Organización contrarrevolucionaria ataca al embajador español en La Habana.


Por Arthur González.

La organización creada y sostenida financieramente desde Estados Unidos, denominada “Observatorio Cubano de Derechos Humanos” pero radicada en Madrid, atacó en los medios de prensa al embajador español acreditado en La Habana, Juan José Buitrago de Benito, como represalia por la visita que este realizara al Cementerio Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, donde se tomó una foto frente al monolito de granito gris que guarda las cenizas del Comandante Fidel Castro Ruz.

Para los lacayos de Miami eso fue “un gesto insensible e indolente del embajador, que, para ellos, constituyen actuaciones innecesarias de la diplomacia española, de la cual siempre hemos esperamos cierto recato y profesionalidad”.

Los apelativos empleados por dicha organización al servicio de la política yanqui, son producto de la impotencia por no haber podido destruir a la Revolución, ni lograr el asesinato de su líder histórico, a pesar de los cientos de planes que organizó la CIA para matarlo.

Aunque les duela, Fidel Castro es un estadista sin igual del siglo XX, su obra es aplaudida por cientos de millones de personas en el mundo, con sus ideas y esfuerzos se liquidó el sistema del apartheid en África, que fue siempre respaldado por Estados Unidos.

Cuba logró las tasas de salud, educación y cultura jamás imaginables, reconocido por la Naciones Unidas y sus organismos especializados.

¿Por qué emprenderla con el funcionario diplomático y no hacer lo mismo con el Rey Juan Carlos, que visitó La Habana para participar en los actos fúnebres de Fidel?

El propio Rey tuvo la oportunidad de observar directamente como el pueblo cubano quería a su líder y la despedida amorosa que le brindó, comprobando las mentiras de las campañas financiadas por Miami para hacerle creer al mundo lo contrario.

España y Cuba sostienen plenas relaciones diplomáticas y jamás Francisco Franco se sometió a los dictados de Washington que le exigía el rompimiento de relaciones y sumarse a la guerra económica impuesta por ellos desde 1962.

Aunque las posiciones políticas de los dos países son diferentes y en muchas ocasiones, España se ha involucrado en el apoyo al diseño subversivo yanqui contra Cuba, como fue la actitud lacayuna del ex presidente José María Aznar, responsable de la llamada Posición Común que pretendía incrementar la guerra económica, los vínculos históricos y culturales han sido más fuertes que las propias presiones de Estados Unidos.

Esos que reclaman libertad de pensamiento, expresión y otros por el estilo, no soportan que personas honradas asuman otras diferentes y en respuesta actúan de forma dictatorial, demostrando que, de democráticos no tienen ni rezagos y al no permitir posiciones diferentes a las de ellos.

El embajador Buitrago de Benito, hizo una visita oficial a Santiago de Cuba el pasado mes de febrero 2018 y dentro de sus actividades recorrió el Cementerio Santa Ifigenia, donde puso ofrendas en el Mausoleo que guardan los restos de José Martí y en el Panteón de los Mártires del Deber, construido para los españoles caídos en la Guerra hispano-cubano-norteamericana de 1898.

La contrarrevolución cubana, fabricada y financiada por Estados Unidos, nunca ha podido sumar al pueblo a su favor, es rechazada incluso por personas que no simpatizan con el sistema político porque saben el carácter mercenario que poseen, y ausentes de ideología, solo buscan los beneficios económicos que les proporciona el calificativo de “disidentes”.

El llamado Observatorio Cubano de Derechos Humanos, creado en Madrid para sus campañas anticubanas, debería mirar primero a su alrededor y denunciar las violaciones allí existentes, de las cuales no dicen media palabra ante hechos como los ocurridos el pasado 1ro de marzo en toda España, cuando miles de jubilados salieron nuevamente a protestar en las calles de las principales ciudades, para exigirle al gobierno que revaloricen sus pensiones, pues desde hace años sufren una dramática caída de su poder adquisitivo, producto de la crisis en la que está sumida la economía ibérica.

España no tiene un sistema socialista ni sufre una guerra económica como la cubana; sin embargo, los niveles de pobreza, incluida la de la niñez, se incrementan.

De esa triste realidad no se hacen cruzadas mediáticas para exigir cambios de sistema político como en el caso cubano.

Antes de continuar sus falacias contra una pequeña Isla bloqueada desde hace más de medio siglo, con una persecución financiera sin igual en toda la historia de la humanidad, los supuestos defensores de los derechos humanos deberían ponerse de parte de los adultos mayores  que se concentraron bajo la lluvia y el frio, frente al Ministerio de Hacienda para condenar el exiguo aumento del 0.25% de sus pensiones, aprobado por el gobierno de Mariano Rajoy y en otras ciudades como Bilbao, Valencia, Sevilla y Cádiz.

