¿Alzheimer o mala entraña?


Por Arthur González.

Quizás la edad, el odio y la frustración que sufren en Estados Unidos los enemigos de la Revolución cubana, les provoque el olvido de sus fracasadas campañas de 60 años, acusándola con inventadas violaciones de los derechos humanos.

Lo más reciente del hit parade made in USA, es la detención del asalariado José Daniel Ferrer y sus compinches, a quienes pretenden santificar a toda costa, cuando en realidad se conoce fehacientemente que son grandes pecadores, para decir con más elegancia que son redomados delincuentes.

La gritería formada recuerda a otras parecidas a las que también se sumaron el Departamento de Estado y varios organismos internacionales, que al final se tragaron la lengua al darse cuenta que sus reclamos de libertad eran sobre verdaderos bandidos, que en Miami quisieron convertir en “víctimas”, a pesar de sus amplios antecedentes penales.

Es cierto que los años pasan rápido y las múltiples historietas construidas por los enemigos de Cuba van quedando en el olvido, pero ahí permanecen para recordarles sus defensas sobre algunos mentirosos y delincuentes, que nunca han sido perseguidos políticos.

No se acordarán los yanquis que, en abril del 2014, el arzobispo de Miami, Thomas G. Wenski, se atrevió a pedirle a sus feligreses durante su homilía el 20 de abril, en la ermita de Nuestra Señora de la Caridad, que hicieran oraciones especiales por una delincuente común nombrada Sonia Garro y para su esposo Ramón Alejandro Muñoz, conocido como “Cocorio”, detenidos en Cuba el 18 de marzo de 2012 por homicidio en grado de tentativa.

El matrimonio en cuestión, después de la ingestión de bebidas alcohólicas consumidas por “Cocorio, lanzaron cócteles molotov desde el techo de su vivienda, contra oficiales de la policía que acudieron a poner orden, ante solicitud de los vecinos por sus constantes escándalos.

Al reclamo por aquellos “disidentes” se sumó el obispo Richard Pates de Des Moines, presidente del Comité de Justicia y Paz Internacional de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, quien al conocer la verdad sobre los antecedes del matrimonio, debe haber estado orando varios meses, como penitencia por mentir y acusar falsamente a Cuba.

Pero ahí no paró la situación, envenenada por Berta Soler, de las denominadas “damas” de blanco, Roberta Jacobson, Subsecretaria de Estado para el hemisferio occidental, también se unió al reclamo por dichos bandoleros, arrastrada por las mentiras de la campaña anticubana de convertirlos en “opositores al régimen” y en “activistas políticos”, al estilo de muchos de los que “huyendo del comunismo” salieron de Cuba por el puerto del Mariel y al arribar a Miami, fueron calificados como excluibles por las autoridades norteamericanas.

Es posible que la Sra. Roberta lo hiciera impulsada por las declaraciones de la entonces congresista Ileana Ros, quien abogó a favor de la libertad de ellos, en el pleno de la Cámara de Representantes, como hizo el 21 de mayo 2015 en su cuenta de Twitter.

Los ejemplos son demasiados para perder el tiempo, pero la defensa que hacen actualmente a favor de Ferrer, irá a parar al mismo lugar de las efectuadas por Sonia y el “Cocorio”, como las que hicieron años atrás por el inventado grafitero “El sexto”, cuando enviaron a La Habana a una abogada del Departamento de Estado, especialista en derechos humanos que viajó a Cuba con visa de turismo, para defenderlo.

Hoy “El sexto” está acusado en Miami de violencia doméstica y nadie reclama por su libertad, porque la vida demostró que realmente es un drogadicto y delincuente sin la menor pizca de artista, como quisieron hacerle creer a muchos incautos, a pesar de las denuncias de Cuba.

Se habrán olvidado de la famosa “Huelga del Aguacate”, protagonizada por la vetusta Martha Beatriz Roque Cabello, en la que le hizo creer a todos que estaba moribunda en fase final, siendo visitada a toda carrera por una diplomática yanqui y hasta por la diplobloguera de Washington, Yoani Sánchez Cordero, quienes hicieron el ridículo al verla en la TV cubana, recibiendo alimentos de un vecino que los pasaba por una ventana, burlándose de todos en busca de protagonismo y dinero.

