Donald Trump, un mago de nuevo tipo


Por Arthur González

En su reciente comparecencia en Miami, Donald Trump demostró que es un mago de nuevo tipo, al engañar a los presentes con acciones similares a las de un prestidigitador, que satisfizo las demandas de la mafia anticubana terrorista con palabras que les gustan escuchar, sin que realmente hiciera nada adicional contra Cuba.

Decirle al auditorio que recrudecería la guerra económica, al no permitir transacciones con empresas cubanas vinculadas a la Fuerzas Armadas, y repondría las restricciones a los viajes educaciones Pueblo a Pueblo establecidas durante la administración del presidente G.W. Bush, fue suficiente para que los ancianos refugiados en Miami y sus hijos, se creyeran el cuento de que ahora si se acerca el fin de la Revolución socialista.

Causa pena que después tantos fracasos, el Presidente Trump se deje encadenar nuevamente por un puñado de mafiosos, que solo han logrado enriquecerse acosta de los cientos de miles de millones de dólares malgastados por las 10 administraciones que lo antecedieron.

La guerra económica establecida contra Cuba no tiene más posibilidades de ser reforzada, todo está previsto y una prueba fehaciente es la multa impuesta hace solo unos días, a la  American Honda Finance  Corporation (AHFC), por un valor de 87 mil 255 dólares, porque una subsidiaria en Ottawa, Canadá,  aprobó y financió  acuerdos de arrendamiento de autos entre la Embajada de Cuba en ese país, entre febrero de 2011 y marzo de 2014.

Engañados como tontos, los mafiosos Miami y sus descendientes, no se percataron de la forma en que Trump les escamoteó la verdad, con palabras irrespetuosas que aparentaban ser más de lo que en realidad serán sus nuevas acciones.

La Directiva Presidencial de Barack Obama, PPD-43, no hizo la menor concesión a Cuba, pues mantuvo intacta la guerra económica, las acciones subversivas, las campañas acusatorias contra la Revolución como “violadora” de los derechos humanos, y falsa la “represión” hacia los que piensan o se expresan contra el Gobierno.

Igualmente, continuó asignando cientos de millones de dólares para sostener Radio y la TV Martí. El tema de la devolución del territorio que ocupa la base naval en Guantánamo, no lo permitió introducir en las conversaciones bilaterales.

La ampliación de las licencias de viaje a la Isla y las facilidades en cuanto a los viajes educaciones Pueblo a Pueblo, tienen como propósito destruir el socialismo desde adentro, expresado por el propio Obama en reiteradas oportunidades.

No permitió el uso del dólar para las transacciones cubanas; fue el Presidente que más multas impuso a los bancos extranjeros, y estimuló la labor de influencia hacia los trabajadores privados con propósitos subversivos, para lo cual buscó alianzas con centros creados por la Iglesia Católica cubana. Sigue leyendo

Anuncios