Cuando el amo que los creó y sostiene, les recorte el dinero que desde Estados Unidos les llega mensualmente, los miembros del “Observatorio”, tendrán una situación similar a la de esos jubilados, y no les quedará otra alternativa que sumarse a las protestas, algo que en la Cuba socialista y bloqueada no sucede, porque gracias a Fidel la atención médica es gratuita y para aquellos que tienen pensiones bajas, las medicinas se les entregan sin costo alguno.

Es muy probable que por toda la realidad que pudo palpar el embajador español en Cuba, se haya decidido a fotografiarse ante la tumba de Fidel Castro, aunque a los contrarrevolucionarios se les irrite el hígado, porque como afirmó José Martí:

“No se tenga miedo de honrar a quien lo merece”.

 

 

 

Anuncios

Cuba y los retos para mantener el socialismo


Por Arthur González.

El 2018 se presenta como un año complejo para Cuba, tanto económica como políticamente.

Por una parte, se fortalece la guerra económica, comercial y financiera impuesta desde hace 58 años por Estados Unidos, con el objetivo de hacerle creer al pueblo que el sistema socialista es ineficiente e incapaz de satisfacer sus necesidades; por la otra, se avecina un cambio de la generación histórica de la Revolución, dándole paso a actores más jóvenes.

Cuando en 1962 la CIA diseñó esa guerra económica, pretendía que el pueblo cansado de las penurias se alzara contra el gobierno; por tales razones no la eliminan, a pesar de la votación favorable en la Asamblea General de Naciones Unidas contra ese criminal bloqueo.

Barack Obama, con su abierta política subversiva tampoco la eliminó, las frágiles medidas que aprobó fueron encaminadas al sector del trabajo no estatal; a pesar de sus anuncios nunca el Estado cubano pudo hacer transacciones financieras con el empleo del dólar, y fue el presidente que más multas impuso a los bancos que osaron aceptar alguna operación hacia o desde Cuba.

Lo mismo hacen contra Venezuela, con la pretensión de ahogar su economía y que su efecto repercuta en la cubana, algo que ya se siente en la isla.

Pero el mayor reto que hoy afronta Cuba es, entre otros problemas, la corrupción que cual enfermedad infecciosa afecta a la sociedad en general, algo reconocido por los máximos dirigentes de la Revolución y aprovechado por los yanquis en sus planes y operaciones para desmontar el socialismo.

La experiencia obtenida por Estados Unidos en su accionar contra el socialismo en Europa del Este, está presente en el actual diseño estratégico contra Cuba y otros países con gobiernos no aceptables para Washington, situación que nunca debe menospreciarse.

Fidel Castro lo analizaba con toda objetividad el 17 de noviembre del 2005 en el Aula Magna de la Universidad de la Habana, cuando explicaba a los estudiantes los complejos problemas que enfrentaba el mundo y Cuba, al reflexionar las causas del derrumbe del socialismo, preguntándoles:

“¿Es que las revoluciones están llamadas a derrumbarse, o es que los hombres pueden hacer que las revoluciones se derrumben? ¿Pueden o no impedirlo los hombres, puede o no impedir la sociedad que las revoluciones se derrumben? ¿Creen ustedes que este proceso revolucionario, socialista, puede o no derrumbarse?”

Al referirse al tema de la corrupción reflexionaba con entera franqueza:

“¿Cuántas formas de robo hay en este país?

¿Puede ser o no irreversible un proceso revolucionario? ¿Cuáles serían las ideas o el grado de conciencia que harían imposible la reversión de un proceso revolucionario? Cuando los que fueron los primeros, los veteranos, se vayan desapareciendo y dando lugar a nuevas generaciones de líderes, ¿Qué hacer y cómo hacerlo? Si nosotros hemos sido, al fin y al cabo, testigos de muchos errores, y ni cuenta nos dimos”.

Más adelante sentenciaba:

“Este país puede autodestruirse por sí mismo; esta Revolución puede destruirse, los que no pueden destruirla hoy son ellos; nosotros sí, nosotros podemos destruirla, y sería culpa nuestra”.

La CIA no está ajena a esta situación y dada su experiencia trabaja por aprovechar cada brecha; no en balde su ex director Allen Dulles, al explicar la estrategia contra la URSS en la 2da mitad del siglo XX, afirmaba:

“Pronto llegará el día en que tendremos que funcionar con conceptos directos de poder […] Sembrando el caos en la Unión Soviética, sin que sea percibido, sustituiremos sus valores por otros falsos y les obligaremos a creer en ellos”. […] En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas como innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado”.