A inicios de año 2013, José Daniel Ferrer García, se declaró “en huelga de hambre” con el pretexto de exigir la “liberación inmediata y sin condicionamientos”, de empleados del grupúsculo que dirige y financia. En aquella fecha el Arzobispo de Santiago de Cuba, Dionisio García Ibáñez, se comprometió a mediar en la “crisis”.

¿Cómo terminó el show? Muy parecido al de Martha Beatriz, pues todo era puro teatro.

La manipulación de los que llevan 60 años tomándose la leche de la vaca yanqui, tienen que inventar represiones y violaciones de los derechos humanos en la Isla, para poder justificar los miles de dólares que reciben mensualmente por sus acusaciones falsas, como parte de esa guerra psicológica implacable que llevan a cabo los especialistas de la CIA, que cobran jugosos salarios.

Lo triste del tema es que ninguna de las personalidades mencionadas, ni de las organizaciones que atacan a Cuba, han reclamado la libertad de los miles de detenidos y muertos en Ecuador, Chile, Honduras, Argentina, Colombia y Panamá, producto de las represiones brutales acontecidas en esos países, durante las protestas populares contra las medidas neoliberales impuestas por el sistema capitalista, ese que no brinda mejorías al pueblo, le hace la vida más dura a los que pierden sus empleos y no les alcanza el dinero para pagar la vivienda, el agua, el gas, s seguros médicos y la educación de sus hijos.

Sabiduría la demostrada por José Martí cuando dijo:

“Es criminal querer forzar la opinión pública”

 

 

 

 

 

¿Derechos humanos o humanos sin derechos?


Por Arthur González.

Los falsos demócratas que dicen defender los derechos humanos al servicio de Estados Unidos, se desenmascaran ante el mundo cuando no permiten la libertad de pensamiento, expresión, ni de prensa, de aquellos que reclaman una vida mejor para sus pueblos.

En estos días se comprobaron las salvajes y despiadadas represiones que llevaron a cabo los gobiernos “democráticos” de Ecuador y Chile, quienes integran el llamado Grupo de Lima que solo condena a Venezuela por no rendirse ante la guerra económica, comercial y financiera que le hacen los yanquis.

Para Ecuador y Chile no hay campañas de prensa ante la represión de sus estudiantes y trabajadores, empleando tanques de guerra, chorros de agua fría y gases lacrimógenos, unido a las golpizas injustificadas de quienes dicen defender la democracia, tal y como hicieron las dictaduras latinoamericanas del pasado siglo XX.

Centenares de presos, torturas denunciadas, violaciones de mujeres y asesinados por las balas de los soldados, no tienen repercusión en el Departamento de Estado, la OEA, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, ni de las decenas de organizaciones “defensoras” de los derechos humanos, que solo consideran violaciones las inventadas detenciones en Cuba y Venezuela, financiadas por Estados Unidos.

En Colombia no cesan los asesinatos de líderes campesinos por parte del ejército y paramilitares. El partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), acaba de denunciar el asesinato del ex combatiente Wilson Parra Lozada, el pasado 28 de octubre 2019 en el municipio de Currillo, departamento Caquetá, al sur de Colombia.

Ese mismo día fue torturado y asesinado por miembros del ejército, Flower Jair Trompeta, defensor de derechos humanos en la localidad de Corintio, departamento del Cauca.

El partido FARC asegura que, desde la firma del Acuerdo final de Paz, han sido asesinados 169 ex combatientes, pero para esos crímenes no hay una sola resolución de la ONU, la OEA, organizaciones de los Derechos Humanos, ni una condena del Departamento de Estado yanqui.

Sin embargo, contra Cuba han fabricado una campaña sucia, con la intensión de manchar la imagen de un país que no tiene un solo desaparecido en 60 años.

La operación mediática nació a partir de la detención del asalariado José Daniel Ferrer, única pieza que le queda a Estados Unidos en la fabricada “oposición”, quien solo lucha por embolsillarse más dinero.

