Pobre pueblo estadounidense


Ni para ricos o pobres decidirse por Mitt Romney o Barack Obama, representa un paso adelante. Es la ruina lo que se avecina.

A pocos días de abrir los ojos en la cama presidencial, a Barack le llegó un Novel de la Paz; mucha gente esperanzada desde la costa del Atlántico a la del Pacífico soñó con que dejarían atrás la pesadilla de Mister Busch. Y hasta Obama quizás pensó que tenía, para bien, los destinos de la humanidad en sus manos. Sigue leyendo