Con la llegada a la Casa Blanca del presidente Ronald Reagan, sus ideólogos retomaron esa línea de acción, naciendo el denominado Programa Democracia, dado a conocer el 09.06.1982 en su discurso ante el Parlamento Británico.

En aquella intervención Reagan explicó:

Entre todos tenemos que emprender acciones para una campaña por la democracia, nutrir la estructura de la democracia, el sistema de la prensa libre, sindicatos, partidos políticos, universidades, todo lo que permita a los pueblos escoger su propio camino. […] No seamos tímidos por más tiempo, vayamos con nuestro poderío y ofrezcamos esperanza. Digámosle al mundo que una nueva era es factible”.

El propósito era transformarlo todo en las sociedades socialistas desde adentro, desencajar el orden interno, fabricar y estimular una contrarrevolución con la fachada de la defensa de los derechos humanos y corromper a todo el que pudieran, con el fin de imponer el sistema capitalista.

En ese sentido, Caspar Weinberger, su ministro de Defensa, confesó:

“Adoptamos una estrategia abarcadora que incluía la guerra económica…una campaña silenciosa, trabajando a través de nuestros aliados y utilizando otras medidas…” 

La Revolución cubana tiene que tomar fuertes e inmediatas medidas para sanear la compleja situación que tiene hoy la economía, lastrada por hechos de corrupción y robo en esferas importantes como el combustible, los alimentos y los medicamentos, entre otras, porque el malestar se generaliza en la población y es un factor que los yanquis aprovechan para sus campañas subversivas.

No por gusto Obama expresaba el 17.12.2014:

“Continuaremos abordando los temas relacionados con la democracia y los derechos humanos en Cuba […] podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso…Continuamos pensando que los trabajadores cubanos deben tener la libertad de crear sus sindicatos, así como los ciudadanos deben tener la libertad de participar en los procesos políticos … insistiremos en que la sociedad civil se nos una para que sean los ciudadanos, y no solo los líderes, los que conformen nuestro futuro”.        

El socialismo se construye sobre bases morales y éticas socialistas y si estas se debilitan puede suceder lo que alertaba Fidel.

Ante estos retos el combate es de todos y solo así se alcanzará la victoria, pues como dijo José Martí:

“Vence el que insiste”

 

 

The Wall Street Journal se deja comprar para atacar a Cuba


Por Arthur González

Sin haber logrado un solo triunfo contra Cuba en 58 años, los integrantes de la mafia terrorista de Miami intentan desvirtuar la realidad de la Isla, a base de campañas mediáticas muy bien financiadas.

A la misma, se le suman los que desde Washington no se resigan con tener a 90 millas un vecino socialista mucho más humano que ellos, al garantizarle al pueblo, salud, educación, cultura, deportes y seguridad social de forma totalmente gratuita, ejemplo que los tiene rabiosos al no poderlo igualar, a pesar de su poderío.

En un intento desesperado por distorsionar la realidad cubana, ante la afluencia de millones de turistas que comprueban sus mentiras, desde hace meses están enfrascados en pintar una Cuba irreal, a partir de informes del Departamento de Estado, discursos en comisiones internacionales, publicaciones en la prensa y declaraciones de ciertos congresistas, hijos y nietos de testaferros del sangriento dictador Fulgencio Batista.

Faltos de creatividad repiten sus mismas acciones desde hace medio siglo y es tanta las barbaridades que afirman, que terminan en el olvido, pues si Cuba fuera tan mala como la quieren dibujar, no tendría el apoyo mayoritario de los 11 millones de cubanos que aun llenan plazas y avenidas para respaldar el sistema político que escogieron libremente en 1959.

No hay que ser muy avezado en política para comprender que mienten premeditadamente, y las imágenes captadas por la TV durante las honras fúnebres al líder Fidel Castro Ruz, hablan por sí solas.

Si realmente fuesen ciertas todas las barrabasadas que cuentan desde Estados Unidos, ¿cómo es posible que hombres, mujeres y niños lo lloraran masivamente?

¿Por qué motivos la contrarrevolución no crece en número ni en jóvenes y los miembros de las organizaciones llamadas “opositoras”, tienen que ser financiadas con 20 millones de dólares anuales aprobados por la Casa Blanca?

