Cada cual a su oficio


Por Arthur González

Es público y bien conocido que la contrarrevolución interna en Cuba fue creada por la CIA, según aseguran documentos desclasificados, además de que es entrenada y financiada desde Washington con parte de los 20 millones de usd que el Presidente Barack Obama, aprueCIA+logoba cada año desde su llegada a la Casa Blanca.

El afán de protagonismo y de dinero, unido a la falta de principios propios, hace de esa escasa masa de contrarrevolucionarios al servicio de una potencia extranjera, un amasijo de vulgaridad y divisiones.

En 56 años la CIA no ha logrado consolidar esos que califican de “opositores al régimen”, ni que la juventud cubana se incorpore, y menos aún unir a todos los que reciben altos salarios mensuales por ejecutar actos provocativos.

Sigue leyendo

Anuncios