Ferrer y tres de sus compinches, Fernando González Vaillant, José Pupo Chaveco y Roilán Zárraga Ferrer, fueron detenidos no por actos contrarrevolucionarios, sino por hechos delictivos, al propinarle una brutal paliza a Sergio García González, quien fue hospitalizado en la sala de terapia intensiva del hospital del municipio Mayarí Abajo.

González Vaillant y Zárraga Ferrer, poseen antecedentes penales por robo con fuerza en vivienda habitada y sancionados por dicho delito años atrás. El primero también cumplió sanción por violar a una menor de edad, antecedentes que quizás no conozcan el Secretario de Estado, Mike Pompeo, ni Mara Tekach, Encargada de Negocios de Estados Unidos en La Habana, que hacen declaraciones injerencistas contra Cuba.

Ambos funcionarios no denuncian a Ecuador, Chile y Colombia por las permanentes violaciones de los derechos humanos de sus pueblos y mucho menos por los 20 fallecidos durante las manifestaciones en Chile, los tres mil 712 detenidos y mil 233 heridos causados por el ejército contra el pueblo, que reclama su derecho a una vida digna.

La operación anticubana está en desarrollo y para ello orientaron a la organización internacional UN Watch, a formular acusaciones contra Cuba, de haber “detenido de forma arbitraria” a unas 481 personas el mes pasado de septiembre, cifras inventadas para desprestigiar a la Revolución y ganarse unos cuantos dólares de los que asignan desde el Departamento de Estado, la USAID y la NED.

Según publicó UN Watch en Internet, con su acostumbrado dramatismo, “en medio de una ola represiva en la Isla contra el movimiento opositor Unión Patriótica de Cuba, su líder, José Daniel Ferrer y otros tres activistas, permanecen encarcelados sin garantías legales”.

¿De cuál ola represiva en la Isla hablan? ¿Dónde ocurrió que no la vio nadie, ni aparecen fotos o videos en Internet?

¿Por qué no denuncian y demandan sanciones contra la verdadera e irrefutable represión en Ecuador, Chile y Colombia, que inundan las redes sociales y que la prensa oficialista silencia?

En esas cruzadas mediáticas contra la Revolución, es fácil descubrir quienes cumplen orientaciones emitidas por Estados Unidos, pues exponen idéntico guion y en el mismo lapsus de tiempo.

Así se puede comprobar como otro de los subordinados a los yanquis es el “Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias de Naciones Unidas”, quien demandó del gobierno cubano: “aclarar de inmediato la suerte y el paradero del líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer”.

Al unísono salieron con similar tema, el senador Marco Rubio, el congresista Mario Díaz-Balart y el agente CIA, Luis Almagro, de la OEA.

La lista de subordinados crece y permite medir las dimensiones que pretenden darle a la cruzada contra Cuba, todo antes de la presentación del informe anual en la ONU contra el Bloqueo imperialista, ese que intenta matar de hambre y enfermedades a 11 millones de cubanos desde hace 60 años.

Otro que salta en la lista de sometidos es el gobierno de Suecia, con larga historia en esos menesteres contra Cuba. Recordemos que su embajada abrió las puertas a varios contrarrevolucionarios y facilitó a Yoani Sánchez Cordero, el acceso a Internet para iniciar su blog.

De Suecia llegó en 2012 por segunda vez, Jens Aron Modig, presidente de la Liga Juvenil del Partido Demócrata Cristiano de Suecia, quien junto al español Ángel Carromero, del Partido Popular español, recorrieron parte de Cuba repartiendo dinero a la contrarrevolución para ejecutar acciones provocativas. Tres años antes el sueco viajó a Cuba para reunirse con elementos “opositores” y abastecerlos con equipos y dinero.

La Liga Juvenil del Partido Demócrata Cristiano de Suecia, tiene una línea política análoga a la del ultraconservador “Tea Party” estadounidense, y antes de llegar a Cuba “casualmente” sostuvo reuniones en el Instituto Republicano Internacional (IRI). Su visita fue parte de una operación organizada por Anikka Rigo, jefa de la Sección de Relaciones Exteriores del Partido Demócrata Cristiano Sueco.

