acciones subversivas que anteriormente desarrollaba la CIA. En el caso de Cuba se observa como sus proyectos va dirigidos a construir mercenarios “luchadores” por los derechos humanos, la “democracia”, el arte “independiente”, medios de prensa para apoyar sus campañas mediáticas, la conformación de líderes juveniles, y otros similares.

Ejemplo palpable de cómo el dinero fabrica la mal llamada “democracia”, son algunos de los siguientes programas de la NED:

  • Abogando por un Marco de Derechos Humanos para Cuba, con 85 mil usd.
  • Construyendo ciudadanía democrática en Cuba, con 55,241 usd.
  • Libertad de expresión del artista independiente cubano, con 95 mil usd.
  • Promoviendo el cine independiente en Cuba, con 55 mil usd.
  • Promoviendo la libertad de prensa en Cuba, con 23,470 usd.
  • Diario de Cuba, con 220 mil usd.
  • CubaNet News, Inc., con 225 mil usd.
  • Apoyando el periodismo independiente en Cuba, con 109,833 usd.
  • Instituto Prensa y Sociedad, con 60 mil usd.
  • Apoyo a sindicatos independientes, educación cívica y empresa libre en Cuba, con 230 mil usd.
  • Educar a los activistas juveniles cubanos sobre la democracia y las habilidades de liderazgo, con 99,993 usd.
  • Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con125 mil usd.
  • Promover la participación ciudadana en la responsabilidad local, con 118,865 usd.
  • Promoviendo Informes Comunitarios en Cuba, con 140 mil usd.
  • Promover ideas democráticas y participación ciudadana, con 67,980 usd.
  • Promover la libertad religiosa y construir puentes dentro de la sociedad civil, con 66,700 usd.

Con tanto dinero en juego los yanquis inventan disidentes, líderes y matrices de opinión contra Cuba y el resto de países latinoamericanos que tienen gobiernos que no son de su agrado, haciéndole creer a aquellos que desconocen sus planes, que sus asalariados son “luchadores por la libertad”, cuando realmente sus servidores solo cumplen las instrucciones al pie de la letra, unido a las campañas desinformativas elaboradas por especialistas de la CIA.

A otros con ese cuento de la “democracia y la sociedad civil”, porque en verdad son terroristas que provocan muerte y destrucción, como se observa en Venezuela y Nicaragua; pero en Cuba no podrán repetir esa tenebrosa historia, porque su pueblo tiene preparación y conocimientos de lo que hacen realmente los yanquis, y leen sus documentos desclasificados, donde se plasma sin sonrojo la verdad.

No por gusto José Martí aseguró:

Los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas.

 

 

 

 

Nicaragua, los errores se pagan caros.


Por Arthur González.

Todos saben que los yanquis no admiten libertad de pensamiento, ni gobernantes que tengan ideas soberanas contrarias a la política establecida por ellos, quienes se atrevan a ejecutar medidas en favor de sus pueblos, tendrán que enfrentarse a las acciones ejecutadas por agentes reclutados, entrenados y pagados por la CIA para derrocarlos. Ejemplos sobran.

Después de celebrar sus éxitos contra el Partido de los Trabajadores en Brasil, la victoria electoral en Argentina, el golpe ejecutado contra Rafael Correa en Ecuador, y la guerra económica en Venezuela para derrocar a Nicolás Maduro, arremeten contra Nicaragua, donde su presidente Daniel Ortega, paga por los errores de permitir el libre accionar de agencias estadounidenses, que llevan tiempo preparando condiciones para revueltas callejeras y crear el caos interno.

Es la misma receta diseñada por Gene Sharp, aplicada en otros países no aceptables para Estados Unidos.

Fieles a sus proyectos subversivos, los yanquis le aplicaron a Ortega las 5 etapas de Sharp:

-Promover acciones “no violentas” para generar y promocionar un clima de malestar en la sociedad, denunciar la corrupción, y divulgación de falsos rumores.

-Campañas en “defensa de la libertad de prensa y los derechos humanos”, acompañadas de acusaciones de “totalitarismo” contra el gobierno.

