Hipócritas de Miami hacen campañas humanitarias para “ayudar” a Cuba.


Por Arthur González.

Buscando como llenarse los bolsillos de dinero, mientras intentan desprestigiar a la Revolución cubana, varios miembros de la mafia terrorista anticubana hacen campañas para enviar a Cuba “ayuda humanitaria” y paliar la “profunda crisis económica” por la que atraviesa debido a la Covid-19.

Hipócritas que apoyan cada medida que aprueba la actual administración de Donald Trump, para incrementar la cruel y despiadada guerra económica, comercial y financiera que pretende matar de hambre y enfermedades a once millones de personas.

Entre los organizadores de esa colecta “humanitaria”, están la organización contrarrevolucionaria Fundación para la Democracia Panamericana (FPLDP), fabricada en el 2015 por un grupo de “preocupados por la opresión y la violación de los derechos humanos en Cuba”, junto al connotado terrorista Ramón Saúl Sánchez Rizo y a Rosa María Payá Acevedo, quienes carecen de moral al apoyar públicamente cada sanción que imponen los yanquis contra el pueblo cubano.

Ramón Saúl tiene denegada su residencia permanente en Estados Unidos por sus antecedentes terroristas y Rosa María es una marioneta al servicio de la mafia anticubana y la CIA, para acciones subversivas contra la Revolución.

En Cuba existe un potente sistema de salud pública gratuita para todos, y al detectar los primeros casos de contagios el 11 de marzo 2020, estableció una estrategia para su enfrentamiento con procedimientos médicos que evitaron el colapso de hospitales, como ocurrió en Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.

A pesar de la situación económica que enfrenta la Isla por la guerra económica y financiera, solo reporta 4 mil 309 casos contagiados, 101 muertes y 2 mil 345 personas recuperadas. No hay muertos entre el personal médico y paramédicos, ni en menores de edad.

Sin embargo, Florida acumula 646 mil 431 contagiados y 11 mil muertos, hasta el 07.09.2020, la mayoría de los enfermos no reciben atención hospitalaria; son enviados sus casas sin supervisión médica, ni se investigan sus contactos, lo que amplía el nivel de contagios en una cadena indetenible; situación enmarcada dentro del contexto de esa nación que es el epicentro mundial de la pandemia, con más de un millón de contagios confirmados, más de 60.000 muertes y más de 30 millones de nuevos desempleados.

Sigue leyendo

Estados Unidos muy rico, pero los más pobres.


Por Arthur González.

Estados Unidos es el país más rico del mundo y con un fuerte poderío militar, sin embargo, la pandemia de la Covid-19 puso al descubierto cuánta pobreza se esconde detrás de esa fachada y la realidad que ocultan.

Esa es una de las razones por las que ejecutan una política contra China, país que le sobrepasa en eficiencia y eficacia económica que hace temblar a los yanquis. De ahí las sanciones, el aumento de aranceles y toda una gama de acciones que pretenden afectar a su rival, sin lograrlo.

China controló la pandemia de forma efectiva y rápida, demostrando la fortaleza de su sistema político y económico, algo que Estados Unidos con su pompa de grandeza no puede igualar, poniendo en evidencias la debilidad de una economía que es solo para los ricos, aunque su propaganda quiera aparentar lo contrario.

Desde hace años el nivel de la clase media que exhibían los yanquis se esfumó y la pobreza gana terreno cada día, situación que se comprueba en sus índices de pobreza, uno de los mayores entre las naciones desarrolladas.

Philip Alston, relator especial de la ONU para la extrema pobreza y derechos humanos hasta el 2018, declaró: “más de 40 millones de estadounidenses viven en niveles de pobreza”, y añadió:

Sigue leyendo

La economía de Estados Unidos cae en picada.


Por Arthur González.

La economía de Estados Unidos, considerada hasta ahora como la más poderosa del mundo, va en picada sin tener un pronóstico cierto de hasta dónde llegará, pues de acuerdo con los datos publicados el 30 de julio 2020 por la Oficina de Análisis Económico, entre abril y junio de este año, hubo una contracción del producto interno bruto de un 32 %, el peor trimestre reportado desde 1958.

La combinación del mal manejo de la economía por la actual administración Trump, que gasta miles de millones de dólares en armas y mantenimiento de tropas asentadas por el mundo, sumado a otros cientos de miles de millones malgastados en actividades subversivas para destruir a la Revolución cubana, venezolana, nicaragüense y contra los movimientos populares en Bolivia y Ecuador, se le ha unido la actual situación de la pandemia del Covid-19, conformando una crisis económica sin precedentes.

Las dificultades que hoy tienen que enfrentar los estadounidenses ante el cierre de centros de trabajo, los despidos masivos y la falta de un sistema de salud gratuito, hacen de sus vidas un infierno, al no tener dinero para pagar hipotecas, la renta de sus viviendas, electricidad, alimentación, medicinas y otros gastos cotidianos, sin contar los que tendrán que asumir el próximo invierno.

Sigue leyendo

Solicitudes de ayuda por desempleo alcanzan nuevo récord en Estados Unidos por el coronavirus.


