Washington dice estar preocupado por “disidente” cubano


Arthur González.

Hay situaciones que pueden ser indignantes, pero a la vez causar risa, y es lo que sucede con la “preocupación” mostrada el pasado viernes 29.07.2016 por John Kirby, vocero del Departamento de Estado, ante el estado de salud del “opositor” Guillermo Fariñas, debido a la “huelga de hambre” que dice estar llevando a cabo desde hace casi dos semanas.

Conocido por los sobrenombres de “El Coco”, por la ausencia de pelo y bellos en su cuerpo, o también por “El faquir cubano”, dado sus repetidos shows mediáticos de supuestas huelgas y afirmar que estuvo casi un año sin ingerir alimentos ni líquidos, ahora Fariñas sorprende con un nuevo espectáculo.

fariñas 3

Fariñas con parte de la Mafia anticubana

De acuerdo con lo expresado por el vocero del Departamento de Estado durante una rueda de prensa:

“La administración del presidente Barack Obama ha transmitido directamente esos temores al Gobierno cubano, tanto a su embajada en Washington, como en La Habana, y están monitoreando su situación de cerca y manteniéndose en solidaridad con quienes promueven los derechos humanos y libertades fundamentales, incluyendo la libertad de expresión y la libertad de reunión en Cuba”.

Estas declaraciones se suman a la reciente publicación del reporte anual del 2015 sobre el tráfico de personas que emite el Departamento de Estado, donde mantienen a Cuba en la categoría de “observación especial”, al considerar que el Gobierno de la Isla no cumple completamente con los estándares mínimos para la eliminación del tráfico de personas.

La desvergüenza de los yanquis llega a tal punto que ahora son los más preocupados por su asalariado, quien se sabe perfectamente sigue instrucciones precisas para ejecutar esa acción mediática, que posibilitará a Estados Unidos reforzar la matriz de opinión de que “Cuba es violadora de los derechos humanos” y tratarlo así en las próximas reuniones bilaterales sobre el tema. Sigue leyendo

La dictadura de Miami.


Arthur González.

Como si fueran pocas las acciones y medidas propuestas contra todo mejoramiento de relaciones entre dos vecinos cercanos, como son los Estados Unidos y Cuba, la mafia anticubana radicada en Miami, mantiene en jaque a la actual administración del presidente Barack Obama ante la más mínima aprobación de cualquier cosa que pudiera resentir la Guerra Económica impuesta contra la mayor de las Antillas desde hace 50 años. Sigue leyendo