-Lucha activa por “reivindicaciones políticas y sociales”, manipulación de la población para emprender manifestaciones y protestas violentas.

-Operaciones de guerra psicológica para desestabilizar al gobierno, creando un clima de ingobernabilidad.

-Forzar la renuncia del presidente, mediante revueltas callejeras.

Al analizar las noticias se comprueba el cumplimento de estas etapas.

Intentando encontrarle una salida a la crisis fabricada desde la embajada yanqui en Managua, se instaló un diálogo nacional fomentado por el Arzobispado católico con el gobierno y sectores de la oposición, pero estos persisten en la salida del presidente Daniel Ortega. Otra situación no será aceptada.

La jerarquía católica es una de las más férreas críticas hacia el gobierno sandinista, por tanto, su mediación se inclinará hacia el lado que desea Estados Unidos.

El error fue haberle permitido a la NED, Fundación Nacional para la Democracia, trabajar libremente en Nicaragua, con un abarcador plan de subversión con vistas a ejecutar las acciones que hoy se materializan.

La NED, creada por Ronald Reagan en 1983, como una supuesta ONG, tiene como objetivos darle continuidad a las acciones secretas de la CIA, específicamente las denominadas operaciones de acción política, ratificado por su primer presidente Allen Weinstein, cuando en 1991 declaró: “Mucho de lo que hacemos hoy, ya lo ejecutaba la CIA 25 años atrás de manera encubierta”.

Los programas de la NED contra el gobierno sandinista tienen las temáticas siguientes:

1.Democracia y seguridad ciudadana en Nicaragua, por el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, con 55,000 usd de presupuesto. Buscar crear conciencia sobre la seguridad ciudadana, mediante el fomento del debate y la generación de información sobre seguridad y violencia.

2.Fomentar una nueva generación de líderes juveniles democráticos, a través de una “educación cívica”, su presupuesto es de 86,000 usd. Promueven “valores democráticos” y la participación de los jóvenes, en eventos en escuelas y universidades. Emplean las redes sociales para el debate sobre los problemas de la juventud, el activismo democrático y derechos humanos.

3.Promover el “acceso a la justicia y los derechos humanos”, con apoyo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua, y un presupuesto de 72,440 usd.

4.Promover elecciones municipales libres y justas, apoyados por la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua, con un suplemento de 39,000 usd.  El fin fomentar elecciones libres y justas en Nicaragua, en asociación con otras organizaciones, activistas locales y voluntarios que recibieron capacitación para monitorear y documentar las elecciones municipales de noviembre de 2017.

5.Promover “valores democráticos” entre los activistas de la sociedad civil, con el apoyo de la Fundación Iberoamericana de las Culturas. Su presupuesto es de 79,423 usd. El propósito es suscitar la “gobernabilidad democrática” y abogar por reformas democráticas. Desarrollar talleres de democracia sobre educación cívica, unido a 48 programas de radio para abordar cuestiones relacionadas con la democracia.

6.Emprender acciones para la “libertad de expresión y de información”. Su presupuesto de 45,000 usd, para fortalecer los medios “independientes” y el periodismo ciudadano, unido a campañas en los medios locales para fomentar “valores democráticos” y apoyar actividades de las emisoras de radio “independientes”.

7. Promover la supervisión legislativa y las elecciones libres y justas, con el apoyo de la “Asociación Hagamos Democracia”, la que dispone de 80,000 usd, con la intensión de buscar la transparencia y la rendición de cuentas de la Asamblea Nacional de Nicaragua, utilizando además un “fondo discrecional” asignado a los legisladores.

8. Sensibilizar las preferencias de los jóvenes en la participación cívica. Emplean la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, asignándole 40,000 usd.  Su trabajo dirigido a lograr comprensión sobre las preferencias de los jóvenes en la participación cívica. Buscar información de la forma en que los jóvenes se comunican, para involucrarse en asuntos sociales y políticos.

9. Sensibilizar a la población y a los jóvenes, sobre los efectos de la corrupción en los ciudadanos, asignándole la tarea al Instituto Republicano Internacional (IRI), con 150,000 usd de presupuesto. El IRI proporcionará técnicas y recursos para fortalecer el análisis sobre los efectos negativos de la corrupción y exigirle responsabilidad al gobierno.

