El Parlamento Europeo y su apoyo al “disidente” cubano Guillermo Fariñas


Por Arthur González.

Bien se conoce que, siguiendo instrucciones de Washington, varios parlamentarios europeos han hecho bastante propaganda contra la Revolución cubana e incluso otorgan premios a ciertos personajes creados, entrenados y financiados por Estados Unidos.

Es tal el odio y frustración que sienten contra Cuba que insisten en conformar campañas de prensa, para que los ingenuos del mundo se crean sus falacias, maniobra que no por añeja haya perdido vigencia.

Años atrás uno de los estrategas estadounidenses de la llamada “Guerra Fría” declaró: “La manera de lograr una eficiente labor de propaganda, es que parezca que no hay labor de propaganda alguna”.

Así se mantienen las cruzadas anticubanas en las que personajes despreciables como Guillermo Fariña, son elevados a la categoría de “víctimas del régimen”.

En ese senparlamento-europeotido el Parlamento Europeo lo recompensó con el premio Andrei Sajarov, con el propósito de hacer creíble sus acciones contrarrevolucionarias al servicio de Estados Unidos, pasando por alto sus estrechas relaciones con terroristas y asesinos connotados como Luis Posada Carriles, autor de la voladura de un avión civil cubano en pleno vuelo donde murieron 76 inocentes.

Posada Carriles también es autor de las bombas que fueron colocadas en varios hoteles de la Habana y que causaron varios heridos y la muerte de un turista italiano, situación que el Parlamento Europeo no condenó.

En 1977, en un artículo escrito por Carl Bernstein, para la revista Rolling Stone, detalló la influencia de la CIA en los medios de comunicación, algo que ya había sido desclasificado en la llamada Operación Mockinbird, en la cual la CIA reclutó a cientos de periodistas para ejecutar sus campañas mediáticas. De esto y mucho más relató el ex oficial CIA Philip Agee, quien abandonó las filas de la Agencia asqueado de tantas atrocidades.

Hace pocos días Martin Schultz, presidente del Parlamento Europeo hizmartin-schulzo declaraciones divulgadas por la prensa, solicitándole a Fariñas que abandone su nueva huelga de “hambre y sed”, que lleva a cabo desde hace 50 días, algo que increíble de creer para cualquier profesional del campo médico.

Fariñas tiene una amplia historia en este tipo de show mediático orientado desde Miami, con la finalidad de reforzar la opinión creada por ellos de la “violación” de los derechos humanos, especialmente en fechas cercanas a la discusión del tema en los organismos internacionales.

En los últimos veinte años ha realizado un total de 25 huelgas de hambre, la penúltima hace seis años para reclamar le instalaran internet en su casa y la liberación de un grupo de “opositores”, permaneciendo 135 días hospitalizado con hidratación y nutrición parenteral, todo de forma gratuita. Sigue leyendo

Anuncios