Ahora bajo las presiones yanquis, Ann Linde, Ministra de Asuntos Exteriores de Suecia, aseguró el 30 de octubre 2019:

“Mi Gobierno ha planteado a La Habana cuestiones sobre la libertad de expresión, reunión y asociación, así como de los presos políticos, tanto en las conversaciones bilaterales como en el marco de trabajo de la Unión Europea”.

Cuestionada por el parlamentario Jakob Forssmed, la Ministra respondió:

Suecia, a través de su Embajada en La Habana y la UE, supervisa cuidadosamente la situación de derechos humanos. Igualmente, supervisa y aborda la situación de los presos políticos. La UE, tanto en Bruselas como en La Habana, ha planteado el caso de José Daniel Ferrer ante representantes cubanos”.

Frossmed, es vocero de política económica del Partido Demócrata Cristiano en el Parlamento sueco y en evidente cumplimiento de las instrucciones emanadas desde Estados Unidos, demandó la presión de su Gobierno al de Cuba, ante la detención del contrarrevolucionario Ferrer.

Todo responde a una maniobra injerencista y de guerra psicológica contra un pequeño país, bloqueado desde hace más de medio siglo por no aceptar arrodillarse ante Estados Unidos.

Pero ante las verdaderas violaciones de los derechos humanos, crímenes y abusos que comenten gobiernos al servicio incondicional de los yanquis, prevalece el silencio cómplice de esos lacayos que ahora ladran contra Cuba, la que continua su camino cargada de dignidad.

Siempre hay que recordar lo que aseguró José Martí:

“Cuba no anda de pedigüeña por el mundo, anda de hermana y obra con la autoridad de tal. Al salvarse, salva”.

Prepara Estados Unidos pretextos para acusar a Cuba.


Por Arthur González.

Resulta evidente que Estados Unidos pretende dar un zarpazo contra Venezuela y seguir su curso hacia Cuba, con la trasnochada ilusión de que podrá matar dos pájaros de un tiro.

La primera etapa de su plan es lograr la división del pueblo cubano, para lo cual fabrican campañas a fin de que una masa importante de la sociedad vote No, en el próximo referendo para aprobar la nueva Constitución de la República.

Para ello orientan a sus lacayos a crear noticias falsas, trabajar en montajes de videos a través de teléfonos móviles y grabar determinadas provocaciones en la vía pública con voces de sus actores, gritando consignas contrarrevolucionarias, como su fuese en el lugar de los hechos.

Pretenden utilizar algunos artículos de la Constitución, como el que define el matrimonio, para enfrentar a los religiosos y otros sectores de la sociedad, con vistas a que no voten a favor de la Carta Magna, estimulando criterios negativos para arrastrarlos al voto contrario, lo que les permitiría hacer campañas de que la Revolución pierde apoyo popular.

En ese sentido, algunos artistas que gozan del reconocimiento popular y viajan con frecuencia a Miami, han reiterado criterios contra el proceso de votación, algo que no se puede desvincular de las acciones que en Miami desarrollan connotados elementos anticubanos, con similares intensiones.

La segunda etapa es la construcción de pretextos para fortalecer las sanciones contra Cuba, incluida la amenaza efectuada por Estados Unidos de estudiar la posibilidad de volver a incorporarla en la lista de países patrocinadores del terrorismo y aplicar el capítulo III de la execrable ley Helms-Burton, para atemorizar a los inversionistas extranjeros como fórmula para afectar las finanzas cubanas.

Otras acciones planificadas en el presente plan de acciones encubiertas, están vinculadas a las inventadas violaciones de los derechos humanos que desde Miami y Washington insisten en divulgar, mediante campañas de prensa diseñadas contra la Revolución.

En este aspecto, les orientan a sus asalariados internos ejecutar actos provocativos en calles y plazas de la Isla, para que, al ser detenidos por las autoridades del orden, acusen al gobierno de reprimir la libertad de expresión, igual que hacen en aquellos países con gobernantes que no son de su agrado, actitud muy diferente a la sumida contra sus aliados europeos y latinoamericanos, cuando reprimen salvajemente a los trabajadores que reclaman mejores condiciones de vida.