10. Incitar a las mujeres emprendedoras, mediante el Centro para la Empresa Privada Internacional (CIPE), disponiendo de un presupuesto de 239,571 usd. Promover una agenda de incidencia política para reducir las disparidades de género en el ámbito económico, organizar talleres para mejorar la capacidad de defensa de las mujeres y liderar esfuerzos específicos de defensa, a través de redes sociales y tradicionales, grupos de trabajo y reuniones públicas y privadas, representantes del sector.

11. Fortalecer los medios independientes, usando a INVERMEDIA como plataforma y un presupuesto de 75,000 usd, con el fin de “promover la libertad de expresión” y los medios independientes en Nicaragua.

12. Fortalecer el papel de las mujeres en defensa de la democracia, un presupuesto de 74,794 usd para el desarrollo de los “valores democráticos y los derechos humanos” de las mujeres.

13. Fortalecer la capacidad estratégica de la sociedad civil para defender la democracia, asignándosele 100,000 usd para que activistas pro democracia forjen una estrategia común de la sociedad civil, en defensa de la democracia. Un grupo de organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales, convocará foros para discutir su contenido e identificar oportunidades de incidencia política.

A esto se suman las acciones de la USAID, desde la embajada estadounidense en Managua.

El plan de la USAID coincide con la NED, enfocado en temas de la promoción de la democracia, educación y seguridad, diseñado para la capacitación de jóvenes líderes democráticos emergentes y con la asistencia técnica para fortalecer la participación de la sociedad civil y mejorar la gobernabilidad local.

Para la USAID, la participación de la sociedad civil es vital, brindan entrenamiento y asistencia a ONG para la participación ciudadana. Capacitan en temas como “liderazgo efectivo” en términos de habilidades interpersonales, construcción de consenso y trabajo en equipo, para formar líderes jóvenes dentro de los partidos políticos y de la sociedad civil.

Durante una comparecencia ante el subcomité de relaciones exteriores de la Cámara de Representantes en Washington, Marcela Escobari, Administradora Asistente para América Latina y el Caribe de USAID, aseguró que “trabajan en Nicaragua para hacerle frente a las necesidades más urgentes del país, incluido el apoyo a la sociedad civil, mejorar la seguridad ciudadana, así como mejores oportunidades para los jóvenes, que representan el 50% de la población, porque el gobierno sandinista consolida su poder a través de medios no democráticos”.

Son amplios los planes y dinero suficiente para comprar almas.

Ante esto recordamos a José Martí cuando dijo:

“Con la mayor sinceridad se pueden cometer los más grandes errores”

 

El papelazo de Rosa María Payá


Por Arthur González.

¿Se han preguntado alguna vez cómo una perseguida política puede entrar y salir al país donde supuestamente su vida corre peligro, sin tener el menor problema? La respuesta es fácil, porque es falso que sea perseguida.

Ese el caso de Rosa María Payá, quien, al morir su padre, se lanzó a los brazos de diplomáticos yanquis acreditados en La Habana y en una entrevista privada, aceptó iniciar una campaña mediática contra el gobierno cubano. A cambio recibiría una visa del programa de “refugiados políticos” que tiene Estados Unidos para Cuba.

Así arribó a Miami y de inmediato fue llevada ante los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario y Lincoln Díaz-Balart, los que dieron su visto bueno para presentársela al Senador Marco Rubio, iniciándose un proceso de preparación con vistas a su lanzamiento al exterior, como muestra de “la juventud opositora al régimen de Castro”.

Esa es la historia del por qué fue enviada a varios países de Europa y de América Latina, donde la recibieron ex presidentes y altos funcionarios, por orden de las embajadas de Estados Unidos, con el propósito de fabricarle una imagen internacional.

De esa forma la nombraron presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (RedLat), para respaldar sus actividades contra Cuba, orientadas y financiadas por EE.UU.