Si todo lo que se divulga en Estados Unidos contra la Revolución fuese una verdad meridiana, Cuba no fuera elegida con votos secretos para integrar decenas de comisiones en Naciones Unidas, ni tendría el apoyo de cientos de países. Tampoco la visitarían presidentes y altos funcionarios de todo el mundo, incluidos muchos aliados de los yanquis.

Al mundo no se le puede engañar con falsedades fabricadas para desprestigiar y justificar una política obsoleta y fracasada. El propio Barack Obama y su familia comprobaron la tranquilidad de Cuba, único país en que el secretario de Estado se paseó en un auto descapotable por las principales avenidas de la capital, sin necesidad de estar encerrado en uno blindado.

En ese empeño destinado nuevamente al fiasco, Estados Unido está desarrollando acciones que lejos de favorecerle le perjudican y como afirmó su actual presidente Donald Trump, la prensa no hace más que publicar noticias falsas, algo que debe cesar para ganar la credibilidad de sus lectores.

Uno de los ejemplos más notorios de esas mentiras es la publicación del “The Wall Street Journal”, el pasado 6 de marzo 2017, donde señalaron: “Cuba sigue siendo el mismo infierno totalitario”, en un artículo que destila odio desde principio a fin, sin una sola palabra de veracidad.

Pobres aquellos que tienen que prestarse por algunos dólares, a escribir estupideces que se evaporan al arribar a la Isla millones de visitantes, de ahí que los mafiosos de origen cubano, apoderados de escaños en el Congreso de Estados Unidos, se opongan a la libertad de viajes de los estadounidenses a Cuba.

Causa pena que prestigiosos diarios y periodistas se dejen comprar para tales campañas, que al final van en su contra.

En Cuba no hay un solo desaparecido ni asesinado como ocurre en países como México, Guatemala y Honduras, para los cuales no se escriben editoriales para exigir el cese de tantas muertes, incluso la de decenas de periodistas.

Ante el asesinato de la líder ambientalista hondureña, Berta Cáceres, la gran prensa de Estados Unidos no ha escrito una palabra, ni exige la captura de sus asesinos. El motivo muy sencillo, Berta luchaba a favor de los indígenas y pobres trabajadores, algo que no es de interés del gobierno de Estados Unidos.

México es el país donde más periodistas son asesinados anualmente, pero los colegas norteamericanos no muestran solidaridad con ellos, esa noticia no les importa por ser un país capitalista; si fuera socialista ya Estados Unidos lo hubiese invadido militarmente para “salvaguardar la tranquilidad ciudadana”

The Wall Street Journal podrá dejarse comprar para la publicación de esas mentiras, pero tendrá que reconocer que mientras sus trabajadores pagan altos costos por tener asegurada la salud de ellos y sus familiares, los estudios de sus hijos y la incertidumbre de ser baleados un buen día en una escuela, los cubanos no pasan por esos problemas, solo gracias a ese sistema socialista que no soporta la Casa Blanca, ni el Capitolio.

La verdad es una sola y transparente, la Revolución lleva 58 años de victorias y como reconoció la Casa Blanca en su comunicado del 17.12.2014, décadas de aislamiento a Cuba por parte de EE.UU. no han conseguido su perdurable objetivo de destituir el sistema socialista.

Tuvieron que reconocer su derrota, como también lo hicieron con la política de pies secos-pies mojados, manipulada con fines subversivos y cual bumerang les golpeó con miles de millones de dólares pagados a supuestos “perseguidos políticos”, que regresan a su patria constantemente sin problema alguno.

No habrá que esperar mucho tiempo para ver similar final para el llamado programa de refugiados, del que se favoreció Rosa María Payá Acevedo, su madre y dos hermanos, programa que le cuesta miles de millones de dólares al presupuesto de Estados Unidos, para después verlas viajar a la Isla e incluso disfrutar de los servicios médicos gratuitos, como si fuesen las personas más revolucionarias de Cuba.

La prensa yanqui debe tener presente lo que José Martí afirmó:

“El que arremete unido con cuatro siglos de soberbia y experiencia, ha de encontrar unido al que le resiste”.

 

 

Mario Vargas Llosa, el renegado


Por Arthur González

Nada peor en este mundo que una persona que reniega de sus ideas y especialmente cuando el dinero tiene un gran peso en el cambio de bando.

Ese es el caso del Premio Nobel de literatura, el peruano Mario Vargas Llosa, quien pasó de ser un joven con ideas marxistas cuando aún no amasa su actual fortuna y fama mundial, a un empedernido defensor del sistema capitalista y de la “democracia liberal”, saltando de una esquina a otra totalmente opuesta.

