¿Disidentes o delincuentes?.


Arthur González.

Amigos lectores necesito detenerme en este hecho para que entiendan hasta que punto los mercenarios pagados por la mafia anticubana radicada en Miami, son capaces de hacer:

En dias pasados lo  sucedido en la iglesia de Nuestra Señora de la Caridad en la Habana no tiene paralelo en la historia.

Un grupo de delincuentes comunes bajo el ropaje de disidentes irrumpió en dicha iglesia y contra la voluntad de su párroco, permaneció dentro del Templo durante más de 48 horas, dando cumplimiento a orientaciones recibidas desde Miami, del grupo contrarrevolucionario de la mafia anticubana denominado Partido Republicano de Cuba, con el marcado propósito de crearle problemas a la jerarquía local y además obligar al Papa Benedicto XVI a emitir declaraciones políticas durante sus homilías en su próxima visita a Cuba. Sigue leyendo