La NED, Fundación Nacional para la Democracia, es una de las vías por donde Rosa María es financiada, organización creada para enmascarar las actividades de la CIA, aprobada el 18 de noviembre de 1983, con un presupuesto inicial de 31,3 millones de dólares, fondos insertados en el presupuesto del Departamento de Estado.

Para que no queden dudas de quien sufraga los actos provocativos de Rosa María, basta decir que la NED, es un proyecto que da continuidad a las acciones secretas de la CIA, específicamente las denominadas operaciones de acción política, elemento básico en la estrategia de dominación y recolonización trazada por Estados Unidos.

Allen Weinstein, historiador y primer presidente de la NED, declaró en 1991:

Mucho de lo que hoy hacemos, lo hacía ya hace 25 años la CIA de manera encubierta”.

Varias figuras históricas de las acciones clandestinas de la CIA, han sido miembros del Consejo Administrativo o de la dirección de la NED, entre ellos Otto Reich, John Negroponte, Henry Cisneros y Elliot Abrams

La más reciente provocación montada desde Miami contra el proceso eleccionario cubano, es el inventado Premio Oswaldo Payá, que Rosa María otorgó el 2017 a Luis Almagro, secretario general de la OEA, para entregárselo en La Habana, pero este no asistió.

Ahora, en un segundo intento por crear una acción política con respaldo mediático de la prensa al servicio de Estados Unidos, amplió el premio a varios ex presidentes latinoamericanos, con la intención de enturbiar las relaciones diplomáticas de Cuba con los gobiernos de esos ex mandatarios y las próximas elecciones en la Isla.

Los primeros que se prestaron para el show mediático fueron los ex presidentes de Colombia y de Bolivia, Andrés Pastrana y Jorge Quiroga, quienes a pesar de ser advertidos de que no serían aceptados en La Habana, viajaron el 07.03.2018.

Al arribar al aeropuerto internacional, y antes de cruzar la frontera, fueron informados que serían reembarcados en el mismo avión en el que llegaron, por no ser aceptados en el país.

Rápidamente, se desencadenó el plan propagandístico preparado para crear la imagen de que habían sido detenidos y expulsados.

Solo un tonto puede creerse la historieta montada, y precisamente esos dos ex presidentes conocen que ningún país soberano acepta que un extranjero se presente en otro para ejecutar actos contra el orden interno y menos cuando el patrocinador de la acción es Estados Unidos.

La “perseguida política”, que nunca lo ha sido, se quedó nuevamente con las ganas de protagonizar el espectáculo, pues no contó con la presencia de nadie y Cuba con toda la experiencia acumulada, denunció rápidamente la patraña, al aportar los elementos necesarios para poner al descubierto las pretensiones de esa “refugiada” que mantiene casa en La Habana y a la vez cobra un salario en Estados Unidos por su estatus migratorio, sin poder demostrar ante la opinión pública norteamericana, que su vida corre peligro en el país que supuestamente abandonó por tal motivo.

Rosa María quiso bailar donde nació la rumba y solo logró hacer un papelazo al cogerse la nariz con la puerta, porque en Cuba no puede engañar a nadie con sus mentiras.

Sus vecinos la ven entrar y salir de la casa de su padre, sin contratiempos, hace su vida habitual, contacta con otros asalariados y disfruta de las comidas y bebidas cubanas, sin ser molestada.

Si el resto de los expresidentes convocados por ella, como Nicolás Barletta y Mireya Moscoso, de Panamá; José María Aznar y Felipe González, de España; Belisario Betancur, César Gaviria y Álvaro Uribe, de Colombia; los mexicanos Felipe Calderón y Vicente Fox; Miguel Ángel Rodríguez, Rafael Ángel Calderón y Laura Chinchilla, de Costa Rica; Alfredo Cristiani, del Salvador; el argentino Fernando de la Rúa; Osvaldo Hurtado del Ecuador;  y Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti de Uruguay; desean darse un salto a La Habana, ya saben que seguirán el mismo camino que Pastrana y Quiroga, del avión al salón de protocolo y de ahí nuevamente al avión.

