Documentos secretos desclasificados de Estados Unidos dan a conocer planes para bombardear a Cuba


Por Arthur González

Historias no contadas sobre las pretensiones imperiales de Estados Unidos contra Cuba, salen poco a poco de sus archivos secretos y le dan la razón a los líderes cubanos, que siempre denunciaron el interés del Norte en apoderarse de la Isla, a cualquier precio.

Documentos desclasificados permite comprobar como Henry Kissinger, Secretario de Estado, ordenó en 1976 la preparación de planes para ejecutar bombardeos aéreos contra Cuba, al no aceptar que esta ayudara a la República de Angola a repeler la invasión de la Republica de Suráfrica, con apoyo de Estados Unidos.bombardeos

Esos documentos ponen de manifiesto el carácter imperial de Washington, al considerarse con el derecho de invadir y hacerle la guerra a los países que no tienen gobiernos aceptables para ellos, puesto de relieve en las últimas décadas en Irak, Afganistán, Libia, Yemen y Siria. En el siglo XX lo hicieron contra Irán, República Dominicana, Guatemala, Panamá y Granada.

Para la Casa Blanca resultó inadmisible esa solidaridad cubana que ponía en peligro sus planes de mantener el Apartheid.

La prepotencia de Estados Unidos es tal, que Kissinger ordenó preparar el plan de agresión contra puertos e instalaciones militares cubanas y enviar batallones de marines a su base naval en Guantánamo, para “aplastar a los cubanos y no dar la impresión de que Washington pareciera débil, si no plantaba cara al régimen comunista”.

Los documentos permiten conocer como Kissinger expuso al presidente Gerard Ford: “antes o después vamos a tener que golpear a los cubanos”, como si las vidas humanas del pueblo fueran simples naipes.

Aunque Kissinger intentó entre 1973 y 1977 llevar a cabo un cambio de la fracasada política yanquis hacia Cuba, la solidaridad cubana con Angola la consideró como un insulto y por tanto recomendó el ataque a la Isla, algo no ejecutado al ganar las elecciones el partido demócrata con su candidato James Carter

No puede olvidarse que, en 1976, Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, ambos cubanos y viejos vínculos de la CIA, organizaron y ejecutaron la voladura de un avión civil cubano, y años después fueron recibidos como héroes en Miami, lo que refleja la falta de principios de Estados Unidos.

El propio Departamento de Justicia y el Buró Federal de Investigaciones en Miami, expresaron en un memorando que:

“En junio de 1974 Orlando Bosch admitió haber enviado paquetes con bombas a las embajadas de Cuba en Lima, Perú; Madrid, España; Ottawa, Canadá y Buenos Aires, Argentina.

En 1976 ejecutaron actos terroristas contra embajadas de Cuba en España, New York, Argentina, Portugal, y asesinaron a varios diplomáticos cubanos.

Esos actos no fueron reprimidos por Estados Unidos, ni el entonces Secretario de Estado propuso la detención de los terroristas, a pesar de que desde 1975 también hicieron estallar bombas en restaurantes, oficinas comerciales, en el aeropuerto de Miami, el Departamento de Correo de Riverdale y Tamiami, en Miami, en las oficinas del Seguro Social, en el puente de Flagre, en el Barnet Bank, en el Departamento de Justicia y en el propio Cuartel General de la Policía de Miami.

La lista de actos terroristas cometidos por organizaciones contrarrevoluciones entre 1975 y 1983 es bien larga, debido a que se oponían a cualquier cambio de política hacia la Revolución cubana.

Posición similar adoptan hoy los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, quienes apoyaron a Bosch y a Posada, y siguen diseñando actos provocativos, al igual que hicieron con las avionetas de Hermanos al Rescate, para impedir que el presidente W. Clinton, levantara el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba y ante el temor que otro Presidente lo hiciera, aprobaron la Ley Helms-Burton que lo codificó. Sigue leyendo

Anuncios

Acusan a Barack Obama de traicionar a los disidentes cubanos


Por Arthur González.

Miembros de la mafia anticubana en el Congreso de Estados Unidos y algunos de los que se benefician con sus aportes financieros, andan en una especie de cruzada mediática para intentar cambiar el criterio de la mayoría del pueblo estadounidense, sobre lo positivo del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

OBAMAA pesar de que el cambio de política ejecutado por Obama, mantiene el objetivo de derrocar el socialismo cubano, no hay dudas que el incremento de las visitas a la Isla de ciudadanos norteamericanos, varían sustancialmente sus criterios sobre la realidad cubana, conformados a través de campañas de prensa diseñadas por la CIA.

Para contrarrestar la nueva opinión que va desarrollándose sobre Cuba en el seno de la sociedad estadounidense, a partir de las imágenes de las visitas de figuras prominentes de su cultura, varios de los “amigos” de la mafia anticubana hacen declaraciones sobre inventadas represiones, que apuntan contra la imagen del Presidente Obama.

Un ejemplo claro de esa intentona fue el artículo de la periodista Mary Anastasia O’ Grady, publicado el 15.08.2016 en “The Wall Street Journal”, en el cual acusan al Presidente por “haber traicionado a los disidentes cubanos”, buscando sensibilizar con sus mentiras a los lectores.

Para poner más trágica la situación, la periodista afirma que “las libertades civiles se han deteriorado en Cuba desde que Estados Unidos decidió restablecer sus relaciones diplomáticas con el régimen y que Raúl Castro ha ajustado con brutalidad las riendas a la oposición y a todo aquel que no esté de acuerdo con las reglas totalitarias”.

¿Sabrá la señora O’ Grady lo que es la represión?

Si ella desea saber lo que es reprimir solo debe mirar con detenimiento lo que hace la policía de su país, especialmente con los ciudadanos de piel negra; la de España, Grecia, Francia o Alemania, donde porrazos, chorros de agua fría y gases lacrimógenos, están a la orden.

En Cuba, para enfrentar las provocaciones de los “disidentes” en la vía pública, financiadas y orientadas desde Miami, jamás se emplean policías con cascos, escudos, ni chalecos antibalas, como se observan cotidianamente en otros países.

La supuesta “represión” es la deformación informativa que diseñan contra Cuba desde 1959, que se derrumba ante el incremento de los visitantes extranjeros al comprobar medio siglo de engaños.

Ni Beyonce, los Rollings Stones, Paris Hilton, Madona, los miembros de la casa de modas Chanel, o el amplio elenco de la serie “Rápido y Furioso” que convivieron semanas en La Habana, constataron la “represión” que asegura el artículo de “The Wall Street Journal”. Sigue leyendo

Nada novedoso en los planes de Kissinger


Arthur González

Kissenger y FordLa historia está cargada de hechos y acontecimientos que ponen de relieve la política estadounidense de agresiones contra el mundo y que Cuba sufre desde 1898.

Por ese motivo no resulta novedoso que ahora se desclasifiquen documentos de 1976, donde se evidencia que Henry Kissinger, Secretario de Estado en esa fecha, ordenó elaborar planes para aplastar a Cuba. Sigue leyendo