Ud. también puede ser presidente


Arthur Gónzalez.

Mapa electorial usaEn los Estados Unidos de Norteamérica, siempre  se ha vivido con la remarcada creencia de que cualquier ciudadano de la Unión puede aspirar a ser presidente, con la misma facilidad que se adquiere un arma de fuego, pero la realidad es bien diferente.

En la pasada contienda presidencial de noviembre 2012, los candidatos y grupos de interés político tuvieron que desembolsar, nada menos que la cifra récord de 7 mil 300 millones de dólares en la campaña para las elecciones. Sigue leyendo

Anuncios

Pobre pueblo estadounidense


Ni para ricos o pobres decidirse por Mitt Romney o Barack Obama, representa un paso adelante. Es la ruina lo que se avecina.

A pocos días de abrir los ojos en la cama presidencial, a Barack le llegó un Novel de la Paz; mucha gente esperanzada desde la costa del Atlántico a la del Pacífico soñó con que dejarían atrás la pesadilla de Mister Busch. Y hasta Obama quizás pensó que tenía, para bien, los destinos de la humanidad en sus manos. Sigue leyendo

Dios los cría y la mafia los junta.


Arthur González.

Como siempre hemos dicho, la mafia anticubana de Miami es ahijada de la Casa Blanca y de la ultraderecha norteamericana, algo que queda plasmado en la reciente visita del candidato presidencial republicano Mitt Romney durante su gira electoral por la Florida, especialmente en el Southwest de Miami. Sigue leyendo

Lo que no quisieron ver Newt Gingrich y Mitt Romney en Miami.


Arthur González.

Newtt Gingrich

Miit Romney

Durante sus días de campaña por alcanzar la postulación de sus respectivos  partidos, Newt Gingrich y Mitt Romney se dedicaron a prometer acciones más agresivas contra Cuba, en el supuesto caso de que alguno de ellos alcanzara la presidencia norteamericana.

Sin duda alguna, ambos quisieron congraciarse con la mafia cubana batistiana radicada al sur de la Florida, pues conocen que a esa crápula les gusta escuchar tales promesas, aunque hace 53 años que esperan lograr sus trasnochados sueños de recuperar el poder político y económico en la Isla y por supuesto ponerlo nuevamente al servicio del Imperio, como en los buenos tiempos en que el Tío Sam y Mamita Yunai eran los que mandaban. Sigue leyendo