A jugar a otro lado, porque a Cuba se respeta. No exijan lo que no cumplen en sus propios países, donde para llegar primeramente hay que hacer largas filas ante los consulados, rellenar amplios formularios, presentar cuentas bancarias y títulos de propiedades, una carta de invitación y, además, el pago de varias decenas de dólares por una visa que no permite realizar actos hostiles contra el país ni contra terceros.

Ante inventos y falsedades como estas, recordamos a José Martí cuando dijo:

“De medios artificiales solo nacen raquíticos productos”.

 

Los “disidentes” no cuentan ni contarán en Cuba


Por Arthur González.

Los asalariados fabricados por Estados Unidos y acuñados propagandísticamente como “disidentes” nunca han tenido reconocimiento interno en Cuba y menos en el exterior, a pesar de las presiones de los yanquis por hacerlos visibles entre sus aliados.

La historia se ha encargado de exponer cómo los ideólogos de la CIA, a través de la USAID, NED y otras organizaciones creadas para esconder las manos de las agencias de inteligencia estadounidenses, construyen “oposición” en aquellos países que adoptan posiciones no toleradas por la Casa Blanca.

El Programa Democracia, confeccionado bajo la administración de Ronald Reagan, unido a la Comisión de Santa Fe, idearon a inicios de la década de los años 80 del pasado siglo, fórmulas para minar los países de Europa del Este desde adentro, reclutar altos funcionarios que provocaron muchos de los errores del sistema, unido a los propios que cometieron los dirigentes de los partidos comunistas. Un ejemplo contundente fue Polonia, con la organización contrarrevolucionaria Sindicato de Solidaridad.

Pero Cuba no es Polonia y su proceso revolucionario nació del pueblo, ante los desmanes de los regímenes capitalistas impuestos por los yanquis.

Siguiendo el viejo patrón, durante la visita de estado de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el imperio yanqui y sus secuaces, se remordían el hígado por la presencia de ella en La Habana, donde ignoró a quienes no representan al pueblo cubano.

Por esa razón, el próximo presidente chileno, Sebastián Piñera, redobló sus críticas contra el gobierno cubano, algo que agradó mucho a la embajada de Estados Unidos en Santiago y al Departamento de Estado, donde ven con agrado sus posiciones, a pesar de no ser las del pueblo chileno.

Durante su breve estancia en La Habana para la cumbre de la CELAC, Piñera se reunió con varios de los asalariados de Estados Unidos, esos que son financiados con parte de los 20 millones de dólares que anualmente aprueba la Casa Blanca, para decir que existe una “disidencia” interna, aunque la realidad es que no crece ni en número ni en calidad, y carecen de respaldo popular.

Siguiendo las mismas ordenes de quien les paga, Berta Soler de las exiguas “Damas” de Blanco, le envió una carta a la mandataria chilena, aunque se desconoce quien la pudo redactar al carecer ella del nivel cultural necesario.

En la misma se lamenta de que la presidenta Bachelet no la recibiera, pero parece que Berta Soler se olvidó que a ella ni los tres Papas ni senadores de Estados Unidos, la han atendido en sus viajes a Cuba, porque todos conocen que ni pintan ni dan color en la política de la Isla, solo son una creación más de Estados Unidos para sus campañas mediáticas contra la Revolución.

La señora Bachelet si sabe lo que es una verdadera represión contra el pueblo y no las detenciones momentáneas que se ve obligada a ejecutar la policía cubana, ante las provocaciones que realizan las jornaleras de Berta.

El ex jefe de la misión diplomática yanqui en La Habana, Jonathan Farrar, quien las conoció bien de cerca, sacó sus conclusiones y las envió secretamente al Departamento de Estado y a la CIA, en las cuales afirmó:

“Sin un verdadero milagro entre los líderes de la oposición… no es probable que el movimiento disidente tradicional pueda reemplazar al gobierno cubano […] Las encuestas informales que hemos hecho muestran que los disidentes o sus agendas, son prácticamente desconocidas […] Dirigen sus mayores esfuerzos a obtener recursos suficientes para solventar las necesidades del día a día de los principales organizadores y sus seguidores […] La búsqueda de recursos es su principal preocupación…”

Allá Piñera que perdió tiempo y prestigio en revolcarse en ese estercolero, algo que con mucha inteligencia y dignidad no imitó la señora Bachelet, al seguir las enseñanzas de José Martí, quien expresó:

“Honor y corazón se truecan fácilmente por dinero”

 

 

Se abre paso la verdad sobre la caída de la URSS.