Lo más relevante han sido las actividades ejecutadas por la organización contrarrevolucionaria Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, dirigida por José Daniel Ferrer en la provincia de Santiago de Cuba, personaje que recibe mensualmente miles de dólares para cumplir con las tareas que le asignan en sus frecuentes viajes a Estados Unidos, donde se reúne con representantes y senadores de la mafia terrorista asesina anticubana.

José Daniel Ferrer, como fiel servidor de los yanquis, inició recientemente actos callejeros para incitar al voto por el NO, en el próximo referendo del 24 de febrero, siendo detenido junto a una docena de servidores por sus acciones.

Tal como estaba previsto, desde Miami comenzaron las campañas comunicacionales condenando la actuación policial y sobredimensionando el hecho, a pesar de que la policía cubana no emplea armas largas, no usa escudos, cascos, chalecos antibalas ni gases lacrimógenos y chorros de agua fría, como sucede en Francia contra los llamados Chalecos Amarillos.

Para mayor dramatismo, el propio senador Marco Rubio, principal apoyo de la mafia terrorista anticubana, declaró que “habrá más sanciones contra Cuba”, haciendo referencia a la detención de algunos elementos contrarrevolucionarios pertenecientes a la UNPACU.

Acto seguido José Daniel hizo declaraciones a los medios de Miami, para anunciar una inventada huelga de hambre, al estilo de las que hacia Martha Beatriz Roque Cabello, donde ingerían aguacate, calabazas, caldo de pollo, plátanos y otros vegetales, a la par que se hacía retratar simulando su próxima muerte, lo que fue denunciado en la TV cubana viéndose obligada cesar su show mediático.

El actual plan yanqui está en proceso, por eso el llamado “Observatorio Cubano de Derechos Humanos” (OCDH), con sede en Madrid, se sumó a la condena hecha por Marco Rubio, acusando a Cuba de “reprimir” a los lacayos yanquis, quienes reciben altas sumas de dólares por llevar a cabo sus espectáculos, algo gastado por su reiteración en los últimos 60 años y que Cuba denuncia con argumentos contundentes.

La prueba de que la provocación es parte de un plan de acciones encubiertas diseñado por Estados Unidos, fueron las declaraciones de la ex oficial de la CIA, Kimberly Breier, actual subsecretaria para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Departamento de Estado, condenando las detenciones de los contrarrevolucionarios y expresó su apoyo a los pedidos de cambio del sistema socialista en Cuba, prueba de la injerencia de su Gobierno en los asuntos internos de la Isla, ya que anhelan recuperar el poder perdido desde 1959.

En este nuevo plan la embajada yanqui en la Habana tiene tareas asignadas, de ahí sus declaraciones de condena a las detenciones de los contrarrevolucionarios de la UNPACU, por cumplir instrucciones generadas en Washington. Para los diplomáticos yanquis “Cuba hostiga a los cubanos que hacen demandas pacíficas de un cambio hacia la democracia, porque el verdadero motivo del referendo constitucional no es propiciar una reforma sino garantizar la permanencia en el poder”.

La operación contra el referendo que tanto les duele, está en marcha y otra de sus provocaciones fue la ejecutada por la escritora cubana Katherine Bisquet Rodríguez, ganadora de una mención en poesía del premio Calendario 2019, quien se presentó en la actividad oficial de la Asociación de Jóvenes Artistas cubanos, con un letrero impreso en su camiseta que decía “Yo Voto NO”, el que dio a conocer cuando se quitó la blusa que llevaba puesta, prueba de su premeditación.

La desesperación de los yanquis se manifiesta diariamente, pero Cuba acumula una amplia experiencia en el combate a esos actos, iniciados en los años 60 del siglo XX con noticias falsas, como fue la Operación Peter Pan, unidas a las acciones terroristas donde incendiaron centros comerciales, cines, teatros, escuelas y centros industriales, mataron e hirieron a cientos de personas inocentes, sin poder derrocar a la Revolución.

