Las instrucciones de Miami


Por Arthur González

Visita del Papa a Cuba 2012Previo a la llegada del Papa Benedicto XVI a Cuba en marzo del 2012, elementos de la mafia terrorista anticubana impartieron orientaciones a sus asalariados en Cuba con el objetivo de evitar la visita del Santo Padre o al menos intentar que este se pronunciara a favor de los contrarrevolucionarios.

Las instrucciones fueron precisas, ingresar en las iglesias y permanecer dentro de ellas haciendo declaraciones a la prensa extranjera contra las autoridades cubanas, todo un show de bajo costo montado por viejos dinosaurios que se resisten a perder el protagonismo que alcanzaron durante años, bajo diferentes administraciones yanquis desde Dwight Eisenhower hasta George W. Bush.

Sigue leyendo

Canciller holandés por un rumbo equivocado.


Henry Garcia.

Pareciera poco informado el futuro ministro de Relaciones  Exteriores holandés el señor Frans Timmermans, quien ha pedido que “las embajadas de países de la Unión Europea en La Habana ofrezcan refugio seguro a disidentes cubanos en peligro”.

Según se dice, Timmermans estaría muy disgustado por el “trato” que las autoridades de la isla dispensan a los disidentes cubanos. Sigue leyendo

El desespero de un asalariado.


Arthur González.

Después del fracaso aplastante que sufrió la escasa y viciada contrarrevolución interna, durante la visita a Cuba del Santo Padre Benedicto XVI, han recibido fuertes presiones desde Miami para que ejecuten alguna acción provocativa en la vía pública que justifique el empleo del dinero que enviaron antes de la llegada del Papa para entorpecer su desarrollo.

Se conoce plenamente que las organizaciones contrarrevolucionarias dirigidas por la mafia anticubana de la Florida, remitieron a sus asalariados en la Isla, miles de dólares para que pudieran movilizarse y hacerle creer al mundo que en Cuba existía un fuerte movimiento antigubernamental, algo que realmente nunca han logrado, pues un centenar de personas no es movimiento político en ningún lugar del planeta. Sigue leyendo