Por Arthur González.

Con Gerorge Bush, director de la CIA y presidente de EEUU

En el año 2000 Mijaíl Gorbachov confesó durante un discurso en la universidad norteamericana de Turquía:

“El objetivo de mi vida fue la aniquilación del comunismo…mi esposa me apoyó plenamente y lo entendió incluso antes que yo […] para lograrlo logré encontrar compañeros de lucha, entre ellos A.N. Yakovlev y E. A. Shevardnadze”.

Recientemente la CIA desclasificó algunos documentos donde se afirma que “el magnate financiero George Soros y la CIA, ayudaron a Gorbachov a proporcionar la posterior disolución de la URSS.

Sobre ellos el analista y ex empleado de la NSA, Agencia de Seguridad Nacional, Wayne Madsen, afirmó que el multimillonario George Soros, proporcionó en 1987 cobertura económica, al gobierno de Mijaíl Gorbachov, a través de una ONG de la CIA conocida como el Instituto de Estudios de Seguridad Este-Oeste, IEWSS, por sus siglas en inglés.

La información expone que Soros y la CIA promovieron la difusión de dos términos orquestados desde Occidente en aquellos años, la “perestroika” (apertura) y la “glasnost” (transparencia) para que ambas sirvieran como ente desestabilizador en acelerar la desaparición de la URSS.

Esos documentos de la CIA prueban que lo sucedido no fue producto de un acto “espontáneo y democratizador” de Gorbachov, debido a que el sistema socialista estaba “agotado y quebrantado”, como quieren hacerle creer al mundo.

En Turquía el propio Gorbachov afirmó:

“Para lograrlo aproveché mi posición en el Partido y en el país, tuve que sustituir a toda la dirección del PCUS y de la URSS, así como a la dirección de todos los países socialista de Europa”.

La verdad es que fue la CIA con el dinero de la Organización Soro, quien diseñó y ejecutó esa gran operación, con todo el apoyo del entonces líder soviético.

El ex analista Wayne Madsen asegura que el plan diseñado para eliminar el bloque socialista de Europa oriental, fue organizado por dos copresidentes del IEWWS de Soros, Joseph Nye, economista de Harvard, y Withney MacMillan, presidente del agro multinacional Cargill, quien había mantenido relaciones comerciales con la Unión Soviética en los años setenta del siglo XX.

No satisfechos con los resultados alcanzados, en 1991 la CIA y Soros centraron sus esfuerzos en provocar un fuerte golpe en la nueva Federación de Rusia, estimulando el separatismo en sus regiones con el fin de debilitarla al máximo.

El informe de Nye y MacMillan, augura el fin de la Unión Soviética y los elementos del nuevo modelo para las futuras relaciones de Moscú con Estados Unidos, para pasar a la era capitalista, y, según ellos, “cualquier nueva evaluación de las relaciones de Occidente con una Unión Soviética aperturista, tiene que partir de una posición de fuerza en vez de un equilibrio de poder”.

El informe del IEWWS fechado en 1987, y su aplicación práctica, fue una forma incruenta de ir despedazando a la URSS por etapas.

En dicho documento se exhorta a Occidente a tomar ventajas respecto de la agonizante Unión Soviética, en el nuevo mapa geopolítico que se avecinaba, en particular en el Tercer Mundo, un área que hasta entonces había sido de influencia soviética.

Madsen apunta que Soros y sus aliadas organizaciones de “derechos humanos”, trabajaron activamente para destruir la Federación de Rusia, apoyaron los movimientos independentistas en Kuzbass (Siberia), a través de los derechistas alemanes que buscaban restaurar Konigsberg y Prusia Oriental, y estos financiaron a nacionalistas lituanos y de otras repúblicas autónomas y regiones como Tatarstán, Osetia del Norte, Ingushetia, Chechenia, entre otras, con el propósito de estimular el separatismo en las llamadas Repúblicas Autónomas Socialistas Soviéticas.

