La inquisición de Miami.


Arthur González.

Los enemigos de la revolución cubana radicados en los EE.UU. se la pasan acusando a Cuba de falta de libertad de expresión, de pensamiento, de reunión y no sé cuantas más. Sin embargo ahora atacan al manager de los «Marlins» de Miami, el venezolano Ozzie Guillén, por hacer uso de esa libertad de expresión y pensamiento que supuestamente existe en los Estados Unidos, y  haber osado decirle a una revista nada menos de que él adora a Fidel Castro.

Figúrense lo que se formó en Miami. Los abanderados de la libertad de pensamiento y miembros de la mafia anticubana de Miami lo hicieron trizas, porque en esa ciudad del sur de La Florida no se puede tener otros criterios, ideas o pensamientos que no sean idénticos a los de ellos. Vaya libertad de la que gozan allá. Sigue leyendo