Esa situación dice a las claras quién es Vargas Llosa y que puede esperarse de personas con tales conductas.vargas-llosa

En días recientes, ante la muerte de Fidel Castro Ruz, el escritor peruano hizo declaraciones a la prensa en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde se aventuró a vaticinar que, tras la muerte de Fidel, “será muy difícil que el régimen socialista cubano sobreviva”.

Las razones de su odio manifiesto hacia el líder cubano no se conocen a ciencias cierta, pero es probable que la luz que irradiaba Fidel ante las masas del mundo, molestaran al peruano, pues lo minimizaban a tal punto que su vanidad se resentía en grado superlativo, al hacerlo sentir como algo insignificante, ya que jamás logrará el reconocimiento social de Castro.

De ahí que se uniera a las posiciones más reaccionarias del Gobierno de Estados Unidos para calificar al líder cubano como un “dictador”, posición repudiada por los intelectuales latinoamericanos de izquierda.

Como el sol no puede taparse con un dedo, Vargas Llosa tuvo que reconocer las grandes reformas que alcanzó el pueblo cubano en materia de educación y salud, bajo la dirección personal de Fidel Castro, y añadió:

“Castro deslumbró a su generación, como un héroe que parecía salido de una novela de aventuras, luchó contra una dictadura en las montañas y derrotó a Fulgencio Batista” Sigue leyendo

!Felicidades Comandante!


Por Arthur González.

 En el 90 cumpleaños de Fidel Castro, es imprescindible recordar el poema dedicado a él por uno de los poetas más relevantes dfidel ante el puebloe Cuba, porque refleja parte de la obra de ese Comandante que la CIA quiso asesinar centenares de veces sin poderlo lograr.

Los yanquis nunca lo soportaron, pero él siguió adelante con sus sueños convertidos en realidad.

¡Felicidades Comandante!

¡Primero de enero! 1959

Luminosamente surge la mañana.
¡Las sombras de han ido! Fulgura el lucero
de la redimida bandera cubana.
El aire se llena de alegres clamores.
Se cruzan las almas saludos y besos,
y en todas las tumbas de nobles caídos
revientan las flores y cantan los huesos.
Pasa jubiloso ciclón de banderas
y de brazaletes de azabache y grana.
Mueve el entusiasmo balcones y aceras,
grita desde el marco de cada ventana.
A la luz del día se abren prisiones
y se abren brazos: se abre la alegría
como rosa roja en los corazones
de madres enfermas de melancolía.
Jóvenes barbudos, rebeldes diamantes
con trajes olivo bajan de las lomas,
y por su dulzura los héroes triunfantes
parecen armadas y bravas palomas.
Vienen vencedores del hambre, la bala y el frio…
¡Fidel, fidelísimo retoño martiano,
asombro de América, titán de la hazaña,
que desde las cumbres quemó las espinas
del llano,
y ahora riega orquídeas, flores de montaña.
Y esto que las hieles se volvieran miel,
se llama…
¡Fidel!
Y esto que mi Patria no sea un sombrío
cuartel,
se llama…
¡Fidel!
Y esto que la bestia fuera derrotada por el bien del hombre,
y esto, esto que la sombre se volviera luz,
esto tiene un nombre, solo tiene un nombre…
¡Fidel Castro Ruz!

Jesús Orta Ruiz, El Indio Naborí

Panamá repitió la historia


Arthur González

Fidel denuncia a Luis-posada-carrilesEn noviembre del 2000 Panamá fue sede de la X Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de Iberoamérica.

En ese momento era presidenta del país Mireya Moscoso, quien jamás pudo imaginar que el presidente de Cuba, Fidel Castro Ruz, denunciaría ante el mundo, el plan de asesinato que le preparaban en esa ciudad elementos terroristas y asesinos a sueldo de la CIA residentes en Miami, refugio de criminales contra el pueblo cubano y latinoamericano. Sigue leyendo

Pretextos de EE.UU. para no mejorar las relaciones con Cuba


Arthur González

8.2.2014

camilo-cienfuegos-fidel-castro-entrada-habanaEl 11 de diciembre del año 1959, a solo 11 meses del triunfo de la Revolución cubana liderada por Fidel Castro Ruz,  el  Jefe de la División del Hemisferio Occidental, nombrado J.C. King,  envió un memorando al director de la CIA, Allan Dulles, a través del entonces subdirector de planes, en el cual hacía un análisis de la situación de Cuba, subrayando que:

 “El gobierno revolucionario ha realizado acciones contra las propiedades norteamericanas, tanto industriales como agrícolas, y si se le permite que se mantenga, alentará acciones similares contra las propiedades estadounidenses en otros países de América Latina”. Sigue leyendo