La actividad injerencista de Soros contra Rusia no se ha detenido, se ha incrementado provocativamente a través de sus bases operativas repartidas en los territorios aledaños, en particular Ucrania, Estonia, Letonia, Lituania, Finlandia, Suecia, Moldavia, Georgia, Azerbaiyán, Turquía, Rumania, Mongolia, Kirguistán, Kazajstán, Tayikistán y Uzbekistán, unido a grupos de corte terroristas en coalición con fascistas ucranianos y neonazis moldavos sionistas.

Recientemente, el presidente ruso Vladimir Putin, expulsó a varias organizaciones de Soros como, la Fundación Open Society Foundation y otras ONG de la CIA que operaban en similares circunstancias en territorio ruso, incluidas la NED (Fundación Nacional para la Democracia), el Instituto Republicano Internacional, la Fundación MacArthur y la Freedom House, considerándolas como indeseables y una amenaza para la seguridad del Estado ruso.

No por gusto Mijaíl Gorbachov fue premiado con el Nobel de la Paz, pues siguió diligentemente las orientaciones de la CIA y de George Soros.

La CIA no descansa y pretende eliminar todo vestigio de socialismo en la tierra, por eso sus planes contra Cuba y ahora en Venezuela, donde nada es casual ni por obra y gracias del espíritu santo, pero como dijo San Juan: 8-32, “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”.

Por eso cada día el mundo comprueba de lo que son capaces los yanquis para lograr sus intereses hegemónicos y las mentiras que tejen, creando patrones preconcebidos entre las grandes masas mediante sus campañas de prensa; de ahí que sabiamente José Martí afirmara:

“Hallar una verdad regocija tanto como ver nacer un hijo”.

¿Cuba es el peor lugar del mundo?


Por Arthur González.

Más de medio siglo resistiendo actos terroristas organizados por Estados Unidos, unido a invasiones mercenarias, creación y financiamiento de una contrarrevolución interna, la guerra biológica, junto a complejas campañas de propaganda para desvirtuar la verdad, no han valido para destruir el proceso revolucionario de Cuba, ese que ellos tanto odian.

Cuba marcha desde hace 58 años por una senda diferente a la impuesta por Washington, decisión soberana de los cubanos que provocó la rabia de los que siempre desearon apoderarse de la mayor de las Antillas.

Para que los ciudadanos norteamericanos no comprueben como son engañados, la Casa Blanca les prohíbe viajar libremente a la Isla, a pesar de ser una violación de su Constitución.

Siguiendo los patrones de la guerra mediática, Estados Unidos insiste en difamar a Cuba, repitiendo historias fabricadas que no resisten el más mínimo análisis, como es el tema de las llamadas “detenciones arbitrarias”.

¿dónde estan las golpizas?

Lo que no dicen, es que Estados Unidos desde hace 58 años sufraga una contrarrevolución para intentar derrocar el socialismo, a la cual entrenan, orientan y le entregan medios para provocar desórdenes en la vía pública, actos que la policía estadounidense no permite y reprime con brutalidad.

Toda la maquinaria de prensa yanqui está dirigida a divulgar falacias y hacerle creer a sus ciudadanos que Cuba es el peor lugar mundo.

No hay país que permita alteraciones del orden público y las ejecutadas en Cuba por sus asalariados, buscan pretextos para llevar a cabos sus cruzadas mediáticas.

Las denominadas “detenciones arbitrarias”, son los trasladados a las estaciones de la policía de los comisores de los desórdenes, para levantar las actas, y terminado ese proceso legal son dejados en libertad.

Lo que no dicen es que ninguno es apaleado, ni se le rocía gases lacrimógenos, como sucede en otros países con los trabajadores que protestan ante los despidos, reclaman mejores servicios de salud y educación, o la igualdad de salarios de mujeres y hombres.