No es propaganda comunista, es la realidad reflejada por el diario El Nuevo Herald de Miami, donde se expone la verdadera cara del capitalismo salvaje, como bien lo calificara el Santo Padre, San Juan Pablo II, donde lo primero es el dinero y lo último son los seres humanos.

Cada cual puede sacar sus propias conclusiones, pero cuando la pandemia haya sido controlada, el mundo tendrá que cambiar porque de seguir así el futuro será el hambre de millones de seres humanos sin empleos, ni salud y educación, las cuales deberán ser gratuitas para realmente garantizar los verdaderos derechos de los seres humanos.

El Nuevo Herald.       02 de abril de 2020.  08:40 AM.

«Las solicitudes de subsidios por desempleo alcanzaron un nuevo récord la semana pasada en Estados Unidos con 6.6 millones, en momentos que la epidemia del coronavirus ha obligado a cerrar empresas en todo el país, informó este jueves el Departamento de Trabajo.

Estos datos sobre la semana terminada el 28 de marzo representan el doble de las peticiones registradas la semana anterior cuando 3.3 millones de empleados solicitaron los beneficios por desempleo, lo que entonces ya marcó un récord.

En Estados Unidos, donde la epidemia se ha cobrado más de 5,000 fallecidos y hay más de 200,000 casos confirmados, las grandes ciudades se han convertido en lugares fantasma con los negocios cerrados y las calles vacías.

En este contexto en que las autoridades intentan atajar el avance la de epidemia -que en el mundo ha dejado más de 940,000 infectados y más de 47,000 muertos-, los únicos negocios abiertos son las tiendas de comida y los hospitales.

Estas cifras revelan la magnitud que tendrá esta crisis, ya que son las primeras desde que las medidas de confinamiento y las restricciones se hicieron más generales en el país, que esta semana pasó a ser la nación con más casos en todo el mundo.

El miércoles el indicador ADP, que mide las nóminas en el sector privado, mostró que se perdieron 27,000 empleos, pero esta encuesta es mensual, por lo que los datos no reflejan el rápido cambio de la situación.

Sin embargo, este marcador mostró un indicio preocupante de que las pequeñas empresas habían perdido empleo a un ritmo que no se veía desde la peor parte de la crisis financiera global a principios de 2009.

Según analistas, los datos de abril pueden ser desastrosos y mostrar cifras que hubieran parecido inimaginables en el rango de entre 10 y 20 millones.

El viernes se publicarán las cifras de desempleo de marzo, pero estos datos no son un reflejo de la magnitud de la crisis por la forma en la que estas estadísticas son compiladas».

Los ricos solo piensan en sus bolsillos, el bienestar de los demás no es problema de ellos, al final en el capitalismo es sálvese quien pueda.

No por gusto expresó José Martí:

“Nadie tiene el derecho de dormir tranquilo mientras haya un solo hombre infeliz”

 

Los estadounidenses sin capacidad de pensar en su futuro


Por Arthur González.

En los Estados Unidos, paladín de los derechos humanos donde el sistema democrático debe ser imitado por el resto de los países del mundo, cada familia sabe que, para criar a un hijocosto-de-la-vida, deberá desembolsar no menos de 233 mil 610 dólares, desde su nacimiento hasta que terminan los estudios preuniversitarios, de acuerdo con informaciones oficiales publicadas recientemente por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, iniciales en inglés).

Por cada hijo, las familias norteamericanas se ven obligadas a pagar anualmente no menos de 14 mil dólares, algo que los cubanos desconocen y jamás se preocupan por sacar ese tipo de cuentas, ya que el 06.06.1959 la Revolución dictó la Ley de Nacionalización de la Enseñanza, declarando gratuita y pública la educación, como un deber intransferible de ejercerla por el Estado, y un derecho de todos los cubanos sin distinción ni privilegios.

Sin embargo, los calificados por Estados Unidos como “opositores” cubanos, insisten en criticar a Cuba por la situación económica que vive, pero sin mencionar la causante principal, la guerra económica, comercial y financiera, impuesta por Washington hace casi 60 años para impedir que el sistema socialista sea un ejemplo a imitar en el hemisferio occidental, según reconocen analistas del Council on Foreign Relation.

A diario la prensa oficialista al servicio de EE.UU. en su guerra mediática contra la Revolución, se encarga de trasladar esa imagen, obviando que, en Cuba, pequeña y bloqueada, los aspectos básicos para la vida como la salud, educación, cultura, deporte, parte de la alimentación y la seguridad social, están garantizados por el Estado socialista, algo muy diferente a lo que sufren los estadounidenses.

A pesar de las escaseces que soportan las familias cubanas, ninguna tiene que preocuparse por pensar cómo pagarán los altos costos de un parto, de la atención pre y post natal del bebé y su madre, las 13 vacunas que preservarán su salud durante los primeros años de vida y mucho menos las consultas periódicas a los pediatras.

Tampoco los padres y madres tienen que sacar cuentas sobre el monto de dinero que deben destinar para sufragar el pago de la escuela y los libros que empleará su niño.

Menos aún tienen los cubanos la preocupación por los costos en Salud, ya que desde 1960 se creó el Sistema Nacional de Salud, totalmente gratuita para todos, incluidos los propios asalariados de los yanquis. Sigue leyendo