El cuento del nunca acabar, los que viajan por el mismo sendero.


Arthur González.

Elizardo Sanchez

Elizardo Sanchez

Parece que la contrarrevolución cubana es parte del viejo cuento del nunca acabar o el de la buena Pipa.

Ante el derrumbe de su propaganda histórica contra la revolución cubana, por el manipulado permiso de salida impuesto desde 1953 por el anterior gobierno de Fulgencio Batista y mantenido por el de Fidel Castro desde 1959, ante la fuga de asesinos, ladrones y testaferros del tirano que salían ilegalmente del país y eran aceptados de inmediatos por los EE.UU. a pesar de los hechos de sangre y otros delitos cometidos, los asalariados de la Casa Blanca retoman añejas maniobras para intentar pretextos que les permitan crear más campañas mediáticas contra Cuba. Sigue leyendo

Anuncios