En Cuba los policías no portan armas largas, ni escudos, cascos, chalecos antibalas, ni se emplea carros con chorros de agua, como sucede en las represiones en Europa o de América Latina.

Siguiendo la línea trazada por Estados Unidos, la mercenaria Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, dirigida por Elizardo Sánchez, mensualmente envía hacia Estados Unidos un informe de supuestas “detenciones arbitrarias”, por lo cual recibe su pago en dólares.

El fin es conformar una falsa matriz de opinión contra el gobierno cubano, y asegurar que ocupa el primer lugar en toda Iberoamérica en arrestos de ese tipo.

Como rebaño de ovejas, un grupo de organizaciones creadas por Estados Unidos para tales fines, se suman a esas campañas. Sin embargo, gobiernos con una larga lista de verdaderas violaciones a los derechos humanos como México, no son sometidos a similares denuncias, a pesar que comenten hechos  jamás vistos en la Cuba socialista.

¿Por qué motivos las mismas organizaciones que se suman al coro dirigido por los yanquis contra Cuba, no denuncian los 150 mil asesinados por la violencia en México y los más de 33 mil detenidos-desaparecidos, incluidos los 43 normalistas de Ayotzinapa?

¿Dónde están los reclamos de justicia y esclarecimiento del asesinato de activistas de derechos humanos, como el caso de la hondureña Berta Cáceres?

Berta jamás recibió un solo dólar de la NED, la USAID, Cuba Freedom Foundation, Freedom House, la Organización Demócrata Cristiana de América, el Observatorio de los Derechos Humanos, o de la Fundación Konrad Adenauer, las cuales financian los proyectos anticubanos.

Ninguna de esas organizaciones diseñadas para acusar a la Revolución cubana, dice una sola palabra de la violencia policía que existe en Estados Unidos contra los negros, los latinos y otras migraciones de Asia y el Medio Oriente.

Cuba no es perfecta pero su sistema socialista garantiza un servicio de salud totalmente gratuito para todos, incluidos los llamados “disidentes”, los cuales son atendidos por médicos especialistas, sin tener en cuenta su servicio a una potencia extranjera que intenta acabar con la obra de la Revolución.

Así mismo, es reconocida por la UNESCO por la excelente labor en el área de la educación que brinda de forma gratuita a todos los niveles, algo muy diferente a lo que exhiben países desarrollados, incluso Estados Unidos.

Tampoco esas organizaciones peleles del gobierno yanqui, rechazan la criminal y despiadada guerra económica que pretende matar por hambre y enfermedades al pueblo cubano, incluso los integrantes de la llamada “disidencia”, la defienden y piden a la Casa Blanca que la mantenga.

En la llamada era de Internet, no se puede engañar a mucha gente y las cruzadas mediáticas contra la Revolución cubana, construidas por las agencias especializadas yanquis, están desclasificadas y publicadas; por tanto, se sabe que son falsedades para confundir a los incautos.

Para comprobar cómo actúa Estados Unidos, basta leer un documento fechado el 04.05.1961, titulado “Cuba y el comunismo en el hemisferio”, publicado por el Departamento de Estado, en el Volumen X, Cuba 1961-1962, páginas 459-475, en el cual consta un conjunto de recomendaciones, siendo la numeral C. “Guerra Psicológica y de Propaganda”, el que dice textualmente:

“Tenemos que desarrollar una firme línea de propaganda contra Cuba y el comunismo, y proporcionar medios efectivos para expandir esta línea de acción”.

El anexo IV describe la explicación general, sugiriendo varios temas de propaganda, como la recomendación de una emisora radial de 24 horas diarias solo para Cuba.

Expresa además que:

“La decisión clave es la de comprometerse en actividades propagandísticas a gran escala y haciendo uso de los medios de propaganda, como la radio, la Liga de Partidos Democráticos, el Consejo Revolucionario Cubano, (asentado en Miami), todo lo que deberá ser sufragado con el presupuesto de la Agencia de Información de Estados Unidos (USIA) y la CIA”.

A pesar de todos sus planes subversivos Cuba sigue libre y como expresara José Martí:

“…el aire de la libertad tiene una enorme virtud que mata a las serpientes”.