Sueños de los frutados


Por Arthur González.

Muchos de los que abandonaron Cuba en los primeros años de la década de los 60 del siglo XX, influenciados por campañas diseñadas por la CIA o ante propuestas de trabajo desde Estados Unidos, siguen con el viejo sueño de ver derrocado el socialismo cubano.

sueños 2jpg
Entusiasmados en exceso por la visita del presidente Barack Obama a la Isla, la actualización del modelo económico efectuado por el gobierno cubano y la ampliación del trabajo no estatal, ven idílicos cambios políticos en el futuro.

Algunos llegan al delirio como la escritora y periodista de origen cubano, Uva de Aragón, que en su desvarío ve a Cuba “con un modelo parecido al de México con el PRI, o al de Polonia después de la caída del muro de Berlín”.

Sigue leyendo

Juan Carlos Cremata, un anexionista sin memoria


Por Arthur González.

Aquellos que rompieron lanzas por el cineasta Juan Carlos Cremata, cuando se le calificó como un huérfano ingrato por desearle la muerte a Fidel Castro, líder cubano que le salvó su vida al enfermar gravemente en Francia, ahora podrán comprender mejor la naturaleza de quien se evidencia como un total anexionista del Gigante de las Siete Leguas, como denominó José Martí a los Estados Unidos.

En una aberrante Carta abierta dirigida al presidente Barack Obama, “el ingrato” lo compara con Santa Claus y hasta le hace fantasiosos pedicremata miamidos, cuando realmente es el Presidente que ha le quitado la vida a miles de seres humanos inocentes, con sus guerras injustificadas.

Obama ha sancionado como ninguno de sus antecesores, a compañías y bancos extranjeros por aceptar algún contrato o realizar transacciones financieras, expresión máxima de la Guerra económica contra el pueblo cubano.

Este artista formado gracias a la Revolución que ahora ataca con saña, a pesar de que le dio preparación profesional y múltiples oportunidades para demostrar sus capacidades, ahora expone en su misiva al Presidente yanqui sus verdaderas pretensiones al mejor estilo de lo que impuso la execrable Enmienda Platt, en la Constitución de 1901.

Para Cremata, Barack Obama “…viene a Cuba, como un Santa Claus sin barbas… sin trineo, ni venados, pero tañendo para nuestras almas y anhelos, las mismas campanadas de contento”. Sigue leyendo