Mirando la paja en el ojo ajeno


Por Arthur González.

Recientemente se efectuó en Texas, Estados Unidos, el Festival SXSW, donde uno de sus paneles tuvo como tema principal: “La verdadera revolución de la información”, al que llevaron a la seudo “refugiada política” Rosa María Paya Acevedo, esa que no se cansa de regresar a Cuba a pesar de declarar que es una “perseguida”, algo que nunca ha podido demostrar y solo le sirvió de ardid para engañar a los diplomáticos estadounidenses acreditados en La Habana, como fórmula para obtener los beneficios económicos que otorga ese visado.

En dicho foro la “perseguida” repitió el libreto escrito, ordenado y financiado por los integrantes de la mafia terrorista anticubana, esa que pretende presionar al actual presidente Donald Trump, para que dé marcha atrás a las medidas aplicadas por su antecesor Barack Obama.

Entre las falsedades que le fueron orientadas estuvo la supuesta falta de libertades en Cuba, algo que la desmiente y descalifica, por su constante presencia en la Isla, a pesar de ser una “refugiada política”, ya que, durante sus visitas nunca ha confrontado problemas con la policía ni con la justicia.

Ese evento fue organizado por Human Rights Foundation, en el marco del popular Festival SXSW, fundación dedicada a criticar especialmente a países que tienen gobiernos no aceptables para los Estados Unidos.

Sin embargo, jamás señala a Estados Unidos como país violador de los derechos humanos y de la humanidad, quien más guerras ha llevado cabo, algo que causaría la envidia del alemán Adolfo Hitler, por las muertes de millones de civiles inocentes y la destrucción de industrias, viviendas, centros de salud, escuelas, cines, teatros e inclusos monumentos que fueron patrimonio de la humanidad.

Las mentiras utilizadas para iniciar las guerras de los últimos años, como la de Afganistán, Irak y Libia, son un claro ejemplo de lo antes mencionado, sumándole que a partir esas acciones el mundo cambió, incrementándose las acciones terroristas como nunca antes y crearon ejércitos de mercenarios en su obstinado intento por eliminar el presidente de Siria, situación que ahora afecta a casi todos los países y resulta imposible de ponerle fin. Sigue leyendo

Anuncios

Las violaciones que no ve Human Rights Watch


Por Arthur González.

El 19.12.2016 el adolecente chileno Brandon Hernández Huentecol, de solo 17 años, fue agredido con brutalidad por la policía militarizada de Carabineros de Curaco, en la comuna de Collipulli, en el sur de Chile, quienes le dispararon e hirieron gravemente con peligro para su vida.

De origen Mapuche, Brandon resultó agredido cuando la policía llevaba a cabo un control de identidad y uno de los agentes armados interpelaba de forma agresiva a su hermano de solo 13 años de edad y al acudir en su auxilio lo tiraron al suelo, donde un oficial le disparó con su escopeta haciendo blanco en la región abdominal del joven.

Brandon Hernández ychile-represion-2 su pequeño hermano no portaban ningún tipo de armas u objeto contundente que pudiera representar un peligro para el oficial.

El sargento agresor fue acusado por el fiscal, pero para sorpresa de los habitantes de la comuna fue puesto en libertad, a pesar de las manifestaciones de rechazo de los vecinos.

Para esos hechos que, si son violaciones a los derechos humanos, no hay reclamos por parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos, ni de Human Rights Watch, Human Rights Foundation, y menos aún del auto titulado del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), o los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Marco Rubio. Sigue leyendo

Abogada de Estados Unidos viola leyes cubanas


Por Arthur González

Kimberley Motley, abogada estadounidense fue detenida el 16.12.2016 por autoridades cubanas, al violar las leyes del país cuando participaba premeditadamente en una provocación organizada desde Estados Unidos contra la Revolución cubana.abogada-yanqui

Graduada de Derecho en 2003, ingresó en 2008 a un programa del Departamento de Estado para acciones en Afganistán, no para condenar los bombardeos y crímenes yanquis contra civiles indefensos, sino para “defender” a las mujeres de ese país.

La señora Motley, arribó a la Habana con visado de turismo con el fin de participar en el Festival de Jazz de La Habana, lo que había anunciado con un post de Facebook; por tanto, pudo realizar su viaje a la Isla respaldada por una licencia cultural, ya que los ciudadanos de Estados Unidos tienen limitados sus derechos civiles, impidiéndosele hacer turismo en Cuba desde hace casi 60 años, violaciones que la abogada no cuestiona, ni ejecuta acciones legales en defensa de sus conciudadanos.

El plan de provocación se diseñó aprovechando la celebración de dos importantes eventos internacionales en La Habana, el 38 Festival Latinoamericano de Cine y el Festival de Jazz, los que atraen a numerosos periodistas y personalidades de la cultura.

Sin saber historia de Cuba, de la creación de la contrarrevolución por la CIA desde 1960 según documentos desclasificados, y su sostenimiento financiero con no menos de 20 millones de dólares anuales aprobados por Barack Obama, la abogada llegó a La Habana mandada a participar en un show mediático frente al Tribunal Provincial, en compañía de elementos sufragados por el Gobierno norteamericano carentes de prestigio social y con pésimos antecedentes delictivos comunes.

Ella sabía que su actuación violaba las leyes cubanas porque su visado de entrada no le permite participar en ese tipo de actos, unido a la alteración del orden público. Sigue leyendo