España y su injerencia en los asuntos de Cuba


Por Arthur González.

En plena alianza con Estados Unidos, España trabaja en el apoyo y estimulación de la contrarrevolución cubana, esa que pretenden venderle al mundo como “disidencia”, cuando en realidad es creada, entrenada y financiada desde el exterior.

bandera de españa
Desde el mismo triunfo de la Revolución, los servicios de inteligencia españoles asumieron parte del trabajo de espionaje que llevaba a cabo la estación de la CIA en la Habana, cuando el 3 de enero de 1961 abandonaron la isla ante la ruptura de relaciones.

Oficiales españoles atendieron a los agentes secretos de la CIA, orientándolos a obtener las informaciones de interés y su envío al cuartel general en Langley, Virginia.

En la década de los 80, abastecieron a la contrarrevolución con alimentos, medios para el trabajo subversivo y pagaron sus acciones contra la Revolución, manteniendo ese trabajo con cierta discreción tomando en consideración las relaciones comerciales y sus intereses económicos en la Isla.

La embajada española ha facilitado el acceso a Internet de algunos contrarrevolucionarios, para la remisión de noticias falsas y distorsionadas contra Cuba, y el Centro Cultural Español, creado con la autorización del gobierno cubano, lo convirtieron en un foco de estimulación de actos para derrocar el socialismo, excitados por el trabajo logrado en Europa del Este bajo el Programa Democracia, desarrollado durante la administración de Ronald Reagan. Sigue leyendo

Anuncios