Lo que no le perdona Estados Unidos a Fidel Castro


Por Arthur González

La historia no se puede borrar ni cambiar, aunque si olvidar, especialmente cuando se fabrican campañas mediáticas para lograrlo.

Eso es precisamente lo que hizo Estados Unidos con Fidel Castro, al que no le perdonan que haya salido victorioso de la guerra contra el dictador Fulgencio Batista y su desafió de construir una nueva Cuba, a pesar de los planes de Acción Encubierta de la CIA, incluidos los que diseñaron para asesinarlo.

escuelas-jgp

Escuelas públicas en 1958

Entre los logros más importantes alcanzados por Fidel Castro, está la educación del pueblo cubano, obra en la que puso todo su esfuerzo para sacarlo del analfabetismo y la incultura que dejaron los capitalistas cuando huyeron hacia Miami.

El 14 de septiembre de 1959, a solo 8 meses del triunfo de la Revolución, Fidel convertía el más grande campamento militar de Cuba en un centro escolar, ubicado en La Habana y denominado Columbia, donde el tirano tenía su residencia.

Bautizada como Ciudad Libertad, hoy cuenta con 18 centros docentes donde estudian 14 mil niños y adolescentes, entre ellos tres escuelas especiales: una para ciegos y débiles visuales, una para niños autistas y otra para niños con retardo en su desarrollo psíquico.

El otrora Cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, fue también transformado en escuela y el mismo destino tuvieron los 69 cuarteles del ejército batistiano a lo largo de la Isla, algo que jamás hicieron los que tenían al país sumido en la ignorancia y ahora desean que Cuba transite nuevamente hacia esa época.

Algo que preocupó al gobierno de Estados Unidos y dio inicio a sus acciones de guerra psicológica contra Cuba bajo las campañas del comunismo, fue la decisión del Ministerio de Educación revolucionario de crear a partir del 29 de julio de 1959, tres mil aulas en las zonas rurales. Semanas después se informaba la aprobación de un presupuesto mayor para la educación, permitiendo abrir en el mes de diciembre 10 mil nuevas aulas en los campos cubanos.

Los desmemoriados deben conocer que el 23 de noviembre de 1959, el propio Comandante Che Guevara, inició el trabajo voluntario en la construcción de los sería meses después la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, en el Caney de las Mercedes en Santiago de Cuba, donde le fueron otorgadas becas a un niño de cada familia campesina residentes en las montañas de la Sierra Maestra.

Fue la Revolución quien dio la mayor esperanza de una persona, queeducacion es saber leer, escribir y ampliar sus conocimientos de forma totalmente gratuita. Para materializarlo, el 6 de junio de 1961 se dictó la Ley de Nacionalización de la Enseñanza, como un derecho de todos los ciudadanos sin distinción de sexo, raza, creencias, ni condición económica.

Hoy los cubanos que emigran o salen al exterior a trabajar, muestran elevados conocimientos gracias a la Revolución y no al sistema que dejaron en 1958 los que tanto odio demuestran contra Fidel Castro.

El primer programa revolucionario fue la educación, incluida la campaña de alfabetización causante de la antipatía del gobierno de Estados Unidos, quien financió bandas contrarrevolucionarias en las zonas montañosas de Cuba, las que asesinaron al maestro voluntario Conrado Benítez de solo 18 años y al alfabetizador adolecente Manuel Ascunce de 16 años de edad. Sigue leyendo

Departamento de Estado financia la oposición cubana


Por Arthur González.

En sus declaraciones en la Habana el pasado 23.03.2016, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó sin el menor sonrojo que los cambios en Cuba dependerán del pueblo cubano y que el gobierno estadounidense no iba a imponerle un sistema económico o político; nada más lejos de la verdad.

Desde antes del triunfo revolucionario de 1959, Estados Unidos trabajaba intensamente para evitarlo, y así consta en el acta de la última reunión del Consejo Nacional de Seguridad celebrada en diciembre de 1958.

Departamento de Estado
Unos meses más tarde, en abril del 59, la embajada yanqui en La Habana elaboraba un plan titulado “Crecimiento del comunismo en Cuba”, publicado en el volumen VI, Cuba, 1958-1959 del libro Foreign Relations of United States, con el número 278 de esa compilación, páginas 458-466, en el cual se proponen 16 medidas para evitar la influencia del Partido Comunista en el nuevo gobierno.

En el mes de diciembre del propio 1959, J.C. King, Jefe de la División del Hemisferio Occidental de la CIA, elevó una propuesta al director general, Allen Dulles, en la cual solicitaba la aprobación de algunas acciones, entre ellas:
“Alentar a grupos opositores a favor de Estados Unidos”, y “darle una cuidadosa atención a la eliminación de Fidel Castro”.

Esa obsesión está presente en todas las administraciones y la de Obama no ha sido una excepción. Desde que ocupó la presidencia aprueba 20 millones de dólares anuales para programas subversivos, con la finalidad de desmontar el socialismo cubano. Sigue leyendo