Los cubanos están preparados para la lucha con los yanquis en cualquier escenario, porque como dijera José Martí:

“Es poderosa la voluntad de un pueblo que lucha por su independencia”

 

“Disidente” cubano intenta asesinar a un policía.


Por Arthur González.

El asalariado de Estados Unidos José Daniel Ferrer, auto proclamado coordinador nacional del grupúsculo contrarrevolucionario Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, radicado en la oriental provincia cubana de Santiago de Cuba, fue detenido el pasado 3 de agosto 2018, por lanzar el auto que conducía contra un agente de la policía, el cual resultó lesionado.

De inmediato, desde Miami se desencadenó la campaña mediática tergiversando la situación, pues en la capital de la mafia terrorista anticubana consideran que los “disidentes”, fabricados con miles de dólares procedente del presupuesto millonario que anualmente aprueba la Casa Blanca para subvertir el orden en Cuba, son intocables.

Las leyes de cualquier país hay que respetarlas y quienes las violen debe responder ante la justicia, sin importar que sean partidarios al gobierno, u opositores.

José Daniel es una persona violenta, con rasgos psicológicos bien definidos en ese sentido, incluso fue denunciado por su ex mujer por golpearla brutalmente en varias ocasiones, sus discusiones siempre son acaloradas, tanto en el lugar de residencia o con sus compinches, alza la voz y utiliza un tono amenazador, características bien conocidas por sus vecino, familiares y amigos.

Con Berta Soler, presidenta de la “Damas” de Blanco, ha tenido fuertes enfrentamientos, que hicieron romper las frágiles alianzas entre ambos grupos, algo que ahora parecen olvidar aquellos que levantan voces en su defensa y acusan al gobierno cubano.

La acción criminal ocurrió al atardecer, en la localidad de Palmarito del Cauto, provincia de Santiago de Cuba, cuando el asalariado pretendía aprender a conducir un vehículo marca Moskvitch, de la época de la extinta Unión Soviética,

No se conoce información de si poseía permiso para su aprendizaje, pero evidentemente al ver al agente de la policía acercarse en su motocicleta, le lanzó el vehículo derribándolo.

Declaraciones históricas de Ferrer, prueban su odio y rencor contra las autoridades gubernamentales cubanas, incluso antes de ser sancionado por sus actos provocativos en el 2003, lo que unido al estímulo y apoyo de Estados Unidos para la ejecución de acciones contra la Revolución, lo hacen proyectarse con mayor violencia en cada uno de sus actos.

La actual compaña que pretenden llevar a cabo desde Miami en defensa de Ferrer, obvia el delito cometido y pretenden santificarlo, cuando en Estados Unidos por un hecho similar no existen miramientos para arrestar y sancionar a cualquier ciudadano.

Por tratarse de un “disidente” privilegiado por Estados Unidos, de inmediato la organización Amnistía Internacional salió en su defensa, algo que no hace por ningún detenido en America Latina que defienda los derechos del pueblo, como la argentina Milagros Salas o el ex presidente brasileño Luis Ignacio Lula, sancionado sin pruebas.

Un hecho delictivo lo quieren convertir en político y para eso el gobierno yanqui mueve sus recursos con la prensa oficialista.

Para no dejar lugar a dudas del compromiso de Estados Unidos con sus asalariados en la Isla, Francisco Palmieri, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, se lanzó rápidamente a defenderlo en las redes sociales, como si las autoridades estadounidenses no actuaran de igual manera con aquellos que comenten tales delitos.

La cruzada mediática para acusar a Cuba ya está orientada y en los próximos días se podrá constatar como personajes al servicio de los yanquis, gritarán para que sea puesto en libertad, incluidos algunos parlamentarios europeos, el secretario general de la OEA y otros políticos que serán obligados por el Departamento de Estado a sumarse a la campaña.

Las leyes se respetan y quienes las violen, rendirán cuenta ante los jueces, porque como dijera José Martí:

“La justicia es ley humana suma…y está por encima de toda inquietud y todo escándalo”